Archivo | marzo, 2015

Crossver back to 90’s Ashtonishing Terror

26 Mar

timthumb.php_Denise_Bryson

Flotaba en el aire pútrido, una sensación extraña, familiar, inquietante, estaba en el ambiente. Vimos que volvian los ambientes enrarecidos, como de pesadillas, como de monstruos y estrambóticas criaturas y rincones oscuros, con American Horror Story. Hemos visto unirse lo sórdido, lo criminal, lo sorprendente, los ritos oscuros, los arcanos, en lo profundo de la América profunda de pantanos y redes de prostitución, rednecks e iglesias abandonadas, con True Detective. Por no hablar de portales entre realidades, seres sintéticos, cambiaformas, casos de armas biológicas, en Fringe.

Fueron sólo unas pocas de las muchas señales, vástagos de ficciones pioneras.

Ahora David Lynch y Chris Carter anuncian el retorno de Twin Peaks y X-Files. Mitos, leyendas catódicas, creepshows misteriosos, herederos del horror y el fantástico más notable.

Y quizá, más allá de Denise, la ocasión mereciera un salto mortal, un crossover fabuloso e improbable,  un duelo en la alta sierra, un Dale vs. Fox, un Cooper contra Mulder.

Werner Herzog Motivacional

24 Mar

tumblr_ng8hb0bJ2Y1u5q7tfo2_r1_400

(Alguna clase de) Valentía

24 Mar

“Si internet explorer es lo bastante valiente para pedir ser tu navegador de inicio, tu eres lo bastante valiente para pedir salir a esa chica” (Abraham Lincoln)tumblr_nehxinJEF61rtiwnfo1_400

Estado de ánimo: El cielo sabe que soy infeliz ahora

24 Mar

82312941“La felicidad no es cosa fácil: es muy difícil encontrarla en nosotros, e imposible encontrarla en otra parte.” (Chamfort)

“Estaba buscando un trabajo y encontré un trabajo, y el cielo sabe que soy infeliz ahora…” (The Smiths)

Tendría que recuperar las buenas costumbres, como correr a pesar de la lluvia respirando tierra mojada, leer y escribir, eso es un destino más que un propósito y pronto saldrá algo de ello, y desde luego retomar el cuaderno de bitácora.

Qué hace que algún relé en mi mente cruja y no ruede en el mecanismo dentado de palancas y ruedas, no lo sé. Poseo una misteriosa fidelidad a la insatisfacción, y como en la canción, por cinco años busque un trabajo y cuando lo encontré, no lo aprecié en su medida en estos tiempos.

Pero bajo este cielo gris de primavera caprichosa, me doy cuenta de que los tiempos salvo excepciones fueron siempre tan difíciles como estos, y simplemente es la entropía y la compleja caricia del caos con tacto de pompa de jabón frágil al viento, lo que nos deja en el pasmo insomne.

Ser una hoja al viento y disfrutarlo, ese es el reto.

20 años de vacaciones

10 Mar

1275511152233 Me hizo daño. La primera frase de un artículo en memoria de Ovidi Montllor.

“Cuando me muera, seguro que en Valencia vuelven a acordarse de mí”.

Hace daño. Porque no sólo la cultura oficial trata de condenarlo al olvido. Sino que le tiene una rabia feroz, y escupe en su recuerdo.

Dicha esa frase en 1993, refleja una cierta melancolía del que nunca fue profeta en su tierra.

Hoy a 20 años desde que se fuera de vacaciones (“Yo no me moriré. Me iré de vacaciones”) la diputada del PP Mayte Parra le ha vituperado públicamente y en sede parlamentaria.

Tanto cuesta digerirlo, que hasta una fecha tan cercana como 2013, su pueblo natal no le dedicó una calle. Es de justicia decir que nunca es tarde.

A esto, parece responder con sorna el poeta, actor y cantante. Desde el pasado, con clarividencia.

“Hi ha gent a qui no agrada que es parle, s’escriga o es pense en català. És la mateixa gent a qui no els agrada que es parle, s’escriga o es pense.”

“Hay gente a quien no le gusta que se hable, escriba o piense en catalán. Es la misma gente a quien no le gusta que se hable, se escriba, o se piense.”

Recordando su canción “la fera ferotge” uno se sorprende de cómo se ajusta: un alcalde publica bando de que hay una fiera feroz suelta. El protagonista se la encuentra. Y resulta que es inofensiva, tan sólo ha escapado por las condiciones de su jaula.

Para muchos Ovidi es ese personaje incómodo, esa fiera amenazante. Más allá de su mirada tierna, de su poesía, de su lucidez, parece que alguien siente el peligro de la amenaza de quien habla, escribe y piensa.

Su fiel colaborador Toti Soler lo resume: “Lo que decía Ovidi Montllor hace treinta años es plenamente actual, y por eso molesta”.

Afortunadamente la cultura oficial, de academias, homenajes, medallas, años de conmemoración, no es la que cuenta. Iniciativas privadas, como un crowdfunding para llevar adelante un documental, palian ese lacerante desprecio.

La cultura de un pueblo es la que decide construir ese pueblo, y desde ahí, desde la vida misma de quienes lo recuerdan, y se reúnen, y lo celebran como artista, es donde a Ovidi se le hace homenaje en Valencia, y en Alcoi.

Y eso es lo que cuenta.