Dos poemas de William Cliff

7 Ago

Cierto es la misma hora que ayer

pero mi estado de ánimo ya no es el mismo

y si la luna vuelve a entrar a través

de ramas de abedul su fulgor pálido

si una vez más el ángelus viene con su cantinela

implacable en su rostro de reproche

ya no siento las fuerzas necesarias

para arrancar a la Nada que me

domina ¡así que en pie! ¡cálcemonos de nuevo

y salgamos a ver cómo viven los otros!

———————

Si quiero enderezar mi caja torácica

me haría falta un corazón más fuerte

y el mío está cansado esto se explica

por carreras sin fin todo el trabajo

que oí debía hacerme fe-

liz finalmente en esta tierra

esta caja torácica no puede practicar

un enderezamiento que le vendría bien

porque mi corazón está harto de estar

en esta tierra exhausto para nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: