Tag Archives: Terry Gilliam

El dibujante que hacía películas

23 Nov

OfzAJ Quotation-Terry-Gilliam-humor-Meetville-Quotes-170650 Samurai-Warrior-sketch_large drparh16

Terry Gilliam es aquello que Ridley Scott soñó con ser. Porque Ridley lo hizo una vez. Pero Gilliam lo hizo una y otra vez: crear universos. A tumba abierta aunque significara crearse una fama de ruina entre los productores.

Hoy es el cumple de Gilliam, alguien que empezó en el arte, la animación y el humor, formó parte de lo mejor del humor absurdo, Monty Python, y sin dejar de dibujar creó dibujos de celuloide con ojos que aún hoy son de niño.

Más quijote que Alonso Quijano, siguiendo la estela de otro apestado para el negocio de vender entradas, Orson Welles. La imaginación de Terry es febril prodigiosa e igual nos entrega perfección como en la distópica Brazil, como momentos de delirio y delicia, fellinianos en su imperfecto ensamblaje, como su Munchausen.

Pero Gilliam sigue siendo un hombre y su lápiz combatiendo el hecho de que la luz en movimiento que es el cine requiere de mucho más que imaginación y grafito, es luz cara, que se plaga de aspectos pragmáticos que estorban al soñador.

Soñar y vivir, a menudo nos convierten en benditas contradicciones.

Hoy los storyboards de Gilliam.

 

Anuncios

Robin Williams, el hombre de los ojos como estrellas fugaces

2 Sep

robin-williams-the-sad-clown

Este es un post que no me ha resultado fácil hacer, y en general ha quedado afectado y pomposo. Una pompa que no le va a Robin. Pero qué se le va a hacer si estoy perdiendo mi sentido del humor.

El caluroso día de su muerte, pensé en Foster Wallace y en cómo decía uno en ese momento elige entre el fuego del incendio que le abrasa y saltar al vacío. No desea uno saltar. Elije entre dos dolores.

Él tampoco está. Luego Cioran, que vivió tanto porque siempre podía matarse mañana, una postura muy Camus.

No vamos a ponernos más listillos, no vamos a desenterrar el cuerpo de Jean Amèry o a hablar de payasos tristes o juguetes rotos.

Comentar su papel en The Fisher king, película infravalorada, preciosa, llena de “verdad” de locura cuerda, de don quijotes y de qué es aquello de la joie de vivre, de si la imaginación o el amor o la amistad son aquello que nos permite no quedarnos a solas con nosotros mismos en demasiada mala compañía.

Y luego que he empeñado en recitar a Corso. Lo siento. Las canciones de Zelda, juego que amaba, y de Kinks, en sus variaciones, cuyos derechos no poseo, compensan un poco. sólo un poco.

Y no, no soy un ventajista. No era un gran fan del Robin que elegía papeles parecidos, registros repetidos. Pero hay ese puñadito. Y consigue que un anti Spielberg como yo se trague Hook. Un milagro digno del Grial.

http://www.ivoox.com/robin-williams-el-rey-pescador-despedida-del-clown_md_3450338_1.mp3″ Ir a descargar