Tag Archives: Poesía

La última revolución

26 Abr

7f5a7ee18b98a8811d54a6047ca915a7POEMARMA

Que el poema tenga ruedas motores palancas
que sea máquina espectáculo cine
Que le diga a la estatua: sal del camino que atrancas.
Que sea un autobús en forma de poema.

Que el poema cante en lo alto de las chimeneas
que se levante y haga el pino en cada plaza
que diga quién soy yo y quién eres tú
que no sea sólo uno más que pasa.

Que el poema exprese lo esencial de su tema
y sea apenas un teorema con dos brazos.
Que el poema invente una nueva estratagema
para escapar de quien sigue sus pasos.

Que el poema corra salte brinque
que sea pulga y le haga cosquillas al burgués
que el poema se vista subversivo con vaquero azul
y vaya a explicar en una pared algunos porqués.

Que el poema se meta en los anuncios de las ciudades
que sea flecha señalización radar
que el poema cante en todas las edades
(¡qué bonito!) en presente y en futuro el verbo amar.

Que el poema sea micrófono y hable
una noche de ésas de repente a las tres y pico
para que la luna explote y el sueño estalle
y la gente despierte por fin en Portugal.

Que el poema sea encuentro en donde era despedida.
Que participe. Comunique. Y destruya
para siempre la distancia entre el arte y la vida.
Que salte del papel a la página de la calle.

Que sea experimentado mucho más que experimental
que tenga ideas sí pero también piernas.
E incluso si se rompe una no importa:
mejor con muletas que con alas eternas.

Que el poema asalte este desorden ordenado
que llegue al banco y grite: ¡abajo la panza!
Que haga gimnasia militar aplicada
y no se vaya como todos para Francia.

Que el poema quede. Y que quedando se aplique
a no crear barriga y no usar zapatillas.
Que el poema sea un nuevo Infante Enrique
vuelto hacia dentro. Y sin castillos.

Que el poema se vista de domingo cada día
y eche cohetes dentro de lo cotidiano.
Que el poema vista la prosa de poesía
por lo menos una vez en cada año.

Que el poema haga un poeta de cada
funcionario harto ya de funcionar.
Ah que de nuevo despierte en el lusíada
la saudade de lo nuevo y el deseo de hallar.

Que el poema diga lo que es necesario
que llegue disimulado junto a ti
y apunte hacia la tierra que tú pisas y yo piso.
Y que el poema diga: lo lejos es aquí.

El Canto y las Armas, 1967. Manuel Alegre

Anuncios

Kenneth Rexroth: La cualidad de la valentía

24 Jun

tumblr_ncp1mmF2sw1rg6f6go2_1280“…la valentía para sobrellevar la inevitable destrucción de todo lo bueno, para enfrentarse al hecho de que el amor, no dura siempre, de que los amigos se traicionan unos a los otros, de que la belleza se marchita, de que los poderosos resbalan en su sangre y sus ciudades arden…lo único que perdura, lo que da valor a la vida, es la camaradería, la lealtad, la valentía, la magnanimidad, el amor, las relaciones humanas, con una comunicación directa. Es aquí, y de ninguna otra parte, de dónde surge la belleza de la vida, su tragedia y sentido.”

(Kenneth Rexroth)

Kenneth Rexroth, poeta e intelectual libertario, con Esther Quintana, Podcast olvida tu equipaje

 

Editorial

24 Ago

JimKurzSm.jpg~originalYo estuve habitando
cuevas, silencios, trenes
a punto de partir
y despedidas.
Acudí a mítines,
a las aglomeraciones de la
protesta,
a las tertulias de café,
a los recitales donde agoniza
la cultura
como un cuerpo enfermo
y desahuciado
y traté de organizar la palabra,
transformarla en pétalo y mordida,
en pan común,
y mientras pensaba en grande,
en Uno,
sin pedir nada a cambio,
ni estrechón de manos ni palmadas
sobre el hombro
algunos tiraron trompetillas
y volvieron a sus antiguas
y esqueléticas
posturas de dioses o planetas
y se regodearon en incienso
y en el culto a su propia imagen
y organización
la celebración de su propio
aplauso
siendo actores
y público
sentado en las graderías
de su alma de espectáculo
y circo.
Eran los nuevos poetas,
los antipoetas, los contrapoetas,
los pospoetas y los ultra
y toda una genealogía
de bosquimanos
intentando poner los puntos
y las comas
alrededor de su nombre
bienamado
pulido con lija de agua
y bicarbonato al 100% puro.

Por eso estuve habitando
cuevas, trenes a punto de partir
y despedidas.

(Pedro Rivera, poeta panameño)


El enigma de la última palabra no es la palabra, es el hombre que la pronuncia

19 Dic

0d07f6be3e119219eef7555ddda8f29e

Desconfianza
Tristeza de mis manos,
demasiado graves
para no abrir llagas,
demasiado ligeras
para dejar huella.
Tristeza de mi boca,
que dice tus mismas
palabras,
otras cosas entienden
y este es el modo
de la lejanía
más desesperada
(Antonia Pozzi)

Norma

23 Nov

marilyn-photographer-unknown mmread2

Habría cumplido años, sería una anciana, pero no sería mito desgarrado sino ser florecido, sería una dama digna e indomable a lo Lauren Bacall, sería sabia, con ojos traviesos, callando secretos, amando por fin a un hombre que la mira y la ve, que la ve a ella, que no personajes ni sueños sensuales, a ella, a ninguna otra, no a la otra, a la fílmica sombra que se adueñó de ella. Noma, huiste de Norma, diste en la señorita Monroe, y trataste de huir de nuevo, hacia otra Norma.

Viviría.

Una poeta imaginó una vez una salida para tí:

“QUERIDA MARILYN MONROE

Volví a leer sobre usted en el periódico

usted estaba a la puerta de su casa de Beverly Hillis

y decía que era la suma de

cuarenta habitaciones de hotel solitarias.

Iba embutida en un provocativo vestido

también su cabello estaba resplandeciente y claro como una nube.

Yo nunca he vivido en un hotel.

Le escribo porque una debe evitar a

ciertas personas, en la medida de lo posible.

Necesitan todo lo que ven.

La necesitan porque usted es luminosa

y como una niña. ¿Sabe usted

lo que se dice del ministro de Justicia?

¿Incluso del Señor Presidente y usted?

No quiero meterme en eso, no crea

Pero soy mayor que usted,

y no tan hermosa: Entre la noche y el alba

alguien se lleva su vida. Por la mañana

van a misa con la esposa y los hijos

No es asunto mío, claro

El periódico dice muchas cosas sobre nervios

Yo quiero decirle: usted es preciosa

Usted se parece a algo que hay en todos nosotros

Usted no deja de hablar de la muerte, pero usted

nunca ha sido lanzada a las profundas tinieblas que ahogan

al ser humano sin piedad en ceniza y noche

Evite pues vestirse medio desnuda

No susurre de esa manera tan rara cuando cante

Evite los paseos solitarios y la oscuridad. Su casa

casi no se ve en las fotos por el follaje

¿le interesa a usted la jardinería?

(Tua Forsström)

Caballero Bonald: Happy Birthday, poeta.

11 Nov

2440572

DIARIO DE KAFKA


Si ahora de pronto optase
por no escribir (o no pudiera) y diera
el día por perdido, posponiendo
para quién sabe cuándo, y además
qué importa, la metódica
copia de mi agresividad
contra mí mismo, ¿pensaría
como Kafka (conocido empleado
de seguros) que esa dudosa obligación
no cumplida, se me iba a convertir
de alguna burocrática manera
en la razón de una desdicha irreparable?




            

Experimento poético #1: Intermedio Surrealista mientras busco algo interesante que decir

14 Abr

La nada flota en la laguna del blog, mientras contemplo este bosque sin árboles, sin cielo ni pájaros, cruel y verde que me observa impasible. No tengo apenas palabras, y algunas que dije arden en el suelo.

El horror de los demás, el horror de mi mismo, y un bello apocalipsis lento, carcoma del pueblo, goma de borrar de los ancestros y de sus esfuerzos por conquistar el futuro, un futuro, un día gris de tormenta que amenaza pero no liquida.

Una estrella me contempla desde un sueño a medio barruntar en mi delirante psique, incrustada desde el fondo de la palma de mi mano, iluminada por las que llaman líneas de la vida y del amor, parpadeándo entre los surcos secos de piel y cartílago palpitante.

¿Me amas? dijo estúpidamente, y no pude articular respuesta, mudas, ateridas, las palabras migraron a las islas ensangrantadas de la incertidumbre, ocultas tras nubes de dedos fríos, agarrotados.

Con mi ejército de soldaditos de plomo me lancé en su busca, con el sabor a luna pudriéndose en la boca, con luz de risas y polvo blanco de maravilla echado a perder.

Huesos molidos y salvajes, fueron los despojos pálidos de mi ejército de juguetes fantasma, derribados uno a uno por las sumas y restas de la vida cotidiana, ábacos infernales y máquinas expendedoras de tabaco light.

Un cuerpo veloz y trémulo estalla por dentro, derramando confeti y materia oscura, ósuclos de estrella y cristales rotos, el estropicio de la luz al morírseme entre los dedos.

Un cosmos en ruinas calcina la abismal carne que me mantiene apenas pegado a mis células rebeldes, sobre mi caballo de madera de paciente de manicomio que se cree Napoleón tan sólo por poder amar un segundo a Josefina.

Besos narajas y caricias abrasadoras consumen minutos inútiles, momentos de vida frescos como gotas de rocío y preñados de la culpable fugacidad.

Construimos refugios en campos sembrados de piedras, estrujamos tormentas en el vientre hermoso del recuerdo, en la ruina mortal de pétalos cadavéricos y preñados de futuro.

Porque el futuro era esto, tristeza y páramo, pero yo ahora tengo la mirada hecha de añicos de estrella, y por fin tengo fortaleza para ser débil, y permitirme el lujo de estar triste a veces, mientras conquisto el mundo de polígonos vacíos y ruinas felices de infancia y promesa, de luz y de niebla: Llamadme Nube de Tormenta, porque los cúmulos me roen las entrañas, y yo sonrío, sonrío, sonrío, con labios prestados al horizonte y a la oscuridad, con una fuerza absurda que no sabía que tenía.