Vigilar y espiar (o de por qué ya no estoy en Facebook y esta vez no voy a volver)

26 Jun

9b9456a9bbc456cf4942ffc3c428a059“El panóptico era un sitio en forma de anillo en medio del cual había un patio con una torre en el centro. El anillo estaba dividido en pequeñas celdas que daban al interior y al exterior y en cada una de esas pequeñas celdas había, según los objetivos de la institución, un niño aprendiendo a escribir, un obrero trabajando, un prisionero expiando sus culpas, un loco actualizando su locura, etc.

En la torre central había un vigilante y como cada celda daba al mismo tiempo al exterior y al interior, la mirada del vigilante podía atravesar toda la celda, en ella no había ningún punto de sombra y por consiguiente, todo lo que el individuo hacía estaba expuesto a la mirada de un vigilante que observaba… el panoptismo que, en mi opinión, es uno de los rasgos característicos de nuestra sociedad: una forma que se ejerce sobre los individuos a la manera de vigilancia individual y continua, como control de castigo y recompensa y como corrección, es decir, como método de formación y transformación de los individuos en función de ciertas normas.”

(M. Foucault)

“Las cajas de Skinner (o cámara de condicionamiento operante, usadas en animales) se caracterizan por tener tres componentes básicos: un manipulandum, un estímulo discriminativo y un registro acumulativo.

  1. El manipulandum es aquel mecanismo que el animal debe manipular, y que no está en la naturaleza del animal manipularlo (por ejemplo, pulsar una palanca). El animal deberá aprender a llevar a cabo la conducta de presionar la palanca para tener un reforzador satisfactorio (obtener comida o evitar una descarga eléctrica).
  2. El estímulo discriminativo es aquel estímulo que señaliza si el manipulandum funciona. Suelen utilizarse un sonido o una luz. En una sesión de aprendizaje, se puede enseñar al animal que pulsar la palanca sólo es efectivo si hay una luz encendida.
  3. El registro acumulativo es un aparato que registra las respuestas operantes en función del tiempo de forma acumulativa. Esto es, un gráfico cuyo eje de abscisas refleja el tiempo, y el eje de ordenadas las respuestas emitidas. También se señaliza qué respuestas han sido reforzadas.”

La encarnación de Facebook como el sueño de Bentham actualizado por Foucault no es hallazgo mío. Tan pronto como en 2015 Stephanie Fast publicaba “Facebook | Panopticon: an analysis of Facebook and its parallels to the Foucaultian Panopticon” un artículo académico que anticipaba y explicaba los mecanismos por los que una red de personas interconectadas eran conscientes de ser espiadas por una entidad central que les cedía un espacio o celda desde el que ellos también podían observar. Este vouyerismo, la sensación de pertenencia a grupos de elegidos, a círculos cerrados, y un sistema de “recompensas sociales” en forma de pulgares que haría las delicias conductistas de B.F. Skinner completaban una red que lejos de eliminar las distancias, contruía celdas en las cuales el ego exhibicionista y la curiosidad vouyeur fabrican un red de incomunicados conectados entre sí por lazos malsanos de ratones de laboratorio.

Los fines comerciales eran claros y suponían una revolución del marketing de la cuál Google había sido maestra, la segmentación del target o público objetivo hasta extremos casi ridículos. Esta especialización permite un ahorro en publicidad convirtiendo las campañas masivas en intervenciones quirúrgicas eficaces y localizadas, disparos de francotirador.

Esto en si mismo, y la misma dinámica de falsa relación social, podía ser motivo de reflexión. Yo ya había abandonado Facebook hace unos años durante unos meses por otros motivos, que tienen más que ver con desacuerdos y malas interpretaciones que el lenguaje escrito y la exacerbación exhibicionista (o trolleo) me habían tocado de frente en lo personal.

El hecho mismo de mi vuelta en forma de una cuenta más personal y en principio escogida a un círculo más íntimo debe analizarse muy cuidadosamente: Dejar Facebook, como dejar Whassup, te deja en una situación comunicativa desventajosa en principio… eres un outsider, estás fuera del circuito privado en el que se mueven tus pares, colegas, amigos y conocidos para transmitirse información. Por más que esta sea útil o la mayor parte de las veces, solo estática. No puedes saberlo.

El motivo de mi actual posicionamiento puede haber tenido una raíz política, de la cuál voy a hablar, pero con mucho desborda esa vertiente. El mismo hecho de que facebook sea un mecanismo social que sea difícil de abandonar es lo que lo hace peligroso de por sí. Más allá de las comparaciones fáciles y simplistas con mátrix o black mirror, es evidente que comparte elementos de los experimentos de Skinner y Paulov para crear respuestas condicionadas, hábitos, recompensas y tratar de ser si no adictivo en un sentido de abuso de sustancias, si semejante a la extraña fascinación de la ludopatía. Creo realmente que parte de estos mecanismos adictivos también se extienden a redes sociales a las que pertenezco, pero que por el momento percibo como herramientas menos dañinas y más útiles (twitter, si bien la cantidad de ruido entre la información que se genera puede cambiar mi opinión) al menos hasta que Facebook la compre (como a Instagram, ese gran monumento al narcisismo o al paisajismo)

Puede observarse que mi reflexión es más honda de lo que mi propio impulso inicial de abandono indicaba y me ha sorprendido a mi mismo. Inicialmente estaba ya en guardia al notar la “neutralidad” de facebook tomar sesgos muy sospechosos en la moderación de contenidos (especialmente en cuanto a fotografías históricas, como la niña del napalm) y pronto estalló el escándalo de Cambridge Analítica. Era evidente que, si no necesariamente en dependencia de los servicios de la inteligencia, la corporación estaba usando la información obtenida para imponer su propia agenda política, o en el mejor de los casos, venderlos para que otros la impongan.

Utilizando los métodos descritos, el objetivo de torcer las voluntades individuales para manipular los procesos democráticos, es una refinación sutil de los métodos de Goebbels para crear una sociedad acrítica, dependiente, y en manos de intelligentsia que los pueda controlar a golpe de algoritmo mirando por encima de su hombro los clicks para marcar la agenda mediática, sectorizando los electores para realizar intervenciones casi invisibles, certeras, rápidas, exactas.

Para Skinner, cuya “Walden Dos” es una novela utópica que describe una sociedad perfecta, la libertad individual no existe. Sólo hay condicionamiento. Su sociedad funciona por un cientifismo aplicado por una tecnocracia fijada, a la que muchos en Silicon Valley identifican consigo mismos.  Una utopía basada en el control y en el “entrenamiento” de las personas para que la sociedad funcione, próxima a Platón y a Huxley. La diferencia es que al menos Skinner, por discutible que fuera, planteaba su tesis como una consecución de un mundo “feliz” huxleyano, materialmente perfecto. El proyecto de Facebook, teniendo en cuenta lo opaco de la corporación, lo privado (paradójicamente) y patológicamente mentiroso que ha demostrado ser Zuckenberg, por ahora sólo ha demostrado utilizar los mecanismos skinnerianos para provecho propio.

Para acabar, voy a citar el artículo de Stephanie Fast.

“Los informes de la actividad del usuario se envían a otros usuarios en el momento de cada actividad, proporcionando un informe actualizado de la actividad de la propia red específica del usuario, o “amigos”. En su forma más básica, el suministro de noticias informa toda la actividad de todos los amigos en un lugar central. La torre de guardia de Facebook, es constituida por ese “Newsfeed”

Desde este punto singular, un usuario puede otear la actividad de sus amigos y, debido a que un usuario sólo comunica su presencia cuando se interactúa con una publicación (por darle me gusta, comentarla, compartirla, y así en adelante) un usuario puede monitorizar la actividad de sus amigos mientras permanece invisible.

Los usuarios no son los únicos espectadores de Facebook. Facebook (la corporación) tiene acceso a todas las cuentas, y se sabe que usa activamente la información para sugerir contenido y segmentar anuncios publicitarios, por ejemplo. La mirada de Facebook pasa desapercibida.”

“Teniendo en cuenta los paralelos entre Facebook y el panóptico, es importante señalar una variación clave en el esquema panóptico de Facebook: los usuarios de Facebook no solo ocupan celdas individuales, ellos simultáneamente ocupan la torre de guardia. Los espectadores también son vistos. Debido a esto, la autonomía se comparte en el nivel de usuario a medida que los usuarios van y vienen del puesto de usuario / prisionero (publicando su propia actividad dentro de la celda) a la posición del usuario / guardia (participando en acto de mirar a los demás desde la torre).”

“El panóptico, según lo discutido por Foucault, fue más que una mera proeza de la arquitectura y vigilancia, también era un laboratorio. Este laboratorio podría usarse para llevar a cabo experimentos, para alterar el comportamiento, [y] para entrenar o corregir individuos. “

“Facebook también encarna el papel de un laboratorio. Un estudio titulado, “Evidencia experimental de escala emocional masiva. Contagio a través de Redes Sociales” fue escrito por el Equipo de Ciencia de Datos Básicos de Facebook y publicado en junio de 2014.

En el experimento, los analistas de datos alteraron el contenido que apareció en el “newsfeed” de un grupo de usuarios de Facebook desinformados de este experimento. El propósito era determinar si las emociones pueden ser influenciadas y generarse emociones positivas o negativas mediante  el suministro de noticias (el estudio concluyó que si se puede).”

No hay más que decir… Excepto quizá que miro de reojo al otro gigante, Google.

Anuncios

Cover-Diva

25 May

descargaMe cago en todo! Esto no puede ser. ¿Cuánto hace que no hago un cover wars?

Me voy a ir al mismísimo Neil Diamond, uno de esos artesanos de los stándares que en la era del hard rock era visto con ojos kitsch de un romanticismo confundido a menudo con el easy listening.

Y me voy a ir a una de sus joyas un poco recónditas, la impresionante Love on the rocks, escrita para la peli The Jazz Singer que él mismo interpretaba.

Pues bién, la dama soul de los 70s Gladys Knight, quién cantara sobre la licencia para matar de Timothy Dalton o el “love theme” de la peli Cobra, coge una canción que ya tenía una interpretación insólitamente desgarrada para el propio Diamond (más cercana a un Rod Stewart de los buenos viejos tiempos) y le da un revolcón, mezcándola con otra enorme bala de los 70s.

Disfruten de ambas!

El problema Bansky

21 May

0_mZNN0Fv5IhDr0Vq80a2ccab2d337900dc3964ab3204a8ad50d58864adb57679100efa6621569ec583c7ddae6cb189d795266d5557f4fb3513df5b06e895a8ab803a27f45b33e753215f83c00-29ad-4697-8f34-cf89feb3d66723f2ff7f11c1f162acd6b5de8cadbff335b91f4bd2a8661942e3dc033cf98afe171d9e96be1d462a7fabab311e2e5106669a3bca3a4003eebff7b7640a528532764cc3f3bed7d3bd43157c719063fcf5866385e03ca704bb63697cb1488876ee28276773_2180172545431558_2446726360234064741_na2165b7a6005c2b6a206e577f6cb9271--invisible-children-childhoodb5c0e8c7af09f65b9c6c1cfcf8b629f0--guerrilla-marketing-marketing-brandingclean-advert-parkinsonscpvx_ubwoaasqzid3f8724a95fe8d076f230ba4f4dc33eed12b7a6c4f5c084cb20cb7f35e21ede6DWPbHxFW4AA90mne288991eb4caa40b838e23d47296a577--monopoly-game-monopoly-boardPosters-on-the-Ground-03-685x438public-opinion-171201-socialswipe--default--900radicalAdvertising6shock-advertising-32Hace unos meses me mudé de nuevo a Bélgica para participar en un programa llamado EPS Semester, dependiente de Erasmus, para adquirir experiencia como Project Manager. Flandes es una región que encuentro especialmente bella, y donde siempre me he sentido acogido (quizá más que en Bruselas capital).

Además suponía un cambio: trabajar en un proyecto de una ONG que conciencia sobre la pobreza, precarización, y el voto social y comprometido en un contexto en que la derecha nacionalista domina el discurso en Flandes. Había venido de trabajar para los “malos de la película” este verano.

Puede decirse que en contraste con mis compañeros diez años más jóvenes, no he llevado una vida Erasmus. Más bien me he volcado por completo en mi trabajo. Lo he convertido en una cruzada personal. En un laboratorio de ideas. En un entrenamiento tanto laboral como político en el cuál he aprendido muchas cosas: Cómo hasta el más ínfimo detalle de un ligero acto ha de estar milimétricamente planeado, presupuestado, controlado…

En un inicio, me he sentido en un capítulo de Mad Men. Un espacio para la invención de modos de marketing social creativos. Investigar el marketing de guerrilla de los 60s que ayudó a parar Vietnam. Lanzar eslóganes, estrategias, ideas, propuestas de arte callejero, de actuaciones y situaciones poco convencionales (como harían los situacionistas, los yippies…), para hacer llegar el mensaje de que la pobreza no sólo afecta al “otro”, al inmigrante, al excluído, sino que se está filtrando a la clase media baja que vota a los mismos partidos que la perjudican.

Finalmente el proyecto ha tomado una dirección mucho más convencional, por la presión del propio sponsor (la ONG) y de cada compañero, profesor etc. No soy un jugador de equipo. Mi idea desde el principio es que un stand convencional con un contenido más o menos creativo, pero que a fin de cuentas simplemente entrega información en forma de un juego (gamificación) apelando a lo racional, no va a funcionar. Hay que dar la información pero hay que provocar una emoción.

Y me jode mucho porque la campaña va a ser relativamente cara. Y no creo en ella.

Creo que el populismo alt-right contra el que nos enfrentamos se mueve en un terreno emotivo que funciona excepcionalmente bien. Simplifican las respuestas a problemas complejos y se mueven en un marketing identitario que apela a los sentimientos, al miedo, a la necesidad de pertenencia, a la seguridad.

Yo pretendía con imágenes fuertes, duras, crear una campaña viral, excepcionalmente barata, basada en lo emotivo. Una campaña emocionalmente inteligente, a lo Bansky. Una suerte de pornografía emocional si se quiere, pero que fuera un puñetazo en el estómago, algo que haga surgir las contradicciones que no queremos ver. Que haga pararse a la gente y no pasar de largo evitando el contacto visual con los voluntariosos apóstoles con flyers.

La foto de la niña Kim Phuc bañada en napalm hizo más por parar Vietnam que mil flyers.

He invertido mucho no sólo en tiempo y esfuerzo, sino emocionalmente, para ver un resultado en el que no creo, pero en el que he intentado filtrar un poco de mi enfoque más agresivo y radical.

Las campañas de la DGT en los 90 eran chocantes, desgradables. Pero funcionaron.

Hoy me siento vacío, he lanzado todas mis ideas, y creo que ha sido en vano. He sacrificado gran parte de mi estancia, todo el componente lúdico de la misma. Y creo que en vano.

Al menos he aprendido. Y espero utilizar más adelante todo aquello que no me han dejado.

Islas en la Red feat. Alex Herrera T01E09- Luis García Berlanga Vol II (1959-1974)

13 May

hqdefault

Podcast en dónde se narra en alegre debate el providencial encuentro de Berlanga con Azcona y el productor Alfredo Matas que daría resultado a sus enormes Plácido y El Verdugo, tras tantearse en Se vende tranvía de Juan Esterlich. De cómo el éxito crítico pero polémico del Verdugo hace peligrar su carrera, dejándolo marcado y obligado a mirar hacia afuera del sistema español, dirigiendo las fabulas de La Fontaine, La Boutique/Las Pirañas, Vivan los Novios, elaborando el concepto para El Extraño Viaje de Fernán Gómez, y embarcándose en un viaje artístico suicida con la incomprendida Tamaño Natural.

Ir a descargar

 

Islas en la Red feat. Forfy- Legión

25 Abr

tumblr_on5w6zsrIO1qf70axo1_1280c3cd30894a9e29a44fcd997257900deaForfy del blog Mad World se pasa por la isla en el que ya es el episodio 8 de la emisión regular, para comentar la primera temporada de Legión (ya veremos la segunda en el futuro!) y de los cómics, producción Fox del canal FX sobre el superhéroe más atípico con Noah Hawley, showrunner de Fargo.

Nivel medio-bajo de espóilers.

Disgresiones con las series Netflix como Jessica Jones, con Disney, con Marvel, con los remontajes de Warner, Alguién voló sobre el nido del cuco, Agentes de Shield, con Downtown Abbey, Ryan Reynnolds y Ben Affleck, Liam Gallagher, Antonioni y Gondry. David Haller, Syd Barrett y Lenny, con una Aubrey Plaza brutal. Una serie rompedora, visualmente brillate, con un gran montaje, compleja, inteligente e innovadora.

Mientras tanto me adentro en la segunda temporada y me mudo al Berberian Sound Studio, requiriendo la ayuda de Phil Spector (Véase Capítulo 3 con el inefable Lutxo Pérez) para remasterizar las partes 2 y 3 del podcast sobre Berlanga que las tengo como el Let it Be hecho unos zorros.

Somos la Warner de los podcasts. Todo son reshoots. Pero vamos creciendo en ilusión.

Ir a descargar

 

23 de abril

23 Abr

Felicidades a Alex Herrera por su especial 23 de abril que ha traído una nueva lectora que seguro descubrirá a Verne, London, Stevenson, o K. Leguin o quizá ella misma sea quién escriba páginas…si no en el papel en la vida.

Música 2017- Podcast Resumen Islas en la Red

24 Mar

c776e56fbb93c5597f9d7b8c0e478a31En lo que viene a ser con cada vez más retraso mi repaso musical del año, esta vez mezclado con soflamas anti Zuckenberg sacadas de la ciencia ficción de Stephenson Snow Crash, y otros desvaríos.

Angelo Badalamenti, Nicole Atkins, Liam Gallagher, Bad Dreems, Cameron Avery, BRMC, Ryan Adams, Nine Inch Nails, Gene Loves Jezevel, Carpenter, Black Pistol Fire, Bowie, Paul Draper, Ulver, The Wicked Whispers, Captain SKA, Ron Gallo, Lafourcade, Graham Coxon / Luke Daniel, Peter Perrett, The Flying Eyes, Pale Seas, Matthew Ryan, Mr Heavenly, Clustersun, Sundara Karma, DMA’s, Carl Barat, Dead Heavens, Buried Feather, Black Grape, Buffalo Killers, Sonic Dawn, The Ivory Elephant, Robyn Hitchcock, The Frozen Autumn, Jim James, Death in Rome, La Plata, BSP, Evolfo, Heavy Chills, Trevor Sensor, Communions , The Black Veils, Gangs of Youth, Shock Machine, The Afghan Whigs, Jonathan Bree, Gary Numan, Together Pangea, Hurray for the Riff Raff, Death in Rome, The Orwells, Greg Ashley, Daniel Romano, Shredder 1984, Trench, John Murry, Cheap Trick, Mountain Bike, Roborg, NeodroneX, Little Barrie, Morgan Willis, Smidley, David Rovics, Emmett Brown, Megahit, Roger Waters, Marc Almond, Shilpa Ray, Wolf Alice, Doug Tuttle, The Jesus and Mary Chain

Mi Lista anual 2017

Islas en la Red- Discos 2017 Ir a descargar