Archivo | Tv Serial Killer RSS feed for this section

Maniac de Cary Fukunaga

3 Jul

Maniac es un proyecto de Cary Fukunaga (True Detective) que llegó al Netflix al mismo tiempo que Russian Doll, pero que por diversas razones, me ha llevado más tiempo y más de un visionado procesar.

Con un trasfondo situado en un futuro (muy) cercano, una sociedad aséptica, en el que las personas pueden vender su atención a “hombres anuncio” que les recitan publicidad a cambio de recibir dinero por escucharla, o dónde hay servicios de alquiler de amigos, tiene una estética que coquetea con cierto toque kitsch (El Dormilón de Woody Allen, Wes Anderson, Legión de Noah Wyle).

El hilo narrativo se centra en un ensayo clínico de una droga que combinada con una IA que simula realidades virtuales, está destinada a acabar con la infelicidad, a poner patas arriba el mundo de la psicoterapia, llevada a cabo por un conjunto de científicos como poco excéntricos (Theroux parece tener carta blanca para sobreactuar como el reprimido hijo de una terapeuta superventas. Atención a la disfuncional madre en la actuación de Sally Field y la descacharrante subtrama freudiana).

Owen Milgrim (Jonnah Hill, en una clara referencia al experimento Milgram) lleva una anodina existencia alejado de su acaudalada pero despiadada familia (Gabriel Byrne hace un retrato de la aristocracia neoyorkina digna de un mafioso sociópata que le insta a mentir en juicio para defender a la familia de denuncias de acoso sexual, algo que se desarrollará en la trama) mientras lidia con un pasado de problemas mentales, amigos imaginarios que le dicen que hay un patrón y que va a salvar el mundo, y una existencia parecida al del protagonista de Brazil, con empleo burocrático y minipiso deprimente incluído.

Annie Landsberg (Emma Stone) es una joven dependiente de la droga experimental (que consigue bajo mano, pero que no es suficiente), reviviendo una y otra vez un trauma familiar, y totalmente alienada de todos en su vida (su padre literalmente vive encerrado en un mini-container porque no puede lidiar con el mundo exterior) portando una máscara de cinismo e indiferencia.

Lo que ambos personajes comparten es la soledad, el dolor, la falta de esperanza y la incapacidad de comunicarse, de conectar con nadie, de llevar una vida funcional, de encajar, de disfrutar de nada en absoluto. Son seres que deambulan en busca de un sentido y profundamente dañados, doloridos, heridos. Y de eso trata la serie.

Dejando de lado los giros a lo Hal 9.000 que pueden hacer descarrilar el ensayo clínico, esta serie nos habla de la supervivencia humana en un mundo inhumano, de como vivir en las ciudades sin alma, de cómo vivir y no sólo sobrevivir.

En los escenarios de realidad virtual Owen y Annie llegan a compartir situaciones (realidades en que son un matrimonio de white trash en una misión ecológica, o una pareja de ladrones de guante blanco en los años 20) algo que se supone que no debe ocurrir, ya que la experiencia es personal, con un fuerte acento en las fantasías y símbolos que enmascaran nuestros conflictos más terribles, aquellos que no nos atrevemos a confrontar. En otros escenarios confrontarán sus demonios solos ya sea frente a un capo mafioso (con Byrne y un taladro) o una fantasía épica (Stone como improbable heroína Tolkeniana alcoholizada) siempre con un toque surrealista, que impregna el mundo real también.

Es, en definitiva, la historia de dos personas que llegan a conocer el dolor del otro, que llegan a reconocerse, cuidarse, tenderse la mano, en un mundo en donde la consigna es cada uno por si mismo, es, y no me parece poca cosa, la historia de una amistad improbable entre un hombre probablemente esquizofrénico que duda de sus propios ojos y su juicio, y una mujer amargamente deprimida y sin esperanza.

Es la historia de como llegaron a hacerse amigos y se aliaron para mantenerse humanos en ese mundo profundamente inhumano de un futuro demasiado cercano.

Russian Doll

22 Nov

Es difícil hablar de una obra tan original, divertida, sorprendente y bien planeada como Russian Doll, cuya premisa puede recordar a Groundhog Day (Atrapado en el Tiempo) de Reitman y Bill Murray. Lyonne cita esta película como influencia, pero también películas remotas como No Exit, escrita por Sartre con la colaboración no acreditada en la dirección de Orson Welles, o All That Jazz, el ajuste de cuentas de Bob Fosse con la muerte y los remordimientos, con la vida y los errores, con las ocasiones perdidas. Lyonne concibe con Amy Pohler esta serie hasta el punto en que dirige con sorprendente aplomo su capítulo final.

Los personajes, más allá de que representan una cierta clase urbanita neoyorkina (bobos o bohemian bourgeus los llaman los alemanes en Berlín) son ricos y llenos de matices, no en vano, esa muerte recurrente que los persigue y los vuelve a colocar de reinicio en el mismo punto temporal, en la misma noche y mismo lugar, obra en ellos el milagro de sacarlos de sus rutinas, de su rueda de hámster, de sus lugares seguros, de sus certezas, de sus, en fin, miserias repetidas y mantenidas. Gotta Get Up the Harry Nilsson es un excelente leitmotive que se convierte en la campana de un combate de boxeo infinito.

Nadia, casi un acrónimo de Natasha, trabaja en el mundo del videojuego, y ese volver al punto de la partida guardada no puede ser coincidencia. En una serie con enormes diálogos y punch lines, quizá sobre todo en un segundo visionado, me he fijado en una dimensión existencial. Un poco más cínica y posmoderna que la película de Murray, un poco más alejada del espíritu de Capra y su Qué Bello es vivir, hay mucha hondura en medio de tanta diversión y absurdo. Nadia parece en ocasiones, como el personaje de “The Long Goodbye” Marlowe, preocupada sólo por encontrar a su gato. Pero siempre hay más bajo la superficie.

Porque el absurdo tiñe una situación imposible. En un mundo en que nadie ayuda a nadie, el viaje individual de Nadia se ve obligado no sólo a enfrentar a sus propios fantasmas, sino a romper el solipsismo y la soledad de una vida que experimenta sin significado, y con el hedonismo cansado y cínico de quién vive en el chiste de otro, en el sueño de otro, imposible de afrontar (“es mi mala actitud lo que me mantiene joven”. “No sé lo que estoy haciendo, me iba a ir a casa y tirarme a ese tipo, pero ahora me siento profundamente vacía”). Una conversación sobre un videojuego que es imposible de culminar con éxito, de ganar la partida, unas líneas que pueden pasar inadvertidas, cobran fundamento.

No desvelaré más. Sólo decir que estamos ante un nuevo clásico, con momentos sublimes de humor, con momentos tristes, con personajes ricos, con diálogos punzantes, con alguna selección musical enriquecedora, con, en suma, inteligencia, que entretiene y nos hace pensar, nos hace sentir que nunca es tarde para romper cualquier cadena, cualquier pasado, que podemos inventarnos de nuevo.

Porque de eso va Russian Doll. De los distintos yos que guardamos en esa muñeca rusa y que mueren cada día para mostrar una cara nueva y una nueva oportunidad de estar vivo de un modo diferente. Como dice Nadia en cierto momento “¡ jueves, vaya concepto!”.

Imagen

Russian Doll: Una mina de diablogos

15 Nov

Islas en la Red T01E04: Twin Peaks Temporada 3 feat. Alex Herrera

19 Oct

b051c4d8e821e0d1de1848f0e818d6ac78ba0723e7c87bb64d09dbf35a69a52f90f98c053b41499916645e165571e41926a1bea62182185cc737a237b942bb4ccd1fac6e3a6f0982866c724db5d18b3947506a8abf28c246867d12423c58954516ed064e3adc2ed1537b38d049aa13e620d32ed8084f217e1899454a0e01d699DJ0Xau7W4AEG_Cide3709cc7d0b8abc2734e3c18a3b7452tumblr_ovnzcaaUGq1qaraieo1_540tumblr_ovyjpzf0C61qz6f9yo2_540gregruthDIgMZAEXoAE4sRh01802d051ba34785f317c11d1a2f67bdwelcome-to-twin-peaks-matchbook-781x781

El podcast Islas en la Red vuelve con su episodio cuarto y un invitado de lujo, Alex Herrera, escritor, guionista, crítico cinematográfico y autor del blog Puedo Saltar Charcos

La misión era ciclópea, enfrentarnos en animada charla a esa polémica obra de 18 horas que ha sido el retorno de Twin Peaks con la autoría total de David Lynch y Mark Frost y la adquiescencia de un Showtime que se la ha jugado, con una división total de crítica y público ante el producto audiovisual más valiente de la década.

Una aventura sónica alucinada por los mundos oníricos y kafkianos de sordidez mágica y costumbrismo apocalíptico.

Ir a descargar

http://www.ivoox.com/21531352

Twin Peaks T3 Caps 1-5- Redrumblues + Islas en la Red. Una alegre discusión sobre magia, surrealismo, free jazz, donuts, tartas de arándanos y la estructura de la realidad.

21 Jun


h9aqtcuvyhovikybk62l

“Yo no distingo entre la magia y el arte”

(Alan Moore)

Hay momentos para dejarse de delicadezas y hablar como si no existiera la palabra spoiler, momentos en que sueños con caballos marinos nos hablan del poder de las imágenes puras. Momentos en los que disentir apasionadamente, y amigablemente, de lo visto, como un viaje imposible y radical entre dimensiones a una televisión que no conoce de fórmulas, un estilo gonzo de reventar géneros y expectativas, con llaves, anillos, acertijos, dopelgängers, cortinas rojas, mundos incongruentes, realidades irreales, truculentos trayectos a ciegas por el mundo White trash, cuerpos, aparaciones, maldad sin fronteras, naipes, casinos, humor dadaísta, nostalgia dinamitada y males globalizados en un mundo en expansión.

De la première en Rambleta, al capítulo visto en casa de Carlota, a medio podcast, cual experimento para frotarse los ojos incrédulos, en plena discusión.

Esto es Twin Peaks Temporada 3.

Estaban advertidos.

 

Redrumblues- Twin Peaks el Regreso

Clase 101: Introducción a Rick y Morty

19 May

1aa7ee6f9f3fa886a53dffc48f8f3893

Como a tantas otras cosas, llegué tarde a la serie de Dan Harmmon (Community, al menos hasta que lo echaron y la serie saltó el tiburón). La razón, un piloto duro de ver y que descoloca mucho (tal vez lo que pasa con Bojack Horseman). Sin duda el peor capítulo de este par de aventureros interdimensionales.

Lo apasionante de R&M es que aunque hay trazas de humor referencial, no sigue el ya saturado camino de Seth McFarlane creando una enciclopedia pop en cada capítulo, sino que desarrolla su universo propio, al estilo de Futurama (que, de hecho, es más referencial).

El humor referencial y posmoderno no tiene nada de malo (aparte de haber devorado a los Simpson desde dentro de modo que ningún capítulo nuevo tiene sentido fuera de ese juego: ya no hay argumento para una serie que ha congelado a sus personajes en el statu quo de su estreno).

Pero R&M si tiene argumentos, de hecho cada episodio contiene miles de ideas, de flashes de imaginación, de creación de mundos, de argumentos de ciencia ficción, y es el hecho de que, tras la sintonía a lo Doctor Who, nos encontremos exactamente eso, un lugar de aventura, en este caso exagerado, hiperbólico y con un humor muy negro, pero un universo consistente, y, aparentemente, no estático, donde desarrollar tramas propias de un Twighlight Zone con la forma y el espíritu de Futurama, lo maravilloso de la propuesta.

Richy Fintano y compañía lo explican mejor en su podcast que paso a recomendar, capítulo a capítulo.

El Multiverso de Rick & Morty, podcast

Legion

15 Feb

c3x7zekwcaagxfhc0x7sxvweaee1nrc4pyvt-wcaabycrc4ih4izwmaabmltc33c8zruyaagpuhc3qzpcovcaaidtk

c4ziovbxaaej7di

c2fgkbrxgaqttgic1bj9naxeaqw3ostumblr_ohvuzkevan1rw6hzpo1_500

Fascinante, intrincada, enigmática, divertida, inteligente, fragmentaria, alucianada, psicotrópica, tierna, desquiciada, visualmente hermosa, alocada…

Legion no es una serie sobre superhéroes. Al menos en su piloto. Es una serie sobre identidad, la naturaleza de lo real, la mente, la reclusión psiquiátrica, la devastadora responsabilidad de un ser extremadamente poderoso, extremadamente frágil.

Tal vez aproximarse a su estructura troceada pero planificada al milímetro, a sus colores y estética perfectos, cálidos, enigmáticos, a su trama en forma de laberinto, a sus personajes en busca de sentido, carismáticos (o referenciales, como Sydney Barrett), sin saber mucho del comic, sea lo más certero.

El showrunner, responsable de Fargo (TV) reconoce que la ruptura de la linealidad está inspirada en Gondry o Kauffman, y los misterios más complejos se articulan en torno al crecimiento de un ser singular y único al que se ha clasificado, etiquetado, corregido y almacenado por serlo.

Un piloto que algunos relacionan estéticamente con Wes Anderson (pero también, añadiría, con Antonioni, La Fuga de Logan o La Naranja Mecánica) y que tiene algo de Alguién voló sobre el nido del cuco, un episodio piloto que rompe moldes y establece un relato intrincado y maravilloso, una atmósfera singular, un estilo visual y y narrativo rompedor, un elenco prometedor, sólo nos hace preguntarnos una cosa:

¿Cómo van a poder mantener el nivel de maravilla, de prodigios alcanzado?

OA (I)

30 Ene

i-run-to-catch-him-i-cant-catch-him-i-really-run-so-hard-but-i-cant-catch-him-and-i-scream-come-back-come-back-come-back

I run to catch him. I can’t catch him. I really run so hard but I can’t catch him. And I scream, “Come back! Come back!” Come back.

Vinyl

19 Feb

vinyl-hbo-series-premiere-recapimages

Saludado desde Micronesia como el acontecimiento que es, el piloto del Vinilo de HBO es una bombazo y una clase magistral de Scorsese, recuperando una norteamerica sucia, urgente, decadente, de malas calles, de after hours, de taxis pasando de largo cuando hace frio y estas colocado despues de ver a los New York Dolls destruir el mundo.

Y algo que ya abordaba Empire, el rock como un negocio de gangster, como una maquinaria consumista que subvierte lo subversivo, que persigue la proxima nueva ola para empaquearla, y venderla.

Guitarras pintadas con sangre. No sabemos como seguir con nuevos episodios, pero de momento, gracias Marty. setenta y pico primaveras, y todo un punk. De momento nos deja a Terence Winter (Bordwalk Empire) al mando.

 

 

 

 

Imagen

Vintage

6 Ene

lBYWNoF.jpg.png