Hammett El Rojo

4 Jun


Mr. Cohn: Por favor, ¿podría darnos su nombre completo?

Mr. Hammett: Samuel Dashiell Hammett.

Mr. Cohn: Samuel Dashiell Hammett. ¿Correcto?

Mr. Hammett: Correcto.

Mr. Cohn: Y ¿a qué se dedica?

Mr. Hammett: Soy escritor.

Mr. Cohn: Es escritor. ¿Correcto?

Mr. Hammett: Cierto.

Mr. Cohn: Y es usted el autor de una serie de relatos de detectives bastante conocidos, ¿no es verdad?

Mr. Hammett: Sí, es verdad.

Mr. Cohn: Además de esto, creo que usted escribió, en su primera época, sobre algunos temas sociales. ¿Es efectivamente así?

Mr. Hammett: Bueno, he escrito narraciones cortas que efectivamente… sabe usted, es imposible escribir algo sin basarse, de alguna manera, en temas sociales.

Mr. Cohn: Dice usted que es imposible escribir algo sin basarse de alguna manera, en un tema social. Ahora bien, ¿es usted el autor de una narración corta titulada Nightshale (La sombra de la noche)?

Mr. Hammett: Sí.

Mr. Cohn: Debo señalar, Señor Presidente, que el Servicio de Información cuenta, hoy en día, con unos 300 libros de Mr. Hammett:, distribuidos, creo, entre unos 73 centros de información; perdón, 300 ejemplares, 18 libros.
No ha escrito usted 300 libros, ¿verdad?

Mr. Hammett: Son muchísimos libros.

Mr. Cohn: Hay en circulación 18 libros suyos, incluyendo algunas recopilaciones de narraciones cortas y otras cosas, y hay unos 300 ejemplares de esos libros localizados en unos 73 centros de información.
Bien Mr. Hammett, ¿cuándo escribió usted su primer libro publicado?

Mr. Hammett: El primer libro fue Cosecha Roja. Fue publicado en 1929. creo que lo escribí en 1927, en 1927 o 1928.

Mr. Cohn: En el momento en que escribió usted ese libro, ¿era usted miembro del Partido Comunista?

Mr. Hammett: Rehúso contestar en base a que una respuesta podría tender a incriminarme, hago uso de mis derechos al amparo de la quinta enmienda a la Constitución de los Estados Unidos.

Mr. Cohn: ¿Cuándo ha escrito usted su último libro publicado?

Mr. Hammett: Bueno, en realidad no puedo dar una respuesta a esta pregunta. Porque han sido publicadas algunas recopilaciones de narraciones cortas. Me imagino que fue allá por los años treinta, o tal vez en los cuarenta.

Mr. Cohn: en los años treinta o cuarenta. En la época en que escribió usted su último libro publicado, ¿era usted miembro del Partido Comunista?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, en base a que una respuesta, podría tender a incriminarme.

Mr. Cohn: Si le preguntara, con relación a esos libros, si era usted miembro del Partido Comunista en la época en que los escribió, ¿cuál sería su respuesta?

Mr. Hammett: La misma. Rehusaría contestar en base a que una respuesta podría tender a incriminarme.

McCarthy: Mr. Hammett, permítame que le haga la siguiente pregunta. Prescindamos por un momento de usted. ¿Es cierta la suposición de que cualquier miembro del Partido Comunista, que estuviera bajo la disciplina comunista, normalmente haría propaganda de la causa comunista, ya estuviera escribiendo novelas o bien tratados políticos?

Mr. Hammett: No puedo contestar porque, honestamente, no lo sé.

McCarthy: Bien, prosigamos, usted nos ha manifestado que no nos va a decir si, actualmente, es usted o no miembro del Partido Comunista, en base a que si contestara, la respuesta podría incriminarle. La interpretación normal de este hecho, que pueda hacer este comité y todo el país, es que ello significa que usted es un miembro del partido, porque de lo contrario, usted diría simplemente no y ello no le incriminaría. Dése cuenta de que el único motivo por el que usted tiene derecho a negarse a contestar, es que cree que una contestación veraz puede incriminarle. Una respuesta en el sentido de que usted no es comunista, en el supuesto de que no sea usted comunista no podría incriminarle. Por consiguiente supongo que usted debe de saber mucho acerca del movimiento comunista.

Mr. Hammett: ¿Ha sido esto una pregunta señor?

McCarthy: Es únicamente un comentario sobre su declaración.
Señor asesor, ¿tiene algo más qué decir?

Mr. Cohn: Ya lo creo.
Veamos Mr. Hammett, ¿ha tenido usted ingresos por los derechos de autor devengados por esos varios libros que usted ha escrito?

Mr. Hammett: Sí.

Mr. Cohn: Y supongo que si el Departamento de Estado adquirió 300 libros, o los que fueran, usted habrá cobrado algunos derechos de autor.

Mr. Hammett: Me imagino que sí.

Mr. Cohn: ¿Podría usted decirnos, sin violar ningún secreto comercial, cuáles son exactamente sus derechos de autor, en porcentajes?

Mr. Hammett: Bien, no constituye una violación de ningún secreto comercial. Tendría que mirar los contratos. Y, de hecho, varían. En los libros publicados por Alfred Knopf, libros de 2 dólares o 2 dólares y medio o de un precio parecido, creo que parten de un 15 por ciento. En las recopilaciones de narraciones cortas, muchas de las cuales son reimpresiones, los derechos de autor son inferiores a ese tanto por ciento.

McCarthy: ¿Parte del dinero que usted recibió del Departamento de Estado fue a parar a las arcas del Partido Comunista?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, en base a que una respuesta podría tender a incriminarme.

McCarthy: Permita a que le formule la pregunta de otra manera. ¿Contribuyó usted con algún cobro por derechos de autor percibido a consecuencia de la adquisición de libros por parte del Departamento de Estado al Partido Comunista?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, en base a que una respuesta podría tender a incriminarme.

McCarthy: Está usted en su derecho a rehusar.

Mr. Cohn: Ahora bien, ¿es exacta la afirmación de que usted ha recibido sustanciosas cantidades de dinero por los derechos de autor sobre todos los libros que usted ha escrito?

Mr. Hammett: Sí. Es una afirmación exacta.

Mr. Cohn: ¿Y rehúsa decirnos si alguna vez parte de estas cantidades fueron a parar al Partido Comunista?

Mr. Hammett: Exacto.

Mr. Cohn: Mr. Hammett, es un hecho que, a menudo usted a permitido que se usara su nombre como patrocinador o miembro de directivas de organizaciones de frente comunista, ¿verdad?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, en base a que una respuesta podría tender a incriminarme.

Mr. Cohn: Mr. Hammett, ¿es un hecho cierto que usted ha estado recientemente en la cárcel por desacato a los tribunales?

Mr. Hammett: Sí.

Mr. Cohn: ¿Y a qué fue debido?

Mr. Hammett: A rehusar contestar si era o no fiador de la fianza del Congreso para los Derechos Civiles.

McCarthy: ¿Puedo pedir a los fotógrafos que no utilicen el flash mientras el testigo está declarando?

Mr. Cohn: Veamos, ha dicho que fue por negarse a contestar. La cuestión es la siguiente: usted era un fiador del fondo para la fianza del Congreso para los Derechos Civiles. ¿Es así?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, en base a que una respuesta podría tender a incriminarme.

Mr. Cohn: Y ¿es un hecho que la Administración alegó que usted era uno de los garantes de la fianza de cuatro dirigentes comunistas prófugos, que cuando desaparecieron y se marcharon usted fuera llamado para cooperar con el tribunal a descubrir dónde estaban y que le formularon una serie de preguntas con relación a su paradero, debido a su obligación como garante, en tanto que fiador de la asociación que había depositado el dinero para la fianza, y que usted se negó a contestar?

Mr. Hammett: No recuerdo. No sé si me preguntaron sobre sus paraderos.

Mr. Cohn: Bien, ahora le pregunto: ¿Conoce usted el paradero de alguno de los dirigentes comunistas prófugos?

Mr. Hammett: No; respecto a Gus Hall he leído que está en la cárcel.

Mr. Cohn: Sabe que Gus Hall ha sido capturado. ¿Qué sabe acerca de los otros tres?

Mr. Hammett: No sé nada.

Mr. Cohn: ¿Dice que no sabe nada?

Mr. Hammett: No sé nada.

McCarthy: Dice usted que no sabe dónde están en este momento. ¿Ha sabido usted dónde estaban, en algún momento, durante el tiempo en que la Administración ha estado, y está buscándolos?

Mr. Hammett: No.

McCarthy: No lo ha sabido. ¿He de entender que usted dispuso la fianza para los fugitivos?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, en base a que una respuesta podría tender a incriminarme.

Mr. Cohn: ¿Aportó usted alguna cantidad al fondo para la fianza, que permitió a esos dirigentes comunistas salir en libertad provisional y, posteriormente, fugarse?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, en base a que una respuesta podría tender a incriminarme.

McCarthy: ¿Ha estado usted comprometido, alguna vez, con el espionaje contra Estados Unidos?

Mr. Hammett: No.

McCarthy: ¿Ha participado usted, de alguna manera, en actos de sabotaje?

Mr. Hammett: No, señor.

McCarthy: ¿Cree usted que el sistema comunista es mejor que el sistema vigente en este país?

Mr. Hammett: No puedo contestar a esta pregunta porque realmente no entiendo qué significa: ¿es mejor el sistema comunista que el sistema seguido por este país?

McCarthy: ¿Cree usted que el comunismo, tal como se lleva a la práctica hoy en día en Rusia es superior a nuestra forma de gobierno?

Mr. Hammett: Bien, al margen de lo que yo piense del comunismo en Rusia, hoy en día, cómo le diría, resulta dudoso que, cada cosa lo uno es mejor para un país y lo otro es mejor para otro país. No pienso que el comunismo ruso sea mejor para los Estados Unidos, como tampoco creo que un cierto tipo de imperialismo fuese mejor para los Estados Unidos.

McCarthy: Parece usted hacer una distinción entre el comunismo ruso y el comunismo americano. Aceptémosla con el fin de poder seguir el interrogatorio. ¿Piensa usted que el comunismo americano sería un buen sistema para adoptar en este país?

Mr. Hammett: Tendré que rehusar contestar a esto, en base a que una respuesta podría tender a incriminarme. Porque, quiero decir que a esta pregunta no se puede contestar “sí” o “no”.

McCarthy: ¿No puede contestar usted “sí” o “no”, a la pregunta de si el comunismo es superior a nuestra forma de gobierno?

Mr. Hammett: Verá usted, es que no entiendo. El comunismo en su teoría, no es una forma de gobierno. Sabe usted, no hay un gobierno. Y yo realmente no sé y no podría incluso al final, dudo que pudiera dar una respuesta definitiva.

McCarthy: ¿Apoyaría usted la adopción del comunismo, en este país?

Mr. Hammett: ¿Se refiere a actualmente?

McCarthy: Sí.

Mr. Hammett: No.

McCarthy: No lo apoyaría.

Mr. Hammett: Por una razón, me parecería impracticable, si la mayoría de la gente no lo deseara.

McCarthy: ¿Estaba usted a favor del sistema comunista, cuando escribió esos libros?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, en base a que una respuesta podría tender a incriminarme.

McCarthy, Senador McClellan, ¿tenía usted alguna pregunta?

Senador McLellan: Está usted rehusando contestar muchas preguntas, refugiándose en las prerrogativas de la quinta enmienda a la Constitución, porque teme incriminarse si contesta a las preguntas. ¿Es usted sincero y honesto al hacer estas declaraciones bajo juramento?

Mr. Hammett: Muy sincero señor. Tengo realmente mucho miedo a que las respuestas me incriminen o tiendan a incriminarme.

Senador McLellan: Dado que dice usted que tiene miedo: ¿no se da cuenta de que su negativa a contestar es un acto voluntario de autoincriminación ante los estrados de la opinión pública? En este momento, refugiándose en la quinta enmienda a la Constitución, ante los estados de la opinión pública, ¿no está usted cometiendo voluntariamente un acto de autoincriminación y no es usted consciente de ello?

Mr. Hammett: No pienso, señor, que esto sea así y si así es, desgraciadamente, o afortunadamente para mí en estas circunstancias, la opinión pública no me mandó seis meses a la cárcel.

Senador McLellan: Violar la ley fue lo que le mandó a la cárcel; que le cogieran: ¿es esto lo que usted quiere decir? ¿la opinión pública contra el hecho de ser cogido? ¿es esto lo que usted está intentando decirnos?

Mr. Hammett: No, señor.

Senador McLellan: No quiero interpretarle mal. Pienso que tal vez la opinión pública o, por lo menos, la opinión judicial tuvieron algo que ver con su ingreso en la cárcel. Esto ¿no fue un acto voluntario, verdad?

Mr. Hammett: ¿Ir a la cárcel?

Senador McLellan: Sí.

Mr. Hammett: No, señor.

Senador McLellan: Bueno, la opinión pública debió de tener algo que ver con ello, o por lo menos la opinión judicial. No quiero juzgar mal a nadie. No creo que el público quiera hacerlo. Queremos darle todas las oportunidades de ser franco con el comité, de ser franco con usted mismo, de ser sincero con su país, si usted aprecia en algo este país. Y me gustaría hacerle esta pregunta: este comité y el público en general ¿estarían equivocados sí, a partir de sus respuestas, o más bien de su falta de respuestas a preguntas importantes y a partir de su actitud, aquí, como testigo, juzgaran que es usted actualmente un comunista, que ha sido usted un comunista y que sigue usted suscribiendo la filosofía comunista?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, en base a que una respuesta podría tender a incriminarme.

McCarthy: Por lo tanto tenemos libertad para juzgarle de acuerdo con lo que hemos podido observar y las conclusiones a que hemos llegado, basándonos en su negativa a contestar y en la actitud que ha mantenido.

Mr. Hammett: ¿Es esto una pregunta señor?

Senador McLellan: Bueno, si quiere contestarla es una pregunta. ¿Desea, nuevamente, ampararse en la Constitución?

Mr. Hammett: Sí, señor.

McCarthy: De acuerdo. Esto es todo…

McCarthy: Para su información, en caso de que no lo sepa, Mr. (Louis) Budenz, el ex redactor en jefe del Communist Daily Worker, señaló que usted era una de las personas de las que se ha valido el Partido Comunista para impulsar la causa comunista, y dio su nombre y señaló que usted es un comunista bajo la disciplina del Partido Comunista. Si desea hacer algún comentario a este respecto, puede hacerlo.

Mr. Hammett: No tengo ningún comentario que hacer, señor.

McCarthy: No tengo más preguntas.

Mr. Cohn: Me gustaría preguntar: ¿Está Mr. Budenz diciendo la verdad, cuando nos manifiesta que usted es comunista?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, en base a que una respuesta podría tender a incriminarme.

Mr. Cohn: Cuando Mr. Budenz nos dijo eso, ¿estaba usted bajo la disciplina comunista?

Mr. Hammett: Rehúso contestar, por los mismos motivos.

McCarthy: Permítame que le haga otra pregunta: Mr. Hammett, si usted estuviera gastando como estamos haciendo, más de cien millones de dólares al año en un programa de información que se supone tiene por objetivo luchar contra el comunismo, y si usted fuera el encargado de este programa de lucha contra el comunismo, ¿adquiriría usted las obras de unos 75 autores comunistas y las distribuiría por todo el mundo, estampando en ellas nuestro sello oficial de aprobación?
O ¿prefiere no contestar a esta pregunta?

Mr. Hammett: Bien, yo pienso por supuesto no lo sé- que si estuviera luchando contra el comunismo, creo que lo haría no dándole a la gente ninguna clase de libros.

McCarthy: Viniendo de un autor, este comentario es poco corriente. Muchas gracias. Ha terminado el interrogatorio.

(De la biografia de Diane Johnson que estoy leyendo)

Anuncios

Una respuesta to “Hammett El Rojo”

  1. Darthz junio 4, 2008 a 2:22 pm #

    Lo mejor es cuando le hacen una pregunta inmensa de larga que no se sabe ni lo que han dicho, y contesta: Mr. Hammett: ¿Ha sido esto una pregunta señor?Jaaaaarl. Muy interesante… Y triste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: