69

26 Abr

2qz3aax1

Cartel de
Miles Tsang

69 años cumplía Iggy Pop la semana pasada, y hay que conservarlo como un tesoro ahora que nos falta su compinche Bowie.

En uno de esos libros de la editorial la Máscara salidos en los 90s, venía un texto biográfico del propio Iggy, con motivo en 1993 de la salida de American Caesar.

“Vale, yo soy Iggy Pop, y esta es mi vida. Nací en Michigan en 1947. Mamá y papá eran trabajadores completamente legales; él era profesor y ella, secretaria de dirección. Vivíamos en Coachville, en un remolque, puesto 96, 3423 Carpenter Road. A los 5 años tocaba la batería, con 8 años escuché a Sinatra por primera vez y quise ser cantante. Era listo en el colegio, pero no con los deberes. En décimo grado formé el grupo iguanas, un grupo de rock. Editamos un single en el verano de 1965 y conseguimos una actuación en el norte de Michigan, en un local llamado Ponytail Club. Increíble. Un empleo profesional lejos de casa, cinco actuaciones de 45 minutos cada noche, con quince minutos de descanso entre cada una, durante 6 noches a la semana, en una cabaña con agua fría, cinco colchones en el suelo y un enchufe. El sueldo era de 50 dólares semanales. Enchufábamos el tocadiscos y escuchábamos Out of heads (Rolling Stones) y Bringing it all back home (Bob Dylan) durante todo el verano.

Empecé a ser salvaje; me dejé crecer el pelo hasta los hombros y me lo teñí de platino. Me arrestaron por primera vez, me ficharon y me echaron del ponytail. Fuí a la universidad de Michigan, pero la dejé en 1966. Me uní a un grupo de blues llamado Prime movers y tocamos en bares de Detroit y Chicago. Me encantaban Butterfield Band/Junior Wells/Buddy Guy/Little Walter y Otis Rush. Wow!

En 1967 me encontré con dos tipos en una esquina, en michigan, y monté The Sttoges. Sólo hacíamos lo nuestro, nadie más hacía lo mismo que nosotros. Tres álbumes fantásticos; en el 69, 70 y 73. me volví loco por la vida que llevábamos, y la industria me jodió. Me marché a Los Ángeles, me perdí y me arrestaron varias veces. En el 76 reaparecí con mi primer álbum en solitario, grabado por Bowie. Viví 2 años en Europa con Bowie, dos álbumes, ambos fantásticos, y otro en directo no tan bueno.

Me encantó Berlín y odié L.A. Ahora sigo pensando lo mismo. Hubo muchos más discos, quince en total; la mitad buenos, la otra mitad regular. Nueva York, Londres, y de vuelta a N.Y., donde ahora tengo mi cuartel general permanente. También tengo una casa en Méjico, dónde puedo escaparme cuando no aguanto más. Amo a mi jardín, a mi mujer, a mi perro y a mi gato, pero tambié amo el ruido, la agresión, a las chicas, a los tíos legales y a la música, odio a las putas de la publicidad, la mala música, a la gente que quiere utilizarme y a los gilipollas presumidos.

Mi ambición es hacer mejor música, vivir en paz y luego morir. Escucha mi jodido disco porque es muy bueno. Cuando actúe cerca de tu ciudad, ven a verme, porque aquello será lo mismo, pero más.”

Además en el libro se constata un momento anecdótico que revela el carácter quijotesco de Iggy. En cierto momento, abrió un apartado de correos y se propuso contestar una a una las cartas de sus fans. Lo dió pronto por imposible. Aguantó casi un año.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: