Furia

21 Mar

tumblr_omm37uVvzq1qz6f9yo5_540Vinnoth Krishnan

Tengo por regla esta apocalíptica forma de ser piedra en suelo mojado; y no me molestan en nada los pies de los otros, las rodillas las manos los rostros de los otros cuando casualmente resbalan en mí. Tengo una ciudad en cada pierna y en cada muslo el tráfico, la espera, la ira del taxista y una mano zurcida abusando la parada violenta que increpa desprecio a máxima velocidad. Tengo por pecho la plaza donde hombres y mujeres circulan y sé de memoria cada gesto sólo por la vanidad de decir: yo soy todo.
El todo tomando café, saliendo y entrando, indiferente a la calle que desemboca en mi lengua, ignorante de este registro diario que me ordena el ademán al negarle fuego a un desconocido. Niego, lo niego todo; y hay campanadas que suenan a mi espalda, santos de mirar opaco a los que sólo mi mirada les da brillo, hombres cotidianos que olvidan besos en cada ventana, sin saber que son mías la persianas que les devuelven esta impalpable forma de ser torrente de piedra: tempestad de granito. Golpeando furias contra abrigos negros, manos quietas y ese cabello oscuro buscando protegerse del frío.
No poseo sismo alguno, contingencia esporádica de la tierra en cuanto gime desamores al rocío de un cielo suspendido. Y, si me preguntaras quien soy, hacia donde voy, te diría: soy Otoño, Invierno camuflado de vana promesa, de vana incertidumbre, voy hacia el tiempo que es la contabilidad de la caída de las hojas. Soy como el tiempo de las tormentas, y si tengo como lengua un rayo despedazando las nubes, no esperes otra cosa que la certeza de que haré un día en plena noche, la forma más perfecta de romper el silencio.

Beatriz Hierro Lopes (Oporto, 1985) Círculo de poesía

Hobbes & Bacon

20 Mar

tumblr_m9ley3Pbdr1qj3tcuo1_500tumblr_m9ley3Pbdr1qj3tcuo2_500tumblr_m9ley3Pbdr1qj3tcuo3_500tumblr_m9ley3Pbdr1qj3tcuo4_500tumblr_m9ley3Pbdr1qj3tcuo5_500tumblr_m9ley3Pbdr1qj3tcuo6_500tumblr_m9ley3Pbdr1qj3tcuo7_500tumblr_m9ley3Pbdr1qj3tcuo8_500tumblr_m9ley3Pbdr1qj3tcuo9_500tumblr_m9ley3Pbdr1qj3tcuo10_r1_500

Un viaje personal por la Música de 2016

5 Mar

81-scwngbel-_sl1500_doug-tuttle-it-calls-on-me-1dmas-reviewenniomcraedesert-mountain-tribe-either-that-or-the-moon-a-wblack-roomlevitation_room_-_ethos__sm_4pennied-days1431599337_cricket-captains-cyclone-party-2015new-desert-blues-to-be-my-ownspintillywhere

Mis discos 2016 en Rate Your Music (RYM)

Un viaje personal por algunos de los discos de rock y psicodelia que más me han gustado en el año 2016, desde la BSO de Sing Street hasta Doug Tuttle, pasando por Cricket Captains, The Black Room, DMA’s, Levitation Room, Tom McRae, Night Moves, Motorpsycho, Desert Mountain Tribe, New Desert Blues, Elephant Stone, Marius Tilly, Ennio Morricone…

Un podcast en el que presento brevemente a cada grupo y dejo que la música hable por sí misma.

 

 

Legion

15 Feb

c3x7zekwcaagxfhc0x7sxvweaee1nrc4pyvt-wcaabycrc4ih4izwmaabmltc33c8zruyaagpuhc3qzpcovcaaidtk

c4ziovbxaaej7di

c2fgkbrxgaqttgic1bj9naxeaqw3ostumblr_ohvuzkevan1rw6hzpo1_500

Fascinante, intrincada, enigmática, divertida, inteligente, fragmentaria, alucianada, psicotrópica, tierna, desquiciada, visualmente hermosa, alocada…

Legion no es una serie sobre superhéroes. Al menos en su piloto. Es una serie sobre identidad, la naturaleza de lo real, la mente, la reclusión psiquiátrica, la devastadora responsabilidad de un ser extremadamente poderoso, extremadamente frágil.

Tal vez aproximarse a su estructura troceada pero planificada al milímetro, a sus colores y estética perfectos, cálidos, enigmáticos, a su trama en forma de laberinto, a sus personajes en busca de sentido, carismáticos (o referenciales, como Sydney Barrett), sin saber mucho del comic, sea lo más certero.

El showrunner, responsable de Fargo (TV) reconoce que la ruptura de la linealidad está inspirada en Gondry o Kauffman, y los misterios más complejos se articulan en torno al crecimiento de un ser singular y único al que se ha clasificado, etiquetado, corregido y almacenado por serlo.

Un piloto que algunos relacionan estéticamente con Wes Anderson (pero también, añadiría, con Antonioni, La Fuga de Logan o La Naranja Mecánica) y que tiene algo de Alguién voló sobre el nido del cuco, un episodio piloto que rompe moldes y establece un relato intrincado y maravilloso, una atmósfera singular, un estilo visual y y narrativo rompedor, un elenco prometedor, sólo nos hace preguntarnos una cosa:

¿Cómo van a poder mantener el nivel de maravilla, de prodigios alcanzado?

El almohadón surrealista

15 Feb

8abaf7c8ca3b58afdd486b3e15ec00a75f280e438c94d19adbf659c1d111bbd31961ff14baea474d0b2bae60077d5b30ff824fe6c53450bad8671c4e91f5339c

A principios de febrero se cumplieron 50 años de la publicación de Surrealistic Pillow, de Jefferson Airplane. Esta banda fue una de las más importantes de la escena hippie de San Francisco, junto a Love y Greateful Dead.

Se trata del segundo album de la banda, y, como en el caso del Forever Changes de Love, del mismo año, se trata de un avance gigante respecto del debut.

Habían fichado a Grace Slick, una de sus teloneras junto a The Great Society, amiga de Jerry García de los Greateful y de Janis Joplin, y ésta traía bajo el brazo el tema “Somebody to Love” y raudales de carisma y presencia. Grace fue junto a Joplin una aparición que rompía la masiva saturación masculina en el rock. Grace Slick es una fuerza magnética, con una arrolladora personalidad, que rompía esquemas en el papel subordinado de la mujer en la revolución cultural de los sesenta.

Somebody to love, White Rabbit o My best friend fueron éxitos, mientras el grupo se consolidaba en el ambiente contracultural de Haight-Ashbury. La experimentación con drogas, el radicalismo político, el idealismo, la oposición a Vietnam, llevarían al grupo hasta el que para un servidor es su mejor disco, Volunteers (1969), con una carga mucho más radical.

Tan radical que, Grace ex compañera de estudios de la hija de Nixon, invitada a la Casa Blanca, planeó junto al único y ubicuo activista Abbie Hoffmann añadir LSD al té del presidente. La mera presencia de Hoffmann en el ambiente sirvió para disuadir a la Casa Blanca de invitación alguna.

Personalmente, los sonidos de San Francisco representados por The Byrds, CSNY, Love, o Youngbloods (no Greateful Dead), forman parte de una etapa de obsesión musical muy determinada, al igual que la contracultura de los 60s sigue fascinándome en sus contradicciones, batallas, y derrotas.

Jefferson Airplane personifican algunos de estos efectos: Colapsaron rápidamente al entrar en los 70s. Las drogas, las filosofías New Age, la falta de dirección y calidad musical, el alejamiento de la realidad, la falta de reciclaje y de estar a la vanguardia, los problemas personales y creativos, la vorágine de la industria, los cambios en un público que a su vez había roto con la contracultura y había abrazado o el conformismo o el nihilismo, hacen que todo lo posterior a Bark (1971) sea básicamente basura.

Con distintos nombres, pulularon por los 70s y 80s como una mera parodia de si mismos, en un registro AOR (Adult Oriented Rock) que, sin la grandilocuencia genuina, grotesca y juguetona de un Journey o REO Speedwagon, ni la intuición comercial de Fleetwood Mac (tal vez su perverso legado, sus hijos putativos) se quedaba en un esfuerzo estéril y patético de alguien que ha perdido el pulso artístico.

Irónicamente, la única banda de San Francisco que no me gusta demasiado, son los que más fieles siguieron a si mismos, más dignos: Greateful Dead.

Pero nos queda este magnífico almohadón surrealista, y esa Grace Slick rebelde, fuerte, determinada, valiente, de presencia hipnótica, voz firme. Himnos de amor, cambio, paz.

OA (I)

30 Ene

i-run-to-catch-him-i-cant-catch-him-i-really-run-so-hard-but-i-cant-catch-him-and-i-scream-come-back-come-back-come-back

I run to catch him. I can’t catch him. I really run so hard but I can’t catch him. And I scream, “Come back! Come back!” Come back.

Principios

18 Ene

M8DWALK EC001Doubleday: No puedo dejar de notar, Señor, durante el tiempo que he pasado con usted, que ha traicionado todos los principios que ha tenido, y a todos los hombres que le apoyaron. ¿Puedo preguntar por qué?

William Walker: No, no puedes.
Doubleday: ¿Cuáles son exactamente sus objetivos?
William Walker: Los fines justifican los medios.
Doubleday: ¿Cuáles son los fines?
William Walker: No consigo recordarlos.

(Walker, Alex Cox, 1987)