Ardiendo con la ciudad

13 Abr


Te quema el tacto de la ciudad en las manos, eres una incandescente realidad, un caminante que tal vez explora como una selva, como si jamás hubieras pisado esas calles como lo has hecho cientos de veces…
Y tal vez no hay ningún lugar al que ir, o el lugar del que vienes es solo un habitáculo vacio, pero las mismas calladas paredes soportan tu presencia como si estuvieran aguardandote.
Por una vez, estás en casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: