Una habitación arriba

4 Oct

Hablando de identidades masculinas en precario, “A room at the top” es una deliciosa producción británica de la bbc que adapta la novela homónima.

Asistimos a la peripecia vital de Joe Lampton, un aprendiz de cínico en la Inglaterra de posguerra.

Matthew McNulty, a quién conocíamos de Misfits, da un recital con una actuación tremendamente contenida, sugestiva, matizada. Huyendo del exceso, interpreta al contable Lampton, inquilino de un matrimonio que perdió a su hijo en la guerra, un extraño en los barrios de clase media alta, que deja entrever bajo su máscara de donjuán diletante, de conquistador calculador, de frío hombre duro que trata de conseguir un buen partido, a un hombre tremendamente dañado.

Con sólo el episodio piloto, y sin ganas de destripar demasiado, se nos cae inmediatamente la imagen pública de Lampton, ese Lampton que dice que la guerra es lo mejor que le ha pasado porque le sacó de los suburbios y le proporcionó sexo y diversión, el tributo al héroe de permiso, siendo Londres semejante al Paris de retaguardia de Céline.

El mismo hombre que mide a las mujeres en categorías, dependiendo del sueldo que esperan que sus futuros maridos ganen, se convierte en alguien que, como Brel exhibe en su canción, sólo busca un poco de ternura.

El momento, el lugar, y la persona no serán los planeados. Y hasta aquí puedo leer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: