Micropolitica

19 Mar


Las grandes palabras no pagan el alumbrado, sino son los pequeños contribuyentes.
Las grandes palabras no señalizan los tramos peligrosos de carretera para que una madre no pierda a su hijo, ni pagan el sueldo a un médico.
Las grandes palabras no evitan que un juez no autorice que un moribundo done sus organos, porque esta de vacaciones y su suplente ausente.
Las grandes palabras de la politica no construyen la ciudad ladrillo a ladrillo…
El colegio al que yo, y mi padre antes que yo ibamos se cae a pedazos, la educación publica se pudre con la gangrena de la concertación indiscriminada.
Finalmente amputaremos la educación, y se quedará en simplemente publica.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: