Archivo | Apocaliptico Ahora RSS feed for this section

Vigilar y espiar (o de por qué ya no estoy en Facebook y esta vez no voy a volver)

26 Jun

9b9456a9bbc456cf4942ffc3c428a059“El panóptico era un sitio en forma de anillo en medio del cual había un patio con una torre en el centro. El anillo estaba dividido en pequeñas celdas que daban al interior y al exterior y en cada una de esas pequeñas celdas había, según los objetivos de la institución, un niño aprendiendo a escribir, un obrero trabajando, un prisionero expiando sus culpas, un loco actualizando su locura, etc.

En la torre central había un vigilante y como cada celda daba al mismo tiempo al exterior y al interior, la mirada del vigilante podía atravesar toda la celda, en ella no había ningún punto de sombra y por consiguiente, todo lo que el individuo hacía estaba expuesto a la mirada de un vigilante que observaba… el panoptismo que, en mi opinión, es uno de los rasgos característicos de nuestra sociedad: una forma que se ejerce sobre los individuos a la manera de vigilancia individual y continua, como control de castigo y recompensa y como corrección, es decir, como método de formación y transformación de los individuos en función de ciertas normas.”

(M. Foucault)

“Las cajas de Skinner (o cámara de condicionamiento operante, usadas en animales) se caracterizan por tener tres componentes básicos: un manipulandum, un estímulo discriminativo y un registro acumulativo.

  1. El manipulandum es aquel mecanismo que el animal debe manipular, y que no está en la naturaleza del animal manipularlo (por ejemplo, pulsar una palanca). El animal deberá aprender a llevar a cabo la conducta de presionar la palanca para tener un reforzador satisfactorio (obtener comida o evitar una descarga eléctrica).
  2. El estímulo discriminativo es aquel estímulo que señaliza si el manipulandum funciona. Suelen utilizarse un sonido o una luz. En una sesión de aprendizaje, se puede enseñar al animal que pulsar la palanca sólo es efectivo si hay una luz encendida.
  3. El registro acumulativo es un aparato que registra las respuestas operantes en función del tiempo de forma acumulativa. Esto es, un gráfico cuyo eje de abscisas refleja el tiempo, y el eje de ordenadas las respuestas emitidas. También se señaliza qué respuestas han sido reforzadas.”

La encarnación de Facebook como el sueño de Bentham actualizado por Foucault no es hallazgo mío. Tan pronto como en 2015 Stephanie Fast publicaba “Facebook | Panopticon: an analysis of Facebook and its parallels to the Foucaultian Panopticon” un artículo académico que anticipaba y explicaba los mecanismos por los que una red de personas interconectadas eran conscientes de ser espiadas por una entidad central que les cedía un espacio o celda desde el que ellos también podían observar. Este vouyerismo, la sensación de pertenencia a grupos de elegidos, a círculos cerrados, y un sistema de “recompensas sociales” en forma de pulgares que haría las delicias conductistas de B.F. Skinner completaban una red que lejos de eliminar las distancias, contruía celdas en las cuales el ego exhibicionista y la curiosidad vouyeur fabrican un red de incomunicados conectados entre sí por lazos malsanos de ratones de laboratorio.

Los fines comerciales eran claros y suponían una revolución del marketing de la cuál Google había sido maestra, la segmentación del target o público objetivo hasta extremos casi ridículos. Esta especialización permite un ahorro en publicidad convirtiendo las campañas masivas en intervenciones quirúrgicas eficaces y localizadas, disparos de francotirador.

Esto en si mismo, y la misma dinámica de falsa relación social, podía ser motivo de reflexión. Yo ya había abandonado Facebook hace unos años durante unos meses por otros motivos, que tienen más que ver con desacuerdos y malas interpretaciones que el lenguaje escrito y la exacerbación exhibicionista (o trolleo) me habían tocado de frente en lo personal.

El hecho mismo de mi vuelta en forma de una cuenta más personal y en principio escogida a un círculo más íntimo debe analizarse muy cuidadosamente: Dejar Facebook, como dejar Whassup, te deja en una situación comunicativa desventajosa en principio… eres un outsider, estás fuera del circuito privado en el que se mueven tus pares, colegas, amigos y conocidos para transmitirse información. Por más que esta sea útil o la mayor parte de las veces, solo estática. No puedes saberlo.

El motivo de mi actual posicionamiento puede haber tenido una raíz política, de la cuál voy a hablar, pero con mucho desborda esa vertiente. El mismo hecho de que facebook sea un mecanismo social que sea difícil de abandonar es lo que lo hace peligroso de por sí. Más allá de las comparaciones fáciles y simplistas con mátrix o black mirror, es evidente que comparte elementos de los experimentos de Skinner y Paulov para crear respuestas condicionadas, hábitos, recompensas y tratar de ser si no adictivo en un sentido de abuso de sustancias, si semejante a la extraña fascinación de la ludopatía. Creo realmente que parte de estos mecanismos adictivos también se extienden a redes sociales a las que pertenezco, pero que por el momento percibo como herramientas menos dañinas y más útiles (twitter, si bien la cantidad de ruido entre la información que se genera puede cambiar mi opinión) al menos hasta que Facebook la compre (como a Instagram, ese gran monumento al narcisismo o al paisajismo)

Puede observarse que mi reflexión es más honda de lo que mi propio impulso inicial de abandono indicaba y me ha sorprendido a mi mismo. Inicialmente estaba ya en guardia al notar la “neutralidad” de facebook tomar sesgos muy sospechosos en la moderación de contenidos (especialmente en cuanto a fotografías históricas, como la niña del napalm) y pronto estalló el escándalo de Cambridge Analítica. Era evidente que, si no necesariamente en dependencia de los servicios de la inteligencia, la corporación estaba usando la información obtenida para imponer su propia agenda política, o en el mejor de los casos, venderlos para que otros la impongan.

Utilizando los métodos descritos, el objetivo de torcer las voluntades individuales para manipular los procesos democráticos, es una refinación sutil de los métodos de Goebbels para crear una sociedad acrítica, dependiente, y en manos de intelligentsia que los pueda controlar a golpe de algoritmo mirando por encima de su hombro los clicks para marcar la agenda mediática, sectorizando los electores para realizar intervenciones casi invisibles, certeras, rápidas, exactas.

Para Skinner, cuya “Walden Dos” es una novela utópica que describe una sociedad perfecta, la libertad individual no existe. Sólo hay condicionamiento. Su sociedad funciona por un cientifismo aplicado por una tecnocracia fijada, a la que muchos en Silicon Valley identifican consigo mismos.  Una utopía basada en el control y en el “entrenamiento” de las personas para que la sociedad funcione, próxima a Platón y a Huxley. La diferencia es que al menos Skinner, por discutible que fuera, planteaba su tesis como una consecución de un mundo “feliz” huxleyano, materialmente perfecto. El proyecto de Facebook, teniendo en cuenta lo opaco de la corporación, lo privado (paradójicamente) y patológicamente mentiroso que ha demostrado ser Zuckenberg, por ahora sólo ha demostrado utilizar los mecanismos skinnerianos para provecho propio.

Para acabar, voy a citar el artículo de Stephanie Fast.

“Los informes de la actividad del usuario se envían a otros usuarios en el momento de cada actividad, proporcionando un informe actualizado de la actividad de la propia red específica del usuario, o “amigos”. En su forma más básica, el suministro de noticias informa toda la actividad de todos los amigos en un lugar central. La torre de guardia de Facebook, es constituida por ese “Newsfeed”

Desde este punto singular, un usuario puede otear la actividad de sus amigos y, debido a que un usuario sólo comunica su presencia cuando se interactúa con una publicación (por darle me gusta, comentarla, compartirla, y así en adelante) un usuario puede monitorizar la actividad de sus amigos mientras permanece invisible.

Los usuarios no son los únicos espectadores de Facebook. Facebook (la corporación) tiene acceso a todas las cuentas, y se sabe que usa activamente la información para sugerir contenido y segmentar anuncios publicitarios, por ejemplo. La mirada de Facebook pasa desapercibida.”

“Teniendo en cuenta los paralelos entre Facebook y el panóptico, es importante señalar una variación clave en el esquema panóptico de Facebook: los usuarios de Facebook no solo ocupan celdas individuales, ellos simultáneamente ocupan la torre de guardia. Los espectadores también son vistos. Debido a esto, la autonomía se comparte en el nivel de usuario a medida que los usuarios van y vienen del puesto de usuario / prisionero (publicando su propia actividad dentro de la celda) a la posición del usuario / guardia (participando en acto de mirar a los demás desde la torre).”

“El panóptico, según lo discutido por Foucault, fue más que una mera proeza de la arquitectura y vigilancia, también era un laboratorio. Este laboratorio podría usarse para llevar a cabo experimentos, para alterar el comportamiento, [y] para entrenar o corregir individuos. “

“Facebook también encarna el papel de un laboratorio. Un estudio titulado, “Evidencia experimental de escala emocional masiva. Contagio a través de Redes Sociales” fue escrito por el Equipo de Ciencia de Datos Básicos de Facebook y publicado en junio de 2014.

En el experimento, los analistas de datos alteraron el contenido que apareció en el “newsfeed” de un grupo de usuarios de Facebook desinformados de este experimento. El propósito era determinar si las emociones pueden ser influenciadas y generarse emociones positivas o negativas mediante  el suministro de noticias (el estudio concluyó que si se puede).”

No hay más que decir… Excepto quizá que miro de reojo al otro gigante, Google.

Anuncios

Podcastfera: La noche de las luciérnagas

12 Dic

SECONDS - UK Poster (1)71mpy6m0nGL._SL1500_Esta semana he tenido el placer de colaborar en la emisión inaugural del podcast la noche de las luciérnagas hablando de ese clásico expresionista y alucinado que es Seconds (1966), de John Frankenheimer.

“Las luciérnagas son el único insecto con la propiedad de la luminiscencia, de deshacer la oscuridad. La noche es su hábitat natural y en la noche se diferencian del resto de los gusanos emitiendo luz para comunicarse. En este programa vamos a convertirnos en luciérnagas, a volar a baja altura para atravesar algunas de las zonas inquietantes y peligrosas de la ficción a las que la noche nos invita. “

En el podcast Carlota se mide al reto de hentrevistar a Juan Rada periodista de sucesos, colaborador habitual de Cuarto Milenio y de Milenio 3 con Iker Jimenez, investigador, redactor, y luego director del célebre semanario El Caso.

Un servidor elucubra sobre esa  vanguardista pieza de ciencia ficción distópica con tintes existenciales y psicoanalíticos.
De la mano de Alberto Martínez del podcast se adentra el universo creativo de Noviembre Nocturno, podcast señero del mundo del terror y la ficción investigando en la figura de Úrsula K. LeGuin.

LA NOCHE DE LA LUCIÉRNAGAS

El Turista contra el viajero

10 Sep

huxDamos a tales personas el nombre de viajeros porque no
se quedan en sus casas. Pero no son genuinos viajeros; es decir,
viajeros natos. Y es que viajan, no por atender al viaje sino a los
convencionalismos; salen de sus hogares alimentados de fábulas
y fantásticas esperanzas para regresar a ellos, tanto si lo confiesan
como si no, desilusionados. Como su interés en lo real y
actual es insuficientemente vívido, se aferran a la mitología, y
los hechos, por muy curiosos, por muy bellos y variados que
sean, les resultan una desilusión. Es tan sólo la compañía de sus
camaradas de turismo –con quienes conspiran de vez en cuando
para formar un pequeño oasis hogareño en la selva extranjera–
aunada con la consciencia de haber realizado un deber
social, lo que les mantiene incluso moderadamente alegres al
afrontar los deprimentes hechos que el viaje comporta.

El ejemplar de viajero legítimo, por otra parte, se siente
tan interesado por las cosas reales que no encuentra necesario
creer en fábulas. Es insaciablemente curioso, amante de lo
desacostumbrado en atención a su misma falta de familiaridad;
le complace toda manifestación de la belleza. Sería absurdo,
naturalmente, afirmar que nunca se aburre pues resulta prácticamente
imposible el viajar sin aburrirse a veces. Para el turista
una buena parte de casi todos los días queda necesariamente
vacía. Ya para comenzar, gran parte del tiempo ha de gastarse
en el mero ir y venir de un lugar a otro y luego, cuando se han
visto las curiosidades, el observador se encuentra físicamente
extenuado y sin nada de particular que hacer. En el hogar, entre
las ocupaciones habituales de uno, no hay forma de aburrirse.
El ennui, el aburrimiento, es esencialmente una sensación de
los tiempos de ocio. ¿Es que no viene a ser la enfermedad crónica
de los desocupados? A esta misma razón se debe el que el
verdadero viajero ejemplar encuentre que el aburrimiento es
más agradable que penoso, pues es el símbolo de su libertad,
de su excesiva libertad. Acepta su hastío cuando este surge, no
meramente de un modo filosófico, sino casi con agrado.

(Aldous Huxley)

Snow Crash, Bruce Sterling, 1992

10 Jun

120604_r22247_g2048-1116

“El resultado es que este país tiene una de las peores economías del mundo. En resumen, y ahora hablamos de la balanza comercial, que después de haber dejado escapar nuestra tecnología a otros países y de que todo se uniformice, haciendo posible fabricar automóviles en Bolivia y microondas en Tayikistán para venderlos aquí; ahora que los buques y los dirigibles gigantes de Hong Kong transportan mercancía entre Dakota del Norte y Nueva Zelanda por una miseria y han conseguido reducir nuestra ventaja en recursos naturales a la nada; una vez la Mano Invisible ha tomado todas las desigualdades y las ha untado sobre el globo formando una gruesa capa de lo que un albañil pakistaní considera prosperidad… ¿Sabes qué? Que sólo hay cuatro cosas que hagamos mejor que nadie:

música

películas

microcódigo (programas)

repartir pizzas a toda ostia”

(Snow Crash, Neal stephenson, 1992)

Legion

15 Feb

c3x7zekwcaagxfhc0x7sxvweaee1nrc4pyvt-wcaabycrc4ih4izwmaabmltc33c8zruyaagpuhc3qzpcovcaaidtk

c4ziovbxaaej7di

c2fgkbrxgaqttgic1bj9naxeaqw3ostumblr_ohvuzkevan1rw6hzpo1_500

Fascinante, intrincada, enigmática, divertida, inteligente, fragmentaria, alucianada, psicotrópica, tierna, desquiciada, visualmente hermosa, alocada…

Legion no es una serie sobre superhéroes. Al menos en su piloto. Es una serie sobre identidad, la naturaleza de lo real, la mente, la reclusión psiquiátrica, la devastadora responsabilidad de un ser extremadamente poderoso, extremadamente frágil.

Tal vez aproximarse a su estructura troceada pero planificada al milímetro, a sus colores y estética perfectos, cálidos, enigmáticos, a su trama en forma de laberinto, a sus personajes en busca de sentido, carismáticos (o referenciales, como Sydney Barrett), sin saber mucho del comic, sea lo más certero.

El showrunner, responsable de Fargo (TV) reconoce que la ruptura de la linealidad está inspirada en Gondry o Kauffman, y los misterios más complejos se articulan en torno al crecimiento de un ser singular y único al que se ha clasificado, etiquetado, corregido y almacenado por serlo.

Un piloto que algunos relacionan estéticamente con Wes Anderson (pero también, añadiría, con Antonioni, La Fuga de Logan o La Naranja Mecánica) y que tiene algo de Alguién voló sobre el nido del cuco, un episodio piloto que rompe moldes y establece un relato intrincado y maravilloso, una atmósfera singular, un estilo visual y y narrativo rompedor, un elenco prometedor, sólo nos hace preguntarnos una cosa:

¿Cómo van a poder mantener el nivel de maravilla, de prodigios alcanzado?

