Archivo | Willy Fogg in troubles RSS feed for this section

Vagabundo

15 Jul

Vagabundo

En ninguna
parte
de la tierra
me puedo
arraigar

A cada
nuevo
clima
que encuentro
descubro
desfalleciente
que
una vez
ya le estuve
habituado

Y me separo siempre
extranjero

Naciendo
tornado de épocas demasiado
vividas

Gozar un solo
minuto de vida
inicial

Busco un
país inocente

(Ungaretti)

Davide Dagostini

Nómada

22 May

Con la maleta siempre hecha, con paradas en Atenas, Camden, Lisboa, durmiendo en aeropuertos, pasillos, bed and breakfast, con proyectos de podcast, relatos, reportajes, artículos pendientes, listo para el siguiente salto de fe, sin planes ni mapas para un territorio de corporaciones de espíritu Sillicon Valley pero planificación soviética, en pisos de la compañía sin agua caliente, rechazando ofertas para proyectos robotizantes de economía uberizada, en un escenario cyberpunk de cartón piedra. No es ideal para pensar y escribir y compartir en el blog apuntes al natural.

Es la vida. Aunque debe haber algo más.

El Turista contra el viajero

10 Sep

huxDamos a tales personas el nombre de viajeros porque no
se quedan en sus casas. Pero no son genuinos viajeros; es decir,
viajeros natos. Y es que viajan, no por atender al viaje sino a los
convencionalismos; salen de sus hogares alimentados de fábulas
y fantásticas esperanzas para regresar a ellos, tanto si lo confiesan
como si no, desilusionados. Como su interés en lo real y
actual es insuficientemente vívido, se aferran a la mitología, y
los hechos, por muy curiosos, por muy bellos y variados que
sean, les resultan una desilusión. Es tan sólo la compañía de sus
camaradas de turismo –con quienes conspiran de vez en cuando
para formar un pequeño oasis hogareño en la selva extranjera–
aunada con la consciencia de haber realizado un deber
social, lo que les mantiene incluso moderadamente alegres al
afrontar los deprimentes hechos que el viaje comporta.

El ejemplar de viajero legítimo, por otra parte, se siente
tan interesado por las cosas reales que no encuentra necesario
creer en fábulas. Es insaciablemente curioso, amante de lo
desacostumbrado en atención a su misma falta de familiaridad;
le complace toda manifestación de la belleza. Sería absurdo,
naturalmente, afirmar que nunca se aburre pues resulta prácticamente
imposible el viajar sin aburrirse a veces. Para el turista
una buena parte de casi todos los días queda necesariamente
vacía. Ya para comenzar, gran parte del tiempo ha de gastarse
en el mero ir y venir de un lugar a otro y luego, cuando se han
visto las curiosidades, el observador se encuentra físicamente
extenuado y sin nada de particular que hacer. En el hogar, entre
las ocupaciones habituales de uno, no hay forma de aburrirse.
El ennui, el aburrimiento, es esencialmente una sensación de
los tiempos de ocio. ¿Es que no viene a ser la enfermedad crónica
de los desocupados? A esta misma razón se debe el que el
verdadero viajero ejemplar encuentre que el aburrimiento es
más agradable que penoso, pues es el símbolo de su libertad,
de su excesiva libertad. Acepta su hastío cuando este surge, no
meramente de un modo filosófico, sino casi con agrado.

(Aldous Huxley)

Itaca

19 Jul

10897101_1270638033051685_7828625550926849717_n

No sé lo que pensaré dentro de un mes, tal vez insatisfecho como siempre, o fracasado.

Pero hoy ultimo un viaje, que espero también interior. Me he despedido de mi trabajo. He dicho adiós a mi familia y a mis amigos. Dentro de dos semanas viviré en otro país, buscaré otros amigos, caminaré por otras calles, veré con otros ojos.

No espero nada. Es una buena oportunidad laboral para apenas medio año, una beca en Bruselas. Nada espero sino lo diferente, nada idealizo sino el reto.

He roto con una rutina que amenazaba arruinar mi espíritu, con un trabajo que no me gustaba, con una inercia que me embutía.

He roto con el miedo de no atreverme a hacer las cosas, y con la creencia de que no puedo hacerlas.

Puedo hacerlas. Cumplir con pequeños menesteres diplomáticos, tal vez con los divertidos y disparatados personajes de Waugh en la cabeza, viviendo en la capital de la esclerotizada Unión. Viviendo y pensando  el final del proyecto europeo, en la capital europea.

Ando diciendo que quiero irme ligero de equipaje. No será tanto, pero esa es mi intención. No creo que las huidas de las propias vidas resulten, nuestra vida viaja con nosotros, pero esta vez no se trata de huir, por una vez, es un viaje, para el cual me he estado preparando desde hace tanto.

Me voy.

“Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas”.

(Kavafis, poeta GRIEGO)

¿Por qué un blog? ¿Por qué este blog? (Parte I) A Sentimental Journey

3 Ago

kevincostner

Entrada de blog un poco experimental tras días caóticos de mucho altibajo, viajes, pensamientos, y agotamientos nerviosos.

Primero:

Dar las gracias a tres personas. Mi viaje a Madrid no logró sus propósitos laborales pero fuí compensado con creces.

Conocer a Lutxo (Sus Guasíbilis e Intershitty 2073 eran blogs de los de no perderse nunca) fue entrañable y muy satisfactorio personalmente. Fue un cicerone y un anfitrión de lujo, lo pasé genial, entre cenas, conversaciones en las que hablé demasiado como siempre, congenié con sus estupendos amigos (ojo a la gente de 12 pulgadas) muchos periodistas de los que estaría orgulloso el Camus del Combat; y en general me encontré cómodo y contento de poder ver por fin a un amigo y bailar a ritmo de Del Shannon en La Vía Láctea!

Sigo escribiendo mi diario de viaje, mezclado con imágenes de Polonia de hace dos meses y de Ciudad Real de hace dos días. Teniendo en cuenta que no dí por acabado el diario de viaje que comenzó en albores de otoño por Pamplona, no esperen detalles pronto.

Hablé de Cuba, Colombia, y Libia con gente con información de primera mano, amigos recién conocidos, o desconocidos encontrados en la calle, y en general, me encontré siendo un viajero más abierto y considerado que otras veces.

Otra persona a quién debo mucho es Alex Herrera, como no, que me pasó informes y consejos muy fidedignos de su ciudad natal, a pesar de estar felizmente ocupado, con el cariño y el detalle que le caracteriza. Cené demasiado opíparamente en “Amor de madre” en honor suyo, y me moví callejeando, que es como se descubre el alma de una ciudad, con más de una anotación suya en mente. Gracias.

Por último, en este mundo virtual intermitente que voy a pasar a evocar como un “pureta” o un Abe Simpson más, uno confunde y se desmemoria demasiado. Gracias a Miss Ice que estoy seguro que si no la hubiera desubicado geográficamente, habría sido una presencia tan amistosa como las citadas.

Segundo:

Introducir mutaciones genéticas propias del Dr. Moreau, tal vez fatales al blog para insuflarle el alma que le falta.

Hiatos que a veces parecen definitivos, autopsias de blogs ajenos que se muestran como seriales criminales en busca de autores perdidos. Islas en la red que se hunden bajo las aguas. Mi homenaje a los que siguen en pie. Porque creo necesario un apunte del natural que no se sepulte entre avalanchas.

El blog personal tal como era hace diez años ha languidecido, sustituido por los pantallazos luminosos e instantáneos de un Instagram o un Tumblr, en lo que se refiere a rostros, carteles, artes, vídeos. O por el blog hiperespecializado.

Las redes sociales, y en esto se engrandece a mis ojos la película de Fincher, se muestran de doble filo, y se impone la tiranía del momento, de la velocidad, del cotilleo sin interacción, de un panóptico global en que todos somos observadores y observados, del chat instantáneo, del reblogueo (mea culpa soy el primero) y no siempre de la creación. Algo a lo que escapa por ejemplo el literario y prolijo estilo del compañero Emilio de El espejo de los Sueños.

Algo de pudor también le entró a este blog, un pudor del que es consciente que sólo sabe que no sabe nada: El atrevimiento juvenil, el humor gamberro, ya quedaban desdibujados, y un temor a entrar en el terreno sesudo y terriblemente liviano, aburrido y tendencioso, de los todólogos, una versión del rincón de los oradores en el parque de Londres. O peor, de tertulia televisiva. Y sin embargo el mundo no se puede dividir en “me gusta” o no le doy a “me gusta”. En retwiteos febriles. Quiero a este blog porque es un sí y es un no.

Hablo del ego del bloguero, pero también del blog como una habitación con vistas, o una sala de recreo.

Hoy reina mayor difusión, mayor velocidad, microinfinitesimal. Pero no necesariamente mayor intercambio, ni mayor reflexión, las palabras se vuelven haikus que desaparecen por el precipicio de un tiempo que se achica. La velocidad se convierte en Ruido, y en medio del rugir de un millón de voces, es la voz lo que se ha perdido.

De ahí este experimento.

http://www.ivoox.com/blogopedia-1_md_3372710_1.mp3″

Para la creación de este audio se ha usado la canción Creative Commons de The Lights Galaxia – “While She Sleeps (Morning Edit)”  del Freemusicarchive. Que también tiene ironía que meta todos los youtube pop rock del mundo pero luego haga esto. Había otra que molaba más pero era rockera y no se me oía.

Diario de Viaje

12 Dic


Milán es dolor. Mis oidos sucumben a la presión del vuelo. Una fea ciudad fabril. Nada digno de verse. Carteles de la liga norte. Dormimos en un barrio obrero. Pintadas fascistas. Noticias de obreros muertos.
Odio la pizza, pero le doy una oportunidad a una sin queso fundido. Oportunidad perdida. Voy a pasar hambre en este país.
Observo por primera y no por última vez lo diferente que es la gente aquí. Hermética, seria, inescrutable. Tal vez el sur sea diferente. Curiosamente me identifico más con extranjeros, inmigrantes, que forman parte también del tejido social de mi barrio. Lo diferente es lo único familiar. Europa a fin de cuentas es solo una palabra para resumir una hermandad fundada en las trincheras y en los cadáveres. Somos hermanos de sangre.

Florencia sería una ciudad magnífica, pero su gente se toma muy en serio a si misma. ¿Hay algún florentino amable? El turismo ha arruinado el carácter de esta gente.
La vemos desde lo alto, entre turistas japoneses, y parece una postal irreal, una pintura absurda y bella.
Ni siquiera me molesto en comer, he desayunado fuerte. Hay pistolas, lanzas y estatuas. Risas en el museo. Risas auténticas. El mejor arte es el de pasarlo bien. Aquí eso no parece calar. Incluso el fútbol es analizado y diseccionado hasta que pierde el sentido.
Tienen una televisión incluso peor que la nuestra: Solo hay astracanadas, caras, caras, caras bellas sin contenido. No hay alma.
Florencia es un largo viaje en carretera con el amigo reencontrado, el amigo ausente y añorado, con The man who sold the world de fondo, y un cartel luminoso que pone “The End” en una fábrica, en la linde de una carretera o autopista estropeada.
Solo por ese momento vale la pena recorrer mil kilómetros.

Venecia es un halo de niebla, de canales, de callejas, de recovecos. Es temporada baja, y estamos libres de mareas humanas, casi a nuestro aire…Se nos come la humedad, pero conseguimos mantenernos en forma armando un circo en gondola…Sigo sufriendo con las comidas, no me gusta ni el pan, me parece duro. Las ensaladas cuestan doce euros.
Fumarse un habano en la plaza de San Marcos. El cielo parece haberse hecho pedazos y roto en un atardecer neblinoso y oscuro.

Bolonia es un descanso, una plaza segura, llamadas de atención en el hotel, desayunos opíparos, ritos de colegueo, sonrisas arrebatadas al cansancio. Lanzo un calzone de nutella por la ventana.

Pisa es por fin una plaza de buena y económica gastronomía, pasta, pero no únicamente pasta. Un poco de variedad en un mar de uniformidad. Usualmente como pasta dos veces al mes, como mucho. Aquí uno puede elegir, algo casi inaudito en el resto de ciudades.
Pisa es hermosa, pero esta mal iluminada de noche (anochece a eso de las cuatro).
Ni los supermercados parecen tener alimentos suficientes, o ya puestos razonables. La noche comienza pronto, y se te come el día y el alma, la energía y la luz de los ojos.
El coche lleva el parachoques suelto, y paramos a arreglarlo bajo la lluvia, congelados, tiritando, como marinos maniobrando con cuerdas, atando cabos, llevando el barco a buen puerto, luchando contra el temporal.

Rimini es solo mar, salitre, fin del camino, horizonte, compás de espera, horas perdidas, aeropuertos, sillas incómodas, despedidas complices, deseo de volver a un hogar tal vez ilusorio pero al menos familiar.
Volví de Portugal hermanado con aquel pueblo.
He vuelto de Italia sin empatizar lo más mínimo, pensando que Europa no existe. Solo somos una unión de miserias y pasados supuestamente gloriosos, guerras comunes, conglomerados económicos, precios unificados, y similares tragedias y preocupaciones, desigualdades, y precariedades.
Al final Italia es el reencuentro con alguien importante para mi y la experiencia compartida.

Todos dicen I love You

1 Dic


“Un billete”, diré. Preguntarán para dónde.
“Para un lugar que yo inventé,
y que tal vez no existe. Para mirarme en un espejo
que reflejó mi vida cuando no estaba yo
y al que me acerco ahora,
cuando no puede devolver mi imagen.”

Y entenderán por qué lo digo.
(José Hierro, Viaje a Italia)
Me voy una semana a Italia.
Por razones obvias, Micronesia se toma vacaciones.
Aprovecho para felicitar a Woody Allen, que es su cumple…
Aunque sea a través de un género tan absurdo como el musical.