Tag Archives: Redrum Blues

Retransmisiones

27 Jul

maxresdefaultSobrevivo, e incluso, como holandés errante, traigo conmigo mesas de mezclas, y tramo redes de ligas de caballeros extraordinarios para proyecto podcastil.

En infierno son los demás, y el cielo también. Dedicado ahora al servicio al cliente, tengo ración extra de comportamiento humano, con la luz y la sombra.

La cosa es utilizar esto a tu favor, tratar de, no permanecer al margen, sino ser uno mismo parte sombra y parte luz. Y tratar de que haya más luz.

Bueno, la música, el cine, las series, los podcast que escucho, Lisboa, Twin Peaks…

Todo ayuda y todo lo mezclo en ese nuevo proyecto, Islas en la Red, para el cual estoy haciendo grandes fichajes, pero que empiezo en solitario.

Invitados quedan a un bar que no cierra nunca.

Anuncios

RedRum Blues y el día del libro

19 May

books2
Carlota Garrido lleva un podcast que es un modelo de buen gusto, compromiso, y un placer para los oídos. Por eso no dudé cuando me pidió recomendaciones literarias, que grabé gustoso con mi estilo disperso, atropellado, y deslavazado. No he sido el único convocado, y os invito a que descubráis vosotros mismos múltiples voces que nos abren una ventana a autores, a sus mundos, a ese otro lugar en donde estamos cuando estamos leyendo.

RedRum Blues- Recomendaciones literarias

Entre otras cosas, desvarío sobre el libro sobre películas que nunca llegaron a ver a la luz, del amigo José A. Zamora (40 películas que nunca verás), el fascinante mundo interior de Alejandra Pizarnik en sus diarios, la historia de la música política desde Strange Fruits con 33 revoluciones por minuto, de Lindskey, los libros de Peter Biskind sobre el Hollywood de los 70s, 90s y 50s, la biografía convulsa del activista hippie pacifista y anticapitalista Abbie Hoffman, o una compilación gafapaster sobre Twin Peaks. Con el olvido imperdonable de Ángeles Fósiles, el tratado de Magia de Alan Moore, editado por La Felguera.

Entre las recomendaciones ajenas, destacar China Mièville, y su ciencia ficción extraña.

Si hoy fuera incluiría “La Fractura, Vida y Cultura en Occidente 1918-1938”, de Philipp Blom, autor de la genial “Años de Vértigo, cambio y cultura en occidente 1900-1914” y que nos acercó al autor Diderot con “Gente Peligrosa”.

Food For Thought: La web cultural Canino y el Pocast/Blog Redrum Blues

18 Sep


vintage_internet_by_mrxpk-d6tb14a

73f2077acb236616fceb96555a34a244

Traigo a mi mundo conmigo, y parte de ese mundo sois los demás.

Me gusta leer y escuchar a los demás, casi podría decir que escribo menos, hablo cada vez menos, y leo y escucho más, porque el narcisismo y la necesidad de epatar y sorprender juveniles han remitido, no el idealismo y las ansias de contar.

Pienso esto mientras me apego a una rutina prosaica, terrenal, de regateo en los portales y tenderetes belgas con fruta. No hay nada de romanticismo en caminar por las calles en donde Verlaine y Rimbaud casi se matan el uno al otro. La verdadera provocación hubiera consistido en amar.

Traigo mi mundo conmigo, y es una gran compañía. Dentro del mismo, hay un renovado interés por los podcast y los blogs, la cultura pop en general (sin la distancia clasista correspondiente al arquetipo del irónico connaisseur o ‘enterado’).

Os traigo recomendaciones en esa línea, una línea que añora un tanto la oportunidad de diálogo y descubrimiento que, paradójicamente, la superabundancia de estímulos y conectividad de las redes parece ahogar. Los grupos de Facebook o los fogonazos de twitter me transmiten mucho menos que los foros, o los blogs. Más estímulos, menos significativos.

Se trata de pautas de intercambio y de encuentro en la red diferentes, en cuanto a velocidad, e incluso intimidad. Los perfiles públicos mezclan los contenidos de la vida privada con todos los demás. Personalmente, encuentro menos personal el nombre que el Nick. La máscara es una cara más, tan verdadera como el rostro, quizá más dada a liberar lo reprimido. El tiempo entre publicaciones y emisiones permite asimilar.

