Archivo | 5:52 pm

Woodstock

20 Ago


-Así que esto era- dijo en voz alta el viejo hombre carcomido por el viento. Viento y tiempo son a veces lo mismo. Un páramo olvidado, en donde cuatro reporteros toman fotos de los artistas que no murieron para ser leyendas. Algunos nostálgicos apenas, algunos jóvenes de hoy, tan enfermos de ironía, de pesimismo, con sus camisetas de parodia posmoderna, de mensaje nihilista, de héroes corporativos (como algunos de los viejos héroes que no tocaron hasta tener el cheque confirmado, eh Townsend!).

¿Dónde estaba el bosque estrellado de las respuestas, dónde el beso húmedo de una desconocida con su trémula e inocente mirada regada con el humo y los sueños, al ritmo de una guitarra ebria? Músicos desgañitando ingenua poesía, tambores tribales, solos monstruosos de guitarra, gañidos, que cobran vida como serpientes que danzan en las ondas sónicas, atravesando la densa atmósfera de sudor humano condensado? Cuantas venas inocentes, palpitando juntas himnos salvíficos, terminarían carbonizadas por el fuego tentador de los venenos evasivos.

Un sueño es como una bandera, tiene bonitos colores, pero termina siendo un trozo de tela inflamable, una decepción, un bello y temible recuerdo. Viejos soñadores que cambiaron el mundo para darse cuenta de que al mundo no se le cambia, al mundo se le teme, se le evita, se le da esquinazo, es un espejo deformante que nos devuelve el rostro y lo que la vida le hace, surco a surco.

La música parecía la última arma disponible, el verano no queríamos que acabara jamás, y un hombre con traje y corbata se abría paso entre ropajes de príncipes de oriente, y desnudos primeros humanos que olvidaron el pecado original. Se encontró con una chica que decía llamarse “Azul” y que le cogió de la mano, y le dijo al oído que todo iba a salir bien, mientras Hendrix voluptuosamente, sodomizaba con su guitarra el himno de un país imaginado, y la guerra parecía solo un rumor lejano, una extraña película cuya reposición en televisión había que sustituir.

El hombre dudó, y casi olvidó quién se suponía que era él, qué se suponía que iba a hacer allí, y el papel predeterminado, pautado, y cifrado de su conducta. Entre centenares de personas, una marea de entusiastas inconscientes, de revolucionarios escapistas, de velocistas de la huida, cuyas proclamas pintadas en la cara eran máscaras incapaces de dejar a la Muerte Roja al otro lado del cerco, por fin, varias horas de desconcierto después, encontró al joven al que buscaba.

Le entregó la hoja de movilización. Poco a poco, a su alrededor, un cerco de silencio, rodeado de música que se estrellaba contra las caras serias, apenas un grupo de diez o doce, mirándose, tiznaba el cielo. La chica llamada Azul miraba al hombre del traje con matiz de reproche.

El chico sacó un mechero, quemó el papel. Sonrió una mueca casi feroz. Proclamó la paz. Phil Ochs lo gritaba, aunque no estuviera allí.

Vivió, sobrevivió, volvió al páramo muchos años después, tocó la tierra fértil de sus sueños. Añoró la sencillez de su juventud, sintió los pulmones sucios, las venas duras, enmohecidas, la piel seca, arrugada. El corazón, el corazón, tan astillado…

Al final, había ido a la guerra. Había ido a la guerra. Woodstock no cambió lo que tuvo que hacer con sus manos para seguir con su vida.

Al final, el viento y el tiempo no son nada comparado con lo que los hombres se hacen a sí mismo. Aquel campo en silencio todavía clamaba un himno alternativo de Estados Unidos. Solo que nadie quedaba ya para reconocerlo.

The Verve podrían volver a separarse

20 Ago

Parece ser que Ashcroft no se comunica con sus compañeros, y McCabe y Jones han comenzado un proyecto de lisergia con tintes post rock porque intuyen reactivación de la carrera de solista del lider y finiquito del grupo…

I wander lonely streets
I wander lonely streets
Behind where the old thames does flow
Behind where the old thames does flow
And in every face I meet
And in every face I meet
Reminds me of what I have run from
Reminds me of what I have run from

In every man, in every hand
In every man, in every hand
In every kiss, you understand
In every kiss, you understand
That living is for other men
That living is for other men
I hope you two will understand
I hope you two will understand

Ive got to tell you my tale

Of how I loved and how I failed
Ive got to tell you my tale
I hope you understand
Of how I loved and how I failed

I hope you understand
Ive got to tell you my tale

Of how I loved and how I failed

I hope you understand
Ive got to tell you my tale
These feelings should not be in the man
Of how I loved and how I failed

I hope you understand
In every child, in every eye
These feelings should not be in the man
In every sky, above my head

I hope that I know

So come with me in bed
In every child, in every eye
Because its you and me, were history
In every sky, above my head
There aint nothing left to say
I hope that I know
When I will get you alone
So come with me in bed

Because its you and me, were history
Maybe we could find a room
There aint nothing left to say
Where we could see what we should do
When I will get you alone
Maybe you know its true

Living with me is like keeping a fool

Maybe we could find a room
In every man, in every hand
Where we could see what we should do
In every kiss, you understand
Maybe you know its true
That living is for other men
Living with me is like keeping a fool
I hope you know that I am me so come on

Im thinking about history

And Im living for history
In every man, in every hand
And I think you know about me
In every kiss, you understand
Cause I am
That living is for other men

I hope you know that I am me so come on
And one and one is two
Im thinking about history
But three is company
And Im living for history
When youre thinking about the things you do
And I think you know about me
And youre thinking about the things you do
Cause I am
I want to tell you my tale

How I fell in love and jumped out on my bail

I hope you understand theres more in a smile than in a hand
And one and one is two
In every sky, in every kiss
But three is company
Theres something that I might have missed
When youre thinking about the things you do

And youre thinking about the things you do
Why am I going to
I want to tell you my tale
A place that now belongs to you
How I fell in love and jumped out on my bail
But you were weak and so was i
I hope you understand theres more in a smile than in a hand
Lets pick it up, lets even try
In every sky, in every kiss
To live today, so why not smile
Theres something that I might have missed
Dont dream away your life cause it is mine

Is that a crime (repeat) this life is mine

The bed aint made but its filled full of hope
Why am I going to
Ive got a skin full of dope
A place that now belongs to you
But you were weak and so was i
Lets pick it up, lets even try
To live today, so why not smile
Dont dream away your life cause it is mine
Is that a crime (repeat) this life is mine
The bed aint made but its filled full of hope
Ive got a skin full of dope

Bob Roberts

20 Ago

Aunque no te ocupes de la política, ella se ocupará de ti.

Yves Montand

El secreto del agitador es hacerse tan estúpido como lo son sus oyentes con el objeto de que éstos crean que son tan listos como él

Karl Kraus

Particulas

20 Ago


Ella hizo rodar su silla hacia Bruno; todavía era torpe, había que hacer fuerza al arrancar, y ella no tenía fuerza en los antebrazos. Él la besó en las mejillas, y luego en los labios. “Ahora”, dijo él, “puedes venirte a vivir a mi casa. A Paris.” Ella alzó la cara hacia él, le miró a los ojos; él no consiguió sostenerle la mirada. “¿Estás seguro de que eso es lo que quieres?” Él no contestó; al menos, tardó en contestar. Después de treinta segundos de silencio, ella añadió: “No te sientas obligado. Te queda un poco de tiempo para vivir, no estás obligado a pasártelo cuidando a una inválida…”

…Había dudado unos segundos de más, pobre Christiane. También había dudado unos días de más antes de llamarla; sabía que estaba sola en el apartamento con su hijo; la imaginaba en la silla de ruedas, cerca del teléfono. Nada le obligaba a cuidar a una inválida, eso había dicho ella, y él sabía que había muerto sin odio. Habían encontrado la silla de ruedas, desarticulada, junto a los buzones, al final del último tramo de escaleras.

(Las Partículas Elementales, M. Houellebecq)