Más Música 2009

20 Jun

Echo and the bunnymen: The Fountain:

Sabios, conocen sus limitaciones y las convierten en virtudes. Su sonido característico tiene a repetir esquemas. Solución, un disco corto en minutaje y largo en intensidad y ganas. Veteranos de mil guerras, los chicos de McCulloch no tienen nada que demostrar. Se permiten lujos para las caras b de single (November), se lanzan con trallazos como Think I Need It Too y recuperan el nervio. Al final solo han tenido, como en el proverbio, que sentarse junto al río para ver pasar a los cadáveres de sus enemigos, mientras ellos han prevalecido.


Amanda Palmer: Who Killed Amanda Palmer

Para algunos, simplemente la mujer de Neil Gaiman. Para mi, él es el consorte y ella la estrella. Inteligente, aguda, menos gótica que con sus Dresden Dolls, más luminosa y optimista, con temazos como Oasis (la historia de una fan del brit pop que es violada y va a abortar!) y Leeds. Divertida, irreverente, pegadiza, refrescante.


The Von Bondies: Love, Hate and Then There’s You

Un disco que ha recibido durísimas críticas (qué casual, justo cuando se enemistaron con Jack White les empezaron a llover palos). Pero es el disco con más garra del pop rock revivalista, de ese 2009 un escalón por encima de Mando Diao. Pale Bride es perfecta.

Mando Diao: Give me Fire

Cada vez menos garageros, su revivalismo empieza a fijarse menos en los 60s que en los 70s, y a mirar de reojo a Franz Ferdinand. Con todo, pegada, ritmos machacones que se te meten en la cabeza. Buen sonido que no se correspone con su horroroso directo. Dance With Somebody es un rompepistas. Gloria y Mean Streets dos singles potentes. Para algunos han perdido el norte, se han vendido, son más pop y menos agresivos o han agotado la fórmula de repetirla. Bendita decadencia entonces.

M. Ward: Hold Time

Una palabra. Magia. A Ward le salen las canciones con magia casi sin querer. Es al folk lo que The Church al pop. Crea atmósferas, climas, estado de ánimo. Yo soy más de Eels, pero Ward es el otro geniecillo del folk americano.

New Rhodes: Everybody Loves a Scene

En RYM, algunos críticos lo han calificado como el peor album que jamás han oído. Pop optimista y sin pretensiones, un poco afectado, entre el power pop de Ash y el brit pop, a medio camino entre el optimismo de Rifles y las melodías de los imitadores de Morrissey (Gene). De nuevo a contracorriente, una debilidad personal.

Dan Auerbach: Keep It Hid

Entre el folk y el blues, en el subsuelo, en los rincones oscuros y húmedos del alma, la mitad de los Black Keys la ha clavado con un album perfecto de quejidos y reproches, voces graves y carcomidas por el bourbon, y una belleza alicaída. Albrícias!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: