Una conversación sobre salud mental

19 Jun

Estrenándome como streamer en twitch comentando el libro de Aracil, apuntes para una psiquiatría destructiva, publicado por piedra papel, y el artículo Bueno para nada de Mark Fisher, amén de mi propia experiencia con el tema de la salud mental.

Una Guia Personal a Twitch

7 May

Parte del entramado societario del mal de Amazon, Twitch, con sus streamers de jornadas maratonianas, con sus pozos de odio y misoginia, no parece a priori un territorio amable a explorar. Además forma parte del fenómeno curioso de gente reaccionando a contenidos, o jugando, como si a cierto nivel, el espectador ya no fuera capaz de disfrutar directamente, tomara distancia, y necesitara de un mediador al que vouyerísticamente ver disfrutar de aquello a lo que no somos capaz de implicarnos a fondo.

La gamificación en puntos, cofres con cartas de regalo que canjear por interacciones, trenes del hype para promocionar suscripciones, es turbocapitalismo y neuromarketing. Estamos ante un escenario del estilo de Black Mirror, con cierta cualidad de irrealidad distópica.

Sin embargo hay capas y capas, obviamente. La toxicidad esta en toda la superficie de internet, fomentada por anonimatos y la distancia, facebook, twitter, IG, nombren una red libre de pecado. Y estaba en su pasado, myspace, IRC, foros, blogs…

El algoritmo fomenta contenidos neoliberales, racistas, ultraderechistas, supremacistas randianos, y solo el bloqueo del usuario nos previene de ese bombardeo de sugerencias torticeras. Pero Twitch es el formato que mejor ha recogido el espíritu de crear comunidad, complicidades, encuentros, que tuvo su zenit en el foro y el blog, y antes de eso, de forma analógica, el mundo de los radioaficionados, que transmitían de forma amateur haciendo amigos de todo el globo.

Porque en Twitch se genera comunicación, y en cierto modo, uno de los problemas de muchos de sus canales es que mueren de éxito, cuando sus chats se aceleran por la cantidad de usuarios y se rompe esa comunicación bidireccional.

Aqui va una diminuta lista de canales que sigo de cerca:

Noticias:

Nudomedia

Pandemia Digital

Maldita.es

Ciencias:

SherezadeMR

LauraFloresCiencia

CienciateConBigman

Politica:

Albercanarias

LaFuturaChannel

Cuelli_TV

Descifrando La Guerra

Leyla Becha

Comic:

ElTorres72

PacoHdezs

OscarLMedina

Literatura:

CafeLibreria

Lectura del Tiempo

Gisbanos

Estamos Grabando

Lapalabraerrante

Talk Show-Feminismo:

Reinas y Repollos

Talkshow-True Crime (catalan):

JacintCasademont

Talkshow- Juegos de ordenador y Antifascismo

Kerk

Talkshow- Política y Precariado

Precariadas

Cine-Superheroes:

ArkhamCyC

Universo Alex

Arte-Miniaturas:

ScratchAttackTV

little_yein’s

vallejominiatures

Miniatures Den

Sergio Calvo

Maesepapaya

Kamencesc

Jander

Printandpaint

Arte-Dibujo:

SoniaMatas

Cluengoart

Rafaraday

Juanjo López

Naizuart

Azconegui

Belen Garcia

Música:

Elesky

SashiBoom

Rol:

Frikivetusto

Software Libre:

56knews

Arqueologia:

Buttercup_e

TV Añeja:

Rimembahdashit

Animales:

Priut_help

¿Un Gran Hermano de gatos? Cuente conmigo

Patos

DashDucks

Refugio de Lobos

Wolf Conservation Center

Más Gatitos

Kitten Club House

Más Gatitos aún

Cute Avalanche

Gatitos Pequeñines

Adorable Kitten

Gatitos Orientales

Mugichan

Y de propina el mío, que no sé si tendrá mucha actividad:

Pezconpua

 Daniel Warren Johnson

19 Abr

1996

15 Abr
En otras áreas de la cultura popular se estaban produciendo transformaciones igualmente improbables. Manchester había acogido a Joy Division a finales de los setenta, y luego a los Smiths, quienes habían arrojado una larga, enervante y monocromática mortaja sobre la totalidad de la música indie a lo largo de los ochenta. Luego, impulsados ​​inicialmente por la escena acid house aparentemente no relacionada que estalló en 1988, dos grupos, Stone Roses y Happy Mondays, disiparon la niebla gótica que se había cernido sobre la ciudad durante tanto tiempo. Rechazaron todo su sistema de valores a favor de un híbrido sucio, basado en la danza y lairante que resultó ser muy popular entre una multitud joven, en su mayoría norteña, que nunca había sido representada o movilizada en este tipo de números por la prensa musical o el negocio de la música. Más tarde, esto se articularía en la revista Loaded, con el eslogan a sabiendas bullicioso: “para hombres que deberían saber mejor”.

Hombres que deberían haberlo sabido mejor, incluido yo mismo, también acogimos con beneplácito la primera Guerra del Golfo, que estableció un gusto político por las intervenciones liberales occidentales, en las que las campañas de bombardeo quirúrgico reforzarían la exportación benevolente de los ideales socialdemócratas, ahora que ya no necesitábamos sentarnos en nuestras manos mientras los déspotas se burlaban de nosotros, explotando nuestro miedo a una escalada que podría resultar en la Tercera Guerra Mundial.

(1996 and the end of History, David Stubbs)

Lo urgente, lo necesario, lo accesorio

20 Feb

Me cuesta horrores volver aquí, tal vez porque frente a lo urgente de muchas de las cosas que quisiera decir, y lo necesario de otras, casi todos los apuntes de posibles temas a desarrollar aquí, parecen accesorios.

Los urgente se pierde en la vorágine diaria de producción de titulares de las redes instantáneas, como twitter. Por eso quizá, el primer tema al que querría apuntar este 2022 es uno de los urgentes al que la velocidad de transmisión y obsolescencia de la información se llevó por delante.

A fines del año pasado las trabajadoras de la limpieza de Castellón llevaron a cabo huelgas indefinidas para reclamar cosas tan estrambóticas como cobrar el SMI, cobrando un salario base de 784 euros. He trabajado en el sector público en la ciudad y visto como este colectivo era precarizado. La huelga se desconvocó a traición por los sindicatos tradicionales, a cambio de nada, una futura negociación que ahora parece estar muerta. La confianza de los trabajadores en sindicatos mayoritarios y en el Ministerio de Trabajo seguramente está bajo mínimos tras la no derogación de Reforma Laboral, vendida como éxito.

En Córdoba parece que hay un conflicto similar. Quiero que mi primera ruptura de silencio sea de solidaridad, de reconocimiento, y de afecto. Afecto por las profesionales con las que compartí espacio, y con las que no.

Más allá de lo accesorio, y pasado el tiempo mediático de lo urgente, hablemos de lo necesario.

Dos cuentos y una canción de Navidad

27 Dic

Por segundo invierno consecutivo, he faltado a la tradicional jornada de cuentos de Navidad, porque la vida obliga y tira de uno en mil direcciones y los turnos nocturnos me dejan un poco grogui. Pero Aca les dejo la cita anual a la que Alex y Emilio no han faltado…

Puedo Saltar Charcos

Cada año que pasa, al menos desde que hace casi ocho años mi vida cambió, me hago el firme propósito de resucitar este lugar que tanto significa para mí. Y un año tras otro, fracaso. Por eso necesito que el posteo navideño siga vertebrando lo que queda de este lugar con objeto de insuflarle nueva vida algún día. Cuando ese día llegue será otro es que escriba. Aquel Álex Herrera primigenio se marchó a las islas evanescentes. Pero los cuentos navideños siguen ahí y ahí seguirán mientras pueda teclear y no olvide la contraseña de este blog, como acaba de ocurrir hace unos minutos.

En esta ocasión seremos Emilio y yo los que contemos cuentos al calor de la hoguera mientras apuramos nuestras tazas horteras de reno rellenas de café, cacao o aguardiente. Virtualmente nos miraremos y comenzaremos a leer nuestras historias que darán paso a otras que espero retomar…

Ver la entrada original 5.380 palabras más

Gritos en la Cesura- La Historia de EC Comics

11 Dic

Debido a mi actual trabajo, estoy escuchando montones de podcasts.

Coincidiendo con las ediciones de Diabolo Ediciones entre otros de clásicos como Tales from The Crypt y Weird Science, vengo a recomendar el podcast sobre comics de terror Gritos en la Cesura y en concreto la tetralogía dedicada a EC Comics, la histeria colectiva de principios de los cincuenta que impulsaria la censura del Comics Code y el papel del psiquiatra Wertham.

Con una selección musical exquisita que nos inserta en la epoca y que cuenta con una lista de reproducción asociada que recomiendo encarecidamente, se trata de una serie de podcast imprescindibles para entender y comprender el auge y caída de estos influyentes comics, y la pérdida de tantas voces únicas.

Grito 1

Grito 2

Grito 3

Grito 4

Gritos en la Cesura en Twitter

Elogio del Silencio

24 Nov

Cinema Paradiso (1988)

Comunismo Acido

23 Nov

«Lo que ha cambiado más allá de todo reconocimiento desde entonces es la atmósfera existencial y emocional. La población está resignada a la tristeza del trabajo, incluso cuando se les dice que la automatización está haciendo desaparecer sus trabajos. Debemos recuperar el optimismo de ese momento de los setenta, así como debemos analizar cuidadosamente todos los mecanismos que desplegó el capital para convertir la confianza en abatimiento. Comprender cómo funcionó este proceso de deflación de la conciencia es el primer paso para revertirlo.»

«La contracultura de los sesenta podría haberse reducido ahora a una serie de reliquias estéticas «icónicas», demasiado familiares, de circulación interminable, deshistorizadas, despojadas de contenido político, pero el trabajo de Willis es un doloroso recordatorio del fracaso de la izquierda. Como Willis deja en claro en su introducción a [su libro de 1981] Beginning to See the Light, con frecuencia se encontró en desacuerdo con lo que experimentó como el autoritarismo y el estatismo del socialismo dominante. Si bien la música que escuchaba hablaba de libertad, el socialismo parecía tener que ver con la centralización y el control estatal. La historia de cómo la contracultura fue cooptada por la derecha neoliberal es ahora familiar, pero la otra cara de esta narrativa es la incapacidad de la izquierda para transformarse frente a las nuevas formas de deseo a las que la contracultura dio voz.» (Mark Fisher)

Last Night in Soho

4 Nov

Last Night in Soho, la peli de Edgar Wright es una delicia de horror británico, que empieza a fuego lento, explota cuando nos muestra un viaje en el tiempo al Swinging London de los 60s, visual y musicalmente brillante y vibrante, narrada sabiamente, explicando que la nostalgia por lo no vivido puede ser nociva.

Tambien es una peli rabiosamente feminista, que en su joven protagonista recrea la experiencia de estar vigilante ante una posible agresion sexual, ante signos de peligro e incómodas miradas, que marca un tono que con la historia de Sandy se vera explorada.

Sin destripar mucho del largometraje, tiene un aire a Suspiria ante una joven dotada que ve lo espeluznante y lo extraño, y que choca con la imposibilidad de ser creida. Las dos actrices estan estelares, en un duelo que deja el marcado aire femenino aun mas patente. respecto a lo sobrenatural, mucha estética de Argento, algo de casa encantada de la Hammer, un cierto tono Doctor Who en los efectos no se ve ayudado por la presencia de Matt Smith, el Doctor en persona, para darle un poco más de credibilidad creepy, aunque funciona.

Y Terence Stamp. No hay mas en esa frase, es suficiente. Diana Rigg esta bien y es un rescate de la época, pero Stamp raya la perfección con una presencia siniestra e ubicua que no necesita efecto alguno para abrumar.

Totalmente recomendable