Archivo | Guerra de Guitarras RSS feed for this section

Bloc Party en Greenspace el jueves

25 Nov


La audiencia del greenspace estaba entregada de antemano, pero si algo me ha sorprendido de Bloc Party es que esperaba un grupo frío, distante y estático, y en cambio comparecieron derrochando simpatía, hablando al público en todo momento, sonriendo, bailando, y con un Kele saludando a los del final de la sala o saltando abajo para cantar con el público alrededor.
(Salvando quizá el guitarrista, algo distante).
Fue un concierto impecable desde el punto de vista de sonido (y eso que la sala greenspace no tiene buena fama con sus paredes de ladrillo, su tamaño de nave industrial, su techado de uralitas).
El batería parecía afentamínico, pero con un dominio total: Se multiplicaba, y ofrecía un show por si solo. Efectivo y efectista, carismático, solo por él vale la pena la entrada.
Abrieron con Song for Clay.
Tocaron Sunday, Flux y Hellicopter en los bises, con el público botando enloquecido en una fiebre hooliganesca de la que procuraba alejarme un tanto, protegiéndome con los codos.
Empezaron con tralla, tocaron Banquet al principio, también cayó (creo) Tulips.
Sin embargo el momento de la noche fue “Like Eating Glass”, coreada por todos.
Otros grandes momentos fueron Hunting for withches y The Prayer, que fueron bailadas con entusiasmo, y los momentos de paz de So here we are y I Still remember o This modern Love.
Lástima que se dejaran Secrets o Two more years.
Kele Okereke derrochó simpatía a pesar de su mala fama en ese sentido, y se produjo una perfecta comunión entre público y grupo, que acabó montando una segunda batería, ejecutada por el bajista.
Energía, intensidad, calidez, ternura y potencia, en un concierto poliédrico: muy bailable, muy rockero, muy sentimental.
Flux mejora en directo un ciento por ciento.
“It’s so cold, in this house…”
“Like drinking poison, like eating glass…”

Wintercase: Editors

20 Nov


Voy a empezar hablando de lo poco negativo del live de editors.
La palabra clave en Editors es intensidad, implicación, emoción. Y es muy difícil trasmitir al cien por cien durante una hora y veinte, a tumba abierta.
El segundo punto: es un tracklist muy potente, pero al que le falta quizás dos o tres canciones más de las que marcan la diferencia.
Dicho esto, el concierto fue una catarsis colectiva, con un cantante en forma que se deja la vida y la voz en agradar, y que acabó subido al piano, un buen guitarrista, y un batería muy bueno.
El bajista estaba en segundo plano, a oscuras y como apartado del resto.
La voz del cantante en directo es impresionante, suena más potente y menos artificial que en el disco. Una de las grandes voces del directo que he visto jamás, con un timbre mucho más parecido a Dave Gahan que en el disco.
Derrochó carisma, y empezó con platos fuertes, encadenando canciones, combinando piano y guitarra sin casi transición, dejándose la piel.
Una gran energía para todos los temazos que fueron desgranando uno por uno, sin ausencias (bueno, faltó la estupenda versión de Stereolab, pero esa no la tocan).
All sparks, bones, no faltó una.
Hacia el final, la complicidad total del público se resintió al tocar alguna canción un poco más floja, y el concierto estuvo a punto de entrar en una bajada demasiado pronunciada, pero supieron remontar y no dejaron que el asunto se viniera abajo: Tiraron mano de The Racing Rats.
El sonido era espectacular, Editors volvieron a conectar y a hacernos vibrar, les reclamamos más, y en los bises con Smokers outside the hospital doors se despidieron a lo grande.
No fue un directo perfecto pero estuvo a punto de serlo.

Single de la semana: Babyshambles- Delivery

16 Sep


Que Pete Doherty anda perdido en un planeta lejano, mugriento y tóxico, no quiere decir que no tenga ramalazos de genio.
Su próximo disco, me temo, va a ser muy acústico (“Last art of murder” así lo atestigua) pero se sigue sacando de la manga estribillos caóticos y melódicos de brillante y enérgico pop decadente.
Delivery supone un crossover entre The Kinks y su amigo de The Streets. Versos farfullados y estribillo marca de la casa, en una canción que sigue el patrón de Fuck Forever.
Barat sigue trabajando. Como solemos decir algunos, con medio disco de uno y medio de otro, tenemos de nuevo a The Libertines.

By, oh by, the way
Of an explanation
Cast adrift
Off the shores of Shotter’s Nation
I had a look in,
Cave my skull in like a prick
Oh now
What use am I to anyone?
Forlorn, frozen,
Beneath the summer
Don’t sing along
Or you’ll get what I’ve got, oh

Here comes a delivery
Straight from the heart of my misery
So, comes a delivery
Straight from the heart, to you.

Yeah you, now you, now you
You’ve finally left school
Oh what on earth
Do you intend to do?
See if you can,
Take the man, go round town
Where all your Skins, and Mod’s
You get together
Make pretend
It’s 1969 forever
Find a girl, have a drink,
Have a dance and play

The song that’ll deliver me
Straight from the harshness of misery
Cos this songs a delivery
Straight from the heart to you

Yes here comes a delivery
Straight from the heart of my misery
Oh that song that’ll deliver me
Straight from the heart, to you

So here comes a delivery
Straight from the heart of my misery
Here comes a delivery
Straight from the heart, to you

FRA: Ni Maximo Park ni Máximo Pork

28 Ago



Festival de Rock de Alaquás: Todo un clásico veraniego. Un festival de primera categoría, y gratuito. Allí vi uno de los mejores conciertos de mi vida (BRMC catárquicos) y, como se suele decir, acabé fino…
El cartel de este año es atrayente:

Viernes 31 de agosto:
The Charlatans
The Sounds
The Rakes

Sabado 01 de Septiembre:
Maximo Park
Mercury Rev
Heavy Trash (o lo que es lo mismo, John Spencer el de la Blues Explosion)

De todo esto lo que de verdad me hace ilusión es Charlatans y verle el culo a Maja Ivarsson de los Sounds. El sabado si la resaca me devasta, peligra…

Gracias a Dios que Alarte, el alcalde, esta dandolo todo para ser Secretario General del PSPV: Bendito clientelismo político. A mi me tiene medio comprado ya…

Single de la semana: Ian Brown- Illegal Attacks

21 Ago


Vuelve el Rey mono, en plena forma, con su particular “give peace a chance”. Acompañado por la calva irlandesa, y atronando potente un entramado de electrónicas letanías, canta las cuarenta, que no los cuarenta.
Como decía Lennon, mama I don’t wanto to be a soldier.

Illegal Attacks-Ian Brown

(Feat. Sinead O’connor)

So what the fuck is this UK
Gunnin’ with this US of A
In Iraq and Iran and in Afghanistan

Does not a day go by
Without the Israeli Air Force
Fail to drop it’s bombs from the sky?

How many mothers to cry?
How many sons have to die?
How many missions left to fly over Palestine?
‘Cause as a matter of facts
It’s a pact, it’s an act
These are illegal attacks
So bring the soldiers back
These are illegal attacks
It’s contracts for contacts
I’m singing concrete facts
So bring the soldiers back

What mean ya that you beat my people
What mean ya that you beat my people
And grind the faces of the poor

So tell me just how come were the Taliban
Sat burning incense in Texas
Roaming round in a Lexus
Sittin’ on six billion oil drums
Down with the Dow Jones, up on the Nasdaq
Pushed into the war zones

It’s a commercial crusade
‘Cause all the oil men get paid
And only so many soldiers come home
It’s a commando crusade
A military charade
And only so many soldiers come home

Soldiers, soldiers come home
Soldiers come home

Through all the blood and sweat
Nobody can forget
It ain’t the size of the dog in the fight
It’s the size of the fight in the dog on the day or the night
There’s no time to reflect
On the threat, the situation, the bark nor the bite
These are commercial crusades
‘Cos all the oil men get paid
These are commando crusades
Commando tactical rape
And from the streets of New York and Baghdad to Tehran and Tel Aviv
Bring forth the prophets of the Lord
From dirty bastards fillin’ pockets
With the profits of greed

These are commercial crusades
Commando tactical raids
Playin’ military charades to get paid

And who got the devils?
And who got the Lords?
Build yourself a mountain – Drink up in the fountain
Soldiers come home
Soldiers come home
Soldiers come home
Soldiers come home

What mean ya that you beat my people
What mean ya that you beat my people
And grind the faces of the poor

