La República, Hoy

22 Ago

“Ahora lo importante es prestar mucha atención

a uno mismo y a su vida.

La policía controla con mayor frecuencia

la identidad de los que pasean por la calle,

especialmente la de los mal vestidos.

Los coches azules de la policía son más visibles que antes.

Están siempre doblando la esquina inesperadamente.

Aumenta el nerviosismo.

El señor Alcalde juzga

el estado de la ciudad.

contando el número de golpes que recibe

durante su paseo nocturno.

Se solicitan buzos para las cloacas

en las redacciones de los periódicos.

La luz se amortigua en las habitaciones.

Se baja el volumen de la radio.

El vídeo nos ofrece programas

de otro mundo.

¿Perteneces a algún club?

sería sensato pertencer a un club

y comprar un esmoquin.

Animales que no han cambiado

a tiempo su piel para el invierno

son cazados implacablemente por la jauría en los campos.

Los muebles barnizados suelen dejar de

saludar y niegan su amistad a los rayados.

Estos últimos se van dispersando

para no ser vistos juntos.

Los políticos presentan

la verdad completa y total

de su engañoso pasado.

Los árboles altos se agachan

los bajos se estiran.

Se desea un perfil uniforme en los bosques.

Sigilosamente funciona el hacha de fichar.

El Supremo está sentado en silencio en sus habitaciones.

Alguna vez se echa por debajo de la puerta

una carta con signos incomprensibles.

Lo que ocurre tiene que poder ocurrir

Y ocurre en la república de Hoy.”

(Lars Huldén, Mellan jul och ragnarök, 1984)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: