Archivo | marzo, 2009

Club de los pilotos suicidas: Capítulo 3

31 Mar


Yo a esa mi.er.da de música llamada Rock and Roll, no le doy ni 5 años de vida…”. Frank Sinatra (en 1959)

Podcast Capítulo 3

Esto marcha

30 Mar


¿A ustedes este artículo les tranquilizó en algo? Porque a mi no…

“Si bien la medicina no debe convertirse en el alimento diario del cuerpo, tampoco su alimento diario debe convertirse en medicina. Hay momentos que no son corrientes; y en tales momentos no basta con seguir el camino.
Hay que saber a dónde lleva; y si no lleva a ninguna parte, tomar otro. Encontrar otro camino implica reflexión, lo cual no congenia con las atareadas personas que se llaman a sí mismas prácticas, porque esas personas toman las cosas como están y las dejan como están.
Sin embargo, si un viajero está inseguro de su camino, lo práctico no es proceder con mayor rapidez en la dirección incorrecta, sino pararse a considerar cómo dar con el camino correcto. Y lo práctico para una nación que de pronto se encuentra en uno de los puntos decisivos de su historia no es comportarse como si no se tratara de nada importante -como sifuese indiferente torcer a la izquierda o a la derecha, atravesar valles o montañas, mientras siguiera haciendo con un poco más de energía lo que hasta entonces había estado haciendo-, sino considerar si lo que ha hecho hasta entonces ha sido correcto, y si no lo ha sido, cambiarlo.
Cuando los cabos sueltos de su industria, de su política, de su organización social tienen que volver a ser atados después de una catástrofe, la nación tiene que tomar una decisión; negarse a hacerlo es también una decisión.
Para que la decisión sea duradera, tendrá que dejar atrás la filosofía que momentáneamente merezca el apoyo de los propietarios de sus periódicos.
A menos que quiera moverse con la enérgica futilidad de una ardilla en una jaula giratoria, ha de tener una visión clara tanto de la deficiencia de lo que es como del carácter de lo que debe ser.
Y para adquirir esa visión tiene que recurrir a alguna norma más estable que las exigencias momentáneas de su comercio, de su industria o de su vida social, y juzgar a éstos por aquella. En una palabra, tiene que poder recurrir a unos principios.

Tal vez estas consideraciones no sean totalmente irrelevantes en un momento en que los hechos nos han forzado a una reconsideración de nuestras instituciones sociales…
Recurrir a los principios es condición previa para cualquier reconstrucción importante de la sociedad, pues las instituciones sociales son la expresión viable de la escala de valores que rigen en la mente de los individuos y resulta imposible alterar las instituciones sin alterar esos valores. El parlamento, la organización industrial, toda la compleja maquinaria a través de la cual se expresa una sociedad, es un molino que tritura lo que se le echa. Si no se le echa nada, muele aire.
Hay muchos por supuesto que no quieren que se produzcan cambios, y que se opondrán a ellos si intentan llevarse a cabo. Para estas personas el orden económico vigente ha demostrado ser ventajoso. Desean únicamente aquellos cambios que les aseguren igual provecho en el futuro. Son realmente incapaces de comprender por qué sus compatriotas no se contentan con gozar de ese fuego que les calienta a ellos, y se preguntan, como el férmier-genéral francés: “Cuando todo marcha bien, ¿por qué molestarse en cambiarlo?” Estas personas son dignas de compasión, pues carecen de la cualidad social que es propia del hombre. Lo que necesitan no son argumentos: el cielo les ha negado una de las facultades que se requieren para comprenderlos.

Hay otros, no obstante, que son conscientes del deseo de un nuevo orden social, pero que aún no captan las implicaciones de su propio deseo. Pueden simpatizar sinceramente con la exigencia de un cambio profundo; pueden ser conscientes de los males de la sociedad y tener un verdadero deseo de eliminarlos; pueden establecer un nuevo departamento, designar nuevos funcionarios e inventar un nuevo nombre que exprese su resolución de llevar a cabo algo más enérgico que una reforma y menos inquietante que una revolución.
Pero a menos que hagan el esfuerzo no sólo de actuar, sino también de reflexionar, acabarán por no llevar a cabo nada.
Caerán en manos de aquellos que se creen prácticos porque dan tan por sentada su filosofía que no tienen consciencia de sus implicaciones. En cuanto intentan actuar, esa filosofía se reafirma y opera como una fuerza superior que obliga a sus actos a entrar aún más profundamente en los antiguos canales.

“Infeliz de mí; ¿quién va a librarme del cuerpo de esta muerte?” Cuando quieren situar su vida económica sobre una base mejor, repiten como cotorras la palabra “productividad” porque es la primera que les viene a la mente; a pesar de que la productividad es ya la base sobre la cual se fundamenta su vida económica, a pesar de que es el logro característico desde la época anterior a la guerra (Nota del Ed.: Iª G.M.) y de que es precisamente durante el siglo que ha presenciado el mayor aumento de productividad desde la caída del Imperio romano cuando ha sido más agudo el descontento económico. Cuando sienten arrepentimiento social no se les ocurre nada más original que la disminución de la pobreza; porque la pobreza, que es lo opuesto a las riquezas que estiman sobre todas las cosas, les parece la más terrible de las aflicciones humanas. No comprenden que la pobreza es síntoma y consecuencia del desorden social, mientras que el desorden mismo es algo a la vez más fundamental y más incorregible; y que la cualidad de su vida social, que hace que ésta desmoralice a algunos a causa de una riqueza excesiva, es la misma cualidad que hace desmoralizar a muchos a causa de una excesiva pobreza.

“Pero el aumento de la producción es importante.” ¡Por supuesto que lo es! No necesitamos un fantasma de las tumbas de los últimos siete años que nos diga que la abundancia es buena y la escasez mala. Pero es mucho lo que depende del esfuerzo cooperativo, y la cooperación depende de los principios, y los principios son lo que los profetas de esta doctrina desprecian.”

(R.H. Tawney, economista no precisamente marxista, 1921, La Sociedad Adquisitiva)

Donde dije digo digo Patxi

27 Mar


Debo de ser un poco estúpido. Porque no entiendo que el mismo partido (popular) que afirmaba que los socialistas tenían una agenda política oculta que incluía envolver el País Vasco y Navarra con papel de regalo, ponerle un bonito lacito, y entregárselo a ETA, sea el mismo partido que apoye un Lendakhari socialista.
¿Es que no vemos que eso es esquizofrenia? ¿O es que antes no pensaban lo que decían, sino que decían lo que pensaban que les podía beneficiar? ¿Y UPyD? ¿No son los francotiradores que defienden la españolidad, la limpieza de sangre no nacionalista… Que se fueron del partido porque el partido, era, decían, transigente (o es que se fueron porque no se obtuvo la secretaría del socialismo vasco, porque perdieron las primarias del socialismo español)? ¿Si les quitas eso (y también si no se lo quitas, me temo), no son unos simples populistas?
Lo que antes era malo ahora es bueno. ¿Soy el único que asiste perplejo a esto, con todo lo que se llegó a decir en su día?
¿Es todo un quitate tu para ponerme yo? Qué precios se pagan, incluso los precios intangibles… Más allá del obvio: Dificultad la gobernabilidad en el congreso lo que queda de legislatura…
Patxi puede gobernar… Pero solo gracias a las amistades peligrosas, y a riesgo de polarizar aún más la sociedad vasca.
Eso si, Ibarretxe en el INEM, con su curriculum de líder místico creador de estados asociados, es una foto que casi vale el precio de la hipocresía, el cambalache político, y las alianzas imposibles.

Life as it comes

23 Mar


“Es fácil- le decía alguien desde la nuca-. Aquí está el truco: o lo consigues o mueres…”

“¿Qué senda desea tomar, la de las verdades dolorosas, o la de las mentiras piadosas…?”

“Se alejó de aquel lugar y siguió el camino de roca hasta algo parecido a una habitación de hospital, de un hospital de Chicago, y sintió la bilis surgiéndole por la garganta. Se detuvo, no quería mirar. No quería continuar.

En la cama del hospital su madre estaba volviendo a morir, igual que había muerto cuando él tenía dieciséis años, y ahí estaba él, un adolescente grande y torpe con la piel café con leche marcada por el acné, sentado junto a su cama, incapaz de mirarla, leyendo un libro de bolsillo voluminoso. sombra se preguntaba qué libro sería, y rodeó la cama para observarlo más de cerca. Se quedó entre la cama y la silla mirando alternativamente a uno y otro lado, el chico grande repantigado en la silla con la nariz enterrada en El arcoiris de la gravedad de Thomas Pynchon, intentando escapar de la muerte de su madre a través del Londres de los bombardeos, mientras la locura ficticia del libro no le proporcionaba ni una huida, ni una excusa.

Los ojos de su madre estaban cerrados en una paz narcótica: Lo que ella pensaba que no sería más que otro brote de anemia falciforme, otro azote de dolor que soportar, había resultado ser un linfoma, como descubrieron demasiado tarde. Su piel lucía un tinte amarillo ceniza. apenas pasaba de los treinta y parecía mucho mayor.

Sombra quería zarandeárse a si mismo, al adolescente torpe que había sido, para que cogiese la mano de su madre, le hablase, hiciese cualquier cosa antes de que ella se deslizase en la muerte, como sabía que hiba a suceder. Pero no podía tocarse y continuó leyendo hasta que su madre murió mientras él estaba sentado a su lado leyendo un libro voluminoso.

Después de aquello dejó prácticamente de leer. No se podía confiar en las historias de ficción. ¿De qué servían los libros si no podían protegerte de algo así?”

(American Gods, Neil Gaiman)

Pull the blindfold down
So your eyes can’t see
Now run as fast as you can
Through this field of trees

Say goodbye to everyone
You have ever known
You are not gonna see them ever again

I can’t shake this feeling I’ve got
My dirty hands, have I been in the wars?
The saddest thing that I’d ever seen
Were smokers outside the hospital doors

Someone turn me around
Can I start this again?

How can we wear our smiles
With our mouths wide shut
‘Cause you stopped us from singin’

I can’t shake this feeling I’ve got
My dirty hands, have I been in the wars?
The saddest thing that I’d ever seen
Were smokers outside the hospital doors

Someone turn me around
Can I start this again?
Now someone turn us around
Can we start this again?

We’ve all been changed
From what we were
Our broken parts
Left smashed off the floor

I can’t believe you
If I can’t hear you
I can’t believe you
If I can’t hear you

We’ve all been changed
From what we were
Our broken parts
Smashed off the floor

We’ve all been changed
From what we were
Our broken parts
Smashed off the floor

Someone turn me around
(We’ve all been changed from what we were)
Can I start this again?
(Our broken parts smashed off the floor)
Now someone turn us around
(We’ve all been changed from what we were)
Can we start this again?
(Our broken parts smashed off the floor)

(Editors, Smokers outside the hospital doors)

Las Lista 2008 de discos, interminable, sigue imperturbable su curso…

22 Mar


61-Constantines- Kensington Heights
Un disco que se ha llevado muchos palos, entendido como la domesticación del grupo…¿Y si la domesticación hubiese sido sacar un facsímil del disco anterior? Constantines son ambiciosos, han perdido riesgo, pero no pegada, pero no han perdido el rumbo. Solo están explorando posibilidades.
Tal vez me gusten más ahora que no son cool, aunque espero que su sonido no acabe perdiendo toda su fuerza en un futuro.

A Kiss (it’s not just a Kiss)

22 Mar


Se puso de puntillas, atrajo a Sombra hacia sí y lo besó con dureza en los labios, apretando su boca contra la de él durante lo que a sombra le parecieron varios minutos, pero que en tiempo real, del reloj, pudieron no sobrepasar los cinco segundos.
Era un beso extraño, pensó Sombra mientras sus labios se apretaban; no estaba dirigido a él, sino al resto de la concurrencia del bar, para mostrar que ella había tomado partido. Era un beso como una bandera que se ondea.
(American Gods, Neil Gaiman)

Se ha muerto la verdadera Patty

20 Mar


Para mi ella siempre será el rostro de Patty Hearst, en un papel con extremadamente difíciles matices, en una de las grandes pelis politicas olvidadas.
También la recuerdo de otra película inquietante del mismo director, Paul Schrader, Comfort of Strangers, como la sufrida esposa en un matrimonio en crisis que empieza a jugar un juego peligroso con otro matrimonio mayor, en una Venecia fantasmal.
Era una actriz elegante, le venía por parte de madre, lo daba todo en sus papeles, pero no se prodigaba demasiado, dedicada al teatro, a su familia, a Liam, antes que a una carrera que brilla por ausencia de recursos fáciles, de papeles alimenticios, de campanazos vacíos.
Su nombre era Natasha. Yo tenía que estar escribiendo otras cosas, tenía que estar hablando de crisis, de los discos de 2008, de la serie The Beast, y no de una madre y esposa que se ha muerto de manera tonta y prematura.
A veces olvidamos la fragilidad de todo aquello que está vivo.

En fin, ahi va mi homenaje recuperando aquel post de 2006 sobre “su” Patty Hearst…

Patty Hearst acaba de ser secuestrada por el grupo terrorista Ejército Simbiótico de Liberación. Lo que no sabe es que acaba de comenzar su reclutamiento…

Año
1988
Género
Accion · Drama · Genero_Negro · Historico
Formato
Color
Duración
108
Director
Paul Schrader
Guión
Nicholas Kazan , Paul Schrader
Fotografía
Bojan Bazelli
Música
Scott Johnson
Producción
Atlantic Entertainment Group / Atlantic Releasing Corporation
Reparto
Natasha Richardson(Patricia Hearst), William Forsythe(Toko), Ving Rhames(Cinque), Frances Fisher(Yolanda), Jodi Long(Wendy Yoshimura), Olivia Barash(Fahizah), Dana Delany(Celina), Marek Johnson(Zoya), Kitty Swink(Gobi), Pete Kowanko(Cujo), Tom O’Rourke(Jim Browning), Scott Kraft(Steven Weed), Ermal Williamson(Randolph A. Hearst)

Patty Hearst, nieta del multimillonario Randolph Hearst es secuestrada a punta de ametralladora por el Ejército Simbiótico de Liberación. Confinada en una habitación, sometida a vejaciones, objeto de mofa por su posición social “burguesa” y de adoctrinamiento agresivo, cuando las exigencias del grupo no se cumplen(liberación de prisioneros primero, un subsidio para alimentos a cargo de los Hearst imposible de acometer) someten a Patty a un juicio, dándole a elegir:
O se une a ellos, o la dejan marchar…

La virtud de la película es su indudable ambigüedad. No juzga en ningún momento a Patty. Aunque si intercala ciertas imágenes que llevan a intuir que Patty Hearst se une al grupo pensando que nunca la dejarían marchar viva.
Lo que no te mata te hace más fuerte. El tono hipnótico y pesadillesco de los primeros días de encierro es genial. Después, la caracterización de unos personajes extremistas, mesiánicos en algunos casos(“A veces pienso que yo soy el Che y que Cinque es Fidel” llega a decir uno de ellos) y las complejas relaciones sexuales dentro de la célula, se ven complementados con una Natasha Richardson pletórica.

