Archivo | Cinema Paradiso RSS feed for this section

Sorry To Bother You (2018)

20 Jul

Sorry to Bother You es el debut del artista de hip hop y activista, no sólo del Occupy, sino desde los 90s, Boots Riley, en el cine. Estamos ante una obra que no parece en absoluto de un debutante, sino llena de madurez, que en todo momento sabe a qué quiere jugar, a dónde quiere llevarnos.

Visualmente, comparte algunos de los dejes de realismo mágico marca Gondry, Jonze, y Kauffmann. La diferencia estriba tal vez en que lejos del solipsismo de los dos últimos, Riley se mete de lleno en la gig economy de riders y teleoperadores (este proyecto es autobiográfico), en los conflictos raciales, en los iluminados empresarios de Silicon Valley.

Lakeith Stanfield como Cassius Green está muy bien como el protagonista que se ve atrapado en un conflicto moral, entre comprometer sus principios, y primero sobrevivir y luego prosperar. A costa del dolor ajeno, a costa de enfrentarse a las ilusiones sindicales de algunos de sus compañeros. El modo en que refleja Riley la intromisión del empleado telefónico directamente al comedor de tu casa es brillante, así como el concepto de «poner voz de blanco», o, más avanzados en la trama, la empresa Worryfree, en la que uno cuando no tiene otro recurso decide venderse, como en la esclavitud de la Grecia clásica, y la evolución de ese modelo de negocio hasta un apoteósico final de ciencia ficción distópica.

Extrañamente Tessa Thompson es el eslabón débil del elenco, como la pareja del protagonista, cuya radicalidad en el arte de denuncia también se somete a contradicciones que no se exploran lo suficiente: Qué es contracultural, qué es efectivamente subversivo, y no sólo un producto en el mundo del arte.

Uno de los que roban la función es Armie Hammer como Steve Lift, el mesiánico, lunático, y psicopático empresario de Silicon Valley que monta una empresa de subcontrata basada en mano de obra esclava. Hilarante mezcla del iluminismo egocéntrico de Musk, la falta de escrúpulos de Bezos, el freakismo del control de Zuckenberg, el carisma impostado de Branson. Armie Hammer da un espectáculo y uno sólo acaba pensando que le falta sobreactuar para alcanzar un punto más de delirio.

Crítica social, fábula moral, denuncia de la nueva economía de plataformas, de la división racial, de la psicopatía del 1%, de los supuestos adalides del progreso que sólo han reinventado el látigo, del divide y vencerás… Y de la enorme dificultad personal y colectiva de realizar cualquier tipo de resistencia.

Uno no puede evitar relacionar el despliegue militar que este julio de 2020 ha realizado Trump en Portland o las quejas de lobbistas y políticos locales ante el hecho de que la izquierda extraparlamentaria de base que se está manifestando haya puesto los centros de Amazon y sus condiciones de trabajo en el punto de mira, con el clímax de la película.

Es un must.

Carnival of Souls

25 May

“The world is so different in daylight. But in the dark, your fantasies get so out of hand. In the daylight, everything falls back into place again.”
—Mary Henry in Carnival of Souls

Herk Harvey era un empleado de la Centron Corporation de Lawrence, Kansas, que se dedicaba a las películas educacionales y videos orientativos formativos de profesionales. En 1962, con 30.000 dólares de la época, un equipo de entusiastas, y tácticas de cine guerrilla, hizo una película de serie b fantástica, el Carnaval de las Almas, llamada a convertirse en una cult-movie. Sería su única incursión, por puro amor al cine, diferenciándose de otras series b a lo Corman con una vocación marcadamente comercial.

A estas alturas, John Cassavetes, el que sería el antecesor de las técnicas de cine indie barato, sólo había dirigido Shadows y Too Late Blues. Quizá la forma de producir de Cassavetes no se deba a la película de Harvey, pero sorprende lo mucho en que coinciden. Frankenheimer apenas había abandonado la TV. Tras Touch of Evil, Orson Welles todavía estaba por iniciar su exilio en el que manejaría presupuestos ajustados, empezando con El Proceso y Campanadas a Medianoche, y desarrollaría un modo de producir precario y arriesgado con muchos hallazgos y no pocos fracasos. Herk Harvey puede considerarse un auténtico pionero, lleno de soluciones imaginativas a nivel de efectos, caracterizaciones, formas de rodar, localizaciones y ambientación fantasmagórica.

