Archivo | marzo, 2010

Joyas musicales 2009 ( Parte II )

29 Mar
Trepanation Party

Voxtrot

Trepanation Party (2009) [Single]

Un ejercicio virtuoso de pop ochentero, al filo de la navaja emocional. Afectado, sin duda, pero certero, implacable, a flor de piel. Sintetizadores y melodías épicas. Un grupo que crece en personalidad y calidad.

Préliminaires

Iggy Pop

Préliminaires (2009)

Un salto sin red, del rock furioso a la chanson, de MC5 a Brel, de Stooges, a Nick Cave. Iggy se reinventa con elegancia y calidad, no sin mostrar los dientes en la oscura y alevosa Nice to be bad. La furia se contiene, los tempos se relentizan en un tremendismo irónico, de granguiñol consciente. Jugada maestra.

8
Berlin Without Return...

Voxtrot

Berlin Without Return… (2009) [Single]

Impresionante. Una de esas canciones capaz de poner la piel de gallina. Sensibilidad, genialidad, instinto pop, y un extremado gusto e inteligencia a la hora de armar la letra (impresionante cuando dice lo de «When I see you naked, I see more than the flesh./Do you see the same thing?). Definitivamente un paso de gigante para este grupo de orfebres pop.
No puedo dejar de reproducir el texto:

Do you spend your whole life trying to get back home?
Where do you go?
Kean old eyes unfold you in a coat of chrome,
And feelings show.

Oh what do you know, baby
What do you know?
What do you know about where I come from?
What do you know?
Tell me, what do you know?
About who I am?

When I see you naked, I see more than the flesh.
Do you see the same thing?
Entertainment value,
No, I couldn’t care less.
The feeling’s high.

And you were so young, baby.
You were so young.
Dragging your feet in the face of creation.
I was so young,
Yeah, we were so young.
And still there was you, the center of me.
Oh, and still there was you, the center of me.

I don’t know you, baby.
You don’t know me.
We are just victims of the same situation.
Baby’s big war,
Tell what you die for.
We were just born to lose this life.

Could we please get married?
Do this just for us.
The way we would do.
It doesn’t make much sense, but maybe nothing does.
It never will.

And these gears years keep turning,
These lives keep burning,
And the love keeps changing around you.
Stuck in one place,
Painting your face
The color of milk,
The color of sky,
The colors of you,
The colors don’t lie.

And I don’t know you, baby.
You don’t know me.
We are just victims of the same situation.

Baby’s big war,
Tell what you die for.
Urges grow cold, but the feeling stays.

And what do you know?
Tell me, what do you know?
You don’t know me,
Don’t you question my love.

And what do you know?
Tell me, what do you know?
You don’t know me,
Don’t you question my love.

My Way

Ian Brown

My Way (2009)

El disco electrónico del año. Al contrario que muchos, a mi el trabajo de Brown no me empezó a convencer de inmediato (hizo falta su tercer disco, music of the spheres). Me parece que mejora con los años, como el vino, y este es un compendio equilibrado, de inmejorable producción, con puntazos como el single Stellify, o la versión del clásico «In the year 2525».

Last of the English Roses

Pete Doherty

Last of the English Roses (2009) [Single]

El disco de Doherty en solitario tiene muchas virtudes y algún defecto, pero a este single no se le puede poner trabas. Versos sinuosos marca de la casa, guitarra a lo Lullaby de The cure, hechura de cuentacuentos, aroma a clásico estilo Paul Weller, cénit romántico… Lo tiene todo.

The Streets

He’s Behind You, He’s Got Swine Flu (2009) [Single]


En plena psicosis de la gripe porcina, The Streets se marca single sarcástico y clip genial con footage de filmes del género zombie, riéndose del miedo y la histeria. Luego lo filtra via Twitter a espaldas de la discográfica. Puñetazo en la mesa del rapero, y lección de humor e inteligencia.

Running With the Wasters

The Takeover UK

Running With the Wasters (2009)

Son americanos, pero ese UK del nombre dice mucho. Pop vigoroso, guitarras, rabia, melodías, pose y mucha mucha calidad. Energía, distorsión, una mezcla bastarda de Libertines, Supergrass, y un trailer fuera de control. Es Rock and Roll y distorsión y me gusta. En directo parece que toquen las guitarras con serrucho.

