Archivo | noviembre, 2021

Elogio del Silencio

24 Nov

Cinema Paradiso (1988)

Comunismo Acido

23 Nov

«Lo que ha cambiado más allá de todo reconocimiento desde entonces es la atmósfera existencial y emocional. La población está resignada a la tristeza del trabajo, incluso cuando se les dice que la automatización está haciendo desaparecer sus trabajos. Debemos recuperar el optimismo de ese momento de los setenta, así como debemos analizar cuidadosamente todos los mecanismos que desplegó el capital para convertir la confianza en abatimiento. Comprender cómo funcionó este proceso de deflación de la conciencia es el primer paso para revertirlo.»

«La contracultura de los sesenta podría haberse reducido ahora a una serie de reliquias estéticas «icónicas», demasiado familiares, de circulación interminable, deshistorizadas, despojadas de contenido político, pero el trabajo de Willis es un doloroso recordatorio del fracaso de la izquierda. Como Willis deja en claro en su introducción a [su libro de 1981] Beginning to See the Light, con frecuencia se encontró en desacuerdo con lo que experimentó como el autoritarismo y el estatismo del socialismo dominante. Si bien la música que escuchaba hablaba de libertad, el socialismo parecía tener que ver con la centralización y el control estatal. La historia de cómo la contracultura fue cooptada por la derecha neoliberal es ahora familiar, pero la otra cara de esta narrativa es la incapacidad de la izquierda para transformarse frente a las nuevas formas de deseo a las que la contracultura dio voz.» (Mark Fisher)

Last Night in Soho

4 Nov

Last Night in Soho, la peli de Edgar Wright es una delicia de horror británico, que empieza a fuego lento, explota cuando nos muestra un viaje en el tiempo al Swinging London de los 60s, visual y musicalmente brillante y vibrante, narrada sabiamente, explicando que la nostalgia por lo no vivido puede ser nociva.

Tambien es una peli rabiosamente feminista, que en su joven protagonista recrea la experiencia de estar vigilante ante una posible agresion sexual, ante signos de peligro e incómodas miradas, que marca un tono que con la historia de Sandy se vera explorada.

Sin destripar mucho del largometraje, tiene un aire a Suspiria ante una joven dotada que ve lo espeluznante y lo extraño, y que choca con la imposibilidad de ser creida. Las dos actrices estan estelares, en un duelo que deja el marcado aire femenino aun mas patente. respecto a lo sobrenatural, mucha estética de Argento, algo de casa encantada de la Hammer, un cierto tono Doctor Who en los efectos no se ve ayudado por la presencia de Matt Smith, el Doctor en persona, para darle un poco más de credibilidad creepy, aunque funciona.

Y Terence Stamp. No hay mas en esa frase, es suficiente. Diana Rigg esta bien y es un rescate de la época, pero Stamp raya la perfección con una presencia siniestra e ubicua que no necesita efecto alguno para abrumar.

Totalmente recomendable