20 años de vacaciones

10 Mar

1275511152233 Me hizo daño. La primera frase de un artículo en memoria de Ovidi Montllor.

“Cuando me muera, seguro que en Valencia vuelven a acordarse de mí”.

Hace daño. Porque no sólo la cultura oficial trata de condenarlo al olvido. Sino que le tiene una rabia feroz, y escupe en su recuerdo.

Dicha esa frase en 1993, refleja una cierta melancolía del que nunca fue profeta en su tierra.

Hoy a 20 años desde que se fuera de vacaciones (“Yo no me moriré. Me iré de vacaciones”) la diputada del PP Mayte Parra le ha vituperado públicamente y en sede parlamentaria.

Tanto cuesta digerirlo, que hasta una fecha tan cercana como 2013, su pueblo natal no le dedicó una calle. Es de justicia decir que nunca es tarde.

A esto, parece responder con sorna el poeta, actor y cantante. Desde el pasado, con clarividencia.

“Hi ha gent a qui no agrada que es parle, s’escriga o es pense en català. És la mateixa gent a qui no els agrada que es parle, s’escriga o es pense.”

“Hay gente a quien no le gusta que se hable, escriba o piense en catalán. Es la misma gente a quien no le gusta que se hable, se escriba, o se piense.”

Recordando su canción “la fera ferotge” uno se sorprende de cómo se ajusta: un alcalde publica bando de que hay una fiera feroz suelta. El protagonista se la encuentra. Y resulta que es inofensiva, tan sólo ha escapado por las condiciones de su jaula.

Para muchos Ovidi es ese personaje incómodo, esa fiera amenazante. Más allá de su mirada tierna, de su poesía, de su lucidez, parece que alguien siente el peligro de la amenaza de quien habla, escribe y piensa.

Su fiel colaborador Toti Soler lo resume: “Lo que decía Ovidi Montllor hace treinta años es plenamente actual, y por eso molesta”.

Afortunadamente la cultura oficial, de academias, homenajes, medallas, años de conmemoración, no es la que cuenta. Iniciativas privadas, como un crowdfunding para llevar adelante un documental, palian ese lacerante desprecio.

La cultura de un pueblo es la que decide construir ese pueblo, y desde ahí, desde la vida misma de quienes lo recuerdan, y se reúnen, y lo celebran como artista, es donde a Ovidi se le hace homenaje en Valencia, y en Alcoi.

Y eso es lo que cuenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: