Twin Peaks T3 Caps 1-5- Redrumblues + Islas en la Red. Una alegre discusión sobre magia, surrealismo, free jazz, donuts, tartas de arándanos y la estructura de la realidad.

21 Jun


h9aqtcuvyhovikybk62l

“Yo no distingo entre la magia y el arte”

(Alan Moore)

Hay momentos para dejarse de delicadezas y hablar como si no existiera la palabra spoiler, momentos en que sueños con caballos marinos nos hablan del poder de las imágenes puras. Momentos en los que disentir apasionadamente, y amigablemente, de lo visto, como un viaje imposible y radical entre dimensiones a una televisión que no conoce de fórmulas, un estilo gonzo de reventar géneros y expectativas, con llaves, anillos, acertijos, dopelgängers, cortinas rojas, mundos incongruentes, realidades irreales, truculentos trayectos a ciegas por el mundo White trash, cuerpos, aparaciones, maldad sin fronteras, naipes, casinos, humor dadaísta, nostalgia dinamitada y males globalizados en un mundo en expansión.

De la première en Rambleta, al capítulo visto en casa de Carlota, a medio podcast, cual experimento para frotarse los ojos incrédulos, en plena discusión.

Esto es Twin Peaks Temporada 3.

Estaban advertidos.

 

Redrumblues- Twin Peaks el Regreso

Generación

14 Jun

MarcheSurRenault

“Generación”; durante años me juré no pronunciar esta palabra, me repugna de manera instintiva. No me gusta la idea de pertenecer a ese bloque coagulado de desengaños y compadreos, una forma de ser que sólo se realiza y se siente como tal en el momento de la traición masiva de la madurez. No se pasa a formar parte de la generación hasta que hay una retractación, como el caracol que se mete en su caparazón o el criminal confeso en su celda; el fracaso de un sueño, montañas de rencor, los restos aún no disueltos de una antigua sublevación, a eso es a lo que se llama “generación”. Los que, hoy, van de sus retardados treinta a sus precoces cincuenta son el sedimento, la amarga sal de la desilusión.

(Hocquenghem, citado en “Mayo del 68 y sus vidas posteriores, ensayo contra la despolitización de la memoria”, Kristin Ross)

Snow Crash, Bruce Sterling, 1992

10 Jun

120604_r22247_g2048-1116

“El resultado es que este país tiene una de las peores economías del mundo. En resumen, y ahora hablamos de la balanza comercial, que después de haber dejado escapar nuestra tecnología a otros países y de que todo se uniformice, haciendo posible fabricar automóviles en Bolivia y microondas en Tayikistán para venderlos aquí; ahora que los buques y los dirigibles gigantes de Hong Kong transportan mercancía entre Dakota del Norte y Nueva Zelanda por una miseria y han conseguido reducir nuestra ventaja en recursos naturales a la nada; una vez la Mano Invisible ha tomado todas las desigualdades y las ha untado sobre el globo formando una gruesa capa de lo que un albañil pakistaní considera prosperidad… ¿Sabes qué? Que sólo hay cuatro cosas que hagamos mejor que nadie:

música

películas

microcódigo (programas)

repartir pizzas a toda ostia”

(Snow Crash, Neal stephenson, 1992)

RedRum Blues y el día del libro

19 May

books2
Carlota Garrido lleva un podcast que es un modelo de buen gusto, compromiso, y un placer para los oídos. Por eso no dudé cuando me pidió recomendaciones literarias, que grabé gustoso con mi estilo disperso, atropellado, y deslavazado. No he sido el único convocado, y os invito a que descubráis vosotros mismos múltiples voces que nos abren una ventana a autores, a sus mundos, a ese otro lugar en donde estamos cuando estamos leyendo.

RedRum Blues- Recomendaciones literarias

Entre otras cosas, desvarío sobre el libro sobre películas que nunca llegaron a ver a la luz, del amigo José A. Zamora (40 películas que nunca verás), el fascinante mundo interior de Alejandra Pizarnik en sus diarios, la historia de la música política desde Strange Fruits con 33 revoluciones por minuto, de Lindskey, los libros de Peter Biskind sobre el Hollywood de los 70s, 90s y 50s, la biografía convulsa del activista hippie pacifista y anticapitalista Abbie Hoffman, o una compilación gafapaster sobre Twin Peaks. Con el olvido imperdonable de Ángeles Fósiles, el tratado de Magia de Alan Moore, editado por La Felguera.

Entre las recomendaciones ajenas, destacar China Mièville, y su ciencia ficción extraña.

Si hoy fuera incluiría “La Fractura, Vida y Cultura en Occidente 1918-1938”, de Philipp Blom, autor de la genial “Años de Vértigo, cambio y cultura en occidente 1900-1914” y que nos acercó al autor Diderot con “Gente Peligrosa”.

Nos vemos en 25 años

19 May

5f79357f6b386be74d871035e248aa46c8b274d0e06d8e453841377ecd6f094ca4265e590713d0edb741f8ac55e327d0C2TQaBoW8AAuQdgnew-twin-peaks-behind-the-scenes-david-duchovny-785x523twintC8GPvGLXUAkbYr618301262_1450193708335063_6624577599620029037_n

Los últimos meses me he estado preparando para el estreno de la temporada 3 de Twin Peaks, que incluso quizá vaya a ver a pantalla grande al centro cultural La Rambleta. Fe no me falta, como fan de la vilipendiada Fire Walk With Me, y tras seguir las duras negociaciones de Lynch con Showtime para lograr un cast espectacular, presupuesto, control creativo total, dirigir y coescribir todos los capítulos.

En este camino al inminente estreno, un podcast me ha acompañado, capítulo a capítulo, llegando días antes del estreno a comentar la propia precuela.

Twin Peaks: Los Archivos del Agente Cooper

Aplaudo el temple de estos intrépidos, Yago Paris y compañía (que quizá continúen con la T3), que soportaron el bajón de mitad de segunda temporada (El magnífico Desde Twin Peaks no aguantó) por las interferencias de los productores, las diferencias creativas, y el abandono de Lynch por Wild at Heart. Cuando Lynch volvió, nos regaló un final espectacular una promesa que cumple 25 años después.

Ahora, sigue sonando música en el aire, y el misterio vuelve en los espesos Bosques del pueblo de los Picos Gemelos, tras un cliffhanger de un cuarto de siglo.

Clase 101: Introducción a Rick y Morty

19 May

1aa7ee6f9f3fa886a53dffc48f8f3893

Como a tantas otras cosas, llegué tarde a la serie de Dan Harmmon (Community, al menos hasta que lo echaron y la serie saltó el tiburón). La razón, un piloto duro de ver y que descoloca mucho (tal vez lo que pasa con Bojack Horseman). Sin duda el peor capítulo de este par de aventureros interdimensionales.

Lo apasionante de R&M es que aunque hay trazas de humor referencial, no sigue el ya saturado camino de Seth McFarlane creando una enciclopedia pop en cada capítulo, sino que desarrolla su universo propio, al estilo de Futurama (que, de hecho, es más referencial).

El humor referencial y posmoderno no tiene nada de malo (aparte de haber devorado a los Simpson desde dentro de modo que ningún capítulo nuevo tiene sentido fuera de ese juego: ya no hay argumento para una serie que ha congelado a sus personajes en el statu quo de su estreno).

Pero R&M si tiene argumentos, de hecho cada episodio contiene miles de ideas, de flashes de imaginación, de creación de mundos, de argumentos de ciencia ficción, y es el hecho de que, tras la sintonía a lo Doctor Who, nos encontremos exactamente eso, un lugar de aventura, en este caso exagerado, hiperbólico y con un humor muy negro, pero un universo consistente, y, aparentemente, no estático, donde desarrollar tramas propias de un Twighlight Zone con la forma y el espíritu de Futurama, lo maravilloso de la propuesta.

Richy Fintano y compañía lo explican mejor en su podcast que paso a recomendar, capítulo a capítulo.

El Multiverso de Rick & Morty, podcast

La última revolución

26 Abr

7f5a7ee18b98a8811d54a6047ca915a7POEMARMA

Que el poema tenga ruedas motores palancas
que sea máquina espectáculo cine
Que le diga a la estatua: sal del camino que atrancas.
Que sea un autobús en forma de poema.

Que el poema cante en lo alto de las chimeneas
que se levante y haga el pino en cada plaza
que diga quién soy yo y quién eres tú
que no sea sólo uno más que pasa.

Que el poema exprese lo esencial de su tema
y sea apenas un teorema con dos brazos.
Que el poema invente una nueva estratagema
para escapar de quien sigue sus pasos.

Que el poema corra salte brinque
que sea pulga y le haga cosquillas al burgués
que el poema se vista subversivo con vaquero azul
y vaya a explicar en una pared algunos porqués.

Que el poema se meta en los anuncios de las ciudades
que sea flecha señalización radar
que el poema cante en todas las edades
(¡qué bonito!) en presente y en futuro el verbo amar.

Que el poema sea micrófono y hable
una noche de ésas de repente a las tres y pico
para que la luna explote y el sueño estalle
y la gente despierte por fin en Portugal.

Que el poema sea encuentro en donde era despedida.
Que participe. Comunique. Y destruya
para siempre la distancia entre el arte y la vida.
Que salte del papel a la página de la calle.

Que sea experimentado mucho más que experimental
que tenga ideas sí pero también piernas.
E incluso si se rompe una no importa:
mejor con muletas que con alas eternas.

Que el poema asalte este desorden ordenado
que llegue al banco y grite: ¡abajo la panza!
Que haga gimnasia militar aplicada
y no se vaya como todos para Francia.

Que el poema quede. Y que quedando se aplique
a no crear barriga y no usar zapatillas.
Que el poema sea un nuevo Infante Enrique
vuelto hacia dentro. Y sin castillos.

Que el poema se vista de domingo cada día
y eche cohetes dentro de lo cotidiano.
Que el poema vista la prosa de poesía
por lo menos una vez en cada año.

Que el poema haga un poeta de cada
funcionario harto ya de funcionar.
Ah que de nuevo despierte en el lusíada
la saudade de lo nuevo y el deseo de hallar.

Que el poema diga lo que es necesario
que llegue disimulado junto a ti
y apunte hacia la tierra que tú pisas y yo piso.
Y que el poema diga: lo lejos es aquí.

El Canto y las Armas, 1967. Manuel Alegre