Archivo | diciembre, 2013

Cuentos de Navidad

25 Dic

christmas-cat-007

Apenas me llega la energía para escribir un post, pero conseguí escribir el cuento anual, el encuentro entre amigos, frente a una chimenea virtual, con Emilio, Alex, y la Dama de las Nieves.

No le tengo especialmente cariño a las fiestas, es muy probable que pase las navidades entre deporte llevado a extremos insanos, para agotar mís días, y capítulos de seinfeld. El 31 tiene pinta de que me meteré en cama a las 22.00 h, Zolpidem mediante. Sincronicemos nuestros relojes.

Pero este ejercicio de escritura forma parte del manual de supervivencia…

Cuatro cuentos de navidad…

Anuncios

La Lista

13 Dic

manhattan

Cosas que hacen que la vida sea genial: Ver Eternal Sunshine of the Spotless Mind con alguien por primera vez y ver su cara. Oir a Tom Waits cantar la serenata de San Diego. Leer las letras de Jacques Brel. Mojarse los pies en la playa en invierno. El viento frío cuando me voy a correr aunque sufra, o sobre todo si sufro con él. El vino portugués y la cerveza alemana. Cocinar pescado para mis amigos. Mis amigos. Un chiste de Monty Python. Blue Velvet de David Lynch. Leer a Gregory Corso, a Alejandra Pizarnik, a Mario Benedetti. Viajar a Lisboa, a Berlín, a Pamplona. Abrazar allí a amigos. Una buena conversación. El riff de Moonage daydream de David Bowie, pero tocado por Jake White. Madrugada con Brando en las sombras, “El horror, el horror”.  Pepe Risi cantándole a su amigo. Kim Novak, Vivien Leigh, Jane Birkin. Las fotos de mi prima montando a caballo, que mi primo me corte el pelo, hablar con amigos que están lejos, conocer nuevos amigos, correr y que suene justo la canción que estás pensando, Bessie Smith y Ella Fitzgerald. Los amaneceres. Las cosas que olvido, las que recuerdo. Escribir ficción. Escribir ensayos políticos sobre Europa no sé si a favor o en contra. Era una buena idea, qué lastima que no se aplique. Hablar de política con Javi. Acordarme de mi tía Patricia adolescente haciendo de canguro con mini-Fran (yo). Que Mini Fran se meara de risa con los Hermanos Marx o Get Smart (la de Mel Brooks y Don Adams claro). Decirle miau a Santi “Ariete” . Decirle a Isma que lo quiero desde que nos conocimos en el parvulario. Leer los poemas que escribió mi padre para mí. Leer a John Kennedy Toole o a Terry Pratchett. El cine de Terry Gilliam. Haber visto tocar a los waterkates de Javi “Pomo”. Salir de una peli llorando. Coger la mano de mi abuelo, oir a mi abuela despotricar, los pasteles de mi madre, las arepas de Rox, las fiestas de cumpleaños de Anelia. Arreglar el mundo con Carlos “Gabal”, Saul o Davis. Hablar de conciertos de Oasis o de Jake Bugg con David. Ayudar a alguien. Enviar libros por correo a Alex Herrera, con quién he corrido, a Patri, a Holger y Kristin (y echar de menos su guía y a sus amigos berlineses, y las cervecitas en los parques), a Lutxo (y recibir su biblia rocksteady). Electroshock Buels de Eels y London Calling de The Clash. Ver contorsionarse a Jarvis Cocker. Decirle a Javi Hernández que ya no se hace música como la de antes. Jugar a pingüinos cabreados con Jose A.  Aparcar una vez al año a la primera. Amar odiar la navidad y escribir en la distancia con Emilio Calvo de Mora. Cenar Jose Juan, Jose Miguel y Fernando Sf aunque me cueste horrores reunirlos. Regalarle camisetas graciosas a Cristian. Una cerveza mano a mano con Àlex G. Tomar un café negro como el corazón de un banquero con Liber. Jugar a Bolos con Mónica y Leon. Escuchar Life must be wonderful de Pulp. Las pelis de Frank Capra y Ernst Lubitsch. Sunset Blvd de Wilder. La hermana de Catherine Deneuve, que era preciosa. Claudia Cardinale en lo poco que sale en Otto e Mezzo. Decir en voz alta “Yo quería ser un Tenebaum” aunque nadie me entienda. Algún que otro concierto, pocos, Planetas en República. Niños Mutantes en San Juan. Concicialr el sueño escuchando la radio. Ver ikiru de Kurosawa, y sentir la vida por mis venas. Tener planes, tener proyectos, tener sueños. Dormir mejor. Estar mejor. Estar bien. Copiar la lista de cosas que hacen que la vida valga la pena de Manhattan, de Woody Allen.

manhattan_quote_art_320_B

Albert

13 Dic

camus1

Desgraciadamente, me gustan más sus entrevistas, su arrojo, su inquebrantable moral, su época al frente del maravilloso periódico Combat, sus artículos periodísticos (Ni vencedores ni vencidos) sus diarios, sus declaraciones, su ejemplo y su vida, que sus libros.

No ser amado es una
simple desventura.
La verdadera desgracia
es no saber amar.

[Albert Camus]

Feliz época de mierda en dónde los hipócritas se mienten a sí mismos, compran cosas que no necesitan y se sienten aún más miserables…

13 Dic

a-bill-hicks-xmas-greeting-10344-1293198329-0Son las pequeñas grandes cosas las que hacen que sobreviva a esa travesía en el desierto… Los amigos, los chistes iconoclastas, la gente auténtica, y Bugg versionando a Lennon.

Gardel Punk

13 Dic

images gardel_TV

Que el mundo fue y será una porquería,
Ya lo sé;
En el quinientos seis
Y en el dos mil también;
Que siempre ha habido chorros,
Maquiavelos y estafaos,
Contentos y amargaos,
Valores y dubles,
Pero que el siglo veinte es un despliegue
De malda’ insolente
Ya no hay quien lo niegue;
Vivimos revolcaos en un merengue
Y en un mismo lodo todos manoseaos.

Hoy resulta que es lo mismo
Ser derecho que traidor,
Ignorante, sabio, chorro,
Generoso, estafador.
Todo es igual; nada es mejor;
Lo mismo un burro que un gran profesor.
No hay aplazaos, ni escalafón;
Los inmorales nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
Y otro roba en su ambición,
Da lo mismo que si es cura,
Colchonero, rey de bastos,
Caradura o polizón.

Que falta de respeto,
Que atropello a la razón;
Cualquiera es un señor,
Cualquiera es un ladrón.
Mezclaos con stavisky,
Van don bosco y la mignón,
Don chicho y napoleón,
Carnera y san martín.
Igual que en la vidriera irrespetuosa
De los cambalaches
Se ha mezclao la vida,
Y herida por un sable sin remaches
Ves llorar la biblia contra un calefón.
Siglo veinte, cambalache
Problematico y febril;
El que no llora, no mama,
Y el que no afana es un gil.
Dale nomás, dale que vá,
Que allá en el horno nos vamo a encontrar.
No pienses mas, echate a un lao,
Que a nadie importa si naciste honrao.
Que es lo mismo el que labura
Noche y día como un buey,
Que el que vive de los otros,
Que el que mata o el que cura
O esta fuera de la ley.

Magritte

13 Dic

03 La coquetterie.tif 9982700_1

Un amigo me propone un juego, comentar un cuadro a elegir de un pintor determinado. Me tocó Rene Magritte. La elección obvia hubiese sido el de los amantes, envueltos en telas, que sólo pueden besarse sin verse realmente. Muy a lo Slavoj Zizek.

He elegido este por razones incluso más oscuras, referenciales. David Lynch sin duda conocía este cuadro al rodar una de las escenas más tenebrosas de Twin Peaks. Sin desvelar demasiado, el agente Cooper , con una imagen por cierto idéntica a la de este sujeto, se enfrenta a un reflejo en el espejo realmente terrorífico.

Porque los espejos no muestran la realidad tal como es, sino invertida. Izquierda es derecha. Lewis Carroll imaginó todo un mundo al otro lado. Casi podemos esperar a que la imagen nos guiñe un ojo cuando nosotros no lo hacemos.

En el cuadro, la perspectiva es de alguien que contempla lo que parece ser su propia espalda, en realidad la visión de un tercer personaje que lo contempla a él desde atrás (¿Magritte? ¡No! Nosotros mismos, espectadores)

Si los amantes necesitan estar ciegos al otro para poder amar, aquí el reflejo que vemos de nuestro propio ser no es más verdadero. Lynch volvería a jugar con representación y realidad en Lost Highway. En este cuadro, Magritte, Edward Hopper y Lynch convergen. La pregunta es…quién hay detrás de nosotros, espectadores que contemplamos el cuadro.

Una pregunta que es tanto como cuestionar: ¿Quiénes somos realmente?