Dennis

27 Mar
Parece que llega al final de la escapada, que el motorista salvaje sucumbre. Dicen que la medicina lo ha deshauciado, que no podían darle el tratamiento, que pesaba solo 45 kilos de mirada abismal, como de sorpresa del despertar de una resaca de décadas, tras décadas de fiesta incesante.

Dicen que es cuestión de horas, que es un hombre muerto. Que ha desperdiciado su vida y su talento. También dijeron eso último de Kinski, casualmente el otro gran actor especializado en la fascinación del mal.

Ahora es cuando él ríe, porque ha vivido mil vidas en una, las ha exprimido, ha estado en el cielo californiano, en el parnaso etílico, y en el infierno que él mismo desencadenó. Qué puede hacerle la muerte a él, que ya debería estar muerto.

I should have been dead ten times over. I`ve thought about that a lot. I believe in miracles. It`s an absolute miracle that I`m still around

(Dennis Hopper)

because the reality of things going on around me is more interesting than the fantasies of the world I work in
(Dennis Hopper)

There are moments that I`ve had some real brilliance, you know. But I think they are moments. And sometimes, in a career, moments are enough. I never felt I played the great part. I never felt that I directed the great movie
(Dennis Hopper)

Sensación agridulce

25 Mar


Acaba la cuarta temporada y la segunda generación de Skins, con la insinuación de que puede desarrollarse su final en una película, y la amenaza de una tercera generación de protagonistas para la quinta temporada.

Skins tiene unos guionistas excelentes, y es el mejor exponente del cine teen, en pantalla pequeña, que tenemos hoy en día (incluso por delante de Superbad). Mis iniciales reparos rápidamente matizados por un voto de confianza, fueron vencidos, excepto por algunos lastres, y una buena escritura ha dotado a los personajes de profundidad, densidad y humanidad, han logrado que personajes que odié instantáneamente (Cook) se conviertan en mis preferidos, lo cual es seña de que la serie ha ido creciendo desde las reticencias iniciales.

El matiz que pedía entonces, ha sido logrado con creces. Los guionistas amaron a JJ, Cook, Emily y Naomi, y les dieron forma de manera natural. La cosa no funcionó siempre (Katie, Effy) y en ocasiones el protagonismo limitado impidió la operación (Pandora)

Sigo pensando que Effy no funciona como motor de la historia, y si observamos atentamente al triángulo forzoso que determinó la misma, se ha cobrado sus victimas. Si están libres de spoilers, chequeen mi queja al respecto en los comments del post de Basura and TV en que se celebraba la resolución del conflicto a las bravas, con todos sus efectos colaterales y bajas.

La hipérbole de la tragicomedia adolescente, en todo su esplendor, alcanza el dramatismo y el paroxismo, cuando un personaje anodino como Freddy, se crece y madura en el dolor de su amor por la desequilibrada Effy. Aunque por eso mismo me sea agridulce el desenlace de la trama psiquiátrica, esa trama resulta el reverso necesario y escéptico a un In Treatment, por ejemplo, poniendo al hechicero- psicólogo conductista, en la picota, por su cura/lavado de cerebro, adentrándose además en el cuento de horror al estilo Highsmith.

En resumen, los contras están ahí, pero son más los pros. Capítulos antológicos, como el hilarante, dramático y revelador capítulo de Cook, o momentos tiernos y divertidos, como los de JJ al que han dado un desenlace amable, mientras han reservado el sadismo para otros. O la historia de Emily y Naomi, que se robó media temporada anterior, y que esta se estaba estirando de forma algo forzada, pero efectiva.

Aunque siga pensando que Inbetweeners (¡y ahora la fabulosa Misfits!) es el auténtico depositario del legado Skins, estaremos atentos.

2009 disaster II : La cremá

19 Mar

No Line on the Horizon

U2

No Line on the Horizon

No, no hay linea en el horizonte, ni lugar lejano en el que escondernos de un fantoche que ha llegado a ser más paródico que su propio celebrity de Muchachada Nui, de un productor que merece comentario aparte, de un grupo que ha hecho del «bigger than life» un estilo, y de un disco que podría firmar Bon Jovi.

Eno me engañó con el Pop de U2, con el Pleased to meet you de James, y con sus dos primeros discos en solitario, pero cuanto más conozco de este siniestro personaje de la vanguardia, sus discos «artísticos», menos me gusta. Antes de la obra maestra de James, les arruinó a los mancunianos más de un disco.
Suena tanto a parodia que hasta cuando suena bien, es para mal. Me niego a entrar al detalle, porque sería un elefante en una cacharrería. Magnificent sería un gran single para unos Embrace en horas bajas.

The Empyrean

John Frusciante

The Empyrean
Este es una gran decepción porque sostengo la impopular postura de que Frusciante por si solo es mucho mejor artista que Red Hot. Así que este ejercicio de megalomanía no me deja en buen lugar. Duele más cuando aprecias al artista que cuando no esperas nada.

Petits Fours

Grand Duchy

Petits Fours

Alguien dijo de Jack White, en una época en que estaba bien cuidado, que alguien tan gordo no podía ser un auténtico rockero autodestructivo. Franck Black saca un disco que hace a las Breeders parecer la puta ostia en verso. Malo como él solo.

March of the Zapotec and Realpeople Holland

Beirut

March of the Zapotec and Realpeople Holland

Uno de esos discos que representa todo lo que anda mal en el gafapastismo. En la portada, un hombre y su trombón. Instrumentaciones bizarras para pajas musicales y otras pretensiones. Tan horroroso como absurdo e innecesario.

Set 'Em Wild, Set 'Em Free

Akron/Family

Set ‘Em Wild, Set ‘Em Free

Lo que en Jefferson Airplane era natural, aquí resulta forzado. Un disco demodé de folk presuntamente transgresivo, que no hace sino copiar los momentos más extremosos y exagerados de un grupo de verdad de hace 40 años. O de cómo Jefferson Airplane pasaron a ser Jefferson Starship, y la degradación correspondiente que significó, con alevosía del tiempo y la distancia transcurridos.

Veckatimest

Grizzly Bear

Veckatimest

La blandura, el vacío emocional de un folk desangelado, un desierto lírico que se pretende emotivo, un fallo garrafal en el espacio continuo tiempo, un pecado contra la música folk, un aburrimiento hecho canciones, una extremada invitación a morirse de asco, a dormir una siesta, a cansarse de verdad de lo que significa la música. Un insulto al género.

Christmas in the Heart

Bob Dylan

Christmas in the Heart

Asco y estupor. El equivalente artístico a venderse por un plato de lentejas. La misma trangresión y riesgo que Celine Dion. Dylan matando a Dylan. Nunca la navidad fue tan aburrida, ni siquiera con Chevy Chase.

Fracciones de un segundo

Second

Fracciones de un segundo

Baladas babosas para niñas mojabragas e indies militantes y descerebrados. Tonterías, actitud, de rock star, engreimiento, y maltrato al castellano. El tópico «en inglés eran mejores». Buena producción, y aberraciones contra la inteligencia.

Embryonic

The Flaming Lips

Embryonic

Ese grupo, el cual, alcanzado cierto estatus, podrían defecar, introducir sus heces en una caja de compac disc, y comercializarlo, teniendo éxito masivo de crítica y público. ¿Acaso no es lo que han hecho?
Ruido, confusión, y ganas de epatar.

Elvis Perkins in Dearland

Elvis Perkins in Dearland

Elvis Perkins in Dearland

Perkins ha sintetizado la fórmula química del valium y la ha transformado en ondas sonoras. Luego las ha registrado con parsimonia. He estado en entierros más inspirados.

En el cementerio peligroso

Lidia Damunt

En el cementerio peligroso

Elogio de la subnormalidad. Suena mal, como grabado en una cueva, pero cuando uno analiza los textos, las rimas, y su significado, pierde la fé en la humanidad y en su capacidad estética. La voz, una rata atrapada en una rueda de coche, agonizando y emitiendo chillidos inhumanos.

No hay estética sin ética

15 Mar

Habría que preguntarse por la diputación provincial como institución peculiar y/o ejemplar: Cómo su mismo entramado organizativo y normativo es la plataforma ideal para dar cobijo a un tipo de política clientelar específica.

En la Comunidad valenciana, estos bastiones, resisten a la figura del gestor pos-político y siguen la estela caciquil del XIX.

En esa vía, Alfonso Rus es un político de un mundo extinto perdido en los mecanismos de una política que ya no es la suya, y refugiado en el bunker inexpugnable de la institución provincial como anomalía.

Rus se comporta como el gobernador civil franquista que es en sus modos.
A la figura de villano de panfleto de Zola, el anti-héroe más insólito: El hombre íntegro como anomalía a su vez.

Román de la Calle, dimitido por buenas razones. Ante la censura y la incultura, ante el ordeno y mando que maneja el Museo de la Ilustración y la Modernidad como el que gestiona una plaza de toros, la honestidad.

«No hay estética sin ética» dijo el catedrático de estética, recordando a cierto profesor, dimitido en la lucha universitaria por la libertad de cátedra en la España franquista (Valverde).

Yo estuve en la concentración de protesta. Emocionantes las palabras y la dignidad de De la Calle.

Hacen falta más hombres íntegros, y lo que pasa es que nos vamos quedando huérfanos de ellos.

La gente del MUVIM seguirá trabajando magníficamente, sin duda, pero va a ser difícil olvidar el maltrato al ilustrado y su independencia, en la casa de la Ilustración

Al final el escándalo ha sido mayor, la publicidad ha salpicado a esos politicastros del XIX que apenas entienden lo que pasa, que apenas ven anormal dirigir como dirigen la diputación como cortijo personal y sistema de intercambio de prevendas.

La manera de politizar la cultura es quererla separar de la política, porque es la manera de controlarla. Mire, si alguien le dice que no es político, tiemble. O respira política sin saberlo o la esconde sin decirlo. No se puede vivir sin ser político, como no se puede vivir sin sentimientos. Tenemos la obligación civil de estar en la polis, de opinar de lo que pasa, de controlar el voto que delegamos.
(Roman de la Calle)

El Consell Valencià de Cultura calla y otorga. Barberá disiente pero no corrige. La Generalitat echa pelotas fuera. Todos esperan al fuego fallero para dejar pasar el escándalo.

Entrevista

Carta de Dimisión

Una de Terror

12 Mar


Allí donde Dios tiene un templo, el diablo suele levantar una capilla. Robert Burton

In The Loop

8 Mar





In the Loop, con la hechura de Si Ministro, y la procacidad y la mirada cruel de la falsa telerrealidad de un The Office (Uk), me recuerda al triste papel que Jonathan Coe depara para Paul Trotter en su «El círculo Cerrado», y la impotencia servil y mediocre del político profesional.

Coe aprovechaba la excusa de retomar los personajes del Club de los Canallas y retratar sus renuncias y derrotas, para pintar un esbozo cruel del laborismo blairista, auténtico protagonista del relato.

En In the Loop, el torpe e inseguro ministro (Tom Hollander), y su no menos incompetente staff, se ven en manos del gurú mediático del Premier, auténtico poder en la sombra, interpretado con maldad oligofrénica por un excelente actor (Peter Capaldi) ya conocido en Micronesia por ser el padre de Sid en Skins (antológico capítulo con actuación de Crystal castles incluída, por cierto).

La película surge de la serie The thick of it, y la serie, me temo, de la realidad de un Brown tiránico y autista, un Blair seductor y traidor a todos los principios conocidos por la izquierda británica, y una guerra improvisada en sainetes de falsificaciones de informes, y chapuzas palmarias…

In the Loop no provoca carcajada, aunque es divertida del modo en que una viñeta de humor político lo es: Media sonrisa irónica, congelada en la comisura, por el sabor amargo del vacío en el estómago, y la decepción por vernos obligados a militar en el cinismo, desde la esperanza apuñalada, y la inocencia perdida.

Gandolfini completa el cuadro desolador de palomas que simulan ser halcones, que simulan ser palomas pretendiendo ser halcones.

O como decían en Vietnam: «Tuvimos que destruir el poblado, para poder salvarlo».

Destrozo 2009: Parte 1

2 Mar


Ya saben de qué va, no se hagan los inocentes. Puñales y sogas, empieza el linchamiento. No digan que no les advertí (quise racionar la crueldad en pequeñas píldoras).


1-Animal Collective- Merriweather Post Pavilion

Habían una vez tres amigos mirando un cuadro abstracto.
El primero dijo no entenderlo. -¿Y si probamos así? dijo poniendo trabajosamente el cuadro del revés.
El segundo se quejó: -Yo antes si lo apreciaba, ahora es cuando no veo nada.
El tercero se encogió de hombros.-Yo no veo nada de ninguna de las maneras…

Lo confieso, de pequeño, aquellos libros de ilustraciones con puntitos que se suponía que había que mirar fijamente hasta que aparecía en tres dimensiones el barco, o lo que fuera, nunca surtieron efecto conmigo.

Voy a abstraerme acerca de si esto es nuevo, de si tal, de si cual, de si hay o no un efecto hipnótico de histeria, o de si es simple y sana excitación. Porque al final de la jornada solo quedan las canciones. Solo importan las canciones.

Más que a que suenan, me interesa cómo suenan. Si, se ha dicho mucho, que si Beach boys, que si Syd Barrett (dónde. Solo señálenlo para mi). Realmente esto es más como el vocalista de Gentle Giant borracho, con un coro de adolescentes impúberes, cantando una melodía obsesiva y reiterativa de captain Beefheart sobre el fondo de una canción de los residents sonando por debajo. Suménle algunos efectos de juego de NES.

No es cierto que no hayan melodías, solo son erraticas, sin dirección, reiterativas. Las canciones languidecen, porque muestran sus cartas desde el principio, y luego se retuercen en letanías, entre efectos de videojuegos, y conatos de estallidos genialoides: El arte de parecer excéntrico es muy distinto al hecho (inconsciente) de serlo realmente.

No voy a nombrar muchas más influencias (aunque diré que no nacen de la nada. Zappa es un espectro lo bastante ecléctico como para anticiparse a muchas cosas, aunque no comulgue del todo con él), aunque en cierto modo, me interesó cuando se nombraba a algunas (Flaming Lips. ¿Será este disco una oportunidad para comprender por qué me repelen más allá del soft bulletin?)

Aunque he de decir que mejoran cuando se arriman a un pop más etéreo y ensoñador: Bluish. Podrían haber tirado por un camino más David Sylvian, para entendernos.

La producción, sin ser nada revolucionaria, es muy buena. Pero las bases de muchas de sus canciones me repelen, odio esos ritmillos por debajo que en nada ayudan a apreciar sus obsesivos y evasivos semirrecitados y gallitos ocasionales, afectados hasta la exageración en my girls.

Acaba por parecerme un disco monótono, poco excitante, repetitivo (esconde el secreto de sus matices, que si aparentan ser múltiples, en la gama de trucos de producción, no en el esqueleto de la canción misma)

¿Pero por qué lo veo así? ¿será, como se me ha insinuado, una cabezonería? ¿O que no aprecio las vanguardias, las innovaciones, que me muevo en un marco convencional del pop rock más allá del cual no hay nada?

Evidentemente cada cual esta condicionado de su background musical particular a la hora de entrentarse a un disco. Pero intuyo que el disgusto que este me produce tiene más que ver con otra cosa. Los mismos recitados con unas guitarras a lo The Fall, o con una instrumentación a lo Blixa Bargeld, probablemente me causaran menor rechazo: No me gusta la clase de grupo que son, ni la clase de vanguardia que representan, pero sobre todo no me gusta su música.

La pregunta es qué le pedimos a cada disco, porque a cada cual hay que pedirle sobre lo que nos ofrece: Pero a este no sé que pedirle. Le pida lo que le pida, no me llega.

Este es un disco oido a ciegas. En mi mp3 no figura que artista estoy oyendo en cada momento. Es una ruleta rusa a ciegas, y cuando lo renuevo, es cuando reviso qué era cada cosa. Prejuicios, ninguno. Juicios condicionados, desde luego. Todos estamos condicionados.

Condicionados por nuestra propia tradición (y la vanguardia tiene sus propios códigos, sus propios intocables, sus propios tópicos, sus propios clichés).

Finalmente, los tres amigos que contemplaban el cuadro tenían razón: Y teniendo los tres razón, ninguno de ellos poseía La Verdad acerca del mismo.

Que a mi esto me suene a lavadora no significa que sea una lavadora.

(Tampoco significa que no lo sea)

2-Sidonie- El incendio

Cuando uno piensa que el nivel ya había bajado hasta límites sonrojantes, estos chicos consiguen devaluarse a una velocidad parecida a la del rublo en los 90.
Dicen estar hasta los huevos del sectarismo indie, que lo suyo es simplemente «crecer». Este falso dilema que contrapone comercial e indie, es una coartada muy conveniente para tapar la falta de calidad, el elevado nivel de simpleza y la poca exigencia en su concepto de lo que es o debería ser el pop comercial.
Un conjunto de chimpancés lobotomizados firmarían mejores textos. Sidonie tienen ahora dinero para una producción efectista (mezcla en Abbey road incluída) que oculte la nadería de su propuesta, una suerte de easy listening para radioformulas expresamente reñido con la inteligencia, el buen gusto, y, en general, con la música como forma de arte y no como glosario de tópicos sobre besos, flores, y demás costumbrismo pseudoemocional, mala imitación de poesía sentimentaloide.
Peor cuando muestran algo de ambición (el inicio de La Sombra, a lo Paint it black. Luego suena «por eso aquí/vienen vuestras sombras a vivir» «yo soy tu sombra en la pared/donde vayas tú te seguiré», entre otras lindezas que dejan a Mikel Erentxun a la altura de Rafael Alberti)
Algo nos pasará me suena al «Hago chás y aparezco a tu lado», pero tomando el nombre de los Kinks en vano.
Rimas como «es el día de la cita/te han traído margaritas» demuestran el auténtico desastre lírico, que sin duda se convertirá en éxito (el incendio ya es un «himno» para muchos).
«Lo mejor del sol/a puñados yo te lo doy» define Por tí, que suena al Sabina de «Y nos dieron las diez», pero con un nivel de vocabulario de 8º de EGB.
Sidonie hacen parecer a Gabinete Caligari, los Beatles (Al viento). A Loquillo (Viva el loco que inventó el amor) lo elevan a la altura de un Gene Vincent «que bonito es/esto del amor/que nos rompe y nos parte en dos».
La diferencia con Pereza es esencialmente que sidonie aún tienen infulas de autenticidad, cuando en realidad deberían dejar todo cinismo y abrazar su genérico producto.
En su entrevista con mondosonoro se llegan a comparar con los Love del Forever Changes, a propósito de «A la vera del mar». Vamos, igualitos. Hasta tal punto llega su delirio.

3-Lovely Luna- Chang y Eng

Letras expurgadas de toda inteligencia, de todo sentido, de todo miedo al ridículo. Canciones líricas compuestas por simios subhumanos. Odas al daño cerebral grave.

4- La Bien Querida- Romancero

El Grito de Millán Astray «Muera la inteligencia», inquitante proclama nihilista, parece el preludio perfecto para este batiburrillo: Uno llega al final del disco con la convicción de que a la inteligencia ya no hace falta matarla. Está bien muerta, y esta es la banda sonora de su entierro.
Voces del averno con coartada en la tradición amenazan con dislocar tímpanos.

5-Anthony y los Johnstons- The Crying Light

Horroroso, hortera, afectado, aburrido, manierista, Una voz se adueña de todo y consigue erigirse en su propio cliché, entre la melancólica decadencia de la irrelevancia, y la consciente uniformidad del libro de estilo anthoniano: Un mismo lamento ululante cual graznido de pájaro desnutrido, entre celofanes de música pocha de pop de cámara.

6-Handsome Furs- Face Control

Gente válida renuncia a su instinto pop para hacer ese disco «difícil» que tanta prestancia da pero tan pocos resultados en disfrute produce. Pesado como masticar plomo. Un desperdicio de talento.

7-Máximo Park- (I Can’t Sleep) Without Music

Pero yo podría vivir perfectamente sin Máximo park. Sus caras b son como las a, pero con la virtud de ser desconocidas y poco pinchadas, alabado sea el señor por ello.

8-Dan Deacon- Bromst

Ruido, estaciones de metro y psicofonías remezcladas. Cajas de ritmos y pretensiones.

9-Telefon Tel Aviv-Immolate Yourself

Como el caso anterior pero sin la eximente de la originalidad. Insufrible afrenta a la música electrónica.