Una coseja boba al fin y al cabo

9 Oct

20160121-lens-crewdson-slide-efn5-superjumbo

(Foto de Greg Crewdson)

“intentábamos tenerlo siempre encerrado en casa para que

los vecinos no lo viesen.

era difícil, a veces los dos teníamos que

salir a la vez y cuando volvíamos

había excrementos y orín por todas

partes.

no iba a aprender a ir al baño

pero tenía los oj0s más azules que habías

visto nunca

y se comía todo lo que hacíamos

y a menudo veíamos la tele juntos.

una tarde volvimos a casa y había

desaparecido.

había sangre en el suelo,

había un reguero de sangre.

lo seguí afuera

y allí estaba en la maleza,

mutilado.

tenía un cartel colgado del cuello

cortado: “no queremos cosas así en nuestro

vecindario”.

fui al garaje a coger la pala.

le dije a mi mujer “no salgas aquí afuera”.

luego cogí la pala y

empecé a cavar.

sentía

las caras observándome detrás de

las cortinas corridas.

ya habían recuperado su vecindario.

un agradable y tranquilo vecindario con su verde

césped, palmeras, rotondas, niños,

iglesias, un supermercado, etc.

seguí cavando la tierra”.

(Charles Bukowski)

Tal día como hoy de 1982, Blade Runner en cines

25 Jun

tumblr_m66q7e6XVy1rsmfgbo1_128071a3c90792b14994dd26941f73a8c458d4e693218de2916bf07b4c67cd40620d763b09562b89c3d27939205b5cf826509ae2f6c348ad6a0d7765c32853327817

“Estimado Jeff,

Ocurrió que estaba viendo el programa de televisión Canal 7 “Hooray para Hollywood” esta noche con el segmento de Blade Runner. (Bueno, para ser honesto, no fue algo espontáneo. Alguien me avisó que Blade Runner iba a ser una parte del show, y así se aseguró de que lo viera)

Jeff, después de verlo-y sobre todo después de escuchar Harrison Ford discutir la película- llegué a la conclusión de que no es desde luego ciencia ficción; no es fantasía; es exactamente lo que dijo Harrison: futurismo. El impacto de Blade Runner simplemente va a ser abrumador, tanto en el público y en la creatividad en las personas como, creo, en la ciencia ficción como un campo.

Al haber estado escribiendo y vendiendo obras de ciencia ficción durante treinta años, se trata de una cuestión de cierta importancia para mí. Con toda franqueza debo decir que nuestro campo gradual y constantemente se ha deteriorado en los últimos años. Nada de lo que hemos hecho, individual o colectivamente, coincide con Blade Runner.

Esto no es escapismo; es hiper-realismo, de modo tan valiente y detallado, y auténtico y condenadamente convincente que, bueno, después de ver el segmento, encontré mi vida normal en la actual “realidad”, pálida o gris en comparación. Lo que estoy diciendo es que todos vosotros colectivamente podéis haber creado una nueva forma única de expresión gráfica, artística, nunca antes vista. Y, según creo, Blade Runner va a revolucionar nuestras concepciones de lo que la ciencia ficción es, y aún más, puede ser.

Permítanme resumirlo de esta manera. La ciencia ficción se ha acomodado lenta e ineluctablemente en una muerte monótona: se ha convertido en endogámica, derivativa, rancia. De repente, vosotros habéis llegado, algunos de los talentos más grandes existentes en la actualidad, y ahora tenemos una nueva vida, un nuevo comienzo. En cuanto a mi propio papel en el proyecto de Blade Runner, sólo puedo decir que yo no sabía que una obra mía o un conjunto de ideas de la misma podría ser elevada a tales dimensiones impresionantes. Mi vida y mi trabajo creativo se justifican y se ven completados por Blade Runner. Gracias … y va a ser un éxito comercial del demonio. Se probará invencible.

Cordialmente,
Philip K. Dick ”
– Philip K. Dick