El Perdón

9 Feb


Ay, Joseph, Joseph. Podías haber perdonado a mucha gente.
Pero no. Elegiste perdonar a los fanáticos, a los intolerantes, a los xenófobos, a los racistas, a los lunáticos, a los inquisidores.
Y si cuela, cuela.
Tal vez es culpa nuestra. La doctrina de la iglesia se ve forzada a virar a la derecha, porque desertan aquellos moderados que podrían temperar a los grupos, camarillas, órdenes, más militantes (y fanáticos) que se reparten la parte del león del poder, que fijan dogmas y los mantienen aún sabiéndolos hirientes, asesinos, aliados del dolor, y de la enfermedad, y de la peste, y que tienen el valor de llamar justicia a la limosna, y a hablar de la dignidad del hombre, cuando en su institución no hay dignidad ni igualdad para la mujer.
Pero no! culpa nuestra no es, porque hay además otra iglesia, una iglesia alejada, una iglesia que no es Roma, que a duras penas puede mantenerse en el cerco de la obediencia a las caducas instituciones. La esquizofrenia de aunar justicia y fe.
Pudiste perdonar a muchos otros, amigo inquisidor. Pero El Vaticano II te queda muy grande, te queda enorme, te ahoga en su apertura, en su espíritu, en su igualitarismo.
Pudiste perdonar a los justos, a los amigos de los pobres, a los cristianos con conciencia social, a los revolucionarios de la fé, a los guerrilleros de la ostia consagrada, armados con sus corazones de hombres imperfectos solos con la miseria mirándoles a los ojos, y la injusticia demasiado evidente delante.
Pero no, ellos siempre han sido el peligro. Porque entendían el espíritu de la ley antes que la letra, porque su revolución dinamita tu mundo, Joseph, un mundo viejo e hipócrita, un mundo que vende resignación a esta vida con la promesa de páguese luego, dios sabe cuando.
Pudiste perdonar a Leonardo Boff. Pero no te dio la gana. Porque eres, por lo que se ve, infalible.

Anuncios

3 comentarios to “El Perdón”

  1. Paolo2000 febrero 9, 2009 a 11:18 pm #

    El grado de desapego de la Iglesia con la realidad pasada, presente y futura del mundo es preocupante sobre todo en ciertos paises donde la voz de la Iglesia sigue teniendo bastante peso. Es en estos paises, como la sudamerica de Boff , grandes caladeros de fieles y donde la iglesia es un poder factico, si que no se tolera disidencia alguna. Es en Francia, o si me apura casi Europa, donde se pueden permitir ir de magnanimos y de aplicar el cristiano perdon.

  2. Alex febrero 10, 2009 a 5:52 pm #

    De hecho, creo recordar que Ratzinger dirigió durante años el comité de defensa de la fe (heredero indirecto de la Inquisición). ¿Qué sabrá sobre el perdón quien debe ser perdonado? ¿Qué sabrá sobre justicia social quien vive rodeado de pompa y oropeles? Me repugna que haya quien considere a este tipo como el portavoz de Dios en la tierra. Portavoz, si acaso, de la plutocracia que le ha situado en lo más alto de la más corrupta institución imaginable. Al ala más conservador que aboga por el retroceso como solución a los problemas y a tomar viento la teología de la liberación, el Concilio Vaticano II y los papas reformistas (Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I) que pretendieron acercar la institución al pueblo. En ese aspecto, el hecho de perdonar a un nazi intelectual no debería extrañarle a nadie. Se está limitando a defender y a limpiar la memoria de los suyos.

  3. Mycroft febrero 12, 2009 a 8:50 am #

    No se si se han fijado en la elegancia de Boff en la entrevista: Ni una mala palabra para el hombre que le expulsó de todos sitios, para el que le declaró hereje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: