El enigma de la última palabra no es la palabra, es el hombre que la pronuncia

19 Dic

0d07f6be3e119219eef7555ddda8f29e

Desconfianza
Tristeza de mis manos,
demasiado graves
para no abrir llagas,
demasiado ligeras
para dejar huella.
Tristeza de mi boca,
que dice tus mismas
palabras,
otras cosas entienden
y este es el modo
de la lejanía
más desesperada
(Antonia Pozzi)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: