Describiendo el vacío: Lord Don’t Slow me down

6 Ene


Live my life in the city
There’s no easy way out
The day’s moving just too fast for me
Need some time in the sunshine
Gotta slow it right down
The day’s moving just too fast for me
I live my life for the stars that shine
People say it’s just a waste of time

Desde el escenario el cantante observa a la multitud, pero la multitud no le devuelve la mirada, porque la multitud no tiene rostro.
Walsh ha dirigido con pulso firme una historia que según el propio Noel Gallagher parece no tener ningún interés: Se aburre demasiado en las giras como para considerarla interesante.
Y efectivamente, no es A hard day’s night, ni lo pretende.
Pero es un incisivo análisis de un grupo convertido en su propia maquinaria ineludible. Una gira que reproduce el universo de Oasis a una escala itinerante. Un viaje al inmobilismo absoluto, en el que se suceden los aeropuertos, autobuses, camerinos y habitaciones de hotel.
Oasis se convierte en un experimento: Sometido a un entorno artificial, aislado y controlado. Sometidos a una dinámica regular de entrevistas, pruebas de sonido, conciertos, entrevistas, pruebas de sonido, conciertos, entrevistas…
Las mismas preguntas, las mismas terminales de aeropuerto…
No entona el lastimoso discurso victimista de la “pobre estrella del rock, que solo tiene dinero”, el mismo Liam reconoce que eso es de miserables mentirosos y que él está muy contento de estar en la cima.
Ni elabora siquiera la teoría de que las salas de espera de los estadios solo son habitaciones más grandes en las que se pasa uno encerrado la vida con tedio.
La alienación se muestra por si misma, en el ambiente endogámico en que se mueven, transportados a un ambiente cerrado como el de Cube.
Un séquito inmutable, un aislamiento general, una profunda soledad incluso estando en compañía de otros, un rodearse de roaddies y otros tramoyistas que les insuflan algo de vida, una falta absoluta de hambre, de querer comerse el mundo…
Lo que sorprende de Oasis es que aún conserven cierta autenticidad, cierto humor autoreferencial, cierta humildad de habituales de pub inglés, cierta cordura y una pequeña parte del talento que tuvieron (parte enorme si los comparamos con algunos competidores).
La maquinaria les ha aplastado, pero mueren lentamente de éxito, derramando la sangre de nuevas canciones todavía aprovechables, todavía genuinas, en ocasiones incluso todavía plenas de chispa.
La barroca y excelente portada no responde del todo al pulso fílmico, que es más bien pausado, que se detiene en el detalle. Las épocas de turbulencia pasaron, y tan solo ocasionales puyas, y alguna idea un tanto malsana, se dejan traslucir. Tal vez un documento de la era Bonehead-Guipsy depararía emociones más fuertes.
Por otra parte, los roles, la psicología interna, queda absolutamente al descubierto: El mercenario Zak (¿le acreditarán en en el nuevo album?), los obreros especializados, callados y prudentes (Gem y Andy), el cerebro cansado, desgastado, irónico y obstinado(Noel), el frontman deslenguado, pero cada vez menos provocador, enérgico pero cínico oportunista (Liam).
El director en ocasiones se siente libre para adornar el universo en blanco y negro de los Gallagher (cuando suena Lord Don’t Slow me down y retrata las calles de la ciudad, o al tratar a las masas de seguidores).
Walsh comienza insinuando cierto guiño al free cinema, pero son habas contadas: Cualquier documental musical acaba tirando del manual de D.A. Pennebacker, el único maestro en este campo que sentó las bases de cómo debe rodarse un concierto y todo lo que rodea este mundillo.
Al final Don’t loock back in anger sigue emocinando en boca de miles de fieles, pero uno observa el rostro aburrido de la rock star con preocupación. En cierto modo son Spinal Tap, perdidos, tratando de encontrar la entrada al escenario…
Y a pesar de todo, tengo fe. Se barrunta un gran disco para 2008.

Pd.Los audiocomentarios no están nada mal. Oasis tomando unas birras y comentando la jugada con humor.

Anuncios

8 comentarios to “Describiendo el vacío: Lord Don’t Slow me down”

  1. Libertino enero 6, 2008 a 9:07 pm #

    Goodfellas

  2. Overlord enero 7, 2008 a 7:59 pm #

    estoy hasta las narices de este tipo de documentales. O se hacen (muy) bien o casi siempre uno se queda despagado. Con el de Oasis me pasó eso. Empieza bien, parece que va a ser interesante y a mitad camino comienza el descalabro. Liam sigue igual de estúpido que siempre, no habla nunca en serio y eso hace que canalice una impresión bastante pobre del chico. Tu dirás lo que quieras, pero Some Kind of monter (del que ahora reniegas y que un día alabaste) le da mil vueltas. Al menos se anticipa el descalabro y no hay engañifas. Aunque para documentales el Daniel Johnston.

  3. Mycroft enero 7, 2008 a 8:15 pm #

    Yo no creo que sea una engañifa, me gustó la actitud de Liam, aunque fuera pose.I want to believe!

  4. Mycroft enero 7, 2008 a 8:23 pm #

    Por cierto, some kind of monster es una película de humor, no un documental. No va de un grupo de verdad, es una versión bastarde de The Osbournes: La parodia de una ruina rock que se ha convertido en una marca.Oasis al menos son de verdad.Esta película viene a ser un “don’t loock back” (el dylan de pennebacker) muy humilde, y un poco apático.

  5. EMILIO CALVO DE MORA enero 9, 2008 a 12:40 am #

    Wonderwall me deslumbró en un pub tugurio semisótano sórdido macabro con high end en los altavoces y long drinks a coste tremebundo. No he podido olvidarla. Ahí – no antes – descubrí a Oasis. Me cansan a veces. Se repiten. No hay canción suya que después, al menos de las oficiales, no haya escuchado. Durante un tiempo me encantaban, durante otro los odié. Se odian porque pudieron ser grandes y quedaron en un amago de algo que se intuye grandioso y no llega, nunca llega, salvo tramos cortos, canciones sueltas, poses. Son gente poco recomendable pero no hubo otro grupo que despertara en mí tanto ardor. Ya no. Yo quiero creer también. De hecho no olvido sus letras y me sorprendo tarareando alguna, sin quererlo, de camino a casa, bajito, como para nom0lestar a los paseantes.

  6. EMILIO CALVO DE MORA enero 9, 2008 a 12:50 am #

    Today is gonna be the day That they’re gonna throw it back to you By now you should’ve somehow Realized what you gotta do I don’t believe that anybody Feels the way I do about you now ….

  7. Mycroft enero 9, 2008 a 1:23 am #

    El mundo de las caras b, el oasis no oficial, es aún más apasionante, y da lugar a más teorías y cábalas: incomprensibles descartes morrocotudos como masterplan a tutiplen, discos mal diseñados como Be here now…canciones que tocaron una sola vez y no se supo más…

  8. Libertino enero 10, 2008 a 11:48 am #

    Stay young, listen un, rockin’ chair, whatever, The fame, Flashbax, Street fighting man, Heroes, The Fever, Step out, Cum on fell the noize…La lista es interminable y da para un par de discos maravillosos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: