Imagínese una sociedad

24 Feb

Ilustración de Josan González

“Imagínense una sociedad que somete a las personas a condiciones que las hacen terriblemente infelices y luego les da las drogas para eliminar su infelicidad. La ciencia ficción ya está sucediendo hasta cierto punto en nuestra propia sociedad. En lugar de eliminar las condiciones que deprimen a las personas, la sociedad moderna les da medicamentos antidepresivos. En efecto, los antidepresivos son un medio para modificar el estado interno de un individuo de tal manera que le permitan tolerar condiciones sociales que de otro modo le resultarían intolerables “.

(Theodore Kaczynski)

Mansun

19 Feb

Attack of the Grey Lantern

Esta semana se cumplían 24 años del debut de Mansun, Attack of the Grey Lantern. En su momento opacado tanto por compartir portadas con la camada del Bit Pop y ser percibido como parte de una moda, como por no sonar por el patrón establecido, es saludado por parte de la crítica de hoy como uno de los mejores discos de los 90s.

Paul Draper era la fuerza creativa total tras este album casi conceptual, que como Dark Side of The Moon de Pink Floyd funciona mejor como una suite continuada que como una colección de canciones, algo que se perdía al extraer singles. Si bien otras bandas recuperarían el glam-rock de distintas formas, Draper no se asustaba de llevarlo al terreno más sinfónico y lírico, haciendo parecer a Suede una banda de garage de Detroit. Complejo, excesivo, delicado, habría tal vez que remitirse a los Talk Talk más inspirados, a los momentos del Queen mejor ensamblado en el estudio, con capas de instrumentación, cambios de estilo abruptos, y también una ambición artística sin límites y sin miedo al ridículo (Japan, Marillion, Chameleons, Procol Harum) o a rozar un prog-rock que sólo era tolerado entonces si se maridaba con sonidos más duros (Porcupine Tree, Dream Theater) con los que esta obra no quería tener nada que ver.

La delicadeza, ternura, romanticismo, pasión con que Draper vistió esta obra total era única, quizá con un parangón con el Dog Man Star de Suede y el This is Hardcore de Pulp.

¿Qué pasó con Mansun, aparte de estar fuera de sintonía con las modas de su época? Los problemas de salud y demonios personales de Draper produjeron una pausa en su carrera, pero para entonces el proyecto Mansun ya había sucumbido mucho antes. Como en el visionario clip “Legacy”, una mini película del efecto de la fama y el negocio en las bandas, extraído de su segundo disco, las puñaladas de miembros de la banda, y las diferencias con la discográfica los borraron del mapa.

Little Kix, su tercer y último disco oficial, es calificado por Draper como “una colección de demos” que la discográfica sacó, fruto de las desastrosas relaciones personales (con el casi incomprensible movimiento de dos de sus compañeros de intentar expulsar al miembro que componía el 90% de la música, Draper) y de la presión de los directivos para adoptar un sonido más comercial. Del mismo se puede salvar el honesto single “I can only disappoint U”, aunque personalmente tengo cierta debilidad por “Fool”. Era un disco de compromiso sin ambición ninguna. Kleptomania son directamente demos de un nonato cuarto album. Draper produjo y compuso para otros artistas como Joy Formidable, hasta su debut en 2017 con Spooky Action.

Lejos queda el brutal esfuerzo de esta obra maestra, y la ambición de su segundo disco con Mansun, Six.

Harry Dean Stanton

12 Feb
Imagen

Necesitaremos realistas de una realidad más extensa

11 Feb

Escasez

10 Feb

Hay un problema fundamental que atraviesa los últimos años de este blog, derivado de un problema fundamental que atravieso yo mismo. La depresión.

La mayoría de cosas, reflexiones referencias pop, apuntes políticos, artículos cinéfilos, estéticas pop, me resultan fútiles. Por tanto, difícil traducir en contenidos simples fantasmas evanescentes que se escapan mientras lucho, a brazo partido, conmigo mismo, en medio del absurdo del que estoy convencido, está impregnado todo.

A la hora de escribir ficción, y eso es ser generoso, ya que ya no escribo más allá de una frase, procedo como el aficionado al bonshai, podando, hasta que sólo queda lo mínimo, el esqueleto de una idea, y hasta una idea es demasiado, es una mancha de aceite. Por qué ha de haber algo, cuando lo más natural es que no haya nada.

Tuve mi primera crisis en torno a los 13 años. He hecho el cálculo. Eso son más de 25 años conviviendo con un estado del espíritu que acaba por dominarlo todo.

Del proyecto de locutar algunos relatos del escritor Foster Wallace, de realizar podcast musicales, de comentar ciertas películas, no sé si saldrá mucho. A veces toda mi energía se ve consumida en cosas nimias, e incluso el simple hecho de tomar una ducha se representa como la escalada de un monte. No tengo a veces ni concentración para ver una película de una sola sentada.

Y sin embargo el hecho es que lo sigo intentando. Hay escasez de paisajes en este desierto de ramas podadas, pero continuaremos caminando sin dirección aparente aunque los buitres vuelen en círculos cerca del sol.

The sun is shining outside
But there’s a storm in my skull
And I was feeling just fine but the drugs and the wine started taking their toll
See my friends were relieved
That I was on the mend
And my family and me, well we almost believed, I was normal, again

But then you came along
Just like a song
That I can’t get out of my head
Hello Depression
I guess you’re back again

So now I’m feeling too much
Or I’m not feeling at all
And the doctors they say, that a tablet a day, makes the demons feel small
But my demons feel huge, so I drink and I use, like before
When I drink I just think, and when I think I just sink, into your arms once more

And then you come along
Just like a song
That I can’t get out of my head
Hello Depression
I guess you’re back again

So I’ll accept and embrace, that you’re part of my mind
I’ll surrender up myself ‘cause I know that in time
I’ll be better
You’re never forever

And when the sun is shining outside
I’ll be feeling just fine
And when you’re in my skin
I won’t fight but I’ll win
I’m not yours, you are mine

And when you come along
Just like a song
I’ll sing for the whole world to see
I’ve got depression
Depression’s not got me

Un Arte, Elizabeth Bishop

10 Feb
Foto de George Natsilous

El arte de la pérdida no es algo complejo para dominar;

tantas cosas parecen plenas de la intención

de estar perdidas que su pérdida no es un desastre.

.

Pierde algo cada día – acepta el revuelo de

llaves de puerta perdidas, y una hora torpemente gastada.

El arte de la pérdida no es difícil de dirigir.

.

Pues entrena perder todavía más allá – y rápidamente:

lugares y nombres, y donde estabas destinado a viajar.

Nada de esto traerá el desastre.

.

Perdí el reloj de mi madre. Y ¡mira! mi última,

o penúltima, de tres casas bien amadas, se fue.

El talento de soltar amarras es posible perfeccionar.

.

Dejé ir a dos ciudades – algunas encantadoras.

Y, aun más vasto, unos reinos que poseía – dos ríos, y un continente.

Les extraño, pero no fue un desastre.

.

Aun mi pérdida de ti – con tu voz chistosa o un gesto que me encanta –

no mentiré. Es obvio que

el arte de la pérdida no es algo duro para aprender,

aunque parezca como (¡Escríbelo!)

el desastre.

.

(1976)

Absurdo

1 Feb

Estas son algunas de las cosas que probé: el Seminario Erdhard, conducir un vehículo de diez marchas hasta Nueva Escocia y de vuelta, la hipnosis, la cocaína, la quiropraxia sacro-cervical, unirme a una iglesia carismática, hacer footing, trabajar como voluntario para la oficina publicitaria del ayuntamiento, clases de meditación, los masones, el Forum Landmark, el Curso de Milagros, un taller de dibujo en el hemisferio derecho del cerebro, el celibato, coleccionar y restaurar Corvettes antiguos e intentar dormir con una chica distinta todas las noches durante dos meses seguidos (acumulé un total de treinta y seis en sesenta y una noches y además pillé clamidia, hecho que les mencioné a mis amigos, fingiendo que estaba avergonzado pero confiando en secreto que la mayoría de ellos se quedaran impresionados —y pese a que se escudaron detrás de hacer bromas a mi costa, creo que lo estuvieron—, pero en su mayor parte aquellos dos meses únicamente me hicieron sentirme vacío y depredador, además dormí poquísimo y en el trabajo estaba hecho un asco; aquella fue también la época en la que probé la cocaína). Sé que esta parte es aburrida y que probablemente le esté aburriendo, pero se pone más interesante cuando llego a la parte en la que me mato y descubro lo que pasa inmediatamente después de que una persona se muere. En lo relativo a la lista, el psicoanálisis vino a ser lo último que probé”

(El neón de Siempre, Davis Foster Wallace)

Ridículo

1 Feb
“Hay dos clases de verdad: la verdad que ilumina el camino y la verdad que calienta el corazón. La primera de ellas es la ciencia y la segunda es el arte. Ninguna es independiente de la otra ni más importante que la otra. Sin arte, la ciencia sería tan inútil como un par de pinzas altas en manos de un fontanero. Sin la ciencia, el arte se convertiría en un crudo desastre de folclore y charlatanería emocional. La verdad del arte evita que la ciencia se vuelva inhumana, y la verdad de la ciencia evita que el arte se vuelva ridículo ".

(Gran Pensamiento, 19 de febrero de 1938) "
- Raymond Chandler, Los cuadernos de Raymond Chandler; y el verano inglés: un romance gótico

Feliz Cumpleaños, Lynch

20 Ene

“Aprendí que justo debajo de la superficie hay otro mundo, y mundos aún diferentes a medida que profundizas. Lo supe cuando era niño, pero no pude encontrar la prueba. Fue solo una especie de sentimiento. Hay bondad en los cielos azules y las flores, pero otra fuerza, un dolor salvaje y decadencia, también acompaña a todo “.

“La gente dice que mis películas son oscuras. Pero como la luminosidad, la oscuridad surge de un reflejo del mundo. La cosa es que tengo estas ideas de las que realmente me enamoro. Y una buena idea para una película suele ser como una chica de la que estás enamorado, pero sabes que no es el tipo de chica que traes a casa con tus padres, porque a veces tienen cosas oscuras y preocupantes “.

– David Lynch

Tres cuentos y tres canciones de Navidad…

27 Dic

Una tradición navideña… Disfruten de los cuentos de estos compañeros este año en que las musas me han abandonado…

Puedo Saltar Charcos

Trece años han pasado desde que comenzó esta tradición navideña de contarnos cuentos unos a otros. En esta ocasión, porque así son las cosas, el cuento de Mycroft faltará a una cita en la que siempre había estado presente. Faltarán únicamente sus letras porque él estará, por supuesto. Su lugar virtual se mantendrá a la izquierda de la chimenea que nos alumbrará esta noche mientras leemos una vez más nuestras historias de Navidad.

Hace seis años que este lugar se mantiene vivo gracias a esta tradición. Siempre a la espera de recuperar parte de lo que fue en cuanto los vientos sean favorables. Consciente, siempre, de que esa circunstancia puede no darse nunca. Pero no importa porque durante la noche mágica, además de la visita del gordo vestido de rojo, pueden ocurrir cosas que no imaginamos. En esta ocasión la maldita pandemia se ha adueñado de la Navidad y de…

Ver la entrada original 6.365 palabras más