Becoming a Hippie

20 Mar

DYW-b8SX4AErbmZConforme las libertades nos son de nuevo arrebatadas, las conquistas sociales atrasan en reloj un siglo, las voces son acalladas, el conformismo crece, las alternativas políticas se difuminan o se convierten en trifulcas de facciones, me vuelvo cada vez más hacia el utopismo de los 60s, con todo su fracaso, asumiendo todo el contraproducente reflujo en los 70s que llevara hacia la contraofensiva conservadora.

El 67 se nos ha falseado como un verano de amor y drogas, un simple escapismo, cuando en realidad hablamos del ejército de Norman Mailer y Abbie Hoffman tomando el Pentágono, de los Yippies denunciando el establishment en la Convención demócrata, de la lucha por los derechos civiles. El 68 se ha vendido como una revuelta sexual y de una juventud de consumo, pero en Francia las experiencias obreristas y sindicalistas, pacifistas y anticolonialistas, y sobre todo de búsqueda de sentido, fueron una parte inextricable de la ola. Que fueran un triste apunte, que las militancias radicales se tornaran en estériles años de plomo en Alemania o Italia, o en intelectuales orgánicos para los nuevos tiempos, no debería desanimarnos.

La historia de tanta derrota no debería sino espolearnos en tiempos en que lo que dábamos por seguro se desvanece. Frente a la izquierda formal, esclerotizada, poco flexible, burocrática, la vía de una utopía basada en en un cambio cultural debería cobrar importancia.

Conforme envejezco, me vuelvo quijotesco, me envuelvo en un espíritu anárquico, me descubro aullando a la luna. Es el camino inverso, es un camino tal vez insensato. Pero no me aparto de las baldosas amarillas. Creo ser mejor persona que hace diez años. Y eso me conforta. Nunca rendirse a la desesperanza. Me visto con la cazadora de flecos de un viejo hippie.

You said something should be done
The way your slaves were shot and hung
You said that all men should be free
Were you there at Wounded Knee
You were living in ‘42
You cried when Hitler killed the Jews
You said that no race should have to die
Were you there at My Lai?
Were there when they called my country down?
Did you see her when she finally hit the ground?
Could you feel the tears she shed?
Were you there when Jesus bled?
Come all ye youth it’s time to take a stand
You have salvation in your hand
We need your words and more we need your minds
We need you straight not stoned and blind
Were you there when we walked across the land?
Was that you with a rifle in your hand?
Don’t try to run don’t try to hide
Were you there when freedom died?
Were you there when they called my country down?
Did you see her when she finally hit the ground?
Could you feel the tears she shed?
Were you there when Jesus bled?
Were you there to count the dead?
Were you there?

Anuncios

Islas en la Red- Italo Calvino- Las Ciudades Invisibles Parte II (Audiolibro)

19 Mar

Mark Broyer

Volvemos a activar el podcast islas en la red, con la segunda entrega de las ciudades invisibles de Italo Calvino. En espera del segundo capítulo sobre García Berlanga, el especial musical 2017 que ya está en producción, y el podcast sobre la serie Legión.

 

Nosotros también nos contamos entre aquellos que
creen en una literatura que sea presencia activa en la historia,
en una literatura como forma de educación, de categoría y de
calidad insustituibles. Y es precisamente en ese tipo de hombre
o de mujer en quien pensamos (esos protagonistas activos
de la historia), así como en las nuevas clases dirigentes que se
forman en la acción, en contacto con la práctica de las cosas.
La literatura debe estar destinada a esos hombres, debe, a la
vez que aprende de éstos, enseñarles y serles útil, y eso puede
hacerlo sólo de una forma: ayudándoles a ser cada vez más inteligentes,
sensibles y moralmente fuertes. Las cosas que la literatura
puede buscar y enseñar son pocas, pero insustituibles: la
forma de mirar al prójimo y a los demás, de poner en relación
hechos personales y hechos generales, de atribuir valor a cosas
grandes y a cosas pequeñas, de considerar los límites y vicios
propios y los de los demás, de encontrar las proporciones de
la vida, el lugar que ocupa el amor en ésta, así como su fuerza
y su ritmo, y el lugar que corresponde a la muerte y la forma
de considerar a ésta; la literatura puede enseñar la dureza, la
piedad, la tristeza, la ironía, el humorismo, y tantas otras cosas
necesarias y difíciles. Lo demás debe aprenderse en otra parte,
en la ciencia, en la historia, en la vida, donde todos tenemos
continuamente que ir aprendiendo

 

(Italo Calvino)

 

Descarga

 

También en itunes

 

Islas en la Red feat. Alex Herrera- Luis G Berlanga Vol 1 1948-1958 Ultimate Edition

24 Feb

e0bea5f50cbfcd260b278987ff355cc834559e6be5fa37c57529592fc2000c2c212e41da0eec788f212800b027fdb35aDe nuevo convocando al colaborador del podcast Islas en la red menos inmune a mis insistentes convocatorias, volvemos con el primer capítulo dedicado al que para mi es el genio indiscutible del cine español: Luis García Berlanga, el primero de lo que espero sea una trilogía austrohúngara.

Exploramos sus primeros pasos, su asociación con Juan Antonio Bardem y con Jose Luis Colinas, las primeras constantes de su cine, las brutales consecuencias de la censura que mutilaron al menos dos de sus cinco primeras películas (Mención especial para “Los jueves, milagro), su obra maestra Bienvenido Mr. Marshall, y su película más en solitario de su carrera Calabuch, un cuento capriano.

A pesar de los altos y bajos y el aprendizaje de esta etapa, la extraordinaria periodicidad de sus películas en estos años, seguida por sus dos primeras entregas con Azcona, nunca volverían a repetirse. Una película cada dos años, en un momento difícil de censura, escasez de medios, y una ola de cine patrio muy alejada de su universo personal.

Nos detemos justo en el momento previo a su crucial encuentro con Azcona.

Disfruten, desde la División Azul, hasta Calabuch, pasando por la escuela de cine, su tortuosa relación con su compañero Bardem, su primer éxito, su colaboración con Colinas, la censura, los problemas e inseguridades de los primeros rodajes. Esa Pareja Feliz, Bienvenido Mr Marshall, Novio a la vista, Los jueves, milagro y Calabuch.

Descarga/Streaming en Ivoox

Disponible en Spreaker

Disponible también en itunes

Cementerio de animales

13 Feb

3329e39af67ec1bf93c0a88b3408fd34

Vuelvo al blog más de un mes después, reubicado en una capital más de Europa, para en el día de la radio recomendaros un podcast. El especial “Cementerio de animales” de “La noche de las luciérnagas“, un podcast de género, puro terror pulp, noir, una fórmula irresistible.

De nuevo en el extranjero, no puedo por menos de agradecer su acompañamiento, así como el de los clásicos Apocalipsis friki, Destino Arrakis, Vuelo 180, Tiempo de culto, así como el misterioso y conspiranoico La capilla Peligrosa, la crónica de una época de Valencia Destroy o los relatos de Ligotti excepcionalmente locutados en  Audio-Relatos de Terror y Variedades.

Gracias por vuestro esfuerzo.

Por mi parte, tramo volver al podcast con especiales sobre Berlanga, Legión, y varios programas temáticos musicales, y tratando de hacer enmienda y retornar al blog de pleno derecho.

33 Revolutions Per Minute: A History of Protest Songs, from Billie Holiday to Green Day

5 Ene

3fb605f50711be5a0ac7ca7010835a0e

Totalmente necesario, ameno, fielmente documentado…

Pero con un sesgo muy muy fuerte hacia los USA. Una demostración de conocimiento enciclopédico especialmente en la fase folk y de música negra, pero fuera del martirio de Victor Jara, de una visita a Jamaica, y de Fela Kuti, a Lynskey no se le ocurre mirar fuera de su propio entorno, y cuando lo hace, en ocasiones causa perplejidad como cuando califica las canciones protesta de Lennon, incluida Imagine, de chapuceras e insinceras. Por lo demás, UK sólo existe por cuanto a The Clash, Sex Pistols (pero para nada PIL o el post-punk) y Specials, o tal vez Style Council. En este universo, Morrissey nunca escribió sobre Thatcher. Desprecia con cierta razón los años del brit-pop, despolitizados (a pesar de que ignora a Pulp, con su Common People, Cocaine Socialism, I am a Man, Miles End…por ejemplo).

Pero también lo hace con la tradición de los 60s, especialmente en UK, pero también reserva su desdén al hippismo (Abbie Hoffman, MC5, Jim Morrison). El sólo ejemplo del video de “A whiter shade of pale” de Procol Harum vale como demostración de que se debe exhumar mayores logros del hippismo como movimiento político.


Pareciera que por ejemplo los Kinks no hubiera cantado contra la vivienda-basura en Dead end street, o no hubiésen hecho 5 discos políticos como Arthur (pacifismo) Village Green (ecologismo-hippismo) los dos Preservation Acts, o Schoolboys in Disgrace (sistema educativo). Tampoco hay trazas de que Pink Floyd hubieran sacado The Wall (alienación) y resulta de chiste que mencione War Pigs (Deep Purple) por la versión de Flaming Lips, mirando a otro lado en cuanto al hard rock y el heavy (Iron Maiden). 


Es genial que reivindique la música disco como galvanizador del movimiento gay, pero ignora completamente el glam rock como liberación gay (Polnareff), o el tecnopop europeo (Communards, Pet Shop Boys). Comete la exageración de elevar a los Radiohead pre-hail to the thief a grupo político de los 90 por excelencia mientras que grupos ambiciosos como Porcupine Tree no merecen ni mentarse.


Australia y Mignight Oil, no se mencionan. La música francófona, de Edith Piaf a Jacques Brel (con su música pacifista, antiburguesa, rabiosa en ocasiones) o a la efervescente escena hip-hop francesa, no se mentan. Ni que decir tiene que Jara y Fela Kuti son los únicos artistas no anglófonos. La canción protesta española (Paco Ibáñez), el santo y seña portugués (Grandola Vila Morena), el cancionero antifascista italiano (De bella ciao en adelante), cualquier tradición lusófona de Brasil, Angola o Mozambique, la música griega, el rock turco y la escena de Líbano, fértil en músicos de diáspora iraní, palestina y siria, la música de los balcanes en los 90s, el cono sur de Argentina y Uruguay (Jorge Cafrune), centroamérica (de la fértil tradición folk mexicana a los narcocorridos que denuncian la connivencia de los cárteles y la política), todo ausente, como la música el Europa del Este en los 80s y 90s, como los Kult en Polonia, y mientras se contempla el ombligo con las Dixie Chicks, las Pussy Riot y la escena punk-gay en Rusia no se contemplan. 


Desconozco, desgraciadamente, las escenas musicales del norte de África (el Rai, Egipto) y de Asia (me da la impresión que fuertemente reprimida incluso en Japón) pero como mínimo merecían una investigación.


Con todo, y a pesar del exceso de atención a figuras dudosas como Bono o Geldof, o el hecho de que Green Day exista con una dimensión mayor a Bad Religion y Radio4 (ausentes), es un documento imprescindible y arrebatado acerca de la importancia de la música con mensaje, del activismo, de la canción como medio artístico vehículo del cambio, del reflejo de la sociedad en que vivimos.

Cuentos de navidad

27 Dic

6e6eec96c9d89cd5019f3bbb7ad20e51b27085252689c00705f13ed3f49fcc6ef9bb9025838553282cd59a091cc7961fComo cada año, acudo a la llamada del blog amigo, y del amigo del blog, en Puedo saltar Charcos, con Alex Herrera de maestro de ceremonias, para junto a las mejores compañías, entregar mi cuento anual de navidad, casi nunca un verdadero cuento de navidad, sino más bien algo diferente.

Este año me he dejado llevar por el pesimismo de Huxley, el cinismo futurista de Neal Stephenson, o el escapismo virtual de la película “El Congreso”. No estoy tan satisfecho como otros años, pero las historias se abren camino hacia nosotros, no a la inversa. No las contamos.

En cierto modo, ellas no cuentan a nosotros.

Disfrútelo.

 

Podcastfera: La noche de las luciérnagas

12 Dic

SECONDS - UK Poster (1)71mpy6m0nGL._SL1500_Esta semana he tenido el placer de colaborar en la emisión inaugural del podcast la noche de las luciérnagas hablando de ese clásico expresionista y alucinado que es Seconds (1966), de John Frankenheimer.

“Las luciérnagas son el único insecto con la propiedad de la luminiscencia, de deshacer la oscuridad. La noche es su hábitat natural y en la noche se diferencian del resto de los gusanos emitiendo luz para comunicarse. En este programa vamos a convertirnos en luciérnagas, a volar a baja altura para atravesar algunas de las zonas inquietantes y peligrosas de la ficción a las que la noche nos invita. “

En el podcast Carlota se mide al reto de hentrevistar a Juan Rada periodista de sucesos, colaborador habitual de Cuarto Milenio y de Milenio 3 con Iker Jimenez, investigador, redactor, y luego director del célebre semanario El Caso.

Un servidor elucubra sobre esa  vanguardista pieza de ciencia ficción distópica con tintes existenciales y psicoanalíticos.
De la mano de Alberto Martínez del podcast se adentra el universo creativo de Noviembre Nocturno, podcast señero del mundo del terror y la ficción investigando en la figura de Úrsula K. LeGuin.

LA NOCHE DE LA LUCIÉRNAGAS