Main Offender

23 Jul


VIERNES

De camino para allá, con nuestros vicios inconfesables en el maletero, recorriendo la línea de asfalto hasta el infinito: Bocadillos olvidados en el alfeizar de la mañana, polvo a raudales en el campo de secano en dónde pasamos más tiempo del habitual.
Controles de la guardia Civil. Gora Fib. Unas caladas, unos sorbos apresurados a la lata fría y a que nos sellen la muñeca como ganado.
Comercio justo. Y un cojón.
Antony and The Johnsons es el peor concierto que he visto jamás. Los almohadones se vendían a esa hora en la Fib shop a 25 euros la unidad.
Who made who disfrazados de esqueletos sustituyen a Klaxons en el verde. Salen a ganarnos con garra, aunque falta repertorio. Klaxons posponen a la carpa luego, y se verán en malas condiciones. No me impresionan.
Rapture muy estáticos.
Tocan un montón de grupos que no me importan nada.
Salimos a “cenar” unos cubatas aprovechando que toca Kiko Veneno.
Ritual de lo habitual.
Mi petaca no se abre, pero hay otra de reserva.
No pasa nada.
No pasa nada.
Unas caladas.
Un poco de humo verde, vegetativo o marrón. Unas risas.
R., el hombre de las mil caras, se come un Kebab.
Paso de Dinosaur JR.
Paso de Wilco.
Y The Horrors. Lo mejor del viernes. Trogloditas con guitarras saltando desafinados pero energéticos, un derroche de desprecio hacia la propia seguridad y la del público. Intento de desmontar el escenario. Manual leído de Iggy y de Rotten.
Intentos de destrozar el escenario, entusiastas gritos, un organista sacado de un cuento de Lovecraft, bramidos, cardados, contorsiones. Parecían The Birthday Party.
Cervezas volando.
Me compro la camiseta de The Smiths con la portada de Terence Stamp del “How difference does it makes”.
23 minutos de Devo y a dormir. El gorro de devo valía 25 pavos. Y era de plástico, no de titanio.
Nos zampamos los muy necesarios bocadillos de tortilla olvidados en el “campamento base” a 30 km de Benicassim.

SÁBADO

Hoy no se nos olvidan los bocadillos ni de coña. Baño en la piscina. Nubes de Tormenta. Hablamos con un niño del pueblo, y le decimos que el rock lo inventó Jesucristo. Nos mira con cara de no entender nada. Yo tampoco.
Echamos unas carreras con él y le dejamos ganar. Casi nos lo llevamos al fib. Artic monkeys solo tienen 7 años más.
Astrud, por poco tiempo.
Nos regalaron un montón de condones que nunca utilizamos.
Vemos a Jamie T por fuera, pero toca la buena al principio y el interés decrece.
Callejeamos por los puestos sacacuartos. X. trabaja incansablemente en fabricar humo. Volutas para todos.
Albert Hammond lleva 3 guitarristas, y parece que no lleve ninguno. No sabe cantar y tocar a la vez. Nos vamos a tiempo, luego hay apagón de sonido.
Cenamos unos hielos sazonados con brebajes etílicos.
Nos saltamos mil grupos, comemos algo en el parkin.
!!! es una máquinaria de baile a prueba de bomba. Saltamos como posesos, y gritamos. Bailamos, aunque de modo errático. La gente se sube a los árboles.
Vemos Arctic Monkeys (chicuelos con tablas: Faltan canciones. Buenas impresiones), S. lo pasa en grande, y nos vamos a dormir, pero en la autopista nos llama S., y volvemos a recogerlo.

DOMINGO

Nos levantamos tarde. Me despido de mi abuela. No hay tiempo, así que pillamos fiambrera y pan para hacernos la cena luego. acompañamos a S. a la estación y nos vamos en coche.
Comemos en casa de P. Somos mucha gente, y nos reciben con hospitalidad.
Vamos pronto pero solo vemos el final de Pipettes, cosa que a mi me la pela.
Nos tumbamos en el césped. Hemos reservado energías, aunque el sábado iba en una nube y no era de lluvia ni de agua.
Un rato de Calexico, y nos vamos a cenar rápido. Demasiado pronto.
Empieza The Hives, y vemos un grupo contundente, con un frontman chulesco: “Somos la mejor banda que ha pasado por Benicassim” “Los grupos que vengan luego van a tener que trabajar duro…”
Y tiene razón: Un cantante entregado, incansable, orgulloso, macarra…
Saltamos y cantamos, y volvemos a saltar.
Kings of Leon suenan contundentes, afilados, hirientes, y tienen al público a favor. El concierto peca de ser un poco inmóvil, pero acaba con un gesto de rabia del cantante destrozando el micro contra el suelo.
Tenemos delante a una inglesa que está tan pasada que parece “La Cosa del Pantano” con guión de Alan Moore.
BRMC empieza con problemas: La batería está demasiado fuerte. Sin embargo se echan el resto a la espalda y empiezan a tocar sus mejores temas: Love Burns se salva del mal sonido, y a partir de No Easy Way out y Weapon of Choice todo va sobre ruedas. Cazadoras de cuero, y una sudadera con capucha a casi 30 grados. Una jam session de 10 minutos. Eligen no hacer un concierto fácil. Notable.
Muse: El aluvión de gente, nos sentamos destrozados en el césped y lo vemos comenzar en la pantalla. Muy melosos, mucho escenario luminoso, parafernalia, virtuosismo (menudo guitarra) pero más piano que guitarra, suenan como un muro de sonido, pero un muro cada vez más pastel.
Nos sumamos a la periferia de la multitud y disfrutamos del plug in baby, y otro bis, en un baño de masas.
Baño ilusorio: Nos vamos a dormir.

Agradecimientos: A Farxavi por hacerlo posible, aportar logística, clase y habilidades especiales de camuflage, autodopaje y defensa.

Estrellas invitadas:
Supersoulman, con quien boté en !!! y arctic Monkeys como si me fuera la vida en ello.
R., El hombre de las mil caras, que deberá bajarse ahora todos los grupos del cartel.
Ariete, que vivía en el pueblo de Atrapado en el tiempo y quemó motores para llegar a tiempo. Le debemos un plato de macarrones.
Arekesu, por su simple existencia.
P., por dejarnos pulular por su casa.
G., por currar en la barra con esa gorra de comunista.
Terry no cuenta de estrella invitada, porque cuando llegó el organizador a inspeccionar los terrenos por primera vez, él ya estaba allí.
A G. y a Terry como pareja de Cowboys: Videos de ellos subidos al toro mecánico.
Toro mecánico y Fib, conceptos que se van hermanando año a año.

Lp Destacado: Lunes Felices

4 Jul


Vuelven Happy Mondays. Y, lejos de tirar de carisma y revivalismo, vuelven en una forma brutal.
Quedaba la duda de en qué estado de forma se produciría la vuelta de Happy Mondays. Era una duda dolorosa, alimentada por la figura del niño monstruo envejecido, enfant terrible, Shaun Ryder, cuyos excesos hacían recelar una vuelta renqueante y comatosa, y la alargada sombra de un retorno que, admitámoslo, podía no ser creíble.
Teníamos una pista que daba esperanzas: La canción “playground superstar” que colaron en la banda sonora de la peli “Goal”. Y era un buen trallazo, medido, una bala recitada con métrica precisión.
Durante años de travesía dolorosa en el exilio de su propio mito, Ryder fue irregular con los a veces valiosos “Black Grape”, y menos entonado con su disco en solitario.
Qué versión encontrarnos era un reto: Y aquí tenemos un disco nada revivalista, que asume la personalidad happymondiana, y la actualiza, dotándo a su sonido de violenta actualidad, potencia, sabiduría, y precisión. Es un disco muy trabajado, sin fisuras, y que no causa sensación de retorno rancio con olor a alcanfor.
Es un disco en que se vampiriza lo justo a sus propios descendientes bastardos (Primal Scream, Prodigy) sin renunciar a esas raíces de mezcla electrónica y ecléctica (dub, madchester, hip hop chulero, actitud de suicida rockero) e incluso en experimentos sorprendentes (Cuntry Disco, Deviants) sablean con destreza las enseñanzas de geniecillos electrónicos como Beck (hoy en decadencia).
Pero cuando más brillan es cuando se ponen el traje de faena y hacen esos medios tiempos más escupidos que cantados, como letanías callejeras, oraciones repletas de sangre y asfalto (Jelly Bean, Dr Dick, Rats with wings).
Si no bailas con “Anti Warhole on the Dancefloor”, probalemente es que estás muerto.
Vuelve la poesía enferma, bailable, obsesiva y profundamente personal de un clásico.
Notable alto.