Me gustan los podcast no sólo porque significan el retorno de las voces susurrantes, de una radio mejorada y personal, de una intimidad y un intercambio vía comments muy especial, y de una periodicidad que permite la dosificación, digestión, reflexión, disfrute.

Uno de los que he disfrutado enormemente es Redrum Blues. Utilizaré algunas palabras de su creadora, Carlota, para describirlo:

‘Lo que yo quiero es hablar de las películas, de lo que dicen y  de lo que no dicen, de lo que podrían decir, de lo que evocan y de lo que  dejan horas más tarde de que se  haya apagado el proyector, cuando ya las creemos lejanas e inocuas, y de repente en un momento de silencio irrumpen con una imagen cualquier tarea cotidiana. 


Por supuesto, también puede ser que te encuentres aquí algunas referencias a libros, personas, autores, filósofos, cambios políticos, revueltas y revoluciones. Antes de que saques tus propias conclusiones te diré dos cosas: 


-la primera, saca tus propias conclusiones.
-la segunda, cualquier parecido con la realidad no es casual, es voluntario’.

Descubrí el podcast buscando desesperadamente críticas positivas a la segunda temporada de True Detective, y no sólo me encantó aquel programa (que me descubrió la novela de Pizzolato Galveston, actualmente en mi Kindle), sino que pasó a ser parte de mi dieta diaria podcastera junto a ‘Desde Twin Peaks’, ‘Destino Arrakis’, ‘Apocalipsis friki’, ‘el libro de Tobias’, ‘La órbita de Endor’ y los programas de radio ‘Coordenadas’, el extrañísimo ‘Videodrome (un poco lo que queda de Radio 3), y ‘Carne cruda’ (irreductible bastión de independencia).

Desde ese momento, quedé enganchado a una voz y una visión muy particular, que salta de temas cinéfilos y seriéfilos a temas comprometidos, que pasa de The Newsroom de Sorkin y su visión del periodismo, a la literatura irreverente, la crisis griega, o comenta el buen hacer de la compañía de teatro valenciana A Tiro Hecho (de la que también me declaro fan). Lo mejor que puedo hacer es dejar que lo descubráis vosotros mismos.

La segunda recomendación tiene una conexión con los podcast. Se trata de Canino, web de información y crítica cultural, realizada por un equipo de primera entre el que destacaría a Noel Ceballos, periodista y bloguer de primera hora, con su ‘El emperador de los Helados’. También participa en un destacado podcast junto al Hematocrítico, ‘los hermanos podcast’, al que, lo reconozco, no presté la merecida atención.

Ahora nos ofrece junto a un amplio equipo un proyecto muy ambicioso, con un festival de contenidos, opiniones e informaciones de toda clase, en un momento en que todo es reblogueo y retwitteo. Desde el mundo de David Cronenberg hasta los programas de Colbert (en un artículo magristral que reflexiona sobre el personaje televisivo y la ironía), pasando por una galería de merchandasing cocainómano setentera (sic.)

Así, en sus propias palabras: Canino no pretende revolucionar el panorama de nada, ni quitar el trono a nadie ni demostrar cómo se hacen bien las cosas. Solo quiere poner en pie algo que sus responsables cada vez creen que escasea más: una web cultural en español donde sus responsables realmente parezcan disfrutar con lo que comentan y no sientan la necesidad continua de aparentar estar por encima de la temática de la web. Canino son noticias, reportajes y críticas con cabeza y corazón sobre cine, televisión, libros, música, tebeos, videojuegos y cualquier otra forma de cultura popular. Con la sutil diferencia de que a nosotros sí nos gustan los tebeos de superhéroes, las pelis de terror, los videojuegos de tiros y la música pop.’

Para empezar, he disfrutado enormemente de la entrevista a Nando Cruz sobre su libro ‘Pequeño Circo’, al que le tengo unas ganas tremendas: Cruz da un repaso crítico al mundo indie noventero y sus miserias e inanidad, de forma crítica. Algo que ya dejaba entreverse en su libro sobre la grabación del disco de Los Planetas ‘Una semana en el motor de un autobús’, o en el libro de Carlos Prieto sobre ‘Cajas de música difíciles de parar’.

‘Food for thought’, dicen los anglosajones, alimento para el pensamiento. Y el entretenimiento.