Las referencias inmediatas de Carnival of Souls son Psycho (1960) de Hitchcock, Murneau y y el impresionismo del gabinete del dr. Caligari, y la serie Twiglight Zone de Rod Serling (1959) con la que comparte estética y sensibilidad, al emplazar el género fantástico y terrorífico en el corazón de la estética de la América de Eisenhower. Otras referencias apuntarían al noir menos obvio, como Hitch-hiker de la imprescindible directora Ida Lupino.

Todavía más importante sería la influencia de Carnival of Souls en dos directores seminales: George A. Romero y David Lynch. El primero adoptaría la estética, la logística de guerrilla, la producción, la dirección de actores. El segundo adoptaría la cualidad de sueño y pesadilla, el ambiente onírico, el costumbrismo de la América conformista súbitamente perturbado por lo extraño, inexplicable, el eros y el tánatos filtrándose en la «normalidad» como lo inconsciente expulsado por el conformismo consumista y racionalista. Carretera Perdida es casi un remake no confeso de Carnival of Souls, y ésta se puede intuir como influencia tras Blue Velvet, Mullholland Drive, Twin Peaks e incluso Erasehead.

Sin embargo, Carnival of Souls es mucho más. Un cuento fantástico que comienza con un accidente de coche, sigue con el traslado de una organista de iglesia a un pueblo modélico, las visiones pesadillescas de un extraño hombre con aspecto de espectro, la fascinación por un hangar abandonado que fue en tiempos un balneario, momentos de desconexión de la realidad en que la protagonista no puede ser percibida o escuchada por quienes la rodean, dejándola aislada, perturbada, desesperada por existir…

Y sin embargo, en su vida cotidiana, una vida solitaria, vemos como nuestra protagonista es una mujer sola, con un trabajo, no interesada en los avances rapaces de su vecino en la fonda, un baboso admirador con incipientes problemas alcohólicos que nos deja bien claro que las mujeres de la era Eisenhower no están para ser independientes. Esa independencia y solitud es lo que deja marcada a la protagonista, también rechazada en su trabajo, en el que se le exige una fé, una predisposición a ser parte del rebaño pastoral de la comunidad, que no está dispuesta a adoptar. Mientras, su psyque se va viendo arrastrada a un mundo de espectros y absurdos oníricos, mientras pierde pie en la realidad cotidiana desapareciendo de la misma de forma intermitente, dejando de ser vista por los ciudadanos «normales».

Como algunas de las grandes joyas de la época, funciona como cuento fantástico y terrorífico, y como sática de una sociedad conformista, misógina, machista y tradicional, en la cual es imposible hacer contacto realmente con nadie, siendo todos almas condenadas. Imprescindible.

Crítica Criterion

Sueño y Realidad en Carnival of Souls

Entrevista con Herk Harvey

Trailer:

Película entera en Castellano:

Islas en la Red feat Alex Herrera- T01E10- Berlanga III (1978-1999)

6 Sep

14376414280355_997x0La_escopeta_naciona_14300anos_391_01_gr61fbe59f1640f9b40631c3107b16b442morosberlangaparis

Como Dennis Hopper en su rancho montando y remontando la que sería su película maldita, «The Last Movie», he aquí tras 4 meses la culminación de mi trilogía podcast nacional y austro-húngara perpetrada a medias con Álex Herrera, mérito suyo el conocimiento, demérito mío todo lo demás. Bromas aparte, mi obsesión por el proyecto en el que estaba y el difícil montaje de la parte 2 hizo que procrastinara un poco.

Y aquí tenemos el podcast final de temporada, en dónde se exalta la Trilogía nacional como una de las cumbres artísticas y sociales del director, y se cuenta como el sueño de más de 35 años de La Vaquilla se abre paso como película definitiva sobre la guerra incivil. Posteriormente se desgrana la última trilogía oficiosa, la más coral, fallera y felliniana, en donde visita el mundo de la empresa pírrica y con pretensiones en Moros y Cristianos, la Corrupción en Todos a la Cárcel, y el combate entre eros y tánatos en Paris-Tombuctú. Tenemos miedo.

Episodio III (por fin): Ir a descargar

En anteriores entregas:

Episodio I- Islas en la Red feat. Alex Herrera T01E06- Luis G Berlanga Vol 1 1948-1958 Ultimate Edition

Episodio II- Islas en la Red feat. Alex Herrera T01E09- Luis García Berlanga Vol II (1959-1974)

Islas en la Red feat. Alex Herrera T01E09- Luis García Berlanga Vol II (1959-1974)

13 May

hqdefault

Podcast en dónde se narra en alegre debate el providencial encuentro de Berlanga con Azcona y el productor Alfredo Matas que daría resultado a sus enormes Plácido y El Verdugo, tras tantearse en Se vende tranvía de Juan Esterlich. De cómo el éxito crítico pero polémico del Verdugo hace peligrar su carrera, dejándolo marcado y obligado a mirar hacia afuera del sistema español, dirigiendo las fabulas de La Fontaine, La Boutique/Las Pirañas, Vivan los Novios, elaborando el concepto para El Extraño Viaje de Fernán Gómez, y embarcándose en un viaje artístico suicida con la incomprendida Tamaño Natural.

Ir a descargar

 

Islas en la Red feat. Alex Herrera- Luis G Berlanga Vol 1 1948-1958 Ultimate Edition

24 Feb

e0bea5f50cbfcd260b278987ff355cc834559e6be5fa37c57529592fc2000c2c212e41da0eec788f212800b027fdb35aDe nuevo convocando al colaborador del podcast Islas en la red menos inmune a mis insistentes convocatorias, volvemos con el primer capítulo dedicado al que para mi es el genio indiscutible del cine español: Luis García Berlanga, el primero de lo que espero sea una trilogía austrohúngara.

Exploramos sus primeros pasos, su asociación con Juan Antonio Bardem y con Jose Luis Colinas, las primeras constantes de su cine, las brutales consecuencias de la censura que mutilaron al menos dos de sus cinco primeras películas (Mención especial para «Los jueves, milagro), su obra maestra Bienvenido Mr. Marshall, y su película más en solitario de su carrera Calabuch, un cuento capriano.

A pesar de los altos y bajos y el aprendizaje de esta etapa, la extraordinaria periodicidad de sus películas en estos años, seguida por sus dos primeras entregas con Azcona, nunca volverían a repetirse. Una película cada dos años, en un momento difícil de censura, escasez de medios, y una ola de cine patrio muy alejada de su universo personal.

Nos detemos justo en el momento previo a su crucial encuentro con Azcona.

Disfruten, desde la División Azul, hasta Calabuch, pasando por la escuela de cine, su tortuosa relación con su compañero Bardem, su primer éxito, su colaboración con Colinas, la censura, los problemas e inseguridades de los primeros rodajes. Esa Pareja Feliz, Bienvenido Mr Marshall, Novio a la vista, Los jueves, milagro y Calabuch.

Descarga/Streaming en Ivoox

Disponible en Spreaker

Disponible también en itunes

Sueño

18 Ene

Jerry-Lewis-+-Martin-Scorsese-The-King-of-Comedy«The King of Comedy» is my coming to terms with disappointment, disappointment with the fact that the reality is different from the dream.

(Mertin Scorsese)

El enigma de la última palabra no es la palabra, es el hombre que la pronuncia

19 Dic

0d07f6be3e119219eef7555ddda8f29e

Desconfianza
Tristeza de mis manos,
demasiado graves
para no abrir llagas,
demasiado ligeras
para dejar huella.
Tristeza de mi boca,
que dice tus mismas
palabras,
otras cosas entienden
y este es el modo
de la lejanía
más desesperada
(Antonia Pozzi)

El dibujante que hacía películas

23 Nov

OfzAJ Quotation-Terry-Gilliam-humor-Meetville-Quotes-170650 Samurai-Warrior-sketch_large drparh16

Terry Gilliam es aquello que Ridley Scott soñó con ser. Porque Ridley lo hizo una vez. Pero Gilliam lo hizo una y otra vez: crear universos. A tumba abierta aunque significara crearse una fama de ruina entre los productores.

Hoy es el cumple de Gilliam, alguien que empezó en el arte, la animación y el humor, formó parte de lo mejor del humor absurdo, Monty Python, y sin dejar de dibujar creó dibujos de celuloide con ojos que aún hoy son de niño.

Más quijote que Alonso Quijano, siguiendo la estela de otro apestado para el negocio de vender entradas, Orson Welles. La imaginación de Terry es febril prodigiosa e igual nos entrega perfección como en la distópica Brazil, como momentos de delirio y delicia, fellinianos en su imperfecto ensamblaje, como su Munchausen.

Pero Gilliam sigue siendo un hombre y su lápiz combatiendo el hecho de que la luz en movimiento que es el cine requiere de mucho más que imaginación y grafito, es luz cara, que se plaga de aspectos pragmáticos que estorban al soñador.

Soñar y vivir, a menudo nos convierten en benditas contradicciones.

Hoy los storyboards de Gilliam.

 

Martin

20 Nov

martin scorsese gun

Hace un par de días era el cumpleaños de Martin Scorsese, ese joven tan iconoclosta que rompe moldes gamberros con su última película. Con la energía intacta de un hooligan. Martin sobrevive. Su pasión sobrevive (en Infiltrados tuve serias dudas). Martin no es el Martin de «Toro Salvaje» pero es una versión de si muy superior a la media a que Hollywood nos tiene acostumbrados.

El hombre que estuvo a punto de entrar en el seminario, el cristiano que rodó una de las películas más perseguidas por el Vaticano, el hombre excesivo de jo qué noche, el oscuro e inquietante observador de la alienación de un taxista insomne.

Martin nos ha hecho un regalo, ha hecho un regalo al cine, y a falta de material original que postear, no se me ocurre nada mejor que esto:

Gracias.

«Malas Calles trató del sueño americano, según el cuál cada cual cree que se puede enriquecer rápidamente, y si no pueden por medios legales, lo harán por medios ilegales»

Robin Williams, el hombre de los ojos como estrellas fugaces

2 Sep

robin-williams-the-sad-clown

Este es un post que no me ha resultado fácil hacer, y en general ha quedado afectado y pomposo. Una pompa que no le va a Robin. Pero qué se le va a hacer si estoy perdiendo mi sentido del humor.

El caluroso día de su muerte, pensé en Foster Wallace y en cómo decía uno en ese momento elige entre el fuego del incendio que le abrasa y saltar al vacío. No desea uno saltar. Elije entre dos dolores.

Él tampoco está. Luego Cioran, que vivió tanto porque siempre podía matarse mañana, una postura muy Camus.

No vamos a ponernos más listillos, no vamos a desenterrar el cuerpo de Jean Amèry o a hablar de payasos tristes o juguetes rotos.

Comentar su papel en The Fisher king, película infravalorada, preciosa, llena de «verdad» de locura cuerda, de don quijotes y de qué es aquello de la joie de vivre, de si la imaginación o el amor o la amistad son aquello que nos permite no quedarnos a solas con nosotros mismos en demasiada mala compañía.

Y luego que he empeñado en recitar a Corso. Lo siento. Las canciones de Zelda, juego que amaba, y de Kinks, en sus variaciones, cuyos derechos no poseo, compensan un poco. sólo un poco.

Y no, no soy un ventajista. No era un gran fan del Robin que elegía papeles parecidos, registros repetidos. Pero hay ese puñadito. Y consigue que un anti Spielberg como yo se trague Hook. Un milagro digno del Grial.

Ir a descargar