Tag Archives: Liam Gallagher

Islas en la Red feat. Forfy- Legión

25 Abr

tumblr_on5w6zsrIO1qf70axo1_1280c3cd30894a9e29a44fcd997257900deaForfy del blog Mad World se pasa por la isla en el que ya es el episodio 8 de la emisión regular, para comentar la primera temporada de Legión (ya veremos la segunda en el futuro!) y de los cómics, producción Fox del canal FX sobre el superhéroe más atípico con Noah Hawley, showrunner de Fargo.

Nivel medio-bajo de espóilers.

Disgresiones con las series Netflix como Jessica Jones, con Disney, con Marvel, con los remontajes de Warner, Alguién voló sobre el nido del cuco, Agentes de Shield, con Downtown Abbey, Ryan Reynnolds y Ben Affleck, Liam Gallagher, Antonioni y Gondry. David Haller, Syd Barrett y Lenny, con una Aubrey Plaza brutal. Una serie rompedora, visualmente brillate, con un gran montaje, compleja, inteligente e innovadora.

Mientras tanto me adentro en la segunda temporada y me mudo al Berberian Sound Studio, requiriendo la ayuda de Phil Spector (Véase Capítulo 3 con el inefable Lutxo Pérez) para remasterizar las partes 2 y 3 del podcast sobre Berlanga que las tengo como el Let it Be hecho unos zorros.

Somos la Warner de los podcasts. Todo son reshoots. Pero vamos creciendo en ilusión.

Ir a descargar

 

Anuncios

Música 2017- Podcast Resumen Islas en la Red

24 Mar

c776e56fbb93c5597f9d7b8c0e478a31En lo que viene a ser con cada vez más retraso mi repaso musical del año, esta vez mezclado con soflamas anti Zuckenberg sacadas de la ciencia ficción de Stephenson Snow Crash, y otros desvaríos.

Angelo Badalamenti, Nicole Atkins, Liam Gallagher, Bad Dreems, Cameron Avery, BRMC, Ryan Adams, Nine Inch Nails, Gene Loves Jezevel, Carpenter, Black Pistol Fire, Bowie, Paul Draper, Ulver, The Wicked Whispers, Captain SKA, Ron Gallo, Lafourcade, Graham Coxon / Luke Daniel, Peter Perrett, The Flying Eyes, Pale Seas, Matthew Ryan, Mr Heavenly, Clustersun, Sundara Karma, DMA’s, Carl Barat, Dead Heavens, Buried Feather, Black Grape, Buffalo Killers, Sonic Dawn, The Ivory Elephant, Robyn Hitchcock, The Frozen Autumn, Jim James, Death in Rome, La Plata, BSP, Evolfo, Heavy Chills, Trevor Sensor, Communions , The Black Veils, Gangs of Youth, Shock Machine, The Afghan Whigs, Jonathan Bree, Gary Numan, Together Pangea, Hurray for the Riff Raff, Death in Rome, The Orwells, Greg Ashley, Daniel Romano, Shredder 1984, Trench, John Murry, Cheap Trick, Mountain Bike, Roborg, NeodroneX, Little Barrie, Morgan Willis, Smidley, David Rovics, Emmett Brown, Megahit, Roger Waters, Marc Almond, Shilpa Ray, Wolf Alice, Doug Tuttle, The Jesus and Mary Chain

Mi Lista anual 2017

Islas en la Red- Discos 2017 Ir a descargar

Single de la semana- Liam Gallagher- Pared de Cristal

10 Sep

17a70d4840126757b10d5284854cb74cDe vuelta Liam Gallagher, con su album en solitario, cuyo primer single Wall of Glass nos devuelve a las coordinadas estéticas del Be here now (que con suerte mediante, llegaré a comentar-amar-odiar junto a Xavi en mi podcast)

Lo bueno de Liam es que siempre se dejó ayudar, a diferencia de un Noel que a fuerza de inmiscuirse en la producción, está desbaratando su carrera en solitario.

Esperaremos a tener más información. De momento no soy muy amigo del segundo single, Chinatown, pero For what it’s worth apunta alto, y Bold en directo también.

De momento Liam organizó un concierto en honor a las víctimas en Manchester y partipó en otro, disipando así esa imagen de hooligan egocéntrico: Lo es, pero siempre hay una gran complejidad en todos, incluso en quienes parecen no esconder grandes misterios, especialmente cuando hay una construcción mediática que funde persona y personaje, y se retroalimenta en este caso al ser abrazada al 100% por el sujeto en cuestión.

La simplicidad es la más complicada de las máscaras.

Supersonic

7 Nov

knebworth

¿Es mi imaginación

o finalmente he encontrado algo por que merece

la pena vivir?

(Oasis, Cigarettes and alcohol)

Internet mató a la estrella de la radio…

Es difícil hablar de una película que es parte de una banda sonora sentimental, y hacerlo a su vez sin tratar de arruinar la experiencia del fan que no la ha visto. Sin explicar en qué momento acaba el metraje, en quiénes se han convertido ellos para entonces, en quienes nos convertimos nosotros durante el viaje. El documental es la experiencia del viaje mismo que emprenden, y a un ritmo envidiable.

Es un gran documental, y hay quién piensa que debería ser otro. Que debería hablar de la época, la sociedad, la política, la escena musical. Hay quienes pedían The Last Party, el libro de John Harris, hecho película.

No es así. Es la historia de dos hermanos. Viviendo la vida en el extrarradio obrero de Manchester. Soñando escapar. Es una historia que puede repetirse, que se repite, que ya ocurrió, que ocurrirá. Podría ser la historia de los Kinks en los 60s, podría pasar mañana. Es la excitación de formar una banda, de descubrir que tu hermano de pronto es una fuente inagotable de talento, de ser el frontman que desencadena su rabia como un Sex Pistol, de dar bolos insignificantes por tres años sin una nota al pie de página en ningún lugar, hasta que ocurre una coincidencia fortuita.

Es fácil pensar que fue fácil llegar a construir en esos primeros años un repertorio mágico, de pasar de tocar de 30 a 250.000 personas. De tener a 2,6 millones de personas queriendo comprar el ticket para Knebworth. Es la última gran banda de estadio. Internet cambió la cultura musical, el trapicheo de cintas, la excitación de aguardar y de descubrir, de mostrar y de iluminarse. En aquel entonces, en aquel lugar, la canción adecuada era una verdad revelada y es probable que se te marcara de por vida.

Oasis emprende en este documental una travesía del desierto alimentados por la ambición, la arrogancia, la rivalidad amarga y de vocación fraticida, y la pura desesperación de no poder volver al lugar de salida bajo ningún concepto. El pánico y no tanto como la esperanza es un poderoso motor creativo. Se les piensa simples, se les acusa de haberse pagado un publi-reportaje. Nada más lejos. Son complejos y llenos de matices.

Hay cierta nostalgia pero no sólo por quienes llegaron a ser, y ya no son, ni por los adolescentes que fuimos, la nostalgia es la justa, la que comienza no hoy, sino en el momento álgido, el momento en que algo en sus almas se pierde en pleno viaje al corazón de la industria, un maelstrom imparable y sólo sugerido, un goteo de amigos en el camino, un perder pie.

La grandeza tiene un precio, y si hay un lamento fue no haber acabado en el punto más alto para poder volver con los bolsillos llenos al pub de la esquina a volver a quedar con el granuja que roba discos en la tienda del centro, no poder volver a escuchar The Queen is Dead por primera vez… y lamentarse porque tal vez estos tiempos son tiempos con tantos estímulos, tantas opciones, que ninguna ofrece el suficiente arrojo como para hacerte sentir mariposas en el estómago en tu primer concierto.

Creo que Liam añora mucho más los autobuses con sus roadies, los conciertos de Stone roses, los partidos del City en los descansos de las sesiones del Morning Glory.

En cuanto a Noel, él siempre fue un gato. Independiente, bocazas, ambicioso, creativo. Tal vez solo le haga falta tocar en el garage de Paul Weller.

Son millonarios, no lloran, no se compadecen, más bien se maravillan de su suerte y se muestran agradecidos de un fenómeno del que no se consideran centro. Sus canciones fueron apropiadas por la colectividad como parte de sus vidas, y ese es el misterio que emociona a Noel.

Y nosotros, que crecimos en aquel entonces, en aquella época, sólo podemos emocionarnos por este regalo, por confesiones sólo casi verdaderas, por música rock e historias épicas de Working class heroes.

Gracias.