Una Tomenta en el paraíso

23 Sep

The Verve no es un grupo al que relacionar alegremente al shoegaze. Casi toda su trayectoria han hecho un epic rock, a medio camino entre el brit, los simple minds, el post rock, la psicodelia, y, por qué no, cierto sinfonismo.

Sin embargo su primer disco A Storm in heaven encaja de pleno es esos territorios adyacentes al movimiento grisáceo del shoegaze. Un primer disco heterodoxo, con un Ashcroft ambicioso (nunca lo fue tanto) y mesiánico, que lleva su admiración por Jim Morrison a un terreno atmosférico, onírico, evanescente.

Podríamos relacionarlo con los 60s y 70s ácidos, tanto con los pink floyd menos obvios (¿obscured by clouds tal vez?) como con cierto dream pop excesivo de apenas un lustro antes (Talk talk por ejemplo). Y sin embargo, a pesar de la sinuosidad de las canciones, que se escapan de la fórmula concreta del pop y su sencillez pegajosa, The Verve son más concretos, menos divagantes.

Las drogas rezuman un album que se declara hijo espiritual del primero de Stone Roses (otra anomalía maravillosa). La palabra psicodelia, abusada y malgastada de normal, parece haber perdido su contenido, además de necesitar siempre un matiz. Aquí hay poco léxico más allá de ella para describir el sonido. Partir de los Doors para, en un egotrip fascinante de Ashcroft, trascenderlos en una nueva y excitante propuesta. La perfección de la misma les llevaría a comprender que el camino ya no daba para más, y tratarían de formular una vía más asequible, menos al filo, pero menudo destello produjeron acá.

Un disco hijo de su tiempo, y que se entrecruza con la sensibilidad shoegaze de sus contemporáneos: Huida, escapismo, alucinación, abuso sonoro, densidad, ensueño. Este es un disco, al contrario que los siguientes del combo, más interesado en la mística que en la grandeza, es un disco de ingesta de peyote en la campiña inglesa.

Star Sail o Blue (cuyos dobles sentidos y exhortaciones al escapismo, ya sea por carretera o por vena, hacen de ella una canción señera del disco) son clásicos, y otro tanto ocurre con los singles que precedieron al disco (She’s a superstar, all in the mind, gravity grave).

Un disco shoegazer aún a pesar de ser mucho, muchísimo más que eso. (y también se diferencia por carecer del noise. Logran el mismo efecto con tormentas sónicas únicas. A veces la diferencia con los compadres shoegaze es la que separa al cirujano de precisión, con el veterinario del pueblo)

Una respuesta coherente de los 90, a la psicodelia histórica. Un camino a un estado anímico especial, un clásico ineludible de los días grises de aquella época.

There you were on the floor cut up
And all alone I’ll help you
Conceived in a chrome dream I was a crease
In the shirt that this world wears
Till I met Blue, I was in obscurity he said
Loosen up who do you wanna be?

We could steal a car and listen to the stars
I can see you’ve choked on them too
Had enough of late night films
Just enough for an hour or two
Oh Blue show me something new
Oh Blue show me something new

Blue, I’ve got a question every time I hold you
Yeah, Blue, I’ve got a question every time I swallow you it’s true

Spike danced for 10 days long
We were just heading for the sun
You shot him down there’s blood on my face
His heart’s in the right place
What they gonna do to you
What they gonna do
Blue don’t forget the word I warned you
Oh Blue don’t let them push you don’t let them destroy you
Meanwhile I’m searching with my brain blown eyes
See the world through my dirty lonely mixed up mind

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: