¿Por qué un blog? ¿Por qué este blog? (Parte I) A Sentimental Journey

3 Ago

kevincostner

Entrada de blog un poco experimental tras días caóticos de mucho altibajo, viajes, pensamientos, y agotamientos nerviosos.

Primero:

Dar las gracias a tres personas. Mi viaje a Madrid no logró sus propósitos laborales pero fuí compensado con creces.

Conocer a Lutxo (Sus Guasíbilis e Intershitty 2073 eran blogs de los de no perderse nunca) fue entrañable y muy satisfactorio personalmente. Fue un cicerone y un anfitrión de lujo, lo pasé genial, entre cenas, conversaciones en las que hablé demasiado como siempre, congenié con sus estupendos amigos (ojo a la gente de 12 pulgadas) muchos periodistas de los que estaría orgulloso el Camus del Combat; y en general me encontré cómodo y contento de poder ver por fin a un amigo y bailar a ritmo de Del Shannon en La Vía Láctea!

Sigo escribiendo mi diario de viaje, mezclado con imágenes de Polonia de hace dos meses y de Ciudad Real de hace dos días. Teniendo en cuenta que no dí por acabado el diario de viaje que comenzó en albores de otoño por Pamplona, no esperen detalles pronto.

Hablé de Cuba, Colombia, y Libia con gente con información de primera mano, amigos recién conocidos, o desconocidos encontrados en la calle, y en general, me encontré siendo un viajero más abierto y considerado que otras veces.

Otra persona a quién debo mucho es Alex Herrera, como no, que me pasó informes y consejos muy fidedignos de su ciudad natal, a pesar de estar felizmente ocupado, con el cariño y el detalle que le caracteriza. Cené demasiado opíparamente en “Amor de madre” en honor suyo, y me moví callejeando, que es como se descubre el alma de una ciudad, con más de una anotación suya en mente. Gracias.

Por último, en este mundo virtual intermitente que voy a pasar a evocar como un “pureta” o un Abe Simpson más, uno confunde y se desmemoria demasiado. Gracias a Miss Ice que estoy seguro que si no la hubiera desubicado geográficamente, habría sido una presencia tan amistosa como las citadas.

Segundo:

Introducir mutaciones genéticas propias del Dr. Moreau, tal vez fatales al blog para insuflarle el alma que le falta.

Hiatos que a veces parecen definitivos, autopsias de blogs ajenos que se muestran como seriales criminales en busca de autores perdidos. Islas en la red que se hunden bajo las aguas. Mi homenaje a los que siguen en pie. Porque creo necesario un apunte del natural que no se sepulte entre avalanchas.

El blog personal tal como era hace diez años ha languidecido, sustituido por los pantallazos luminosos e instantáneos de un Instagram o un Tumblr, en lo que se refiere a rostros, carteles, artes, vídeos. O por el blog hiperespecializado.

Las redes sociales, y en esto se engrandece a mis ojos la película de Fincher, se muestran de doble filo, y se impone la tiranía del momento, de la velocidad, del cotilleo sin interacción, de un panóptico global en que todos somos observadores y observados, del chat instantáneo, del reblogueo (mea culpa soy el primero) y no siempre de la creación. Algo a lo que escapa por ejemplo el literario y prolijo estilo del compañero Emilio de El espejo de los Sueños.

Algo de pudor también le entró a este blog, un pudor del que es consciente que sólo sabe que no sabe nada: El atrevimiento juvenil, el humor gamberro, ya quedaban desdibujados, y un temor a entrar en el terreno sesudo y terriblemente liviano, aburrido y tendencioso, de los todólogos, una versión del rincón de los oradores en el parque de Londres. O peor, de tertulia televisiva. Y sin embargo el mundo no se puede dividir en “me gusta” o no le doy a “me gusta”. En retwiteos febriles. Quiero a este blog porque es un sí y es un no.

Hablo del ego del bloguero, pero también del blog como una habitación con vistas, o una sala de recreo.

Hoy reina mayor difusión, mayor velocidad, microinfinitesimal. Pero no necesariamente mayor intercambio, ni mayor reflexión, las palabras se vuelven haikus que desaparecen por el precipicio de un tiempo que se achica. La velocidad se convierte en Ruido, y en medio del rugir de un millón de voces, es la voz lo que se ha perdido.

De ahí este experimento.

http://www.ivoox.com/blogopedia-1_md_3372710_1.mp3″
Para la creación de este audio se ha usado la canción Creative Commons de The Lights Galaxia – “While She Sleeps (Morning Edit)”  del Freemusicarchive. Que también tiene ironía que meta todos los youtube pop rock del mundo pero luego haga esto. Había otra que molaba más pero era rockera y no se me oía.
Anuncios

3 comentarios to “¿Por qué un blog? ¿Por qué este blog? (Parte I) A Sentimental Journey”

  1. MissIce agosto 15, 2014 a 6:46 am #

    🙂

    • mycroftbarret agosto 22, 2014 a 12:08 am #

      No tengo una voz cazallera del todo! igual suelto alguna para guardianes de la Galaxia! Y sobre todo para hacer de este desierto un desierto más humano.

  2. antarcticastartshere agosto 26, 2014 a 5:55 pm #

    Un blog sirve para hacer entradas como esta. Deliciosa, Mycroft…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: