Archivo | Informes para la Academia RSS feed for this section

Está usted obligado a estar asustado

3 Mar

“Pareciera que, habiendo agotado el terrorismo como causa de las medidas excepcionales, la invención de una epidemia puede ofrecer el pretexto ideal para extenderlas más allá de todos sus límites” (Agamben, citado por Villacañas)

La Fábrica

26 Feb

«La fábrica está en todas partes. Es la mañana, el tren, el coche, el paisaje destruido, la máquina, los jefes, la casa, los diarios, la familia, el sindicato, la calle, las compras, las imágenes, la paga, la televisión, el lenguaje, las vacaciones, la escuela, los trabajos caseros, el aburrimiento, la cárcel, el hospital, la noche. Es el tiempo y el espacio de la supervivencia cotidiana. Es la costumbre de los gestos repetidos, de las pasiones rechazadas y vividas por delegación, por imágenes interpuestas.»

(Vaneigem, De la huelga salvaje a la autogestión generalizada (1974))

Yo, microsiervo: precaridad en la pesadilla de Orwell

13 Ene

Ilustración de R. Kikuo Johnson para The New Yorker

Artículo publicado originalmente en la Revista 12 Pulgadas, que relata algunas de mis peripecias vitales de los últimos años, y una visión desde dentro de la obsolescencia programada de los trabajadores en esta nueva revolución industrial.

Durante unos años, un servidor se convirtió en nómada, temporero, mercenario y exiliado económico. Años de crisis y paro me llevaron a entrevistas de trabajo por Skype, envíos masivos de CV cual spam, entrevistas en ciudades extranjeras precedidas por noches en asépticos hoteles clónicos y esperas de trasbordos. Lo que descubrí después es que los trabajos que podía conseguir, especialmente los del Valle del Silicio deslocalizados, no hacían más que contribuir a hacer del mundo un lugar peor.”

Pueden continuar leyendo aquí

Como decía Jeremy Rifkin en “El fin del Trabajo”, de 1995:

Las tecnologías de la información y las comunicaciones y las fuerzas del mercado están rápidamente polarizando la población mundial en dos frentes irreconciliables y potencialmente contrarios: una nueva élite cosmopolita de «analistas simbólicos» que controla las tecnologías y las fuerzas de producción y el creciente grupo de trabajadores despedidos, con poca esperanza y menores perspectivas de encontrar trabajos significativos en la nueva economía global basada en las altas tecnologías.

 

Mis pensamientos…

20 Dic

“En las últimas décadas, algo le sucedió al sueño americano. Si algo no gana dinero, nadie está interesado. Todo está a la venta. Las emociones se venden. El sexo se vende. Todo es sexo Mis emociones no están a la venta. Mis pensamientos no se pueden comprar. Son míos..”

 

(Cassavetes)

Mary Sarton

27 Nov

"Durante mucho tiempo, cada reunión con otro ser humano ha sido 
una colisión. 

Siento demasiado, siento demasiado, estoy agotada por las 
reverberaciones después de incluso la conversación más simple. 
Pero la colisión profunda es y ha sido con mi "yo" 
no regenerado, atormentado y atormentador. 
He escrito cada poema, cada novela, con el mismo propósito: 
descubrir lo que pienso, saber dónde estoy."

[...]

"Mi necesidad de estar sola se equilibra con mi miedo a lo que 
sucederá cuando de repente entre en el enorme silencio vacío 
si no puedo encontrar apoyo allí. 
Subo al cielo y bajo al infierno en una hora, y vivo solo 
imponiéndome rutinas inexorables."

"El valor de la soledad, uno de sus valores, es, por supuesto, 
que no hay nada para amortiguar los ataques internos, 
al igual que no hay nada que ayude a equilibrarse en momentos 
de estrés o depresión particulares. 
Unos pocos momentos de conversación desganada ... pueden calmar 
una tormenta interna. Pero la tormenta, por dolorosa que sea, 
podría haber contenido algo de verdad. 
Entonces, a veces uno simplemente tiene que soportar 
un período de depresión por lo que puede sostener de la 
iluminación si puede vivir a través de ella, atento a lo 
que expone o exige."


"Las razones de la depresión no son tan interesantes como 
la forma en que uno la maneja, simplemente para mantenerse 
con vida."

"Gran parte de mi vida aquí es precaria. No siempre puedo creer 
incluso en mi trabajo. Pero he llegado en estos últimos días a 
sentir nuevamente la validez de mi lucha aquí, que es 
significativa independientemente de si alguna vez he 
"tenido éxito" como escritora o no, y que incluso sus fracasos, 
crisis nerviosas, fallas debido a un temperamento difícil, 
pueden ser significativos.

Es una época en la que cada vez más seres humanos se ven 
atrapados en vidas donde cada vez menos decisiones internas 
se pueden tomar, donde existen cada vez menos opciones 
reales. 

El hecho de que una mujer soltera de mediana edad, sin ningún 
vestigio de familia, viva en esta casa en una aldea silenciosa 
y sea responsable solo de su propia alma significa algo. 
El hecho de que ella sea escritora y pueda decir dónde está y 
cómo es la peregrinación hacia su interior puede ser 
reconfortante. 
Es reconfortante saber que hay fareros en islas rocosas 
a lo largo de la costa. 

A veces, cuando he salido a caminar al anochecer y veo que mi 
casa está iluminada, tan viva, siento que mi presencia aquí 
vale todo el infierno."

(Mary Sarton)

Visto en Brainy Picks

Russian Doll

22 Nov

Es difícil hablar de una obra tan original, divertida, sorprendente y bien planeada como Russian Doll, cuya premisa puede recordar a Groundhog Day (Atrapado en el Tiempo) de Reitman y Bill Murray. Lyonne cita esta película como influencia, pero también películas remotas como No Exit, escrita por Sartre con la colaboración no acreditada en la dirección de Orson Welles, o All That Jazz, el ajuste de cuentas de Bob Fosse con la muerte y los remordimientos, con la vida y los errores, con las ocasiones perdidas. Lyonne concibe con Amy Pohler esta serie hasta el punto en que dirige con sorprendente aplomo su capítulo final.

Los personajes, más allá de que representan una cierta clase urbanita neoyorkina (bobos o bohemian bourgeus los llaman los alemanes en Berlín) son ricos y llenos de matices, no en vano, esa muerte recurrente que los persigue y los vuelve a colocar de reinicio en el mismo punto temporal, en la misma noche y mismo lugar, obra en ellos el milagro de sacarlos de sus rutinas, de su rueda de hámster, de sus lugares seguros, de sus certezas, de sus, en fin, miserias repetidas y mantenidas. Gotta Get Up the Harry Nilsson es un excelente leitmotive que se convierte en la campana de un combate de boxeo infinito.

Nadia, casi un acrónimo de Natasha, trabaja en el mundo del videojuego, y ese volver al punto de la partida guardada no puede ser coincidencia. En una serie con enormes diálogos y punch lines, quizá sobre todo en un segundo visionado, me he fijado en una dimensión existencial. Un poco más cínica y posmoderna que la película de Murray, un poco más alejada del espíritu de Capra y su Qué Bello es vivir, hay mucha hondura en medio de tanta diversión y absurdo. Nadia parece en ocasiones, como el personaje de “The Long Goodbye” Marlowe, preocupada sólo por encontrar a su gato. Pero siempre hay más bajo la superficie.

Porque el absurdo tiñe una situación imposible. En un mundo en que nadie ayuda a nadie, el viaje individual de Nadia se ve obligado no sólo a enfrentar a sus propios fantasmas, sino a romper el solipsismo y la soledad de una vida que experimenta sin significado, y con el hedonismo cansado y cínico de quién vive en el chiste de otro, en el sueño de otro, imposible de afrontar (“es mi mala actitud lo que me mantiene joven”. “No sé lo que estoy haciendo, me iba a ir a casa y tirarme a ese tipo, pero ahora me siento profundamente vacía”). Una conversación sobre un videojuego que es imposible de culminar con éxito, de ganar la partida, unas líneas que pueden pasar inadvertidas, cobran fundamento.

No desvelaré más. Sólo decir que estamos ante un nuevo clásico, con momentos sublimes de humor, con momentos tristes, con personajes ricos, con diálogos punzantes, con alguna selección musical enriquecedora, con, en suma, inteligencia, que entretiene y nos hace pensar, nos hace sentir que nunca es tarde para romper cualquier cadena, cualquier pasado, que podemos inventarnos de nuevo.

Porque de eso va Russian Doll. De los distintos yos que guardamos en esa muñeca rusa y que mueren cada día para mostrar una cara nueva y una nueva oportunidad de estar vivo de un modo diferente. Como dice Nadia en cierto momento “¡ jueves, vaya concepto!”.

Aldous

22 May