Poema de los Muñecos

26 Mar

Los muñecos predilectos

conocen el dolor

de las despedidas de los niños.

Enterrados en el ático en una vieja cuna

se mueren para siempre.

Ya no quedan caramelos

y los pantalones largos

se nos llevan a otra parte;

en las manos de ese niño

va creciendo el vello.

Lápices mordidos, grapas

calderilla en los bolsillos…,

¿dónde están?

El cuerpo de ese niño se ha estirado,

y es tan largo como la Tierra.

Todo el mundo

le anda por encima;

algunos van en silla de ruedas,

y es un largo y loco y envidioso viaje.

Refrescos, pan de higo

nos saldrán a todos por la boca.

(Gregory Corso)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: