Archivo | Cinismo y Prozak RSS feed for this section

La Plaga

10 Mar

“A medianoche, a veces, en el gran silencio de la ciudad desierta, en el momento de irse a la cama para un sueño demasiado corto, el doctor hacía girar el botón de su radio, y de los confines del mundo, a través de miles de kilómetros, voces desconocidas y fraternales procuraban torpemente decir su solidaridad, y la decían en efecto, pero demostrando al mismo tiempo la terrible impotencia en que se encuentra todo hombre para combatir realmente un dolor que no puede ver: “¡Orán! ¡Orán!” ”

(La Peste, Albert Camus)

La Fábrica

26 Feb

«La fábrica está en todas partes. Es la mañana, el tren, el coche, el paisaje destruido, la máquina, los jefes, la casa, los diarios, la familia, el sindicato, la calle, las compras, las imágenes, la paga, la televisión, el lenguaje, las vacaciones, la escuela, los trabajos caseros, el aburrimiento, la cárcel, el hospital, la noche. Es el tiempo y el espacio de la supervivencia cotidiana. Es la costumbre de los gestos repetidos, de las pasiones rechazadas y vividas por delegación, por imágenes interpuestas.»

(Vaneigem, De la huelga salvaje a la autogestión generalizada (1974))

Russian Doll

22 Nov

Es difícil hablar de una obra tan original, divertida, sorprendente y bien planeada como Russian Doll, cuya premisa puede recordar a Groundhog Day (Atrapado en el Tiempo) de Reitman y Bill Murray. Lyonne cita esta película como influencia, pero también películas remotas como No Exit, escrita por Sartre con la colaboración no acreditada en la dirección de Orson Welles, o All That Jazz, el ajuste de cuentas de Bob Fosse con la muerte y los remordimientos, con la vida y los errores, con las ocasiones perdidas. Lyonne concibe con Amy Pohler esta serie hasta el punto en que dirige con sorprendente aplomo su capítulo final.

Los personajes, más allá de que representan una cierta clase urbanita neoyorkina (bobos o bohemian bourgeus los llaman los alemanes en Berlín) son ricos y llenos de matices, no en vano, esa muerte recurrente que los persigue y los vuelve a colocar de reinicio en el mismo punto temporal, en la misma noche y mismo lugar, obra en ellos el milagro de sacarlos de sus rutinas, de su rueda de hámster, de sus lugares seguros, de sus certezas, de sus, en fin, miserias repetidas y mantenidas. Gotta Get Up the Harry Nilsson es un excelente leitmotive que se convierte en la campana de un combate de boxeo infinito.

Nadia, casi un acrónimo de Natasha, trabaja en el mundo del videojuego, y ese volver al punto de la partida guardada no puede ser coincidencia. En una serie con enormes diálogos y punch lines, quizá sobre todo en un segundo visionado, me he fijado en una dimensión existencial. Un poco más cínica y posmoderna que la película de Murray, un poco más alejada del espíritu de Capra y su Qué Bello es vivir, hay mucha hondura en medio de tanta diversión y absurdo. Nadia parece en ocasiones, como el personaje de “The Long Goodbye” Marlowe, preocupada sólo por encontrar a su gato. Pero siempre hay más bajo la superficie.

Porque el absurdo tiñe una situación imposible. En un mundo en que nadie ayuda a nadie, el viaje individual de Nadia se ve obligado no sólo a enfrentar a sus propios fantasmas, sino a romper el solipsismo y la soledad de una vida que experimenta sin significado, y con el hedonismo cansado y cínico de quién vive en el chiste de otro, en el sueño de otro, imposible de afrontar (“es mi mala actitud lo que me mantiene joven”. “No sé lo que estoy haciendo, me iba a ir a casa y tirarme a ese tipo, pero ahora me siento profundamente vacía”). Una conversación sobre un videojuego que es imposible de culminar con éxito, de ganar la partida, unas líneas que pueden pasar inadvertidas, cobran fundamento.

No desvelaré más. Sólo decir que estamos ante un nuevo clásico, con momentos sublimes de humor, con momentos tristes, con personajes ricos, con diálogos punzantes, con alguna selección musical enriquecedora, con, en suma, inteligencia, que entretiene y nos hace pensar, nos hace sentir que nunca es tarde para romper cualquier cadena, cualquier pasado, que podemos inventarnos de nuevo.

Porque de eso va Russian Doll. De los distintos yos que guardamos en esa muñeca rusa y que mueren cada día para mostrar una cara nueva y una nueva oportunidad de estar vivo de un modo diferente. Como dice Nadia en cierto momento “¡ jueves, vaya concepto!”.

L’Espoir

2 Feb

_80513020_025586483-1Žižek,_Tsipras,_Stone_on_Subversive_Festivalzizek-tsipras-660_0

“No aceptemos  toda esa retórica que dice que Syriza es un experimento peligroso: Es la voz de la razón, la moderación y el realismo. Los que pretenden llevar a cabo experimentos muy peligrosos son los que ocupan ahora el poder y ésa es la lección que nos ha dado la crisis financiera. Me acuerdo del último congreso de Nueva Democracia, de lo que sentí cuando oí que culpaban a Syriza de todo lo que sus enemigos están haciendo”.

“Ahí vimos la hipocresía europea en estado puro: La UE dio pleno apoyo a Nueva Democracia y al tiempo hablan de la corrupción como un problema griego. ¡Por favor, si nueva Democracia es la encarnación de lo que llamamos el clientelismo griego! Dices que estás contra la corrupción pero apoyas al partido que lleva en su seno esa corrupción.”

(Slavoj Zizek)

“Nuestra arma nuclear es que somos miembros de la eurozona. Nuestra desventaja por el hecho de no tener moneda se convierte al mismo tiempo en nuestra ventaja, porque estamos en la eurozona, y el euro es una cadena que ata entre sí a 17 países. Si se rompe un eslabón, se rompe la cadena del todo. Y esto sería como una bomba nuclear si un Gobierno tuviera las agallas necesarias, si negociara a nivel europeo para conseguir lo mejor para el pueblo. No hemos tenido nunca un gobierno que haya tratado de negociar los programas de recortes; nuestros Gobiernos sólo han intentado aplicar lo que se les ordenaba que hicieran, porque creían en eso que decía Thatcher: No hay alternativa. Y claro, si no hay alternativa no queda otro remedio que optar por la demolición, la recesión, nada que no sea perder la dignidad, perder la soberanía del pueblo, y eso es el desastre en el que hasta ahora cayó Grecia”.

“¿Cómo se produjo el milagro económico alemán después de la 2º G.M.? Hubo una cumbre internacional en Londres donde se decidió la cancelación de una parte muy importante de la deuda alemana, en torno al 60% y se aprobó una moratoria para el pago del resto, vinculando ese pago al crecimiento”.

“El día de las elecciones (anteriores)  fueron los votantes, fue el pueblo, quien nos dió la orden para llevar a cabo esa transformación (de coalición a partido), convertirnos en la principal fuerza política,, y tratar de unir a todas las izquierdas, y no sólo a las izquierdas.”

(Alexis Tsipras)

(El sur toma la palabra, de Zizek, Horvat, Tsipras)

 

Dos artículos de Zizek sobre Syriza:

2012

2015

Pienso que vuestros críticos os odian porque, en su interior, saben que tenéis el valor de ser libres y actuar como personas libres. Cuando se mira a los ojos, la gente comprende, al menos por un instante, que se le está ofreciendo su libertad. Estáis atreviéndoos a hacer lo que ellos sueñan hacer. En este instante, son libres. Son uno con vosotros. Pero solo es un momento. Vuelve el miedo y os odiarán otra vez, porque tienen miedo de su libertad.

 

Perdida de David Fincher: “Love is Evil” (Zizek)

11 Nov

2rMnmeK

“The one measure of true love is: you can insult the other”  (Slavoj Zizek)

Lo que llamamos creación es algún tipo de desequilibrio cósmico, es una catástrofe, las cosas existen por error, y sólo hay una forma de superarlo. Es asumir el error e ir hasta sus últimas consecuencias. Tenemos un nombre para ello. Es amor.

El amor para mí es un acto extraordinariamente violento. El amor no es “te amo en todo”. El amor es: elijo algo, y ahí está de nuevo el desequilibrio, incluso si ese algo es un pequeño detalle, en una frágil persona en particular: Yo digo “te amo más que cualquier otra cosa”. Es en ese sentido que el amor es “malvado”. (Zizek)

Ironía, sagacidad, profundidad crítica e intriga. Da miedo, desazón, hace pensar, juguetea, es romántica hasta cierto punto, es horrible, es enferma, es elegante.

Extremadamente difícil de describir sin destriparla, Perdida es junto a “El Club de la Lucha” mi película preferida de David Fincher. En Zodiac y La Red Social exhibe un estilo frío, que atraviesa ciertos pasajes de su filmografía. Pero sus últimas escaramuzas, como House of Cards o esta Gone Girl, combinan ese matiz con un refinamiento que revela pasión. Pasión implícita, no mostrada de forma masticada y evidente como en un Aaron Sorkin. Pasión vista entre líneas, y sagacidad para explicar más de lo que se ve en el primer plano.

Sería muy fácil referirse a Hitschcok (Vértigo, Crimen Perfecto, Frenesí, La Soga), otro frío/no tan frío autor de intriga. Ahí anda. Pero lo que en una sinopsis podría parecer un argumento de telefilm de antena 3 de domingo por la tarde (esposa perdida, familia aturdida y mal avenida, sospechas para todo el elenco, estilo CSI) en manos de Fincher es arte, es hermoso, es un mecanismo, es crítica, es buceo en el sueño americano (American Beauty), es juegos de espejos, es ironía, es prensa desatada y carnívora cual Nieves Herrero en los crímenes de Alcàsser.

La manera en que esta película te pone el cerebro del revés, y nos pone a todos en guardia contra lo cotidiano, lo aparentemente inofensivo, las noticias de las 20.00, las discusiones de pareja, los problemas de llegar a fin de mes, y convierte todo ello en algo novedoso, increíble, fabuloso, un cuento cruel de los Grimm, un retablo de inquietud, y al tiempo una reflexión sobre el amor, la rutina, el rencor, la opinión pública, la presión por triunfar, por contar una historia en prime time, por vencer, por vengar, por amar incondicionalmente: Es algo que me deja sin palabras

Y que es capaz de hermanar un “Bunny Lake is missing”, “Persiguiendo a Amy” (protagonizada por Affleck), el Neil Labute más afilado, Adios pequeña adios (dirigida por el mismo Affleck), Network un mundo implacable, la más negra comedia (una en concreto de los 80 que me tengo que callar), o Mad City de Costa Gavras. Los antecedentes son tan polifacéticos que desvelan la complejidad de una película de estructura y montaje perfectos.

Y cada palabra que digo de más pone en peligro la discreción que esta obra merece.

Tragedia y Farsa simultáneas

19 May

Emak-Cannes-31805e APTOPIX Ukraine

“Para Hutcheon, la parodia posibilita que un discurso sea ambiguo en cuanto a sus propias connotaciones ideológicas”

(Sasa Markus)

Libre

9 Abr

easyrider43

“Es difícil ser libre cuando te compran y te venden en el mercado…”