Archivo | diciembre, 2005

El Durmiente en el Valle

31 Dic


En un hoyo de verdor donde canta un río
enganchado locamente a las hierbas harapos
de plata; donde el sol, de la altiva montaña,
luce: es un pequeño valle que espuma de rayos.

Un joven soldado, boca abierta, cabeza desnuda,
y la nuca bañándose en el fresco berro azul,
duerme; está estirado en la hierba, bajo la nube,
pálido en su lecho verde donde la luz llueve.

Los pies en los gladiolos, duerme. Sonriendo como
sonreiría un muchacho enfermo, echa un sueño:
Naturaleza, acúnalo cálidamente: tiene frío.

Los perfumes no hacen estremecer su nariz;
Duerme al sol, con la mano en el pecho tranquilo.
Hay dos agujeros rojos al lado derecho.

Arthur Rimbaud

War is over if you wanted…
Eso decían algunos, aunque no sea muy cierto…

Por Favor…

31 Dic


Si alguien sabe como ponerme en contacto con Paul Gascoigne, que me pase el teléfono…necesito urgentemente un compañero de fechorías…

Improvisar no parece tan buena idea ahora mismo…
Saldré, me tomaré mi té, y volveré a tiempo para ver algo en la tele…bueno…lo de la tele no es buena idea…mejor pillar un ciego de campeonato…

The Crossover Wars

31 Dic


At last the 1948 show…

Marty Feldman vs. el 20% de Monty Python(Sin contar a Gilliam)

Happy New Year

31 Dic


Me voy de parranda…Tal vez al homerpalooza…

Politica Ficción

30 Dic


They Won!

C.S.A.:Peliculita simple, que daba para más, pero a ratos regala momentos impagables(Lincoln disfrazado de negro…El programa Runaway…)

Fragmentos de London

30 Dic


Como él le decía, según leí, mucho tiempo después, en una de sus cartas: «Tenerte en mis brazos, muy cerca, y sin embargo, no tenerte. Ansiar de ti y no tenerte nunca, para, así, tenerte siempre.

Y ella: «Que tu estés siempre lejos de mi alcance. Siempre a punto de conseguirte, y, no obstante, no conseguirte nunca, para que, de este modo, se mantenga eternamente, siempre fresco y nuevo, siempre con la primera ilusión».

No lo dijeron con esas palabras exactas. En mi boca, se confunden un poco con su filosofía del amor. ¿Y quién soy yo para bucear en sus almas?. Tan solo una rana, sentada al borde del gran misterio, que mira, con los ojos muy abiertos, sus encendidos espíritus.

Y no cabe duda de que acertaron, según pretendían. Todo es bueno, mientras no se tiene. La saciedad y la posesión son los caballos de la muerte. Corren muy juntos.

«Y el tiempo solo puede mostrarnos
como prolongar el calor de nuestros
raptos con metódica rutina»

Eso lo sacaron de un soneto de Alfred Austin. Se llama «La Sabiduría del Amor». Equivale al único beso de Madeleine Maupin. Sigue así:

«Bésame y huye; no podemos ir más lejos;
y mejor morir a que caigamos, desde las
alturas, al abismo, a que, del vigor
descendamos a la decrepitud»

Ellos fueron más «inteligentes». No quisieron besarse para luego no volverse a ver. No se besaron, confiando seguir así, para siempre, en la cúspide del Amor. Se casaron. Entonces tú estabas en Inglaterra.
Jamás hubo boda semejante. Guardaron muy bien el secreto. Yo nada supe. El calor de su pasión no se enfrió. Su amor siguió ardiendo con creciente brillo.Nunca hubo nada igual. Pasó el tiempo, los meses, los años, y el alado músico no cesó de hacerse más resplandeciente.

Todos se maravillaban. Llegaron a ser los eternos enamorados, a quienes se envidiaba. En ocasiones, algunas mujeres se compadecían de Ethel por no tener hijos…Es la forma en que en ellas, suele tomar la envidia…

En Estado de Shock!

30 Dic


Arriesgandome a ser detenido,
juzgado y condenado,
en peligro de ser sombra
o pálida gárgola de tristeza
tu nombre ha huido
y tu declaras que no me conoces,
que no me has visto nunca.
El amor es una llave de yudo
que me hace sangrar.
Volatil, hermosa, y cruel plaga,
eres la desconocida a la que he amado años enteros,
inescrutable viento que fabula besos.
Veneno, veneno, tifón, animal mítico,
hermosa, volátil pluma que acuchilla mis dedos,
suave piel que arrastra nubes a la perdición.
Me has arrebatado el derecho a morir por ti
y escribes tratados sobre cómo no te amé,
cómo no te conocí,
cómo no te besé,
cómo no caminé por la tierra
como un poseso,
buscando la tumba en la que olvidarte.
No, no me has visto nunca.
No me has visto aullar por la noche
jurar venganza.
Condenar a los dioses,
maldecir.
En estado de shock,
todos los momentos en que parecías ser tú misma
y no eras nada
salvo viento
ficción
Herida que no sangra
pero mata, levemente, en silencio
tomándose su tiempo
adivinando el mañana
como si fuera un pasatiempo…
¿Lloverá?
me haces un pequeño guiño,
no es cosa de vida o muerte
pareces decir
Y yo se que me queda aún lo más duro
Olvidar
Sobrevivir
Ser reflejo de una mentira
Callar…
Solo eso

Pido Perdón por mis ripios. Había jurado que no echaria mano de ellos…

UN ASESINO EN LAS CALLES

28 Dic


No mataré ya más, porque los hombres sólo
son números y letras de mi agenda
e intervalos sin habla, descarga de los ojos
de vez en vez, cuando el sepulcro se abre
perdonando otra vez el pecado de la vida.
No mataré ya más las borrosas figuras
que esclavas de lo absurdo avanzan por la calle
agarradas al tiempo como a oscura certeza sin salida o respuesta, como para la risa
tan sólo de los dioses, o la lágrima seca
de un sentido que no hay, y de unos ojos muertos
que el desierto atraviesan sin demandar ya nada
sin pedir ya más muertos ni más cruces al cielo
que aquello, oh Dios lo sabe, aquella sangre era
para jugar tan sólo.

«El que no ve»

Leopoldo Maria Panero

DiaBlogos

28 Dic


DONNIE:
-¿Por qué llevas ese estúpido traje de conejo…?

FRANK:
-¿Por qué llevas ese estúpido traje de hombre…?

Noel, gracias por tus Kellyramas…

The Crossover Wars

28 Dic


Y bateando, Richard Pryor…

Tardío homenaje.