Archivo | Guerra de Guitarras RSS feed for this section

Lp Destacado: Lunes Felices

4 Jul


Vuelven Happy Mondays. Y, lejos de tirar de carisma y revivalismo, vuelven en una forma brutal.
Quedaba la duda de en qué estado de forma se produciría la vuelta de Happy Mondays. Era una duda dolorosa, alimentada por la figura del niño monstruo envejecido, enfant terrible, Shaun Ryder, cuyos excesos hacían recelar una vuelta renqueante y comatosa, y la alargada sombra de un retorno que, admitámoslo, podía no ser creíble.
Teníamos una pista que daba esperanzas: La canción “playground superstar” que colaron en la banda sonora de la peli “Goal”. Y era un buen trallazo, medido, una bala recitada con métrica precisión.
Durante años de travesía dolorosa en el exilio de su propio mito, Ryder fue irregular con los a veces valiosos “Black Grape”, y menos entonado con su disco en solitario.
Qué versión encontrarnos era un reto: Y aquí tenemos un disco nada revivalista, que asume la personalidad happymondiana, y la actualiza, dotándo a su sonido de violenta actualidad, potencia, sabiduría, y precisión. Es un disco muy trabajado, sin fisuras, y que no causa sensación de retorno rancio con olor a alcanfor.
Es un disco en que se vampiriza lo justo a sus propios descendientes bastardos (Primal Scream, Prodigy) sin renunciar a esas raíces de mezcla electrónica y ecléctica (dub, madchester, hip hop chulero, actitud de suicida rockero) e incluso en experimentos sorprendentes (Cuntry Disco, Deviants) sablean con destreza las enseñanzas de geniecillos electrónicos como Beck (hoy en decadencia).
Pero cuando más brillan es cuando se ponen el traje de faena y hacen esos medios tiempos más escupidos que cantados, como letanías callejeras, oraciones repletas de sangre y asfalto (Jelly Bean, Dr Dick, Rats with wings).
Si no bailas con “Anti Warhole on the Dancefloor”, probalemente es que estás muerto.
Vuelve la poesía enferma, bailable, obsesiva y profundamente personal de un clásico.
Notable alto.

Aquella sinfonía agridulce

26 Jun


Ha saltado la noticia de la reunión de The Verve.

Si es momento para ello, no lo sé. Ya es la segunda vez, y en aquel momento volvieron para consagrarse.

Hoy vuelven sin Simon Tong, fichado por Damon Albarn como chico para todo. No me lo esperaba, por la notoria fragilidad del talentoso Nick McCabe, y su probable fobia a las giras.

La megalomanía de Richard Ashcroft no puede, supongo, tener cabida en albumes mermados, melosos, blandos, y cada vez menos personales: Lo mejor de su debut en solitario provenía de descartes de las sesiones del Urban Hymns de The Verve.

Quiero verlos en directo. Necesito verlos. Puedo perderme con dolor de mi corazón a Ian Hunter y a The Cult en Valencia. El Summercase. Pero si hay gira verborreica, y a pesar de mi pobreza, allí estaré. Por poco que confíe. No es cuestión de fé sino de pura cita histórica.

Y en honor a esa historia rescato una reseña que viene al caso:

Urban Hymns:

A veces la punta del iceberg no nos deja ver nada más. A veces nos cegamos. A veces oyes una canción triste que dice que las drogas no funcionan, mientras la habitación da vueltas y estás intoxicado y con el corazón en un puño.
A veces Velvet morning es la canción con la que quieres despertar. Repetitiva, obsesiva, luces de la mañana hechas de espinos dorados.

A veces el éxito de una canción perfecta como bittersweet symphony hace que perdamos de vista inmensidades oceánicas hechas de sonido, aire tenúe y angustia. Es Rolling People golpeándote con su muro de sonido.
Es catching The Butterfly, una propuesta de persecución: Estás buscando algo entre los himnos urbanos y no sabes muy bien qué, hasta que en Lucky man te das cuenta frente al espejo que aquello que buscabas eras tú mismo.

A veces un disco trasciende su categoría puramente musical. Salmos para la suprevivencia en las ciudades, himnos urbanos.
No puedes quedarte solo con la supreficie del iceberg, o te hundirás.
Las luces de Neon parpadean en Neon Wilderness e indican una inmersión en las profundidades de la mente en Space and Time.

Weeping Willow parece un simple entretenimiento, pero…¿Has estado llorando? Se nota aunque intentes evitarlo, y hacia el final One day contiene una promesa y Come on pretende darte fuerzas para verla florecer.
Es un disco que no hay que juzgar con el cerebro. Es un disco que cala como la lluvia y que es más que la dulzura algo simple de sonnet, moderno canon pálido de amores tristes.

Si nos quedamos en el himno de la sinfonía agridulce, perdemos de vista la profundidad en las letras y la unidad de un album casi perfecto.
Y sin embargo, no es mi album preferido de The Verve. Aunque si el que significó más para mi.”

I wander lonely streets
Behind where the old Thames does flow
And in every face I meet
Reminds me of what I have run from

In every man, in every hand
In every kiss, you understand
That living is for other men
I hope you two will understand

I’ve got to tell you my tale
Of how I loved and how I failed
I hope you understand

I’ve got to tell you my tale
Of how I loved and how I failed
I hope you understand
These feelings should not be in the man

In every child, in every eye
In every sky, above my head
I hope that I know
So come with me in bed
Because it’s you and me, we’re history
There ain’t nothing left to say
When I will get you alone

Maybe we could find a room
Where we could see what we should do
Maybe you know it’s true
Living with me is like keeping a fool<

In every man, in every hand
In every kiss, you understand
That living is for other men
I hope you know that I am me so come on
I’m thinking about history
And I’m living for history
And I think you know about me
Cause I am

And one and one is two
But three is company
When you’re thinking about the things you do
And you’re thinking about the things you do
I want to tell you my tale
How I fell in love and jumped out on my bail
I hope you understand there’s more in a smile than in a hand
In every sky, in every kiss
There’s something that I might have missed

Why am I going to
A place that now belongs to you
But you were weak and so was I
Let’s pick it up, let’s even try
To live today, so why not smile
Don’t dream away your life ‘Cause it is mine
Is that a crime (repeat) this life is mine
The bed ain’t made but it’s filled full of hope
I’ve got a skin full of dope

Single de la semana: Smokers Outside The Hospital Doors

18 Jun


Editors es un grupo que ha sabido hacer algo tremendamente difícil. No morir de éxito y atraverse a crecer. Su primer disco, mimético de la ola revivalista de joy division, deudor de Interpol, era una obra prometedora y con garra, pero faltaba algo.
Faltaba corazón, faltaba personalidad. Tenían las canciones, esos singles diseñados para pegar fuerte, y sin embargo pecaban de algo bastante disculpable para un debut, una precipitada pasión por el éxito.
Peligraban, corriendo el riesgo de estancarse en la autocomplaciencia y el puro continuismo (peligro en el que parecen caer mis antaño admirados interpol perpetrando el peor single de su carrera, pero eso es otra historia).
En cambio, con una calma impresionante, Editors mutan su sonido en algo más etéreo, más difícil, un tour de force de emoción que debe mucho a The Church, Chameleons, Talk Talk o incluso el toque sombrío, espectral y enigmático de los primeros Doves, pero sabiendo encontrar su propio camino.
Estaban obligados a crecer y lo han hecho, estaban obligados a madurar o morir en un paróxismo de repeticiones y deja vus de la dinámica hype.
Les han acusado de ablandarse (incluso se ha citado a Coldplay. Yo no lo veo. Y yo me pregunto si existiría Chris Martin sin antes un Ian McCulloch y sus Bunnymen), pero tan solo han dotado a su sonido de profundidad.
Momentos personales dolorosos para varios miembros del grupo han permeabilizado en unas letras desoladas, dolorosas, pero luminosas, unidas a un sonido compacto. Es un disco un tanto melancólico, pero repleto de una fuerza increíble porque está hecho con las entrañas.
Y eso se nota.

Pull the blindfold down
So your eyes can’t see
Now run as fast as you can
Through this field of trees

Say goodbye to everyone
You have ever known
You are not gonna see them ever again

I can’t shake this feeling I’ve got
My dirty hands, have I been in the wars?
The saddest thing that I’d ever seen
Were smokers outside the hospital doors

Someone turn me around
Can I start this again?

How can we wear our smiles
With our mouths wide shut
‘Cause you stopped us from singin’

I can’t shake this feeling I’ve got
My dirty hands, have I been in the wars?
The saddest thing that I’d ever seen
Were smokers outside the hospital doors

Someone turn me around
Can I start this again?
Now someone turn us around
Can we start this again?

We’ve all been changed
From what we were
Our broken parts
Left smashed off the floor

I can’t believe you
If I can’t hear you
I can’t believe you
If I can’t hear you

We’ve all been changed
From what we were
Our broken parts
Smashed off the floor

We’ve all been changed
From what we were
Our broken parts
Smashed off the floor

Someone turn me around
(We’ve all been changed from what we were)
Can I start this again?
(Our broken parts smashed off the floor)
Now someone turn us around
(We’ve all been changed from what we were)
Can we start this again?
(Our broken parts smashed off the floor)

Blues and rock

8 Abr


El single de esta semana llega de la mano de un clásico como Nick Cave, más furioso y más lunático que nunca. “No pussy blues” es un blues-noise guarro gritado y mascullado con la delicadeza de un gorila en celo.
Es un puñetazo en nuestro hocico de un Cave que comanda una formación bestial, Grinderman, tomando para si la guitarra eléctrica, algo poco habitual en él.
El disco es solido, un tanto monocorde, uno de mis preferidos de lo que llevamos de 2007.
La bestia anda suelta y con ganas de gresca. Avisados quedan.

My face is finished
my body’s gone
and I can’t help but think
standin’ up here in all this applause
and gazin’ down at all the young and the beautiful
with their questioning eyes
that I must above all things love myself
that I must above all things love myself
that I must above all things love myself

I saw a girl in the crowd
I ran over I shouted out
I asked if I could take her out
but she said that she didn’t want to

I changed the sheets on my bed
I combed my hair across my head
I sucked in my gut and still she said
that she just didn’t want to

I read her (don’t know) and I read her Yeats
I tried my best to stay up late
I fixed the hinges on her gate
but still she just never wanted to

I bought her a dozen snow white doves
I did auditions(?) in rubber gloves
I called her honey bee, I called her love
but she just still didn’t want to
she just never wants to
Damn!

I sent her every type of flower
I played the guitar by the hour
I padded her revolted little (don’t know)
but still she just didn’t want to

I wrote a song with 100 lines
I picked a bunch of dandelions
I walked her through the trembling pines
but she just even then didn’t want to
she just never wants to

I thought I’d try another ‘tack
I’d drink a liter of cognac
I threw up down her back
but she just laughed and said she just didn’t want to

I thought I’d have another go
I called her my little ho
I felt like (don’t know) soul must feel when
she said that she just never wanted to
she just didn’t want to

I got the no pussy blues (rep.)

Seems I was wrong with the flowers…

Baby 81

5 Abr


¿A qué grupo vería en directo aunque tuviera que caminar por brasas ardiendo para conseguirlo?
BRMC en directo no son un grupo, son una jodida experiencia psicotrópica que afecta a la percepción de la realidad y dispara tus niveles de drogas endógenas.
Pero lo que me ronda la cabeza últimamente es intentar hablar de su disco Baby 81.
Y no tengo palabras.
Es una pasada. Es oscuridad, madurez, una exhalación de veneno que no te cura, sino que te deja enfermo de ruido. El ruido crece y crece en tu interior, por vía intravenosa. Es Venom jodiendo a Spiderman. Es cuando Venom gana y Spiderman es malvado. Es el puto desierto de Arizona y tu conduciendo colocado de speed. Es Jesus and mary chains violados en sus tumbas de mito. Es noise. Howl no fue un error, sino un disco de calma que precede a la tormenta.
Howl era Keith Richards esnifando las cenizas de Johnny Cash.
Baby 81 es una pregunta: Whatever happened to my rock and roll?
Si, han vuelto al punto de partida, al debut que los encumbró. Pero sabios y curtidos, con el baúl lleno de una profundidad opaca que antes no tenían. La diferencia es de matiz. Empezaron con Los discos de los hermanos Reid y de la Velvet en la maleta, y el manual de rocker autodestructivo en el bolsillo. Tenían cierto desparpajo que han perdido. Pero han ganado una contundecia y una seguridad que no tenían.
Ahora suenan más a si mismos, si eso es posible, y entregan un disco con tres canciones que quedaran entre lo mejor del año, un disco furioso, pero también sutil en la creación de climas guitarreros, tenebrosamente psicodélicos.
Los puntos álgidos, “Not What you Wanted”, “Berlin”, y “Weapon of Choice”. Este último mazazo en toda regla.
“Window” o la irónica “All you do is talk” son notables temazos.
Un disco con un gran nivel, cuyo único punto debil sería “666 conducer”.

Single de la Semana : El amor ha Muerto

12 Feb


Primer deliz musical en medio de mi retiro espiritual. Me temo que me es imposible morderme la lengua!
Decía Brett Anderson que una vez cada diez años le ha sido concedido el don de escribir una gran canción que, además, refleje como se siente en ese momento de su vida.
Hace diez años fue Trash.
Hoy es Love is Dead. Apabullante y sensacional melodrama orquestado. A veces una canción no es solo una canción, sino mucho más que eso.
No esperen un nuevo disco glorioso a lo Suede. El tono de este nuevo himno es más próximo a The Tears, al irregular (por ser generosos y decirlo con tacto) New Morning del último Suede.
Esta es una balada hermana de “A song for the Lovers” de Richard Ashcroft. Algo sencillo y hermoso, frágil y terrible, patético y romántico, un paso más allá de la ternura.
El resto del Lp (o lo poco que he oído de él hasta ahora, mejor dicho) parece que va a ser más gris, más crooner, más “descanso del guerrero”. Con letras muy personales y música tranquila (seguramente demasiado. Le falta un tremendismo Breliano en canciones como “Song for my father” o “Scorpio rising”. Algo de interpretación exagerada y sentida a lo Jarvis Cocker, o a lo Brett Anderson mismo, cuando los tiempos eran otros y Brian Ferry o David Bowie las referencias, y no Neil Diamond y Elthon John)
Aunque “Back to you” si incide en la melancolía desgarrada que impera en “Love is dead”.

Nothing ever goes right
Nothing really flows in my life
No one really cares if no one ever shares my care
People push by with fear in their eyes in my life

Love is dead, love is dead

The telephone rings, but no one ever thinks to speak to me
The traffic speeds by, but no one’s ever stopped too late
Intelligent friends don’t care in the end, believe me

Love is dead, love is dead

And plastic people with imaginary smiles
Exchanging secrets at the back of their minds
Plastic people
Plastic people

Nothing ever goes right
Nothing really flows in my life
No one really cares if this horror’s inside my head

People push by with fear in their eyes in my life

Love is dead, love is dead
Love is dead, love is dead
Love is dead, love is dead

And all the lies that you’ve given us
And all the things things that you said

And all the lies that you’ve given us…
Blow like wind in my head

Elogio del Grito

5 Feb


De ellos apenas hemos sabido por unos Eps. Este puede ser el año de su debut en largo. Son jóvenes, pero experimentados.
Definirlos es difícil. Suenan urgentes y furiosos. Transmiten angustia, ironía, y ferocidad. Pasan de gritar a lo Rammstein o a lo Korn, a canturrear melodías bonitas casi arcticmonkianas, en la misma canción.
Se llaman Enter Shikari y no son un grupo apto para todos los paladares. No suenan domesticados, y no visten el mismo traje que otros compañeros de generación. ¿Genero? no se. ¿Trash metal mod? ¿Industrial pop? ¿Post hardcore electrónica?
Tal vez les falte ese plus combativo para pasar de ser unos brillantes y lúcidos ruidistas (¿Los The Fall de la nueva generación? Está por ver, diferencias estilísticas aparte, que aún tienen que sacar algo más que 2 eps y 3 singles, y Markie Smith es prolífico de la leche.) a algo más importante (¿Porque todo el mundo copia a Gang of Four en su sonido pero no en sus mensajes? Incluso Radio 4 suenan comedidos. No es necesario ser panfletarios, pero si atrevidos y críticos)

Sorry You are not a Winner

Scratch Card Glory / Or Waist Low Pleasure?
Black Eyes Nose Bleeds / Don’t Look Back Now
My White Abode / Do you remember?
but it’s Such a Thrill to find out…
Sorry you’re not a Winner
With the air so cold / and a mind so bitter
What have you got to loose / but false intentions and a life so pretentious?
I sweat I ache.
Please try again, Insert your coin…

Single de la semana: Frank and Walters- Keep The Faith

2 Feb


No había oído este tipo de pop desde que mis llorados Lighting Seeds decidieron tirar la toalla.
Son The Frank and Walters, ese tipo de grupos veteranos que nunca acaban de triunfar porque no son carne de portadas, y porque hacen pop con gusto y dedicación…
Sobran las palabras…un auténtico Sleeper, como lo fueron Pulp en su día.

KEEP THE FAITH

Strolled down the avenues place with you

Strolled down the avenues place with you

That time I didn’t know the truth

That time I didn’t have a clue

You gotta keep the faith, love is on its way

You gotta keep the faith, love is on its way

You gotta keep it straight, you gotta keep it straight

You gotta keep the faith, love is on its way

The loving that you send will come back to you again

Everything you need is inside a golden sea

Strolled down the market place with you

Strolled down the market place with you

You gotta keep the faith, love is on its way

You gotta keep the faith, love is on its way

You gotta keep it straight, you gotta keep it straight

You gotta keep the faith, love is on its way

The loving that you send will come back to you again

Everything you need is inside a golden sea

Things could change in the blink of an eye

Things could change in the blink of an eye

Everything that was shattered inside

It could change in the blink of an eye

Things could change in the blink of an eye

Things could change in the blink of an eye

Every single thing you’ve been denied

It could change in the blink of an eye

You gotta keep the faith, love is on its way

You gotta keep the faith, love is on its way.

Towers of London

22 Ene


Llegó, ocurrió, y desapareció. Cuando empezó, me sorprendió, nunca había visto un movimiento con un potencial tan tremendo desarrollarse tan rápidamente. Todos los jóvenes hacían algo, creían en esa idea. Lo sentían y lo expresaban en su forma de vestir, la misma historia de siempre, y en su música, como siempre. Y escupieron y dijeron “joder” en televisión. ¿Y luego qué?
Nada.

(Don Letts, director de la película Original Punks)

En algún momento de la función se sustituyó la furia de Sex Pistols por las lentejuelas de Sigue Sigue Sputnick.
La mugre por el maquillaje.
Los gritos nihilistas por el “demasiado joven para enamorarme” de Motley Crue.
Tan solo la pose rockista, exageradamente arrogante, y el estilo de vida de Rockstar resistía, menos mugre y furia y más Don Perignon.
He de decir que ambos paisajes me parecen interesantes y valiosos. Significativos, y cruciales.
Uno por su agresiva concepción de la provocación. Por su inconformismo con la realidad.
El otro momento histórico-musical por su rock lúdico y escapista, su pose de gran estrella con Rimmel en los ojos, su conversión de la gran cohorte punk en sodoma en versión rockista, y su sintomática adaptación al sistema, fagocitados como los juguetes pop que se llevan una temporada. Ese paradigma de estrella que triunfa con un single y se compra una mansión en Malibú. Ese vergonzoso Live Aid.
Towers of London plagian sin miramientos a los Pistols, pero pertenecen a esa categoría de músicos que son pura pose, músicos con contratos publicitarios de Maxfactor, con su laca, sus directos divertidos, sus mensajes vacuos. Un grupo que lejos del “No Future” quieren convertirse en los nuevos Guns and Roses, sin reflexionar en la inquietante figura de un Axl Rose que no desentona ya como personaje del “Fantasma del Paraíso” de De Palma.
Cuando De Palma era De Palma.
No importa. Son divertidos.

Single de la semana: I Still Remember

14 Ene

Bloc Party ha sacado un disco importante este año. Algunas de las letras me encantan.
Pero se han equivocado con el single europeo, “The Prayer” esta bien pero le falta gancho de cara al público. Tal vez por eso “I Still Remember” sale como single americano. Les dejo con el clip, y con un Kele Okereke que según se dice ha salido del armario hace nada. Dentro de poco podríamos verlo tocando en “Queer as Folk”.

still remember

How you looked that afternoon

There was only you

You said “it’s just like a full moon”

Blood beats faster in our veins

We left our trousers by the canal

And our fingers, they almost touched

You should have asked me for it

I would have been brave

You should have asked me for it

How could I say no?

And our love could have soared

Over playgrounds and rooftops

Every park bench screams your name

I kept your tie

I’ve gone wherever you wanted

(I still remember)

And on that teachers’ training day

We wrote our names on every train

Laughed at the people off to work

So monochrome and so lukewarm

And I can see our days are becoming nights

I could feel your heartbeat across the grass

We should have run

I would go with you anywhere

I should have kissed you by the water

You should have asked me for it

And our love could have soared

I would let you if you asked me