Micropolítica de la velocidad

3 May

network_coverage

‘La velocidad de la luz no transforma meramente el mundo. Se convierte en el mundo. La globalización es la velocidad de la luz”.

“La palabra globalización es una farsa. No hay globalización, sólo hay virtualización. Lo que está siendo efectivamente globalizado es el tiempo.”

“…ninguna información existe sin desinformación, y ahora un nuevo tipo de desinformación está poniéndose a la cabeza y es totalmente distinta a la censura voluntaria. Tiene que ver con cierto tipo de obstrucción de los sentidos, una pérdida de control sobre la razón de los géneros. Aquí yace un nuevo y mayor riesgo para la humanidad procedente de la multimedia y los ordenadores.”

(Paul Virilio)

Tengo más libros ojeados que libros leídos.

Tengo más usuarios en el timeline, que tiempo para contestar y contrastarlos.

Tengo más dudas que certezas. Creciendo exponencialmente.

Tengo más titulares de prensa que hechos que los provocan.

Tengo más medios que libertad.

Tengo más datos que información.

Tengo más información, que capacidad para discriminarla.

Tengo más prejuicios que juicios.

Tengo más juicios y razonamientos que acciones para actuar en consecuencia.

Hoy en día vivimos en el mundo veloz que Virilio describió con cierta desazón.

La era de la información, es a la vez la era del adocenamiento y la crisis del periodismo. Precarizado y discutido, manipulativo, concentrado en pocas manos, creador de discursos hegemónicos.

La avalancha de filtraciones, wikileaks, opiniones, tweets in situ, tweets chorras, enlaces, reblogueos, autoblogueos, meta-post-irónía bloguero/informativa, no ha venido a sustituir el hueco de un mundo viejo, no llega a ser un mundo nuevo satisfactorio. Con el Libro Electrónico, la propia literatura es potencialmente presa del zapping y el picoteo.

Todo es incierto. Esto es, como en la teoría postmoderna, nada es cierto, puesto que todo se iguala, todo es (potencialmente) cierto.

La avalancha de datos no sólo conforma una parálisis y una merma del punto en que analizamos y sacamos conclusiones. El hecho de constituirnos en esclavos del último titular, del último tweet, del “pásala”, del que se sepa, del formar parte de la cadena, nos encadena. No tengo una solución para ello, pero la máquina herramienta nos hace herramientas de la máquina.

Hablo con rodeos, para no hablar con la claridad que hace falta para ser reducido a una “quote”. Yo soy el primero en citar, pegar, cortar, y ser meta-irónico. Pero por ello mismo reflexiono, cuando acelero el paso hasta límites de décimas-luz instantáneas, como lanzo botellas con mensajes al mar, sin haber analizado aquello que es más valioso. No el hecho de trascender mi isla de náufrago. Sino el mensaje en sí.

Tal vez el recipiente esta lleno de falsas coordenadas, y me aleja paradójicamente de salir de esa misma isla. Islas en la red. Redes en las que quedamos atrapados.

La aldea global se convierte paradójicamente en un mundo tribal en lo intelectual, pero individualista en lo social, en el que la aldea no es posible, un mundo en que copiamos y recreamos gritos y mensajes sin estar seguros del puesto que ocupan en nuestro panorama mental, ni saber qué queremos comunicar, y por qué. Nos quedamos atrapados en el cómo, en el presente idiota.

El cómo, el medio que es el mensaje, nos atrapa y mientras damos voces a oscuras, autistas, niños solos en nuestros cuartos, procesando cantidades absurdas de datos trascendentes e intrascendentes, reclamando más wifi que trabajos, nos abstenemos de las dos vías de estar en el mundo:

Pensarlo y actuar en él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: