CHARLES

15 Nov

Anuncios

Es sólo que realmente no estoy al tanto de la política

5 Nov

la violencia engendra más / violencia / o eso me han dicho / pero todos los rascacielos de esta ciudad / siguen de pie / a pesar de la sangre / que construye un bote debajo de la lengua / después de pronunciar su nombre / la violencia engendra / más fotos oportunistas / frente al incendio de / un templo/ me presento a la resistencia / y alguien me da una rosa / el color de la rendición / la violencia engendra sed / una nueva necesidad / de agua limpia / debajo del negro / y manchado cielo / levanté un puño / adentro de un guante / cosido en un país / apartado por nuestras bombas / compré los guantes en una tienda / después de la medianoche / me atendió una cajera con una foto / de su hija en el pecho / y parecía que había estado llorando / antes de que yo llegara / la violencia engendra hambre de afecto / a toda costa / me siento en un auto en marcha / y cuento todas las cosas / que aún no han sido tragadas / por los fantasmas cornudos del imperio / si tú creas tu propia prisión / tú puedes encontrar tu propio mapa / que te conduzca a la libertad / el humo de todos nuestros motores / están haciendo señas al sol / cerca / los océanos se están levantando / a la altura de un niño / sentado en los hombros de su madre / señalando el horizonte / con un dedo / que tiembla

 

( Hanif Abdurraqib)

adam zagajewski

28 Oct

Cómo acabar con la contracultura

15 Oct

1532535700_286390_1532535828_noticia_normal

El libro de Jordi Costa “Cómo acabar con la contracultura” es un estudio interesante y necesario de la cooptación de lo contracultural, de difícil definición e implantación en la España franquista, por el establishment. Cabría tratar de definir ese concepto inasible, qué es contracultura en España, y profundizar en su difícil arraigo en un país aislacionista, buen apunte la influencia de las bases norteamericanas.

Algunos momentos muy acertados (el flamenco progresivo de Smash, las Jornadas libertarias con Ajoblanco) y muchas conexiones bizarras (El Palmar de Troya, las digresiones con una youtuber actual) que no voy a criticar pero tampoco jalear.

Filias exageradas (Sisa). Palmarias ausencias, sobre todo en el terreno de las letras (desde los Panero de El Desencanto a Haro Ibars, Gil de Biedma, a otros francotiradores más outsiders), o el cine (francotiradores como Berlanga y su Tamaño Natural son contracultura, espías dobles que se infiltran en el mainstream pero que son más radicales que los radicales) y una fijación exagerada en lo artístico con Nazario y Mariscal, que se comen medio libro. Mariscal, probablemente, santo y seña del aburguesamiento, está sobredimensionado como estandarte contracultural, mientras el equipo Crónica ocupa comparativamente un espacio pequeño.

No se analiza bien el paso al mainstream con la Movida, el proceso de cooptación, seducción e incorporación a una cultura oficial, finalmente patrocinada, y se es especialmente condescendiente con cineastas como Almodóvar, si bien se contempla muy convenientemente la figura clave de Iván Zulueta.

Resurrección y Muerte de Largo Caballero

30 Sep

descarga

Foto de la escultura de Eugenio Merino para ARCO, 2012.

Tal vez no sea muy sabio volver al blog con un post político tras unos meses de abandono terapéutico, recuperación anímica, y descanso, y tras un par de semanas frenéticas empastando lo que podría ser otro exilio laboral que me deje exhausto, repitiendo el ciclo.

Todo parece tener un eterno retorno, y de vuelta a este país, cada vez con menos relación con la narrativa de la recuperación, me encuentro con un gobierno socioliberal gobernando en minoría con el apoyo nacionalista en un momento de implosión del modelo territorial, y con la reticente y resignada connivencia de la izquierda, merced de la sentencia Gürtel que por fin ha cogido masa crítica para ser el Filesa o el Tangentopoli que merecía y arrastrar al gobierno a la oposición.

No es mi intención realizar un relato tan entusiasta como las crónicas de La Página Definitiva, devotos del Rajoyismo y admiradores del sanchismo, ironía mediante (No en Vano le llaman Vacío no por su falta de fondo, sino por su capacidad de lienzo en blanco de Malevich en donde proyectar…cualquier cosa). Su saga merece un repaso:

Nacimiento Político

Su primer pírrico duelo con la nueva vieja izquierda

Su primer Pactómetro postelectoral

Su primer postureo forzado por los barones coqueteando con C’s un gobierno imposible

Un perfil en dónde ya apuntaban hacia su mediocridad académica

La abstención a Rajoy que instó a la ruptura total con el susanismo y el PSOE “histórico”

Su poco transparente intento de perpetuarse como Secretario general y el linchamiento con saña de los susanistas, traiciones de colaboradores mediante, en noches de cuchillos largos. Enfrentamiento que se saldó con una salida en falso y el ascenso del capital simbólico de Sánchez como el último Rojo del socialismo. El hombre que pactó con C’s.

El Retorno de Sánchez, dejando atrás denuncias como las de Salvados contra poderes fácticos, pernsa oficialista, IBEX y demás aliados naturales de su partido, en pos de un pacto de gobierno inverosímil.

Sánchez, Presidente por accidente.

Evidente, lo que más llama la atención es la capacidad para avanzar con los cuchillos clavados de sus correligionarios entre las costillas, desmantelar el relato centrista para vestirse de Largo Caballero resucitado, el más Rojo socialista antisistema, esencia de las bases, para asesinar su máscara a los cinco segundos de recuperar el órganico poder de manos temblorosas de lumbreras como “la máxima autoridad del PSOE, punto” y de animales políticos de guerras internas fajados y aconsejados cuando no arropados por ex-presidentes, como Susana. Tampoco es poca cosa purgar a su anterior equipo no dispuesto a acompañarle al exilio, al recuperar el cetro.

Quizá eso condicionara la formación de un gobierno hecho a golpe de márketing (Màxim Huerta el Breve, Duque, más márketing libre de impuestos), poca preparación (Montón), nula integridad (Delgado, la ministra que compadrea con la extorsión, el abuso a menores o el estupro), sectarismo y realpolitik (Borrell, Marlaska), debilidad (Planas y Ribera, con ministerios vacíos de contenido), tecnócratas impuestos por la UE (Calviño y Montero en lo económico, un perfil bajo como Maroto en Industria) o impotencia (Robles, nobles intenciones pacifistas, cero capacidad para llevarlas a cabo, mínima dignidad para dimitir) o sencillamente inoperantes e inútiles (Valerio en empleo, pero también Ábalos en Fomento, hombre que le cubre las espaldas en el partido, pero que no dispone de margen para construir nada).

Quizás podamos salvar a Calvo en su papel de Soraya Sáez, tal vez a la sustituta de Montón en sanidad, ese ministerio envenenado, a Guirao y Celáa a falta de saber si pondrán orden en la universidad y, cosa harto improbable, se ocuparán de posibilitar la educación pública de calidad, a Batet si consigue apagar todos los fuegos que prende el pirómano Borrell y establece puentes con Cataluña.

De momento, la Reforma Laboral no será derogada, ni lleva trazas de serlo, la solidaridad con las víctimas de la talidomida es cosa de precampaña, los dependientes y los usuarios de salud mental no son votos imprescindibles, la construcción de navíos de guerra seguirá su curso, con la connivencia de un alcalde, Kichi, capaz de reprochar a Iglesias la incoherencia personal de su elección inmobiliaria, pero no encuentra inconveniente en apoyar la construcción de armamento letal, mostrando tanta flexibilidad en los principios propios como rigidez con los ajenos, en pos de su supervivencia política. Shipbuilding, decía la canción de Robert Wyatt.

Y eso con poco más de 80 diputados, y haciendo ingeniería parlamentaria para saltarse el veto del senado al techo de gasto y poder aprobar SUS presupuestos, que habrán de ser al menos igual de expansivos que los de Rajoy, y todavía más generosos con las autonomías con poder de chantaje.

Seguimos con la España radial y el sabotaje al eje mediterráneo de mercancías. Seguimos sin soterrar vías (Murcia, Valencia) que dividen en dos ciudades. Seguimos sin reinventar el modelo productivo de sol y playa, permitiendo la turistificación y la burbuja del alquiler, con las tasas universitarias por las nubes, y las inversiones en I+D bajo mínimos. Subordinados a la devolución de deuda. Seguimos con los precios de la electricidad en la estratosfera.

Porque lo que el socioliberal hace, como demostró ZP, es batallar en un campo simbólico, en el que los valores conservadores puedan hacer oposición para crear un antagonismo que diferencie a gobiernos económicamente gemelos. Por ello había que desenterrar a la momia del Valle.

Sin embargo, la momia no vive en el Valle. vive dentro de muchos de nuestros ciudadanos. No es posible acabar con ella sólo con ajo y estacas. Es etérea, y sólo los libros de texto son una defensa en tiempos de revisionismo y dejà vu a los 30s. La momia vive en las banderas, en los astilleros de guerra, la momia vive en la insolidaridad y el cainismo, en las marchas de camisas pardas y amarillas. La momia goza de buena salud.

Y quizá los zombies anden aforados, haciendo rodar los dados al juego de turno en el congreso.

De decepción en decepción hasta la decepción final, parece que tendremos que confiar en nosotros los ciudadanos para cambiar el país, aunque a mí creo que me tocará cambiar otra vez de país.

Volver a un lugar que ya no existe siempre es un tanto triste.

SHIPBUILDING

Construyendo Barcos

¿Vale la pena?
Un nuevo abrigo de invierno y zapatos para la esposa
Y una bicicleta en el cumpleaños del niño

Es solo un rumor que se extendió por la ciudad
Por las mujeres y los niños
Pronto seremos astilleros

Bueno, te pregunto
El chico dijo, “Papá, me van a llevar al deber
¿Pero volveré en Navidad?

Es solo un rumor que se extendió por la ciudad
Alguien dijo que alguien recibió
Por decir que las personas son asesinadas en
El resultado de esta construcción naval

Con toda la voluntad del mundo
Buceando para nuestra vida querida
Cuando podríamos bucear por las perlas

Es solo un rumor que se extendió por la ciudad
Un telegrama o una postal
En cuestión de semanas, volverán a abrir los astilleros
Y notificando a los familiares, una vez más

Es todo en lo que somos expertos
Vamos a ser astilleros

Con toda la voluntad del mundo
Buceando para nuestra vida querida
Cuando podríamos bucear por las perlas

Es todo en lo que somos expertos
Vamos a ser astilleros

Con toda la voluntad del mundo
Buceando para nuestra vida querida
Cuando podríamos bucear por las perlas
Cuando podríamos bucear por las perlas

Cuando podríamos bucear por las perlas

 

Islas en la Red feat Alex Herrera- T01E10- Berlanga III (1978-1999)

6 Sep

14376414280355_997x0La_escopeta_naciona_14300anos_391_01_gr61fbe59f1640f9b40631c3107b16b442morosberlangaparis

Como Dennis Hopper en su rancho montando y remontando la que sería su película maldita, “The Last Movie”, he aquí tras 4 meses la culminación de mi trilogía podcast nacional y austro-húngara perpetrada a medias con Álex Herrera, mérito suyo el conocimiento, demérito mío todo lo demás. Bromas aparte, mi obsesión por el proyecto en el que estaba y el difícil montaje de la parte 2 hizo que procrastinara un poco.

Y aquí tenemos el podcast final de temporada, en dónde se exalta la Trilogía nacional como una de las cumbres artísticas y sociales del director, y se cuenta como el sueño de más de 35 años de La Vaquilla se abre paso como película definitiva sobre la guerra incivil. Posteriormente se desgrana la última trilogía oficiosa, la más coral, fallera y felliniana, en donde visita el mundo de la empresa pírrica y con pretensiones en Moros y Cristianos, la Corrupción en Todos a la Cárcel, y el combate entre eros y tánatos en Paris-Tombuctú. Tenemos miedo.

Episodio III (por fin): Ir a descargar

En anteriores entregas:

Episodio I- Islas en la Red feat. Alex Herrera T01E06- Luis G Berlanga Vol 1 1948-1958 Ultimate Edition

Episodio II- Islas en la Red feat. Alex Herrera T01E09- Luis García Berlanga Vol II (1959-1974)

Vigilar y espiar (o de por qué ya no estoy en Facebook y esta vez no voy a volver)

26 Jun

9b9456a9bbc456cf4942ffc3c428a059“El panóptico era un sitio en forma de anillo en medio del cual había un patio con una torre en el centro. El anillo estaba dividido en pequeñas celdas que daban al interior y al exterior y en cada una de esas pequeñas celdas había, según los objetivos de la institución, un niño aprendiendo a escribir, un obrero trabajando, un prisionero expiando sus culpas, un loco actualizando su locura, etc.

En la torre central había un vigilante y como cada celda daba al mismo tiempo al exterior y al interior, la mirada del vigilante podía atravesar toda la celda, en ella no había ningún punto de sombra y por consiguiente, todo lo que el individuo hacía estaba expuesto a la mirada de un vigilante que observaba… el panoptismo que, en mi opinión, es uno de los rasgos característicos de nuestra sociedad: una forma que se ejerce sobre los individuos a la manera de vigilancia individual y continua, como control de castigo y recompensa y como corrección, es decir, como método de formación y transformación de los individuos en función de ciertas normas.”

(M. Foucault)

“Las cajas de Skinner (o cámara de condicionamiento operante, usadas en animales) se caracterizan por tener tres componentes básicos: un manipulandum, un estímulo discriminativo y un registro acumulativo.

  1. El manipulandum es aquel mecanismo que el animal debe manipular, y que no está en la naturaleza del animal manipularlo (por ejemplo, pulsar una palanca). El animal deberá aprender a llevar a cabo la conducta de presionar la palanca para tener un reforzador satisfactorio (obtener comida o evitar una descarga eléctrica).
  2. El estímulo discriminativo es aquel estímulo que señaliza si el manipulandum funciona. Suelen utilizarse un sonido o una luz. En una sesión de aprendizaje, se puede enseñar al animal que pulsar la palanca sólo es efectivo si hay una luz encendida.
  3. El registro acumulativo es un aparato que registra las respuestas operantes en función del tiempo de forma acumulativa. Esto es, un gráfico cuyo eje de abscisas refleja el tiempo, y el eje de ordenadas las respuestas emitidas. También se señaliza qué respuestas han sido reforzadas.”

La encarnación de Facebook como el sueño de Bentham actualizado por Foucault no es hallazgo mío. Tan pronto como en 2015 Stephanie Fast publicaba “Facebook | Panopticon: an analysis of Facebook and its parallels to the Foucaultian Panopticon” un artículo académico que anticipaba y explicaba los mecanismos por los que una red de personas interconectadas eran conscientes de ser espiadas por una entidad central que les cedía un espacio o celda desde el que ellos también podían observar. Este vouyerismo, la sensación de pertenencia a grupos de elegidos, a círculos cerrados, y un sistema de “recompensas sociales” en forma de pulgares que haría las delicias conductistas de B.F. Skinner completaban una red que lejos de eliminar las distancias, contruía celdas en las cuales el ego exhibicionista y la curiosidad vouyeur fabrican un red de incomunicados conectados entre sí por lazos malsanos de ratones de laboratorio.

Los fines comerciales eran claros y suponían una revolución del marketing de la cuál Google había sido maestra, la segmentación del target o público objetivo hasta extremos casi ridículos. Esta especialización permite un ahorro en publicidad convirtiendo las campañas masivas en intervenciones quirúrgicas eficaces y localizadas, disparos de francotirador.

Esto en si mismo, y la misma dinámica de falsa relación social, podía ser motivo de reflexión. Yo ya había abandonado Facebook hace unos años durante unos meses por otros motivos, que tienen más que ver con desacuerdos y malas interpretaciones que el lenguaje escrito y la exacerbación exhibicionista (o trolleo) me habían tocado de frente en lo personal.

El hecho mismo de mi vuelta en forma de una cuenta más personal y en principio escogida a un círculo más íntimo debe analizarse muy cuidadosamente: Dejar Facebook, como dejar Whassup, te deja en una situación comunicativa desventajosa en principio… eres un outsider, estás fuera del circuito privado en el que se mueven tus pares, colegas, amigos y conocidos para transmitirse información. Por más que esta sea útil o la mayor parte de las veces, solo estática. No puedes saberlo.

El motivo de mi actual posicionamiento puede haber tenido una raíz política, de la cuál voy a hablar, pero con mucho desborda esa vertiente. El mismo hecho de que facebook sea un mecanismo social que sea difícil de abandonar es lo que lo hace peligroso de por sí. Más allá de las comparaciones fáciles y simplistas con mátrix o black mirror, es evidente que comparte elementos de los experimentos de Skinner y Paulov para crear respuestas condicionadas, hábitos, recompensas y tratar de ser si no adictivo en un sentido de abuso de sustancias, si semejante a la extraña fascinación de la ludopatía. Creo realmente que parte de estos mecanismos adictivos también se extienden a redes sociales a las que pertenezco, pero que por el momento percibo como herramientas menos dañinas y más útiles (twitter, si bien la cantidad de ruido entre la información que se genera puede cambiar mi opinión) al menos hasta que Facebook la compre (como a Instagram, ese gran monumento al narcisismo o al paisajismo)

Puede observarse que mi reflexión es más honda de lo que mi propio impulso inicial de abandono indicaba y me ha sorprendido a mi mismo. Inicialmente estaba ya en guardia al notar la “neutralidad” de facebook tomar sesgos muy sospechosos en la moderación de contenidos (especialmente en cuanto a fotografías históricas, como la niña del napalm) y pronto estalló el escándalo de Cambridge Analítica. Era evidente que, si no necesariamente en dependencia de los servicios de la inteligencia, la corporación estaba usando la información obtenida para imponer su propia agenda política, o en el mejor de los casos, venderlos para que otros la impongan.

Utilizando los métodos descritos, el objetivo de torcer las voluntades individuales para manipular los procesos democráticos, es una refinación sutil de los métodos de Goebbels para crear una sociedad acrítica, dependiente, y en manos de intelligentsia que los pueda controlar a golpe de algoritmo mirando por encima de su hombro los clicks para marcar la agenda mediática, sectorizando los electores para realizar intervenciones casi invisibles, certeras, rápidas, exactas.

Para Skinner, cuya “Walden Dos” es una novela utópica que describe una sociedad perfecta, la libertad individual no existe. Sólo hay condicionamiento. Su sociedad funciona por un cientifismo aplicado por una tecnocracia fijada, a la que muchos en Silicon Valley identifican consigo mismos.  Una utopía basada en el control y en el “entrenamiento” de las personas para que la sociedad funcione, próxima a Platón y a Huxley. La diferencia es que al menos Skinner, por discutible que fuera, planteaba su tesis como una consecución de un mundo “feliz” huxleyano, materialmente perfecto. El proyecto de Facebook, teniendo en cuenta lo opaco de la corporación, lo privado (paradójicamente) y patológicamente mentiroso que ha demostrado ser Zuckenberg, por ahora sólo ha demostrado utilizar los mecanismos skinnerianos para provecho propio.

Para acabar, voy a citar el artículo de Stephanie Fast.

“Los informes de la actividad del usuario se envían a otros usuarios en el momento de cada actividad, proporcionando un informe actualizado de la actividad de la propia red específica del usuario, o “amigos”. En su forma más básica, el suministro de noticias informa toda la actividad de todos los amigos en un lugar central. La torre de guardia de Facebook, es constituida por ese “Newsfeed”

Desde este punto singular, un usuario puede otear la actividad de sus amigos y, debido a que un usuario sólo comunica su presencia cuando se interactúa con una publicación (por darle me gusta, comentarla, compartirla, y así en adelante) un usuario puede monitorizar la actividad de sus amigos mientras permanece invisible.

Los usuarios no son los únicos espectadores de Facebook. Facebook (la corporación) tiene acceso a todas las cuentas, y se sabe que usa activamente la información para sugerir contenido y segmentar anuncios publicitarios, por ejemplo. La mirada de Facebook pasa desapercibida.”

“Teniendo en cuenta los paralelos entre Facebook y el panóptico, es importante señalar una variación clave en el esquema panóptico de Facebook: los usuarios de Facebook no solo ocupan celdas individuales, ellos simultáneamente ocupan la torre de guardia. Los espectadores también son vistos. Debido a esto, la autonomía se comparte en el nivel de usuario a medida que los usuarios van y vienen del puesto de usuario / prisionero (publicando su propia actividad dentro de la celda) a la posición del usuario / guardia (participando en acto de mirar a los demás desde la torre).”

“El panóptico, según lo discutido por Foucault, fue más que una mera proeza de la arquitectura y vigilancia, también era un laboratorio. Este laboratorio podría usarse para llevar a cabo experimentos, para alterar el comportamiento, [y] para entrenar o corregir individuos. “

“Facebook también encarna el papel de un laboratorio. Un estudio titulado, “Evidencia experimental de escala emocional masiva. Contagio a través de Redes Sociales” fue escrito por el Equipo de Ciencia de Datos Básicos de Facebook y publicado en junio de 2014.

En el experimento, los analistas de datos alteraron el contenido que apareció en el “newsfeed” de un grupo de usuarios de Facebook desinformados de este experimento. El propósito era determinar si las emociones pueden ser influenciadas y generarse emociones positivas o negativas mediante  el suministro de noticias (el estudio concluyó que si se puede).”

No hay más que decir… Excepto quizá que miro de reojo al otro gigante, Google.