Archivo | Sanda Bullock is Dead RSS feed for this section

Food For Thought: La web cultural Canino y el Pocast/Blog Redrum Blues

18 Sep


vintage_internet_by_mrxpk-d6tb14a

73f2077acb236616fceb96555a34a244

Traigo a mi mundo conmigo, y parte de ese mundo sois los demás.

Me gusta leer y escuchar a los demás, casi podría decir que escribo menos, hablo cada vez menos, y leo y escucho más, porque el narcisismo y la necesidad de epatar y sorprender juveniles han remitido, no el idealismo y las ansias de contar.

Pienso esto mientras me apego a una rutina prosaica, terrenal, de regateo en los portales y tenderetes belgas con fruta. No hay nada de romanticismo en caminar por las calles en donde Verlaine y Rimbaud casi se matan el uno al otro. La verdadera provocación hubiera consistido en amar.

Traigo mi mundo conmigo, y es una gran compañía. Dentro del mismo, hay un renovado interés por los podcast y los blogs, la cultura pop en general (sin la distancia clasista correspondiente al arquetipo del irónico connaisseur o ‘enterado’).

Os traigo recomendaciones en esa línea, una línea que añora un tanto la oportunidad de diálogo y descubrimiento que, paradójicamente, la superabundancia de estímulos y conectividad de las redes parece ahogar. Los grupos de Facebook o los fogonazos de twitter me transmiten mucho menos que los foros, o los blogs. Más estímulos, menos significativos.

Se trata de pautas de intercambio y de encuentro en la red diferentes, en cuanto a velocidad, e incluso intimidad. Los perfiles públicos mezclan los contenidos de la vida privada con todos los demás. Personalmente, encuentro menos personal el nombre que el Nick. La máscara es una cara más, tan verdadera como el rostro, quizá más dada a liberar lo reprimido. El tiempo entre publicaciones y emisiones permite asimilar.

Me gustan los podcast no sólo porque significan el retorno de las voces susurrantes, de una radio mejorada y personal, de una intimidad y un intercambio vía comments muy especial, y de una periodicidad que permite la dosificación, digestión, reflexión, disfrute.

Uno de los que he disfrutado enormemente es Redrum Blues. Utilizaré algunas palabras de su creadora, Carlota, para describirlo:

‘Lo que yo quiero es hablar de las películas, de lo que dicen y  de lo que no dicen, de lo que podrían decir, de lo que evocan y de lo que  dejan horas más tarde de que se  haya apagado el proyector, cuando ya las creemos lejanas e inocuas, y de repente en un momento de silencio irrumpen con una imagen cualquier tarea cotidiana. 


Por supuesto, también puede ser que te encuentres aquí algunas referencias a libros, personas, autores, filósofos, cambios políticos, revueltas y revoluciones. Antes de que saques tus propias conclusiones te diré dos cosas: 


-la primera, saca tus propias conclusiones.
-la segunda, cualquier parecido con la realidad no es casual, es voluntario’.

Descubrí el podcast buscando desesperadamente críticas positivas a la segunda temporada de True Detective, y no sólo me encantó aquel programa (que me descubrió la novela de Pizzolato Galveston, actualmente en mi Kindle), sino que pasó a ser parte de mi dieta diaria podcastera junto a ‘Desde Twin Peaks’, ‘Destino Arrakis’, ‘Apocalipsis friki’, ‘el libro de Tobias’, ‘La órbita de Endor’ y los programas de radio ‘Coordenadas’, el extrañísimo ‘Videodrome (un poco lo que queda de Radio 3), y ‘Carne cruda’ (irreductible bastión de independencia).

Desde ese momento, quedé enganchado a una voz y una visión muy particular, que salta de temas cinéfilos y seriéfilos a temas comprometidos, que pasa de The Newsroom de Sorkin y su visión del periodismo, a la literatura irreverente, la crisis griega, o comenta el buen hacer de la compañía de teatro valenciana A Tiro Hecho (de la que también me declaro fan). Lo mejor que puedo hacer es dejar que lo descubráis vosotros mismos.

La segunda recomendación tiene una conexión con los podcast. Se trata de Canino, web de información y crítica cultural, realizada por un equipo de primera entre el que destacaría a Noel Ceballos, periodista y bloguer de primera hora, con su ‘El emperador de los Helados’. También participa en un destacado podcast junto al Hematocrítico, ‘los hermanos podcast’, al que, lo reconozco, no presté la merecida atención.

Ahora nos ofrece junto a un amplio equipo un proyecto muy ambicioso, con un festival de contenidos, opiniones e informaciones de toda clase, en un momento en que todo es reblogueo y retwitteo. Desde el mundo de David Cronenberg hasta los programas de Colbert (en un artículo magristral que reflexiona sobre el personaje televisivo y la ironía), pasando por una galería de merchandasing cocainómano setentera (sic.)

Así, en sus propias palabras: Canino no pretende revolucionar el panorama de nada, ni quitar el trono a nadie ni demostrar cómo se hacen bien las cosas. Solo quiere poner en pie algo que sus responsables cada vez creen que escasea más: una web cultural en español donde sus responsables realmente parezcan disfrutar con lo que comentan y no sientan la necesidad continua de aparentar estar por encima de la temática de la web. Canino son noticias, reportajes y críticas con cabeza y corazón sobre cine, televisión, libros, música, tebeos, videojuegos y cualquier otra forma de cultura popular. Con la sutil diferencia de que a nosotros sí nos gustan los tebeos de superhéroes, las pelis de terror, los videojuegos de tiros y la música pop.’

Para empezar, he disfrutado enormemente de la entrevista a Nando Cruz sobre su libro ‘Pequeño Circo’, al que le tengo unas ganas tremendas: Cruz da un repaso crítico al mundo indie noventero y sus miserias e inanidad, de forma crítica. Algo que ya dejaba entreverse en su libro sobre la grabación del disco de Los Planetas ‘Una semana en el motor de un autobús’, o en el libro de Carlos Prieto sobre ‘Cajas de música difíciles de parar’.

‘Food for thought’, dicen los anglosajones, alimento para el pensamiento. Y el entretenimiento.

Anuncios

“Volveré” feat. Cementerio Viviente: Cover “Mad World” Wars Special Chapter

20 Nov

terminator-2-judgement-day

Hay una sección en mis enlaces, el Cementblog, en que pongo aquellos blogs notables pero perdidos en suspensión criogénica, en pause.  Como el mío a menudo, pero más espaciado. O lugares que fueron abandonados en busca de nuevos horizontes blogueros. Como el mío también, a menudo.

Hoy resucita uno de ellos, Mad World, de Mr. Forfy. Clásico. Cuando uno chequea google Imágenes, este es el resultado luminoso de cultura popular!

Ahora: Nueva encarnación, nuevo Mundo Alocado.  Nuevos tiempos, nuevos temas, nuevos aires. Empieza fuerte con una crítica de lo nuevo de Noel Gallagher. A él le robé la sección sobre versiones y covers musicales. Plagiar también es un arte. Sirva esto de abrazo de bienvenida!

Acá guerra entre unos Pixies con músculo y chispa, pero una producción que fue siempre paupérrima, contra los homenajeadores Jeff The Brotherhood, garageros y actuales, con un sonido sin aquella magia, pero audible.

Escojan!

Perdida de David Fincher: “Love is Evil” (Zizek)

11 Nov

2rMnmeK

“The one measure of true love is: you can insult the other”  (Slavoj Zizek)

Lo que llamamos creación es algún tipo de desequilibrio cósmico, es una catástrofe, las cosas existen por error, y sólo hay una forma de superarlo. Es asumir el error e ir hasta sus últimas consecuencias. Tenemos un nombre para ello. Es amor.

El amor para mí es un acto extraordinariamente violento. El amor no es “te amo en todo”. El amor es: elijo algo, y ahí está de nuevo el desequilibrio, incluso si ese algo es un pequeño detalle, en una frágil persona en particular: Yo digo “te amo más que cualquier otra cosa”. Es en ese sentido que el amor es “malvado”. (Zizek)

Ironía, sagacidad, profundidad crítica e intriga. Da miedo, desazón, hace pensar, juguetea, es romántica hasta cierto punto, es horrible, es enferma, es elegante.

Extremadamente difícil de describir sin destriparla, Perdida es junto a “El Club de la Lucha” mi película preferida de David Fincher. En Zodiac y La Red Social exhibe un estilo frío, que atraviesa ciertos pasajes de su filmografía. Pero sus últimas escaramuzas, como House of Cards o esta Gone Girl, combinan ese matiz con un refinamiento que revela pasión. Pasión implícita, no mostrada de forma masticada y evidente como en un Aaron Sorkin. Pasión vista entre líneas, y sagacidad para explicar más de lo que se ve en el primer plano.

Sería muy fácil referirse a Hitschcok (Vértigo, Crimen Perfecto, Frenesí, La Soga), otro frío/no tan frío autor de intriga. Ahí anda. Pero lo que en una sinopsis podría parecer un argumento de telefilm de antena 3 de domingo por la tarde (esposa perdida, familia aturdida y mal avenida, sospechas para todo el elenco, estilo CSI) en manos de Fincher es arte, es hermoso, es un mecanismo, es crítica, es buceo en el sueño americano (American Beauty), es juegos de espejos, es ironía, es prensa desatada y carnívora cual Nieves Herrero en los crímenes de Alcàsser.

La manera en que esta película te pone el cerebro del revés, y nos pone a todos en guardia contra lo cotidiano, lo aparentemente inofensivo, las noticias de las 20.00, las discusiones de pareja, los problemas de llegar a fin de mes, y convierte todo ello en algo novedoso, increíble, fabuloso, un cuento cruel de los Grimm, un retablo de inquietud, y al tiempo una reflexión sobre el amor, la rutina, el rencor, la opinión pública, la presión por triunfar, por contar una historia en prime time, por vencer, por vengar, por amar incondicionalmente: Es algo que me deja sin palabras

Y que es capaz de hermanar un “Bunny Lake is missing”, “Persiguiendo a Amy” (protagonizada por Affleck), el Neil Labute más afilado, Adios pequeña adios (dirigida por el mismo Affleck), Network un mundo implacable, la más negra comedia (una en concreto de los 80 que me tengo que callar), o Mad City de Costa Gavras. Los antecedentes son tan polifacéticos que desvelan la complejidad de una película de estructura y montaje perfectos.

Y cada palabra que digo de más pone en peligro la discreción que esta obra merece.

¿Por qué un blog? ¿Por qué este blog? (Parte I) A Sentimental Journey

3 Ago

kevincostner

Entrada de blog un poco experimental tras días caóticos de mucho altibajo, viajes, pensamientos, y agotamientos nerviosos.

Primero:

Dar las gracias a tres personas. Mi viaje a Madrid no logró sus propósitos laborales pero fuí compensado con creces.

Conocer a Lutxo (Sus Guasíbilis e Intershitty 2073 eran blogs de los de no perderse nunca) fue entrañable y muy satisfactorio personalmente. Fue un cicerone y un anfitrión de lujo, lo pasé genial, entre cenas, conversaciones en las que hablé demasiado como siempre, congenié con sus estupendos amigos (ojo a la gente de 12 pulgadas) muchos periodistas de los que estaría orgulloso el Camus del Combat; y en general me encontré cómodo y contento de poder ver por fin a un amigo y bailar a ritmo de Del Shannon en La Vía Láctea!

Sigo escribiendo mi diario de viaje, mezclado con imágenes de Polonia de hace dos meses y de Ciudad Real de hace dos días. Teniendo en cuenta que no dí por acabado el diario de viaje que comenzó en albores de otoño por Pamplona, no esperen detalles pronto.

Hablé de Cuba, Colombia, y Libia con gente con información de primera mano, amigos recién conocidos, o desconocidos encontrados en la calle, y en general, me encontré siendo un viajero más abierto y considerado que otras veces.

Otra persona a quién debo mucho es Alex Herrera, como no, que me pasó informes y consejos muy fidedignos de su ciudad natal, a pesar de estar felizmente ocupado, con el cariño y el detalle que le caracteriza. Cené demasiado opíparamente en “Amor de madre” en honor suyo, y me moví callejeando, que es como se descubre el alma de una ciudad, con más de una anotación suya en mente. Gracias.

Por último, en este mundo virtual intermitente que voy a pasar a evocar como un “pureta” o un Abe Simpson más, uno confunde y se desmemoria demasiado. Gracias a Miss Ice que estoy seguro que si no la hubiera desubicado geográficamente, habría sido una presencia tan amistosa como las citadas.

Segundo:

Introducir mutaciones genéticas propias del Dr. Moreau, tal vez fatales al blog para insuflarle el alma que le falta.

Hiatos que a veces parecen definitivos, autopsias de blogs ajenos que se muestran como seriales criminales en busca de autores perdidos. Islas en la red que se hunden bajo las aguas. Mi homenaje a los que siguen en pie. Porque creo necesario un apunte del natural que no se sepulte entre avalanchas.

El blog personal tal como era hace diez años ha languidecido, sustituido por los pantallazos luminosos e instantáneos de un Instagram o un Tumblr, en lo que se refiere a rostros, carteles, artes, vídeos. O por el blog hiperespecializado.

Las redes sociales, y en esto se engrandece a mis ojos la película de Fincher, se muestran de doble filo, y se impone la tiranía del momento, de la velocidad, del cotilleo sin interacción, de un panóptico global en que todos somos observadores y observados, del chat instantáneo, del reblogueo (mea culpa soy el primero) y no siempre de la creación. Algo a lo que escapa por ejemplo el literario y prolijo estilo del compañero Emilio de El espejo de los Sueños.

Algo de pudor también le entró a este blog, un pudor del que es consciente que sólo sabe que no sabe nada: El atrevimiento juvenil, el humor gamberro, ya quedaban desdibujados, y un temor a entrar en el terreno sesudo y terriblemente liviano, aburrido y tendencioso, de los todólogos, una versión del rincón de los oradores en el parque de Londres. O peor, de tertulia televisiva. Y sin embargo el mundo no se puede dividir en “me gusta” o no le doy a “me gusta”. En retwiteos febriles. Quiero a este blog porque es un sí y es un no.

Hablo del ego del bloguero, pero también del blog como una habitación con vistas, o una sala de recreo.

Hoy reina mayor difusión, mayor velocidad, microinfinitesimal. Pero no necesariamente mayor intercambio, ni mayor reflexión, las palabras se vuelven haikus que desaparecen por el precipicio de un tiempo que se achica. La velocidad se convierte en Ruido, y en medio del rugir de un millón de voces, es la voz lo que se ha perdido.

De ahí este experimento.

http://www.ivoox.com/blogopedia-1_md_3372710_1.mp3″
Para la creación de este audio se ha usado la canción Creative Commons de The Lights Galaxia – “While She Sleeps (Morning Edit)”  del Freemusicarchive. Que también tiene ironía que meta todos los youtube pop rock del mundo pero luego haga esto. Había otra que molaba más pero era rockera y no se me oía.

Mini Trip

23 Jul

Madrizz

Aún me queda por contar mi aventura polonesa… Pero…

La última vez que estuve en Madrid tenía 12 años. El Summercase de no sé cuando lo realicé en Barcelona y dormí en el suelo en no sé dónde. La última vez que estuve en Madrid visité a mi padré, que por un par de meses hacía un curso de recicalje informático en la importante empresa de telecomunicacones que que trabajaba.

La última vez que esté en Madrid, fuí al parque warner, al oceanográfico (no amiguitos, aún no vivíamos es ESA Valencia Hipertrofiada), al Prado, comí mi primer burger King (porque mirábamos mucho la alimentación, aunque los croissant habían hecho de mi una bolita).

Siempre me he sentido reluctante a volver a la ciudad dónde nací pero no eché raíces ni un mes, donde no crecí.

Tuve la ocasión de convertirme en un oficinista de banco una vez (al menos es un empleo!) pero el consiguiente ataque de ansiedad (¿Es esto lo que quiero, seré lo suficientemente bueno para un puesto que voy a odiar con toda seguridad ?) me dejó con el billete de tren en la mano y cierta sensación de provincianismo, inmadurez y fragilidad.

Hoy, parado de larga duración, me voy de jueves a domingo a pasar entrevista. Si usted, blogger apreciado, vive por la megalópolis y quiere recordar viejos tiempos en que el blogimperio refulgía, contácteme por facebook o twitter o aquí mismo, y tomaremos un café negrísimo.

Como los días por vivir. Función única tres tardes y una mañana.

Despertares blogueros

18 Sep

 Muy habitualmente, uno planea un comeback bloguero, y se queda en nada, y hace planes presuntamente brillantes que no acaban de concretarse.

En realidad, hace tiempo que siento especial reparo ante la pantalla, y ante el cuaderno. Observo la página en blanco y me parece inmaculada, y luego pienso en la vanidad y el solipsismo, en ese horrible yo desencadenado, en esa angustia posadolescente, en esa megalomanía mal disimulada, en esos temas recurrentes que ya son conocidos, en el eterno retorno de mi ego en prosa vomitado en carácteres negros en párrafos desordenados. Y me parecen divagaciones. Ocurrencias en el mejor de los casos. Creo que lo dije hace un tiempo, estoy enfermo de seriedad, tengo un ataque de tomarme demasiado en serio a mi mismo.

He tenido exámenes, pero eso no explica el vacío bloguero. El vacio bloguero es en parte ese pudor autoconsciente, y en parte reflejo de un vacio real, y de un despiadado intento de escribir algo que no esté infectado con el bacilo de la estrechez de miras, de la anécdota o el infantil quejido cotidiano.

Trato de construir relatos de ficción, por ejemplo, y apenas encuentro nada, sólo encuentro mi voz repetida hasta la náusea. Y no hay experiencia más perturbadora que verse enfrentado a esa voz y no reconocerla, o reconocerla demasiado.

Supongo que por eso quise hacer un blog colectivo, en el que dejar de mirarme el ombligo, en el que hubieran otras voces, otras tonalidades, una variedad que aportara matiz, y que dejara descansar de mi mismo. Pero no era el momento adecuado, ni el formato adecuado, supongo.

Ahora trato de decir: Estoy de vuelta. Es importante estar de vuelta. Y es importante ponerse en cuestión de vez en cuando. Aún no he decidido qué voy a vomitar aquí. Pero es posible que surjan esos silencios, no incómodos, sino pensativos, tratando de quitar hierro a esos post trascendentes que de vez en cuando me salen.

Como éste. Perdonen el sermón.

The Reprisalizer

22 Ene

Hace unos años, Holness, Ayoade (IT Crowd), Alice Lowe o Matt Berry formaron un equipo en la seminal Garth Marenghi’s Darkplace, que reproducía la serie ochentera de horror de serie b tamizada mediante la visión de un impersonator de Setphen King.

Tan descacharrante proyecto y sus varios spin off (Man to man with Dan Learner) fueron la escuela perfecta para Ayoade, quién dirigiría varios videoclips (Arctic Monkeys, Kasabian) colaboraría con otros cómicos (Noel Fielding, el mismo Berry) y acabaría dirigiendo un delicioso y perfecto debut en pantalla grande, la imprescindible Submarine.
De Holness poco supimos mas allá de ciertas apariciones para Ricky Gervais (Life’s too short). Ahora descubro con sorpresa e ilusión que prepara un proyecto de película que promete hacer lo mismo para el género negro hard boiled, que Garth Marenghi para el horror.
Un escritor, de nuevo, Terry Finch, inspirado en Spillane, crea un personaje ultraviolento, un Mega-Clint Eastwood, un Mike Hammer, The Reprisalizer. Holness ha cogido el mockumentary a la Spinal Tap y ha creado su propio subgénero. El papel de Frank Barrow, antologista y fan de Finch, aún no se sabe cómo encaja en tamaño rompecabezas que ya se va armando en la red, cuenta de twitter inclusive

Pd. De propina me entero que Alice Lowe tampoco ha estado precisamente cruzada de brazos, que también ha actuado en multitud de series inglesas, ha montado espectáculos, ha grabado y escrito cortos, prepara una película como guionista y actriz sobre autocaravanas, y, sobre todo, ha grabado falsos clips de lo más variados, creando artistas ficticios. Os dejo con una parodia de Kate Bush, y con el clip en que parece inspirarse. Una ocasión más para que ejercite la mirada de loca que tan bién desarrolló en Garth Marenghi. Sirva como Cover War. Me veo obligado a editar: Aclaro que la parodia es Earth song, el primero de los vídeos. El original es un pedazo de freakada que puede inducir a confusión. Eran los 80.