“Podría haber escapado en numerosas ocasiones” le dicen al final de la cinta. Subestiman aquellos que la encerraron en la cárcel por el robo de un banco, la capacidad de sus captores para anular su personalidad y hacer de ella otra persona, intentando complacerles (en todos los aspectos) para sobrevivir, y el hecho de que, fuera de ese universo en miniatura, nadie parece estar haciéndo nada por encontrarla(“La primera bala, cuando nos encuentren, será para tí Patty…” le dicen).

El final, como digo, indica una gran ambigüedad, sin que penetre en el misterio de la figura de Patty Hearst. “-¿Ocupación? -Guerrillera Urbana” dijo al momento de detenerla.
Simplemente nos cuenta una historia interesante, procedente de unos tiempos revueltos, en los que la diferencia entre los héroes y los villanos a veces era borrosa.
Ving Rhames logra un retrato del líder con delirios de grandeza, William Forsythe esta tremendo(“Cómo me gustaría ser Negro, joder”) como un tipo con complejo de inferioridad entregado a la causa revolucionaría para sentirse más hombre.
Y Natasha Richardson, aunque solo fuera por ella, valdría la pena esta película.

Diablogos

14 Mar


Sombra: -Quizá…quizá pueda llegar a un final feliz…

Bastet: -No solo no hay finales felices, sino que ni siquiera existe un final.

(American Gods, Neil Gaiman)

Alfie No es Jude Law

14 Mar



“First of all, I choose the great roles, and if none of these come, I choose the mediocre ones, and if they don’t come, I choose the ones that pay the rent.”
(Michael Caine)

“The best research for playing a drunk is being a British actor for 20 years.”
(Michael Caine)

“My career is going better now than when I was younger. It used to be that I’d get the girl but not the part. Now I get the part but not the girl.”
(Michael Caine)

“I’m every bourgeois nightmare – a Cockney with this intelligence and a million dollars”
(Michael Caine)

Feliz 76 Cumpleaños a Michael Caine. A veces no valoramos a los grandes monstruos del celuloide hasta que es muy tarde. Michael es Alfie, es Harry Palmer jugando al ajedrez, es la clase y la altivez de un lord británico, o la taimada mirada cínica de un buscavidas que ayudó al hombre que pudo reinar…
Michael es Alfie, y no se hable más.

We’ll get ya ya ya
We’ll get ya ya ya
(I am Michael Caine)
la la la la la la la la
He’s walking where I’m afraid I don’t know
I see the firemen jumping from the windows
There’s panic and I hear somebody scream
He picks up useless paper and puts it in my pocket
I’m trying very hard to keep my fingers clean
I can’t remember tell me what’s his name
(My name is Michael Caine)
And all I wanted was a word or photograph to keep at home
And all I wanted was a word or photograph to keep
The sun is laughing it’s another broken morning
I see a shadow and call out to try and warn him
He didn’t seem to hear just turned away
The quiet fellow follows
And points his finger straight at you
He had to sacrifice his pride, yes
And throw it all away
(I am Micheal Caine)
And all I wanted was a word or photograph to keep at home
And all I wanted was a word or photograph to keep
His days are numbered he walks round and round in circles
There is no place he can ever call his own
He seems to jump at the sound of the phone
Staring out the window there’s nothing he can now do
All he wanted was to remain sane
He can’t remer hisemb own name
(My name is Michael Caine)
And all I wanted was a word or photograph to keep at home
And all I wanted was a word or photograph to keep
All I wanted was a word or photograph
All I wanted was a word or photograph to keep

Madness Michael Caine lyrics

La Lista 2008: Pasito a Pasito

10 Mar


52-Writen & Directed by…Parker Lewis
No se si son suecos, italianos, eslovenos, o de dónde, pero cogen el tecnopop de calado emocional profundo (pienso en el Behaviour de Pet shop boys, poco tecno y mucho pop realmente) y lo funden con las volutas evanescentes de aquella promesa no cumplida llamada Postal Service.