Tag Archives: Dirty Pretty Things

The Libertines sin The Libertines (Parte 3)

28 Oct

tumblr_inline_mhpwaisJ6Y1qz4rgp

La historia de Libertines es como un tratado avanzado de inocencias perdidas e historias rockeras concentradas en un fogonazo breve: Descomposiciones y podredumbres que en otros grupos tardan lustros, aceleradas y comprimidas.

“Ten minutes is a long time in the Libertines, so you never know what could happen.” (Carl Barat)

“I have a very bad relationship with the future. We don’t get on. We just ignore each other.” (Pete Doherty)

Sigamos el repaso:

11-Babyshambles- Delivery

Por empezar con Doherty esta vez, se trata de un single con pegada, estribillo pegadizo, pero siendo de lo destacado de Shotter’s nation, mucho revela que no haya llegado a las cotas de las dos tandas previas. Habla de promesas, de entregar canciones a cambio de una especie de juventud mitica, de detener el tiempo en una era que no tuvo lugar nunca, en el terreno de las estrellas del pasado, en el territorio del imaginario pop. Intento de replicar el fuck Forever, fue single de adelanto y emblema, a pesar de no ser la joya de la corona del album.

Yeah you, now you, now you, you finally left school
Oh, what on earth do you intend to do?
See if you can take the man go downtown

Where all your skins and mods, you get together
Make pretend it’s 1969 forever
Find a girl, have a drink, have a dance and play

12-Dirty Pretty Things- Plastik Hearts

De nuevo intentos de Barat por abrir las ventanas para que corra el aire y ampliar las paletas. Mucho The Jam y Terry Hall, para una tonada vitalista. El disco fue vapuleado, pero…esta tonada puede muy bien incluirse en un disco de unos Arctic Monkeys. Tal vez le falta nervio. Bueno, y una letra decente. Figura aqui como muestra del esfuerzo baratiano de no quedar completamente anulado por la banda madre, algo que desembocara en un disco en solitario muy loco, irregular, e incoherente.

13-Babyshambles- Carry up in the morning

Sin duda la mejor de esta tanda, una oda a la fatiga de cada jornada, en la que cargamos con pesados equipajes y cargas (adicciones, fracasos). No es sencillo de sobrellevar. Guitarra caracteristica, aires ska, versos a lo Madness, pero con la tipica estructura de Doherty que juguetea con el oyente…

14-Dirty Pretty Things- Truth Begins

Probablemente las canciones de Barat de esta entrega no sean las mejor situadas en su canon. Pero me encanta como empieza muy muy suave, y se emplaza como sin darte cuenta a un estribillo pegadizo. En el apartado de las letras, me gusta especialmente, parece lidiar con demonios personales que conozco (depresion) y se mueve en los extremos de la esperanza y desesperanza, tratando de zafarse sin lograrlo de errores cometidos y gente a la que se ha perjudicado.

Well, you say the pills will sort me out
Embolden me against
The manifestations of fear and doubt
I just forgot who I used to be

15-Pete Doherty- The Last of the english roses

El primer largo como solista de Pete, era un intimista ejercicio de decadencia a lo Byron, en clave desenchufada pero conservando muchas de las principales señas de identidad, como la sinuosidad de los versos, Otro ejercicio de libertad creativa, como los espacios que intentaba crear Barat. Con un acompañamiento que remite a medias a The Cure (Lullaby!) y que, finalmente, suena enteramente dohertyana. El apartado de la letra remite a ese constumbrismo con toques de nostalgia que un Alex Turner de Arctic Monkeys suscribiria. Aunque el final en lengua francesa sea un poco afectado (sin el resultado maravilloso de un “to the end” de Blur)

The Libertines sin the Libertines (parte II)

6 Oct

PEGGAWL161209.article_x4pegg

En la foto vemos a los cómicos Simon Pegg y Nick Frost libertineando, dos suplentes de lujo.

“That gum you like is coming back with style”

(Twin Peaks)

Es curioso como las cosas de pronto pueden vover a ponerse de moda. Lo mejor del retorno de Libertines es que no forma parte de ningún revival más o menos orquestado. No hay motivos para sospechar de un meditado hype de revista de tendencias (o de música, últimamente lo mismo).

Lo mejor de Anthems for a Doomed youth es que no se trata de un disco más de Libertines, no es el teórico tecer disco de Libertines: En el fondo se trata de una banda nueva. Es un disco debut, es un reboot: la franquicia elige un nuevo punto de partida. La continuidad con la obra anterior existe, pero en cierto modo sería demasiado doloroso, seguir siendo sin más aquella banda, una banda de la que nadie, ni sus fans, han salido indemnes.

There are no innocent byastenders era el documental que recogía el retorno al directo en 2010 de la banda, pero también de modo tangencial, su ascenso y caída. Pero más allá de eso, más allá del cotilleo, y la épica, y la miseria, y el mito y la música, lo que me interesa es que nos muestra a los supervivientes del naufragio de un modo natural, en su día a día, personas diferentes tras tanto tiempo, todavía perplejas, todavía tratando de conectar mediante anécdotas inconexas qué diablos ocurrió.

El documental está a las antípodas de lo que podría ser un desenfreno a lo Julian Temple. Es básicamente gente hablando. Es casi como si tratar desapasionadamente sus intentos de formar parte de una bohemia improvisada y salvaje, incluso antes de triunfar, pudiera desactivar la imagen especular que todavía canibaliza a la banda.

El tratamiento de los excesos y los enfrentamientos y traiciones tendrá su continuidad en Anthems… pero con el control de quién no habla en el momento de pasión, sino con el tiempo y la experiencia.

Experiencia y desfogamiento que atraviesa esas canciones que vamos repasando, los momentos del grupo cuando no eran el grupo:

6-Dirty Pretty Things- Gin and Milk

Todavía en las coordenadas del debut Waterloo to anywhere, otra muestra de energía que podría remitir a la banda madre perfectamente. Sin embargo, acá yo veo más que una descarga de adrenalina. Tanto la guitarra como parte de la melodía retrotraen muy mucho a The Jam, una influencia que será muy presente en todo el segundo album de DPT.

Mensaje cifrado: “I try oh so hard but don’t get so far
You get my respect but we don’t connect
We’re in it together so I’ll love you forever
I love you forever”

7-Babyshambles- Albion

De nuevo Pete ofrece más versatilidad, más registro, y sobre todo más capacidad de melancolía y ternura. ¿Alguna vez habéis sentido nostalgia de un lugar que en realidad no existe? De alguna manera la poética inconexa de Pete, hecha de parches y apuntes, funciona de ese modo, y contruye una canción magnífica sobre el lugar en que vive y que le hace daño, pero también acerca de un lugar que no dejamos de buscar nunca, que reconocemos sólo en nuestros sueños, y en los pequeños detalles que amamos cada día.

8-DPT- Blood thirsty bastards

El mundo es una jungla cruel, y Barat se muestra a medias asqueado y a medias asustado, queriendo tan sólo que le dejen un rincón donde tratar de mantenerse a salvo. El infierno son los demás y en la distopía en que vivimos, Barat se mostraría feliz de resistir junto a alguien, el peso del mundo. Una melodía juguetona para una canción en realidad bastante pesimista. Una oda a la supervivencia en un mundo invivible.

9-Babyshambles- The man who came to stay

No es una elección de las más obvias. Cara b de Killamangiro. Es una canción de la que me gusta mucho el sonido, con una guitarra que al principio suena muy a indie americano, casi a Spoon y una batería y coros que lo hermanan con Division of Laura Lee. Tiene la urgencia que suele imprimir Doherty en unos versos apresurados. Hay dos maneras de interpretar esta canción repleta de referencias a canciones robadas, paranoia, fama y fortuna, una canción sobre un hombre que “fue rey por un día”: como una referencia expresa a Barat. Pero más bien me inclino por otra, es una canción sobre si mismo.

Mensaje cifrado: “There’s a man who came to stay
The boy he replaced, disappeared without a trace…
Stole all my songs and my style away
No-one would say what they wanted to say
So he was king for a day..
If you sail into the sun
Beware the eyes of green
And if the whole room tells you ‘you are the one’
I defy you not to believe them, my son…”

10-DPT- Tired of England

La respuesta a Albion, de algún modo. Una pequeña joya pop que resuena a lo mejor de la new wave inglesa de Elvis Costello en adelante, incluso a los momentos menos deprimentes (y menos celebrados) de The Cure o los Madness más pop. Aunque en realidad esto es un cara a cara con el mejor Julian Cope y Teardrope Explodes. Una canción totalmente subestimada, musicalmente uno de los mejores singles de Barat. Lástima que a la letra le falte precisamente la poética que si contiene Albion.

The Libertines sin The Libertines (Parte 1)

1 Oct
Processed with VSCOcam

Processed with VSCOcam

tumblr_nu3zc1psTP1r7nrtgo1_1280doherty

En Canino se me han adelantado con la crítica (positiva) del disco de Libertines, que como el hijo pródigo han vuelto y de qué forma.Voy a posponer de momento tal crítica, sólo diré que los “himnos por una juventud condenada” (la suya, la nuestra) cumplen sobradamente las enormes expectativas (del retorno de Stone Roses nada se sabe y ya nada se espera) en un momento en el que el hype es un arma de doble filo para ellos. Pero más importante, es ver al duo reconciliado completamente. Love is all around. Pasaron los días de stress post traumático con Carl durmiendo con la escopeta bajo la cama por si Pete entraba a robar.

Pero así, abordando esto con más pausa, me obligo a pensar una aproximación distinta al disco, y es analizando previamente el disco perdido de The Libertines, es decir, ese que pudieron sacar en los más de 10 años separados (si pasamos por alto los conciertos de Reading y Leeds de 2010, semilla del retorno actual).

Es a la vez un repaso de los puntos fuertes de sus carreras paralelas, que no solitarias, y un What if… imaginando un ensamblaje imposible de un disco en común que nunca fue, y que nunca hubiese sido de permanecer juntos: Nunca hubiesen escrito estas canciones, hubieran sido otras.

Atacados por quienes les reclaman que no siguen siendo los mismos (algo que debería ser obvio) y por quienes les consideran demasiado fieles a si mismos (algo que tampoco está mal), demasiado poco parecidos a su versión fiera y juvenil, y demasiado poco alejados de ese sonido y ese fuego, imposibles de ubicar pacíficamente, la ventaja es que no han permanecido en silencio. Han sido fuctíferos, han continuado cantando y contando historias, y este disco de unos no-libertines, explica cómo son los Libertines de 2015, como han llegado a ser.

1- Dirty Pretty Things- 9 Lives

Love Music Hate Racism fue un recopilatorio muy prescindible del NME. Salvo por esta maravilla, casi mi canción preferida de un ex-libertine. Más que en el primer disco de Dirty Pretty Things, esta canción apunta al segundo, con Barat a camino de probar cosas un poco diferentes a su estilo habitual. De nuevo esa tendencia autodestructiva de las bandas inglesas a colocar sus mejores canciones fuera de los LPs, alejándolas y escondiéndolas del público. Y hasta de la crítica.

2-Babyshambles- The 32nd of december

Una canción que empieza con el balbuceo típico de Pete, casi un tarareo, para, como siempre, convertir ese verso escupido en una pieza más de un puzzle perfecto. De las más Libertine del primer disco de Babyshambles.

3-Dirty Pretty Things- Deadwood

Por su ritmo, acelerado, gamberrillo, es de lo más continuista de Barat con la banda madre. Una canción que carece del espíritu punk suicida libertine (algo perfectamente natural, no es posible vivir de continuo en el filo de la navaja), pero que tiene todo lo demás. Probablemente es el ejemplo perfecto para entender las reservas de muchos con el último disco. Demasiado fiel para algunos, la última canción fiel (y sin la pasión que atribuían a Doherty) para otros. A veces unos y otros son los mismos. La cuestión es joder la marrana.

4-Babyshambles- Fuck Forever

En el cómputo de momentos disfrutables post-libertines, en mi caso sale ganando Mr. Barat. Pero los momentos de Doherty, cualitativamente, en ocasiones están a años luz de distancia. Este es el caso. Una canción perfecta. La guitarra rasposa del principio no es original, pero encaja de tal manera en el conjunto, que se convierte en algo singular. El estribillo es brutal, la capacidad de Doherty de arrastar melodías y cambiar de tercio mientras hace de cuentacuentos, pasmosa. Básicamente, me parece la mejor canción parida por cualquiera de los dos.

5-Dirty Pretty Things- Bang Bang you are dead

Barat coge el ambiente del desierto americano, a Hazelwood, las trompetas y las noches canallas californianas de Arthur Lee, y se las lleva al terreno libertine a un ritmo pop-punk juguetón que suena, literalmente, como un tiro. En directo se deja de arreglos de viento y va al grano. Una de las canciones de lo que desde el primer momento fue un diálogo a ratos amargo entre los dos sobre su amistad/enemistad, amor, odio, fracaso y éxito. Infierno prsonal. O purgatorio en todo caso.

I knew all along
But I was loathe to believe
There was nothing but spite
Fury and lies of the words that you weave