Tag Archives: Islas en la red

Retransmisiones

27 Jul

maxresdefaultSobrevivo, e incluso, como holandés errante, traigo conmigo mesas de mezclas, y tramo redes de ligas de caballeros extraordinarios para proyecto podcastil.

En infierno son los demás, y el cielo también. Dedicado ahora al servicio al cliente, tengo ración extra de comportamiento humano, con la luz y la sombra.

La cosa es utilizar esto a tu favor, tratar de, no permanecer al margen, sino ser uno mismo parte sombra y parte luz. Y tratar de que haya más luz.

Bueno, la música, el cine, las series, los podcast que escucho, Lisboa, Twin Peaks…

Todo ayuda y todo lo mezclo en ese nuevo proyecto, Islas en la Red, para el cual estoy haciendo grandes fichajes, pero que empiezo en solitario.

Invitados quedan a un bar que no cierra nunca.

Anuncios

Resurgimiento Primaveral + The Black Room

7 Abr

020f252699d7215d8b2e79ea55dbd11b

Anuncio de próximo reverdecimiento del blog. Aprovechando de forma muy chusca que el foro de islas en la red está de animado como la crítica con la fantástica Batman v Superman, que ya sabía yo que estaba difícil como misión reclutar a un ejército de fortuna.

Lo bueno/malo es que puedo reciclar un montón de contenido original publicado allá y sólo Mr. Forfy y Miss Ice podrán quejarse.

Como adelanto, single de la semana, Close, por el grupo croata The Black Room.

“In This town lies a city” es para mi, de momento, el disco del año.

El rincón de Desbarrar

18 Oct

bat supBueno, como decía Beckett, fracasa de nuevo, fracasa mejor.

Sirva este post de pequeña presentación del foro “Islas en la Red”. Micronesia es un archipiélago, y siempre ha tenido vocación de conectar islas distantes. En su momento tenía diversos islotes, blogs y aventuras paralelos, pero uno se aburre de tener sólo su propia voz por interlocutor.

También en su momento lancé un pequeño “club de los canallas” en dónde la cosa acabó en un toma y daca a dos voces. Además, como fiel defensor de beta, de vhs, del vinilo y del casette y de cualquier causa romántica y medio obsoleto pero fieramente resistente, tiene sentido para mi meterme en el lío cuando los foros están en horas bajas.

Pero incluso aunque ese fuera el caso de ser pocos, que espero que no y despierte más entusiasmo, ya valdría la pena. Nos pocos, nos felices pocos, nos, banda de hermanos

El primer posteo incluye un insufrible y presuntuoso ejercicio de nostalgia y una invitación al intercambio de opiniones. Bajo el convencimiento, un poco en un estado de ánimo viejuno y pro-apocalíptico, de que los foros pueden aportar algo todavía que la hipervelocidad y total publicidad de las redes no pueden. Un rincón un tanto oscuro de la taberna en donde ser la parte de nosotros mismos que queramos, sin seguir la pauta de conectividad total, velocidad con que los temas nacen y fenecen, publicidad a todos nuestros círculos, sin posibilidad de ejercer el derecho a ser totalmente incoherentes, libre incluso de la imagen de nosotros mismos que deseamos y preservamos mantener.

Se aceptan opiniones, sugerencias, insultos (sólo si son ingeniosos) e intentos de sabotaje.

Si queda alguna duda, los chicos de Wired explican como funciona esta potente tecnología que lo hace posible: