Archive by Author

Dos cuentos y una canción de Navidad

27 Dic

Por segundo invierno consecutivo, he faltado a la tradicional jornada de cuentos de Navidad, porque la vida obliga y tira de uno en mil direcciones y los turnos nocturnos me dejan un poco grogui. Pero Aca les dejo la cita anual a la que Alex y Emilio no han faltado…

Puedo Saltar Charcos

Cada año que pasa, al menos desde que hace casi ocho años mi vida cambió, me hago el firme propósito de resucitar este lugar que tanto significa para mí. Y un año tras otro, fracaso. Por eso necesito que el posteo navideño siga vertebrando lo que queda de este lugar con objeto de insuflarle nueva vida algún día. Cuando ese día llegue será otro es que escriba. Aquel Álex Herrera primigenio se marchó a las islas evanescentes. Pero los cuentos navideños siguen ahí y ahí seguirán mientras pueda teclear y no olvide la contraseña de este blog, como acaba de ocurrir hace unos minutos.

En esta ocasión seremos Emilio y yo los que contemos cuentos al calor de la hoguera mientras apuramos nuestras tazas horteras de reno rellenas de café, cacao o aguardiente. Virtualmente nos miraremos y comenzaremos a leer nuestras historias que darán paso a otras que espero retomar…

Ver la entrada original 5.380 palabras más

Gritos en la Cesura- La Historia de EC Comics

11 Dic

Debido a mi actual trabajo, estoy escuchando montones de podcasts.

Coincidiendo con las ediciones de Diabolo Ediciones entre otros de clásicos como Tales from The Crypt y Weird Science, vengo a recomendar el podcast sobre comics de terror Gritos en la Cesura y en concreto la tetralogía dedicada a EC Comics, la histeria colectiva de principios de los cincuenta que impulsaria la censura del Comics Code y el papel del psiquiatra Wertham.

Con una selección musical exquisita que nos inserta en la epoca y que cuenta con una lista de reproducción asociada que recomiendo encarecidamente, se trata de una serie de podcast imprescindibles para entender y comprender el auge y caída de estos influyentes comics, y la pérdida de tantas voces únicas.

Grito 1

Grito 2

Grito 3

Grito 4

Gritos en la Cesura en Twitter

Elogio del Silencio

24 Nov

Cinema Paradiso (1988)

Comunismo Acido

23 Nov

«Lo que ha cambiado más allá de todo reconocimiento desde entonces es la atmósfera existencial y emocional. La población está resignada a la tristeza del trabajo, incluso cuando se les dice que la automatización está haciendo desaparecer sus trabajos. Debemos recuperar el optimismo de ese momento de los setenta, así como debemos analizar cuidadosamente todos los mecanismos que desplegó el capital para convertir la confianza en abatimiento. Comprender cómo funcionó este proceso de deflación de la conciencia es el primer paso para revertirlo.»

«La contracultura de los sesenta podría haberse reducido ahora a una serie de reliquias estéticas «icónicas», demasiado familiares, de circulación interminable, deshistorizadas, despojadas de contenido político, pero el trabajo de Willis es un doloroso recordatorio del fracaso de la izquierda. Como Willis deja en claro en su introducción a [su libro de 1981] Beginning to See the Light, con frecuencia se encontró en desacuerdo con lo que experimentó como el autoritarismo y el estatismo del socialismo dominante. Si bien la música que escuchaba hablaba de libertad, el socialismo parecía tener que ver con la centralización y el control estatal. La historia de cómo la contracultura fue cooptada por la derecha neoliberal es ahora familiar, pero la otra cara de esta narrativa es la incapacidad de la izquierda para transformarse frente a las nuevas formas de deseo a las que la contracultura dio voz.» (Mark Fisher)

Last Night in Soho

4 Nov

Last Night in Soho, la peli de Edgar Wright es una delicia de horror británico, que empieza a fuego lento, explota cuando nos muestra un viaje en el tiempo al Swinging London de los 60s, visual y musicalmente brillante y vibrante, narrada sabiamente, explicando que la nostalgia por lo no vivido puede ser nociva.

Tambien es una peli rabiosamente feminista, que en su joven protagonista recrea la experiencia de estar vigilante ante una posible agresion sexual, ante signos de peligro e incómodas miradas, que marca un tono que con la historia de Sandy se vera explorada.

Sin destripar mucho del largometraje, tiene un aire a Suspiria ante una joven dotada que ve lo espeluznante y lo extraño, y que choca con la imposibilidad de ser creida. Las dos actrices estan estelares, en un duelo que deja el marcado aire femenino aun mas patente. respecto a lo sobrenatural, mucha estética de Argento, algo de casa encantada de la Hammer, un cierto tono Doctor Who en los efectos no se ve ayudado por la presencia de Matt Smith, el Doctor en persona, para darle un poco más de credibilidad creepy, aunque funciona.

Y Terence Stamp. No hay mas en esa frase, es suficiente. Diana Rigg esta bien y es un rescate de la época, pero Stamp raya la perfección con una presencia siniestra e ubicua que no necesita efecto alguno para abrumar.

Totalmente recomendable

Octubre Irlandes

15 Oct

Escribo desde un teclado sin tildes, en el sur de Dublin. El azar, la vida, o el ansia de llegar a un estado mejor del que estaba, me han llevado aqui. O pudo ser un ritual magico llevado a cabo al estilo de Osman Spare y Crowley en agosto. O un ejemplo de retrocontinuidad en la que me he insertado a mi mismo en un lugar en el cosmos, desde el futuro, como los textos anfetaminicos de Nick Land y el CCRU podrian inspirar.

Es esto real? Vivir, existir, no es siempre suficiente. En Espanya, la relacion con mi superior en el trabajo me estaba haciendo recaer en los lugares y momentos mas oscuros de mis lucha contra la depresion. Surgio la oportunidad, y no lo he dudado, he saltado al incierto camino menos transitado, que describiera Robert Frost.

Somos las decisiones que tomamos y las que no tomamos, y yo he elegido tomar decisiones, arriesgar, explorar. La distancia de amigos y familia, queda mitigada por la sensacion de transito por un mar Egeo que esconde gigantes y hechiceras, un camino a Itaca que es la vida misma como aputara Kavafis.

Di el salto a una realidad diferente, me agarre a la oportunidad de ver el mundo como algo que hacemos nosotros acto a acto, tuve la suerte de tener manos amigas, de tener aliados, de que mi mas antiguo amigo ya estuviera en Irlanda, de que el destino nos tuviera reservado el insospechado capricho azaroso de recalar en la misma empresa, en el mismo instante.

En eso consiste tal vez la magia en creer que es posible hacerlo posible.

Phil Lynott sonrie desde algun rincon de Temple Bar, uno de los iconos al que recurria frecuentemente en los primeros tiempos del blog, cuando habia historias que recordar y que contar. Hoy me lanzo a vivir nuevas historias, y tendre nuevas que contar.

«Dos caminos se abrían en un bosque amarillo,
y triste por no poder caminar por los dos,
y por ser un viajero tan solo, un largo rato
me detuve, y puse la vista en uno de ellos
hasta donde al torcer se perdía en la maleza.

Después pasé al siguiente, tan bueno como el otro,
posiblemente la elección más adecuada
pues lo cubría la hierba y pedía ser usado;
aunque hasta allí lo mismo a cada uno
los había gastado el pasar de la gente,

y ambos por igual los cubría esa mañana
una capa de hojas que nadie había pisado.
¡Ah! ¡El primero dejé mejor para otro día!
Aunque tal y como un paso aventura el siguiente,
dudé si alguna vez volvería a aquel lugar.

Seguramente esto lo diré entre suspiros
en algún momento dentro de años y años
dos caminos se abrían en un bosque, elegí…
elegí el menos transitado de ambos,
Y eso supuso toda la diferencia.»

Robert Frost

Green Arrow 80 Aniversario- Homenaje de Larry O’Neal a su padre, Dennis O’Neal

18 Ago

Olga Orozco

4 Ago
Tales of Mystery and Imagination by Edgar Allan Poe, illustrated by Harry Clarke, 1919, facsimile edition 1985

Aunque se borren todos nuestros rastros igual que las bujías en el amanecer
y no puedas recordar hacia atrás, como la Reina Blanca, déjame en el aire la sonrisa.
Tal vez seas ahora tan inmensa como todos mis muertos
y cubras con tu piel noche tras noche la desbordada noche del adiós:
un ojo en Achernar, el otro en Sirio,
las orejas pegadas al muro ensordecedor de otros planetas,
tu inabarcable cuerpo sumergido en su hirviente ablución, en su Jordán de estrellas.
Tal vez sea imposible mi cabeza, ni un vacío mi voz,
algo menos que harapos de un idioma irrisorio mis palabras.
Pero déjame en el aire la sonrisa:
la leve vibración que azogue un trozo de este cristal de ausencia,
la pequeña vigilia tatuada en llama viva en un rincón,
una tierna señal que horade una por una las hojas de este duro calendario de nieve.
Déjame tu sonrisa a manera de perpetua guardiana, Berenice.

(Olga Orozco)

El Fuego Fatuo, Louis Malle

26 Jul

No soy precisamente seguidor del cine francés en general, ni de la nueva ola en particular. Pero algo tiene este Fuego Fatuo de Malle. Con todos los defectos propios del cliché, voces en off explicativas, diálogos existencialistas poco naturales, tempo absurdamente lento, relaciones humanas poco creíbles, palabras grandilocuentes, cierta fijación con el sexo y la conquista femenina muy fuera de lugar…

Pero algo tiene este fuego fatuo, os dije. Un buen actor al frente, un buen tema. Una cierta valentía. Tal vez, como depresivo crónico que ha pensado alguna vez en el último recurso, una película sobre un suicida despierte mi interés, aunque sólo sea por ver el acercamiento, naturalista, nada tremendista, no demasiado moralista, que hace Malle.

La utilización de la música es exquisita (Satie), con piezas clásicas que acompañan, y tal vez me sobren unas pocas despedidas insinceras a amigos y conocidos, muy de cara a la galería, y haga falta más contemplación del hombre decidido a dejar ser, del puro absurdo de la vida.

En algo, poco, si coincido con los elogios del crítico Ebert: «Y en el comportamiento preocupado, indiferente, amable y cruel de sus amigos, nos vemos actuando hacia personas como él, o actuando hacia personas como ellos.»


							

Viaje al manicomio, Kate Millett

20 May

“Es la integridad de la mente lo que deseo reivindicar, su carácter sagrado e inviolable. No niego en absoluto la desdicha y el estrés de la vida en sí: los sufrimientos de la mente a merced de la emoción, las circunstancias que nos llevan a declararnos la guerra unos a otros, los divorcios y los antagonismos en las relaciones humanas, la multitud de temores, los obstáculos a la confianza, las crisis de decisión y elección. Intentamos sortearlo, buscamos consejo para protegernos, incluso nos exponemos al inevitable desequilibrio de poder inherente en la terapia para combatirlo; todo ello es la materia de la condición humana. Pero cuando tales circunstancias se convierten en síntomas y se diagnostican como enfermedades, creo que entramos en un terreno muy incierto”

“Sumo mi propia experiencia a la multitud de personas que como yo han conocido la crueldad y la irracionalidad del sistema, y reivindico un nuevo respeto a la mente humana en sí, su razón, inteligencia, percepción, agudeza y lógica. Que no vuelva a haber más hospitalizaciones, medicación o electroshocks forzados, ni más definiciones de locura como un delito que hay que tratar con métodos salvajes”

(Kate Millett, Viaje al Manicomio)