Las Moiras

20 abr

Dead_Set_lores_generic

En la mitología griega, Las Moiras tejían el destino. En las tragedias, el argumento avanzaba inexorablemente, ya estaba predeterminado. Posteriormente, la predeterminación consecuencia de un ser superior omnisciente ha jugado un gran papel en el protestantismo.

Hoy, con la relajación de algunas religiones, y el conflicto civil por el poder en otras, vivimos tiempos de resurgir pagano.

Nuevos dioses, ya tengan efigie de dólar, de símbolo de la manzana, de semidioses de papel cuché, de hércules deportivos…Nuevas prácticas de ascesis como las dietas o el deporte extremo, nuevas prácticas de lo que Foulcault podría llamar tecnologías del yo: coaching, autoayuda. Esto sin entrar en el new age descarado.

¿A qué viene todo esto? Todo esto viene por Casados a Primera vista.

¿Qué? pues sí.

Bauman definía las vidas en este momento histórico de líquidas. El completo cambio del entorno nos convierte en seres expuestos a lo precario, temporal, contingente. Incertidumbre, sensación de ser una hoja azotada por los vientos. Entrando ya en el terreno de Ulrich Beck, obligados a gestionar el riesgo de todas y cada una de las situaciones.

La cualidad flexible de nuestra identidad en perpetúa fuga, la responsabilidad de evaluar cada acontecimiento y sus riesgos como un corredor de seguros, se hacen insufribles, agobiantes. Y no es que también ocurra en el terreno personal, sino que especialmente ocurre en el terreno personal (nos rebelamos ante la asepsia del cálculo ante lo que sentimos como emocional, auténtico en sí mismo).

De pronto, vemos con otra luz iniciativas como Gran Hermano; ya no es sólo la ambición y la codicia, las ansias de notoriedad de un star system lumpen prefabricado, producto de la mediocridad, y del espectáculo barato de lo aparentemente vulgar (es decir, del vulgo, de ahí su éxito).

Para un participante, de pronto una voz superior y unas reglas absurdas pero claras para la convivencia, pasan a gestionar la incertidumbre, a eliminar el riesgo, a suprimir la responsabilidad personal en las elecciones cotidianas, más allá de la expulsión del adánico vergel catódico. El absurdo, en realidad, no es mayor que la vida misma contemplada por un Samuel Beckett.

El rizar el rizo del matrimonio concertado en la telerrealidad es en realidad muy natural, muy normal, muy razonable. No muy distinto de las páginas que evalúan parámetros pra encontrar posibles parejas entre otros usuarios suscritos. En una vida totalmente atomizada de mini burbujas personales, el retorno a mecanismos externos para abdicar del insortable peso de elegir, de la insoportable barrera de la incomprensión mutua de las islas.

En comunidades de ciertas sociedad que tradicionalmente utilizaban la concertación matrimonial, en ocasiones ésta resurge de modo misterioso saltándose generaciones rompedoras.

El quid está en el destino, o en los supertacañones que dirijan la telerrealidad. Es lo mismo, son quienes cargan con la culpa. Los griegos salían de las tragedias en realidad reconfortados: podían vivir tranquilos de que sus elecciones no tenían en realidad nada que hacer contra un destino final predeterminado. Qué mejor que un agente externo a quién culpar de las incompresiones y desencuentros que de todas formas se dan en el encuentro de dos subjetividades. Todos queremos vivir en el Mundo de Logan, el mundo Feliz.

Algunos simplemente son pioneros, algunos simplemente documentan su viaje. Verán, el espectáculo es tremendo, pero la vida en sí misma es aún más atroz.

Y cómo decía Erich Fromm, tenemos miedo de la libertad. Y también lo decía Jack Nicholson en Easy Rider. Ser libre significa casi siempre no sólo sufrir, sino ELEGIR ser libre y sufrir, es decir, ser responsable.

Sometidos al destino, también sufrimos. Si nos sometemos, es por la simple razón de que necesitamos a un cabeza de turco para ese sufrimiento. Sea Dios o el piloto rojo de una cámara.

B

Crossver back to 90’s Ashtonishing Terror

26 mar

timthumb.php_Denise_Bryson

Flotaba en el aire pútrido, una sensación extraña, familiar, inquietante, estaba en el ambiente. Vimos que volvian los ambientes enrarecidos, como de pesadillas, como de monstruos y estrambóticas criaturas y rincones oscuros, con American Horror Story. Hemos visto unirse lo sórdido, lo criminal, lo sorprendente, los ritos oscuros, los arcanos, en lo profundo de la América profunda de pantanos y redes de prostitución, rednecks e iglesias abandonadas, con True Detective. Por no hablar de portales entre realidades, seres sintéticos, cambiaformas, casos de armas biológicas, en Fringe.

Fueron sólo unas pocas de las muchas señales, vástagos de ficciones pioneras.

Ahora David Lynch y Chris Carter anuncian el retorno de Twin Peaks y X-Files. Mitos, leyendas catódicas, creepshows misteriosos, herederos del horror y el fantástico más notable.

Y quizá, más allá de Denise, la ocasión mereciera un salto mortal, un crossover fabuloso e improbable,  un duelo en la alta sierra, un Dale vs. Fox, un Cooper contra Mulder.

Werner Herzog Motivacional

24 mar

tumblr_ng8hb0bJ2Y1u5q7tfo2_r1_400

(Alguna clase de) Valentía

24 mar

“Si internet explorer es lo bastante valiente para pedir ser tu navegador de inicio, tu eres lo bastante valiente para pedir salir a esa chica” (Abraham Lincoln)tumblr_nehxinJEF61rtiwnfo1_400

Estado de ánimo: El cielo sabe que soy infeliz ahora

24 mar

82312941“La felicidad no es cosa fácil: es muy difícil encontrarla en nosotros, e imposible encontrarla en otra parte.” (Chamfort)

“Estaba buscando un trabajo y encontré un trabajo, y el cielo sabe que soy infeliz ahora…” (The Smiths)

Tendría que recuperar las buenas costumbres, como correr a pesar de la lluvia respirando tierra mojada, leer y escribir, eso es un destino más que un propósito y pronto saldrá algo de ello, y desde luego retomar el cuaderno de bitácora.

Qué hace que algún relé en mi mente cruja y no ruede en el mecanismo dentado de palancas y ruedas, no lo sé. Poseo una misteriosa fidelidad a la insatisfacción, y como en la canción, por cinco años busque un trabajo y cuando lo encontré, no lo aprecié en su medida en estos tiempos.

Pero bajo este cielo gris de primavera caprichosa, me doy cuenta de que los tiempos salvo excepciones fueron siempre tan difíciles como estos, y simplemente es la entropía y la compleja caricia del caos con tacto de pompa de jabón frágil al viento, lo que nos deja en el pasmo insomne.

Ser una hoja al viento y disfrutarlo, ese es el reto.

20 años de vacaciones

10 mar

1275511152233 Me hizo daño. La primera frase de un artículo en memoria de Ovidi Montllor.

“Cuando me muera, seguro que en Valencia vuelven a acordarse de mí”.

Hace daño. Porque no sólo la cultura oficial trata de condenarlo al olvido. Sino que le tiene una rabia feroz, y escupe en su recuerdo.

Dicha esa frase en 1993, refleja una cierta melancolía del que nunca fue profeta en su tierra.

Hoy a 20 años desde que se fuera de vacaciones (“Yo no me moriré. Me iré de vacaciones”) la diputada del PP Mayte Parra le ha vituperado públicamente y en sede parlamentaria.

Tanto cuesta digerirlo, que hasta una fecha tan cercana como 2013, su pueblo natal no le dedicó una calle. Es de justicia decir que nunca es tarde.

A esto, parece responder con sorna el poeta, actor y cantante. Desde el pasado, con clarividencia.

“Hi ha gent a qui no agrada que es parle, s’escriga o es pense en català. És la mateixa gent a qui no els agrada que es parle, s’escriga o es pense.”

“Hay gente a quien no le gusta que se hable, escriba o piense en catalán. Es la misma gente a quien no le gusta que se hable, se escriba, o se piense.”

Recordando su canción “la fera ferotge” uno se sorprende de cómo se ajusta: un alcalde publica bando de que hay una fiera feroz suelta. El protagonista se la encuentra. Y resulta que es inofensiva, tan sólo ha escapado por las condiciones de su jaula.

Para muchos Ovidi es ese personaje incómodo, esa fiera amenazante. Más allá de su mirada tierna, de su poesía, de su lucidez, parece que alguien siente el peligro de la amenaza de quien habla, escribe y piensa.

Su fiel colaborador Toti Soler lo resume: “Lo que decía Ovidi Montllor hace treinta años es plenamente actual, y por eso molesta”.

Afortunadamente la cultura oficial, de academias, homenajes, medallas, años de conmemoración, no es la que cuenta. Iniciativas privadas, como un crowdfunding para llevar adelante un documental, palian ese lacerante desprecio.

La cultura de un pueblo es la que decide construir ese pueblo, y desde ahí, desde la vida misma de quienes lo recuerdan, y se reúnen, y lo celebran como artista, es donde a Ovidi se le hace homenaje en Valencia, y en Alcoi.

Y eso es lo que cuenta.

Na na nana naaa na naaaaaa

24 feb

tumblr_lfyb4t4GcC1qfk1hfo1_500guitar

Algo va mal cuando lo que haces para tratar de desmarcarte de la banda mítica en la que militaste es entregarte a una producción artificiosa que transforma todo lo que toca en la misma masa amorfa. Algo anda mal cuando la fecha de composición de tu mejor canción data del 92 y se parece poderosamente a la que daba nombre al disco más vendido de tu banda. Algo anda mal cuando no sólo eso, sino la canción que abre el disco es un autoplagio a una de las canciones de más éxito en los 90. Y si eso no fuera bastante, algo anda mal cuando la cara b de tu single es otro autoplagio todavía más descarado a una balada melosa.

Noel Gallagher nunca ha tenido problemas en inspirarse en otros, y yo tampoco en tolerarle con comprensión cuando lo hacía con gusto y mesura.  Uno de sus discos reconocía el hecho en su título, inspirado en la cita de Newton “Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes.

Pero una cosa es coger un riff de Marc Bolan y construir algo nuevo alrededor, y otra cosa muy distinta es no tener ni siquiera conciencia de que esto, ya lo has hecho antes.

El disco de Noel adolece de toda frescura, suena prematuramente viejo, tal vez por la perniciosa influencia del otrora genio y actual plasta Paul Weller. Suena a dinosaurio, algo que no podía decirse de Beady Eye. Suena al Pete Townshend de 1989. Suena al Peter Gabriel…bueno, de cualquier año. Así de menopáusico.

El hecho es que ya en el anterior Lp en solitario, canciones notables que escuchamos años antes en demos caseras, eran echadas a perder por un sonido ni siquiera grandilocuente. A la hora de vestir sus canciones, en lugar de ganar en oficio, parece como si hubiera perdido toda perspectiva. Stop the clocks y I wanna live in a dream in my record machine fueran sometidas a un lifting a lo Zellweger, con cruel enajenación de productor poseído por el espíritu de Eno.

Por una vez los textos en las letras alcanzan la simpleza de su hermano (¡¡¡¡Na na nana naaa na naaaaaa!!!!), algo que ya venía apuntando maneras. No es que haya sido un Jarvis Cocker, pero alguna vez tuvo ideas.

Lock all the doors es un bonito homenaje a Morning Glory (junto a la cara b de single Do the Damage lo mejor de esta cosecha), pero los singles In the Heat of the Moment y Ballad of the Mighty I no dejan de ser simpáticas medianías pop dignas de los Kooks. Riverman apesta a Wonderwall. Pero sin las cuerdas ni el encanto. Tengo la sospecha de que While the Song Remains the Same es una gran canción. pero visto que suena a disco de Elthon John de los de entierro de Lady Di, tendremos que esperarnos al directo. El resto del disco va entre lo anodino ( The Girl With X-Ray Eyes) hasta las ocasiones perdidas por la producción de mierda o los constantes deja vus (The Dying of the Light. Uno casi intuye una buena canción bajo la capa de purpurina roñosa).

La guinda la puso para mi la cara b de single Revolution Song, todo un síntoma: Tal y como está producida acá, es una vergüenza, que suena por todos lados a autoplagio de Little by Little. Puestos a cometer un crimen contra el propio talento y manchar una carrera, mejor plagiar algo bueno.

Tras meses con su ego calentandole la boca anunciando la bomba cósmica, este estilo envejecido suena grotesco, y uno intuye todavía un nucleo de talento entre el ropaje, pero no tiene ganas de decirle al emperador: ¡Tápese!

9 de cada 10 redactores del NME lo recomiendan, pero es posible que los 10 estén a sueldo de Noel Gallagher.

Por ser coherente, para ilustrarlo ahí van versiones fan. Mejores que las de estudio del protagonista. La foto dicen que es una de las guitarras que se partieron los hermanos en la espalda cuando tomaron caminos divergentes.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.